Es posible vivir en un Ovni en medio del bosque

123

Los suecos Kent Lindvall y Britta Jonsson-Lindvall tenían un viejo sueño infantil: vivir en un árbol. En verano de 2010, este matrimonio lo hizo realidad. Dieron forma a la empresaTreehotel, un hotel en pleno bosque; con cuatro habitaciones, que se ampliaron a seis unos meses más tarde. Todas están colgadas de los árboles.

Ahora, Treehotel  -en Harads, en el norte de Suecia- ha añadido un nuevo alojamiento a su original portafolio: una nave espacial de 30 metros cuadrados colgada entre árboles con sitio para una familia de cuatro miembros con acceso a través de una escalerilla.

De acuerdo con lo publicado por el portal 20 minutos, los cuartos cuelgan a una altura de entre 4 y 6 metros. El alojamiento-ovni forma parte del grupo de alojamientos especiales que ofrece esta pareja a 60 kilómetros del círculo polar ártico. Estos hoteles arbóreos, de los que se esperan construir un total de 24 en un período de 5 años, cuestan una media de 453 euros por noche para dos personas.

Siguiendo una filosofía respetuosa con el medio ambiente, y sobre todo con el bosque de pinos que las aloja, las habitaciones tienen una superficie de entre 15 y 30 metros cuadrados y se encuentran situadas a una altura de entre 4 y 6 metros. Su material de construcción principal es la madera, y su mantenimiento y suministro son lo más ecológico posible.

Para el desarrollo del hotel han contado con un grupo de famosos diseñadores y arquitectos escandinavos, entre los que se encuentran Tham & Videgard architects, Marten Cyren & Gustav Cyren, Inredningsgruppen y Sandell Sandberg, entre otros, que se han encargado de dar vida a este proyecto basado en valores ecológicos.

De un cubo a un nido

El hotel está abierto todo el año, y entre los alojamientos, los visitantes pueden elegir hospedarse en una habitación con forma de cubo espejo (Mirrorcube), una cabaña (Blue Cone), un nido (The Nest), una nave espacial (Ufo) y una cabina (The Cabin), así como disfrutar de una reconfortante sauna (TreeSauna).

La habitación The nest es un nido de ave a escala humana, a cuatro metros del suelo y con detalles como calefacción de suelo radiante. Con capacidad para cuatro personas, sus ventanas escondidas entre el ramaje contrastan con un interior de diseño moderno.

Mirrorcube es un cubo de espejos, una caja de cristal a la que se accede a través de un puente. Las ventanas proporcionan una vista de 360º de los alrededores y las paredes exteriores están recubiertas de un film infrarrojo que sólo detectan los pájaros, evitando de este modo choques accidentales de estos animales.

Escribe tu comentario

Comentarios

No hay comentarios

Dejar una respuesta