Dos reporteros asesinados en Homs

75

La brutal ofensiva en la ciudad de Homs mató ayer al menos a 70 personas, incluidos dos periodistas occidentales: la estadounidense Marie Colvin, de 56 años, que trabajaba para el diario inglés “The Sunday Times”, y el francés Remi Ochlik, de 29, de la revista “Paris Match”, y ganador de un “World Press Photo” por sus imágenes de Libia.

Un activista en Homs, Omar Shaker, dijo que Colvin y Ochlik murieron cuando varios cohetes cayeron en el jardín de una casa utilizada por activistas y periodistas en el vecindario sitiado de Baba Amr, en Homs, sobre el que mantienen un intenso fuego de obuses desde hace semanas.

Activistas sirios dijeron que al menos otros dos periodistas occidentales (la reportera francesa Edith Bouvier, de “Le Figaro”, y el fotógrafo británico del “Sunday Times”, Paul Conroy) resultaron heridos.

Semanas de fulminantes ataques contra Homs no han podido expulsar a facciones de oposición que incluyen a soldados rebeldes desertores de las fuerzas del presidente Bachar al Asad.

Cientos han muerto en el poblado y los recientes decesos endurecerán la presión internacional contra Al Asad, quien parece querer extender la represión militar a pesar del riesgo de empujar a Siria a una guerra civil.

 

 

El sitio cibernético de la agencia fotográfica IP3 Press, creado por Ochlik, señala que el reportero gráfico que había sido premiado, había cubierto noticias como los desórdenes de Haití en 2004 y la revolución en el mundo árabe el año pasado.

 

 

Colvin, nacida en Oyster Bay, Nueva York, era corresponsal de guerra que había cubierto conflictos en Sri Lanka y Siria. Había sido corresponsal del “Sunday Times” en las últimas dos décadas. Francia se encolerizó por la muerte de los periodistas.

 

 

“Es suficiente, el régimen debe irse”, declaró el presidente francés Nicolas Sarkozy.

 

 

El canciller francés Alain Juppe dijo que las autoridades francesas expresaron sus condolencias a la familia del periodista y que se esforzaban para obtener más detalles sobre su muerte.

 

 

Juppe dijo que las muertes de los periodistas demuestran “el deterioro de la situación” y “una represión cada vez más intolerable” de las fuerzas sirias.

 

 

El Gobierno de EEUU abrió ligeramente el martes la puerta a la asistencia militar internacional a favor de los rebeldes en Siria, cuando funcionarios dijeron que era posible la exploración de nuevas tácticas si el presidente Al Asad continuaba desafiando las presiones para que ponga fin a la brutal represión contra la disidencia que ha causado miles de muertos en 11 meses.

 

 

La Casa Blanca y el Departamento de Estado dijeron que confían todavía en una solución política.

 

 

Sin embargo, ante la acometida diaria del régimen de Al Asad contra los civiles sirios, los funcionarios han virado su oposición previa estridente de no armar a las fuerzas contrarias al régimen. Se desconoce el papel que Estados Unidos podría desempeñar en proveer una asistencia de ese tipo, si es que la hubiera.

 

UNIDA A BOLIVIA

Marie Colvin fue esposa del periodista boliviano Juan Carlos Gumucio, corresponsal del diario español El País, quien falleció hace una década en Cochabamba.
Gumucio llegó a desempeñar el cargo de subdirector del diario Los Tiempos.
Colvin era una veterana corresponsal de guerra que cubrió conflictos en varias partes del mundo como Chechenia, Kosovo, Sierra Leona y Sri Lanka, donde perdió un ojo en una emboscada tendida por soldados gubernamentales.

Escribe tu comentario

Comentarios

No hay comentarios

Dejar una respuesta