**Dinero de Chihuahua habría acabado en el PRI nacional *Beatriz Paredes en la mira *Peña contempló a Duarte para dirigir el partido en todo el país *Gamboa y Videgaray, también vinculados *Saquearon ollas, cuadros y hasta ceniceros *Panistas vinculados a corrupción Duartista *’Bertita’, hundida hasta el cuello

7912

El dinero que Duarte saqueó de Chihuahua fue a parar a las elecciones para la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, en específico para la campaña de Beatriz Paredes, ex dirigente nacional de ese partido y una de las piezas clave para ubicar el paradero de cerca de dos mil millones de pesos saqueados de Chihuahua.

 

Así lo señalan filtraciones hechas a periodistas de la Ciudad de México, las cuales explican como un modesto vendedor de autos usados como César Duarte pasó a darse lujos como conciertos privados con Juan Gabriel, ranchos, ganado y caballos pura sangre, así como botellas de vino de 86 mil pesos cada una.

 

El periodista Alejandro Paez Varela afirma en un artículo que luego de perder la gubernatura a manos de Javier Corral, “se acrecentó el gusto por la bebida” en el ahora prófugo de la justicia, y comenzó un descarado y vulgar saqueo que abarcó desde cuadros y bustos de bronce hasta ceniceros, cubiertos y muebles de baño, lo cual representa un saqueo no sólo al patrimonio económico de Chihuahua, sino también al cultural, pues desaparecieron cientos de vasijas de Mata Ortiz valuadas entre 3 mil y 5 mil dólares.

 

También habría sido robada una bandera tejida en hilo de oro, la cual al parecer fue reemplazada por una simple, con lo cual se perdió un tesoro propiedad del gobierno de Chihuahua, para uso en eventos públicos. Lo único que dejaron fueron los clavos y los pedestales.

 

Hoteles de lujo, viajes al extranjero para comitivas de hasta 30 personas (la mayoría ajenas a gobierno), viáticos excesivos e injustificados, pagos a proveedores, asesorías, conferencias y talleres por servicios que nunca se prestaron, fueron la constante durante la administración pasada. Luego intentaron obligar a los empleados medios a firmar facturas y así intentar justificar los gastos.

 

Como gratitud a la “generosidad” de Duarte Jáquez, el presidente Enrique Peña Nieto y la cúpula de su partido habrían considerado seriamente hacerlo dirigente nacional del PRI, apoyado por otros dos personajes clave en la trama: Luis Videgaray y Emilio Gamboa, ambos miembros fuertes del grupo que actualmente controla el poder, el cual estaría fuertemente vinculado.

 

Es por ello que Duarte está buscando desesperadamente regularizar su situación migratoria, gracias a la nacionalidad americana de sus hijas. También salta aquí el papel de Bertha Gómez, vinculada directamente a las irregularidades a diferencia de su homóloga veracruzana, quien ha logrado evadir la justicia.

 

Pero aquí no acaba. En la caja fuerte de César Duarte, resguardada en su casa de Parral, los agentes habrían recuperado una valiosa lista con nombres de funcionarios, periodistas y políticos, algunos de ellos vinculados al PAN. También hay muchos testigos protegidos, dos de ellos clave, quienes buscan desesperadamente librar la cárcel o al menos sacar un buen trato para librarla de la mejor manera posible. Jaime Herrera y Mario Trevizo serían estas piezas clave. Así las cosas.

Escribe tu comentario

Comentarios