Conecta con nosotros

Slider Principal

Ebrio rescata a pajarito herido y lo manda en Uber al veterinario

Un hombre ebrio rescató a un pajarito y lo envió en Uber al veterinario, para que recibiera atención.

Medios estadounidenses reportaron que un hombre de nombre Tim Crowley llamó a un centro de rehabilitación de animales para informar que enviaría por Uber a un pajarito que había caído en la calle, cerca de donde se encontraba con sus amigos, ingiriendo bebidas alcohólicas.

¡La historia suena increíble y es cierta! Sucedió la tarde del sábado 29 de junio, en Utah, Estados Unidos.

Tim Crowley dijo que en su estado no podía manejar, pero pediría un Uber para que el pajarito fuera atendido por los especialistas y así fue. Lo metió en una caja y lo envió.

Buz Marthaler, director del Centro de Rehabilitación de Vida Silvestre del Norte de Utah (Wildlife Rehabilitation Center of Northern Utah, WRCNU), dijo al canal Fox 13 de Salt Lake que si el pajarito no hubiera recibido ayuda, hubiera muerto.

Tras el insólito suceso, el centro de rehabilitación de animales agradeció en Facebook la acción del socorrista por mantener a salvo al pajarito.

Agencias

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad -

Chihuahua

Conductora que fue hostigada en vivo firma con la competencia

La conductora Brenda Chacón desarrollará su actividad profesional en una nueva cadena radial, se trata de XHEPL donde estará en el noticiero en Cuauhtémoc, Chihuahua donde hará equipo con los conductores del programa matutino encabezado por Aníbal Moreno.

Así fue el anunció:

Felicidades @BrendaChacón enhorabuena y mucho éxito en tu nuevo empleo ??

Posted by Cuauhtemoc memeando on Tuesday, 14 July 2020

La misma conductora anunció en su perfil de Facebook que empezaría a trabajar en XHPL, otra radiodifusora de Cuauhtémoc, a partir del 27 de julio, luego de unas vacaciones.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Slider Principal

Este es el equipo médico que el Papa Francisco donó a México

Ante la grave y muy extendida crisis sanitaria que vive el mundo y, en modo particular América Latina a causa del covid-19, el Papa Francisco ha querido expresar también con actos concretos su cercanía con la población más afectada por esta pandemia.

Por consiguiente, a través de la Limosnería Apostólica de la Santa Sede, el Pontífice decidió donar algunos equipos médicos a distintos países de los cuales México fue uno de los beneficiados, a donde se destinó 3 respiradores pulmonares, 3 bombas de infusión volumétrica y un oxímetro, a fin de paliar los efectos de la emergencia sanitaria.

Este material fue entregado a la Nunciatura Apostólica el pasado 7 de julio y de acuerdo con la Conferencia Episcopal Mexicana, puesto a disposición del Presidente de la República, para que en su calidad de jefe de Estado, estableciera el destino de este don del Santo Padre.

El pasado 13 de julio, el Gobierno federal, a través del Director General del INSABI, Mtro Juan Antonio Ferrer, destinó dicho material al estado de Querétaro, y Francisco Domínguez Servién, gobernador de la entidad, al día siguiente recibió en la sede de la Nunciatura Apostólica en México los tres ventiladores mecánicos para atender a enfermos por covid-19. Estos dispositivos se sumarán a la infraestructura de salud de la entidad y serán utilizados en el Hospital General de San Juan del Rio.

Los obispos de México agradecen la generosidad de S.S. Francisco para ayudar a la población en esta emergencia y reconocen el gesto de cercanía y amor que tiene con el Pueblo que peregrina en nuestro país.

Fuente: Excelsior

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

César Duarte: opulencia podrida. Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Exhibido, descubierto y decadente. Su rostro muestra el cansancio y la derrota; el hastío de ser un perseguido, en las manos del poder.

César Duarte fue capturado en un taller de autopartes usadas, un negocio que conoce bien, pues desde sus inicios como comerciante “chueco” se dedicó a la transa vendiendo autopartes y automóviles en lotes irregulares.

Es difícil imaginar cómo fue que de aquel “trono” que fue construyendo desde el gobierno de Chihuahua; su caída fue tan deprimente: como un fugitivo que se hacía pasar por empleado del humilde taller “Chávez auto parts” en Miami, Florida.

César Duarte y EPN.

Ese hombre antes humillaba a sus subalternos, amenazaba a sus adversarios, encarceló a sus críticos y ostentaba el poder de manera corrupta como pocos personajes se han conocido en la historia de aquel estado norteño.

Grandeza monstruosa

“Cuando sea gobernador subiré con mi caballo las escaleras del palacio de gobierno, como le hubiera gustado a mi general (Francisco) Villa”, lo escuché decir alguna vez.

No fue así, pero el día que asumió el poder, aquel 4 de octubre de 2010, el evento fue faraónico. Ahí estaban los gobernantes de distintos estados, de todos los partidos políticos, entre ellos el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto. Ahí también, líderes sindicales, como la maestra Elba Esther Gordillo.

Cuando Duarte tomó la palabra para protestar como gobernador aseguró que quería ser recordado como “el gobernador que puso orden en Chihuahua”. ¡El poder es para poder y no para no poder!, gritó el recién ungido, ocasionando que los miles de testigos en el centro histórico de la capital del Estado aplaudieran. Era una escena que asemejaba al coliseo romano. Apenas el “imperio” comenzaba.

Es importante recordar esa fecha, pues desde ese día, Duarte Jáquez ordenó a su secretario de Hacienda (su socio y delator) Jaime Herrera Corral que dispusiera en forma inmediata de un fondo especial de 100 millones de pesos para, supuestamente, apoyar las familias afectadas por el crimen organizado. Desde entonces las arcas del gobierno fueron mermando a través de múltiples endeudamientos.

Los antojos de Duarte eran pagados, todos y cada uno, con dinero público. Desde las varias botellas “Petrus” que firmaba, con un costo mayor a $97,000 pesos en un restaurante local, como denunció el portal Segundo a Segundo http://segundoasegundo.com/duarte/ , se fue desenmascarando un sexenio lleno de polémicas y corruptelas exageradas.

El entonces gobernador compraba el “mercedes Benz” de $858 mil pesos con dinero del gobierno.

Gracias a los esfuerzos periodísticos de Sergio Valles, las denuncias públicas y jurídicas por parte de Jaime García Chávez y la exigencia desde la tribuna legislativa en el Senado de Javier Corralse fue descubriendo cada uno de los terribles delitos desde el poder: decenas de ranchos comprados que representan miles de kilómetros cuadrados.

El nepotismo imperante, al colocar a varios (muchos) familiares en lugares estratégicos, a tal grado de imponer a su hermano mayor Ricardo Duarte Jáquez como rector de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

La caída del César fue forjándose a partir del 14 de septiembre del 2014 cuando el abogado García Chávez lo denunció penalmente ante la Procuraduría General de la República por los delitos de peculado, enriquecimiento ilícito, ejercicio abusivo de funciones y uso indebido de atribuciones y facultades. Todo ello a causa de un contrato de fideicomiso constituido por el gobernador y su esposa, Bertha Gómez, dicho contrato fue fondeado con recursos ilícitos, y que serviría, a su vez, como contrato de compra de acciones de lo que sería el Banco Progreso Chihuahua.

La embriagante avaricia de Duarte no cesaba. Ha sido denunciado de haber “comprado” diputados de todos los partidos políticos, para aprobar la bursatilización de bonos carreteros que condenaría a Chihuahua a tener una deuda de 55 mil millones de pesos al finalizar el sexenio duartista. Lo logró.

La justicia llega

Sin embargo, a pesar de todas las acusaciones y que el alfil de su partido, Enrique Serrano, perdiera la elección frente a Javier Corral, parecía que todo le salía bien al parralense, o eso intentaba aparentar, mientras pagaba para que se corrieran rumores que sería presidente del PRI o precandidato a la presidencia de la República. Mentira tras mentira.

Frente a la periodista Azucena Uresti, un soberbio y envalentado Duarte aseguraba: “Por ningún motivo me verán en la cárcel”.

Pasaron años para que César Duarte fuera finalmente aprehendido, en aquella histórica visita del presidente López Obrador al xenófobo y racista Donald Trump.

Duarte capturado.

Ese fatídico, 8 de julio para el exgobernador, su mayor enemigo y persecutor, Javier Corral señaló: “Mientras la memoria no se rinda y la voluntad política no se quiebre, la justicia llega”.

Lo de Duarte apenas empieza, pues de su juicio saldrá demasiada pus de corrupción imperante durante años y deberá devolver todo lo que se le acusa haber robado.

Es importante la reflexión de su hundimiento. De cómo la opulencia puede pudrirse cuando ésta es obtenida por los negocios a partir del poder; por la miseria moral y mezquindad presente en aquel que no solo comete corrupción, sino se sirve de su posición para corromper a otros.

La historia de Duarte Jáquez debe ser expuesta, sobre todo a las nuevas generaciones, con la moraleja que en este país tenemos que cambiar sí o sí, que debemos abandonar los ensueños de riqueza emanada de la transa y el saqueo del dinero público.

Porque la corrupción no solo empobrece a las comunidades. Esos miles de millones embolsados destruyeron vidas, sometieron a la violencia a los ciudadanos, a la adicción y la desesperanza.

Por eso y mucho más, la historia decadente del gobernador que se creyó invencible, debe de ser contada una y otra vez.

Nota: Esta opinión fue publicada en Expansión Política.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto