Decomisan 24 mil productos milagro

601

Un total de 24 mil 273 piezas de productos “milagro” que eran comercializados en establecimientos de la Ciudad de México y el Estado de México fueron asegurados como resultado de un operativo especial conjunto entre la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).
En un comunicado, la Procuraduría detalló que se aseguraron 90 mil 140 envases para empaque de productos milagro, 2 mil 143 kilogramos de materia prima y 12 kilogramos de etiquetas fuera de norma que eran utilizadas en la mercancía irregular.
Asimismo, se determinó la suspensión de actividades en las empresas: Natura Mundo Brajim, por malas condiciones sanitarias de sus instalaciones, y dos establecimientos de Distribuidora Naturista Mayamex, por carecer de avisos de funcionamiento.
Los productos asegurados son: Tronadora, Hierba del sapo, Ovaril, Energy Sexi, Energy Sexy woman, Enebro cápsulas, Pas y Paz-Extra feliz sueños, Artrivita, Pure glutámico complemento alimenticio, Piña Mayaslim, Boddymaya Slim 7 Bailarinas, The Pulmonar, Campolone & Neurobione, Hongo Michoacano, Hierro Power, Drenarrenali, Neurobione B12, Beyodectach Complejo B, Bedoyecta Noni y Ginseng, Super Dieter’S Herbal Tea Drink, Nueva Fórmula Famathon, Nueva Fórmula Tribedoxe, Nueva Fórmula Sucroollvital y Nueva Fórmula Incremin con Hierro.
También fueron aseguradas piezas de Calcimayaferol B-12, Anemiamayassyn Hierro Vitaminado, Pulmobrow con Jengibre, Broncofin, Neurocebryl Compuesto, Vitacebrol, Diabetin Cápsulas, Tirosinin, Glucometrix, Mayareumetan, Reumofan Plus y OXGN+V.
De igual forma se aseguraron concentrados para té con nombres como Cancerin, Xin DOl PMS, Castaña de Indias, Azahares, Boldo, Equinacea, Neem, Tepahtiani Compuesto vegetal hepático, Damiana de California, Wereke, Alcachofa, Ginko Biloba, Cuachalalate, Árnica y Diente de León.
Se recomiendan a la población no consumir estos productos, ya que representan un riesgo y además ofrecen propiedades que no corresponden a la realidad. que no cumplan con las normas oficiales vigentes.

El Siglo

Escribe tu comentario

Comentarios