**Corral se puso las pilas, ¿para cuándo caerá Duarte? *De Borruel, ni sus luces *Priistas y morenistas, indignados por detenciones *Tufo mediático y político *Corral se topa a Serrano, Lilia, Teto… y les voltea la cara *Presidencia quiere hundir a Chihuahua, se llevan a policías y traen a zetas *Teresa Ortuño ¿con los días contados?

5324

Corral se puso las pilas. Ante una avalancha de reproches por la inacción contra la violencia, contra criminales y, peor aún, el asesinato de la compañera Miroslava Breach, la autoridad emprendió acción penal contra el ex alcalde y ex secretario de Obras Públicas, Javier Garfio, el yerno hermano de César Duarte y ex administrador de Hacienda, Gerardo Villegas, y el ex director de Coesvi, Ricardo Yáñez.

Vendieron terrenos a una fracción de su valor. El desvío sería por 250 millones de pesos aproximadamente, pues se aprobó la enajenación de predios en Labor de Terrazas, los cuales tenían como fin ser empleados en la construcción de vivienda popular, una necesidad urgente de miles de familias, pero fue rematado a precio ganga de 99 millones de pesos, cuando el avalúo es de 427, y el valor comercial aún mayor.

Javier Garfio también es pariente de César Duarte. Ambos son originarios de Balleza, y sin mucho mérito político el priista fue nombrado de pronto a cargo de Obras Públicas y por gracia de su padrino postulado como alcalde. También sonó recio como candidato a gobernador, pero se le atravesó el otro delfín, Enrique Serrano. Ahora esa relación podría costarle muy cara, pues de entrada ya durmió en el Cereso y podría alcanzar varios años de cárcel.

De Borruel, ni sus luces. Llama la atención que el actual director de la Comisión Estatal de Vivienda no haya asomado las narices. Algunos sospechan que es para no enturbiar estas acciones pues arrastra un costal de escándalos, desde acusaciones por nepotismo hasta un lamentable video donde golpea a un joven en compañía de su hijo y su yerno, y en presencia de su hija, la regidora Mónica Borruel.

¿Caja china o por fin acciones? Los priistas filoduartistas no hallan cómo criticar la detención de Garfio y los demás funcionarios, pues a pesar del cúmulo de pruebas en su contra algunos como Fermín Ordoñez se aferran a asegurar que se trata de “un distractor”. Seguro que lo es, pero ojalá y todos los errores y deficiencias del gobierno vayan siendo tapados con acciones contra la corrupción. Puede que el viernes Garfio o todos salgan libres, pero de entrada ya durmieron a la sombra, vistieron el traje de rayas y este podría ser el primer escopetazo de la larga cacería que la ciudadanía exige más que cualquier cosa.

A algunos no se les da gusto. Llama la atención que a algunos personajes de Morena hasta las aspirinas les duelen. Si detienen a un capo, dicen que no sirve por que las estructuras ahí siguen, que mejor caigan los corruptos. Si detienen a un corrupto, dicen que los importantes son los capos… Una coincidencia más entre grupos de ‘izquierda’ y del PRI… En el caso de García Chávez, emitió su primer reconocimiento al actual gobierno y anoche “durmió tranquilo, pero no descansó en paz”.

Este arrimón de lumbre tiene un claro destinatario, el ex gobernador César Duarte, pues Corral ha repetido hasta el cansancio que va tras él. Por lo pronto el calambre llegó a los nervios tricolores y por lo pronto nadie de los cercanos a Duarte va a dormir tranquilo. Corren versiones de que algunos como Enrique Serrano ya mejor se fueron a El Paso, aunque no se han confirmado.

Duartistas ven a Corral hasta en la sopa, literalmente. Ayer en el exclusivo restaurante fronterizo Shangri-La se encontraban en una mesa Lilia Merodio, Enrique Serrano y Héctor Murguía, cuando apareció un bigotón chahuistle que les provocó torzones y les amargó la comida. Javier Corral apareció con su comitiva y se evitó la hipócrita etiqueta. Ni volteó a verlos y se fue a atender sus asuntos con José Luis de la Madrid, delegado de Sedesol, Víctor Quintana Silveyra, delegado de Desarrollo Social, y Alejandra de la Vega, secretaria de Innovación.

La ciudadanía está sedienta de acciones, de cosas que se vean, y la detención de estos personajes pesa mucho más que cien excelentes discursos entre la opinión pública, que presta mucha más atención a cosas tangibles. El efecto Trump es un ejemplo de cómo un muro físico impacta más en el imaginario colectivo que las deportaciones masivas y la persecución migratoria de Obama, mucho más efectivas para echar migrantes, pero intangibles. El mensaje es claro: no se tolerará la corrupción… al menos no en los rivales.

También contra Osorio Chong se lanzaron al cuello. No cabe duda que la conciliación y la boca cerrada no es el terreno de Corral, su cancha es el conflicto, y así lo dejó claro cuando le respondió al secretario Chong que no es Chihuahua lo que se descompone, sino todo México, principalmente entidades priistas como el Estado de México, Guerrero y Sinaloa, por ejemplo. No todo fueron chirinolas, sino que le presentó números como la presencia de apenas 150 policías federales en una entidad tan delicada, y que según le preocupa mucho a Chong.

Traerán al Z-40 a Juárez. El fundador del sanguinario cártel de Los Zetas será trasladado al Cefereso de la frontera, en lo que muchos interpretan como antesala para la extradición, aunque al parecer aún no está lista. Sorprende que mientras se llevan a policías nos envíen capos como Miguel Ángel Treviño… ¿coincidencia?

La estrategia presidencial es netamente electoral. Le apuestan a que los estados gobernados por la oposición, como Chihuahua, se desmoronen, para exhibirlos como ejemplos de fracaso a la vez que distraen del enlodado proceso en el Estado de México, donde se juegan su último bastión y esperanza de mantener al menos un poco de poder en el futuro. A Chihuahua… que se lo lleve el Diablo.

La que también respiró fue Teresa Ortuño. La directora del Colegio de Bachilleres, conocida por su fundamentalismo partidista y religioso, sigue en la picota del sindicato que exige su salida así como la del director del plantel número 15, Eliazar Valles, pero al menos ya avanzaron temas como la revisión salarial y evitar más paros de labores. La cerrazón y la criminalización de la crítica y la disidencia es moneda común en todavía muchas áreas de gobierno. La impericia y la soberbia le estorban a la política y la negociación.

Un caso poco común de eficiencia en el actual gobierno es el de Roberto Ramos Molina, representante del gobernador en la Ciudad de México, quien acompaña al mandatario desde hace varios años cuando era legislador. Ayer la sede de la representación abrió sus puertas a los chihuahuenses, algo que nunca había ocurrido, y lo hizo como sede del afamado ciclo de documentales Ambulante. En un par de meses ha estructurado la representación que era sólo un nido de vividores, y se encarga de mucho teje y maneje político y administrativo pues se sabe que Corral nació en El Paso, creció en Juárez, vive en Chihuahua, pero siempre tiene un ojo puesto en la Ciudad de México.

 

Escribe tu comentario

Comentarios