Conecta con nosotros

Salud y Bienestar

Exposición prolongada al sol puede causar quemaduras de piel: Especialistas

Todos aquellos que tienen planeado durante las próximas vacaciones de Semana Santa viajar a playas o visitar centros recreativos al aire libre, que en esos lugares los rayos del sol son más intensos y a las personas que se expongan a ellos sin protector solar, pueden causar quemaduras, de primer a tercer grado.

La doctora Brenda Ramírez Vega, coordinadora auxiliar de Salud Pública del IMSS, explicó que las quemaduras pueden presentarse desde ardor en algunas zonas del cuerpo con coloración roja, hasta enormes ampollas o manchas en algunas ocasiones dolorosas al tacto, que con el paso del tiempo y exposición al sol constante, pueden convertirse en cáncer.

De las 11 de la mañana a las 4 de la tarde, es cuando los rayos ultravioleta se sienten con mayor intensidad, por eso durante ese lapso, no se recomienda acudir a lugares abiertos al medio ambiente o exponerse directamente a la luz solar con “baños de sol” porque puede causar quemaduras.

Las quemaduras por exposición solar se clasifican en primer grado, cuando la zona se pone roja y da la sensación de ardor; en las de segundo grado el daño atraviesa varias capas de la piel y además de dolor intenso se presentan ampollas.

Cuando se presenta una quemadura de segundo grado no se recomienda colocar remedios caseros para sanar y aliviar el dolor porque se puede causar una infección y agravar la lesión. Es preferible poner agua con mucho cuidado y cubrir con gasas estériles la zona, sin frotar, ya que la piel puede desprenderse. Es necesario acudir cuanto antes a solicitar atención médica.

La exposición directa y prolongada al sol en personas sin bloqueador causa envejecimiento prematuro de la piel, ya que ese tipo de luz adelgaza la capa llamada dermis; también se pierde el color natural y se suelen presentar arrugas prematuras en brazos y piernas, así como líneas de expresión en la cara.

Por lo tanto, la doctora Ramírez Vega recomendó siempre utilizar bloqueador y aplicarlo cada cuatro horas para evitar termine el efecto y quedar sin protección. Las cremas que contengan aromatizantes o sustancias agresivas como la lima o el limón son dañinas a la piel y generalmente ocasionan manchas color café conocidas como “paño” que son difíciles de quitar.

Si durante los próximos días inhábiles tienen pensado visitar la playa o lugares que cuenten con alberca, es necesario aplicar el bloqueador, incluso cuando no se metan al agua y si deciden introducirse a los cuerpos de agua, es recomendable el uso de bloqueadores resistentes al agua y volverlo a poner al salir para que el efecto continúe brindando protección.

También es recomendable el uso de ropa clara y de algodón, además de sombrero y lentes con protector UV, que ayudan a evitar las molestas quemaduras.

Finalmente, el Instituto Mexicano del Seguro Social exhorta a los derechohabientes a que cuiden su salud utilizando protectores para la piel; y si muestran lesiones o cualquier mancha anormal, acudan a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) de adscripción para que el médico los valore e indique el tratamiento a seguir.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad .

Salud y Bienestar

Las células cancerígenas se tornan ‘caníbales’ para sobrevivir a la quimioterapia

Algunas células cancerosas devoran a sus pares tumorales vecinas para sobrevivir a la quimioterapia y reanudar el ataque después que ha concluido el tratamiento, según un artículo que publica este martes la revista Journal of Cell Biology.

La investigación determinó que la quimioterapia no mata estas células cancerosas que, en general, solo dejan de proliferar y pasan a un estado latente pero metabólicamente activo conocido como senescencia.

«Es extremadamente importante que comprendamos las propiedades de estas células cancerosas senescentes que les permite sobrevivir después de la terapia química», señaló Crystal Tonnessen-Murray, investigadora en la Facultad de Medicina de la Universidad Tulane, en Luisiana.

Los fármacos empleados en la quimioterapia, como la doxorrubicina o hidroxildaunorrubicina son antibióticos que atacan el ácido desoxirribonucleico (ADN) de las células cancerosas, pero aquellas que sobreviven al tratamiento inicial pueden promover nuevamente el tumor.

Este es un proceso, por ejemplo, en el cáncer de mamas que retiene una copia normal de un gen llamado TP53, explicó la nota.

El equipo de Tonnessen-Murray descubrió que, tras el tratamiento con doxorrubicina u otros fármacos comunes en la quimioterapia del cáncer, las células cancerosas de mama se tornan senescentes y envuelven a las células próximas.

La publicación incluye una serie de videos que muestran este comportamiento que ha sorprendido a los científicos y que no solo ocurre en células cancerosas cultivadas en el laboratorio, sino también en tumores que crecen en ratones.

La investigación halló que también las células de cáncer de pulmón y de hueso son capaces de devorar a sus vecinas una vez que se han tornado senescentes.

El mecanismo por el cual las senescentes caníbales operan incluye la activación de un grupo de genes que se encuentra normalmente en los glóbulos blancos, o fagocitos, en la sangre que concurren a combatir microbios invasores o desechos celulares.

Una vez que las células cancerosas senescentes se «comen» a sus vecinas las digieren disolviéndolas en lisosomas, esto son estructuras celulares ácidas que se mantienen muy activas en las células senescentes.

Los investigadores determinaron que esta voracidad permite que las senescentes sigan vivas y sobrevivan en cultivos por más tiempo que las células cancerosas senescentes que no se comen a sus pares.

Fuente: El Imparcial

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Salud y Bienestar

Suplementos de té verde le provocaron fallo hepático

Una mujer de mediana edad acudió a la consulta de una internista preocupada por la apariencia de su orina, que presentaba un color similar al del té, a pesar de tener unos buenos hábitos de hidratación.

Las primeras pruebas confirmaron las sospechas de la paciente, al mostrar que tenía claros signos de fallo hepático. Sin embargo, la razón no parecía ser un cáncer ni ninguna disfunción grave. En realidad se trataba de algo más simple, pero que igualmente podría haber sido muy preocupante si no se hubiese detectado a tiempo.

El culpable era un suplemento de té verde que la señora había estado tomando regularmente con el fin de perder algo de peso. Por suerte, en cuanto dejó de tomarlo comenzó a sentirse mejor y finalmente sus analíticas volvieron a la normalidad. Sin embargo, ha sido necesario todo un proceso de reeducación sobre hábitos saludables por parte de Lucy McBride, la doctora que la atendió y ha contado su caso recientemente en un artículo de The Washington Post.

No todo lo natural es inocuo
La naturaleza es una fuente inagotable de recursos médicos. De hecho, muchos medicamentos de uso habitual están constituidos a base de principios activos extraídos de plantas. Buen ejemplo de ello es el ácido acetil salicílico, más conocido como aspirina, cuya composición deriva principalmente de una sustancia extraída del sauce. Son muchas las aplicaciones beneficiosas de este fármaco, pero eso no quiere decir que sea aconsejable tomar el extracto del árbol directamente.

Además, es importante recordar que muchos compuestos naturales, como la cicuta o el arsénico, también tienen un origen natural y a pesar de eso pueden matar a un ser humano a dosis relativamente bajas. Por eso, antes de tomar hierbas o suplementos a base de ellas se debe recordar que pueden conllevar efectos secundarios.

Algunas causan daños directamente, como le ocurrió a la paciente de McBride con el suplemento de té verde. Otras, en cambio, puede que no tengan efectos perjudiciales por sí mismas, pero sí pueden interferir en el funcionamiento de otros fármacos, dando lugar a problemas graves. Esto último es especialmente peligroso, pues la mayoría de pacientes no informan a sus médicos del consumo de plantas medicinales cuando se les pregunta por el uso de fármacos, de modo que pueden dificultar el diagnóstico de patologías causadas por ellas o propiciar que se les recete algún medicamento que no deba tomarse en conjunto. Por eso, lo recomendable es consultar con un médico antes de empezar a tomar cualquiera de estos suplementos o, al menos, informar sobre ellos antes de tomar otro tratamiento.

Fuente: Hipertextual

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Salud y Bienestar

La ranitidina podría contener químico vinculado con el cáncer

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA, por sus siglas en inglés) anunció este viernes que se han encontrado niveles bajos de un químico que podría causar cáncer en un conocido medicamento usado para aliviar la acidez estomacal.

En un informe indicaron que se detectó una “impureza” en el fármaco Zantac o la ranitidina (su nombre genérico), un antiácido y antihistamínico que se usa para tratar y prevenir una variedad de trastornos gastrointestinales, que se venden como tratamientos recetados y de manera libre.

Se trata del “probable” cancerígeno NDMA, o dimetilnitrosamina. Sin embargo los funcionarios señalaron que la cantidad encontrada en el medicamento apenas supera los niveles que aparecen en los alimentos comunes, tales como las carnes, los productos lácteos y las verduras. Aun así el químico se ha relacionado con docenas de retiros de medicamentos para la presión arterial durante el último año.

La agencia de la salud está evaluando si existe riesgo para los pacientes que toman este medicamento. “La FDA no está pidiendo a las personas que dejen de tomar ranitidina en este momento”, señalaron. Además, aconsejan que si los pacientes desean suspender su uso deben hablar con su profesional de la salud sobre otras opciones de tratamiento, mientras que las personas que toman ranitidina de venta libre “podrían considerar el uso de otros medicamentos” aprobados para su condición.

Fuente: RT

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto