Conecta con nosotros

Opinión

Opinión: A la voz de tu nombre, Chihuahua… Por Diana Avitia

No sorprende la lluvia de opiniones acerca de la extracción de agua en nuestro estado, voces locales y foráneas por igual, defensoras del régimen y opositoras también, razones jurídicas y del corazón, desdén y regionalismo, en esta ocasión no existe el gris, es blanco o negro.

En lo personal nunca quise tener una opinión arrebatada sobre el tema, por ello me espere tanto tiempo, escuche muchas opiniones, para mí, como para muchos, la tierra es sagrada, el himno de nuestro Chihuahua nos trastoca y el ánimo de defensa por nuestra gente, cuando los ánimos se encontraban caldeados, pienso, hubiera influido de manera decisiva pero no objetiva en mis letras.

Muchos lamentamos profundamente haber creído en la Guardia Nacional, yo incluso escribí deseándole el mejor de los éxitos, porque lo necesitábamos como nación, creer. Hoy después del ataque a civiles, una muerta y el otro herido de gravedad, no existe forma alguna de justificar este actuar, sorprende de sobre manera ya que el jefe del ejecutivo fue el primero en señalar este tipo de actos en el pasado, hoy callan como momias.

La falta de operación política raya en lo absurdo, el régimen no tiene operadores efectivos, corrijo, no pueden depender de los escasos que tienen como Ricardo Monreal para apagar todos los fuegos de la 4t, que por cierto se cuentan por decenas. El cinismo y la arrogancia de manejar el asunto es lo que trastoco a nuestra gente, la falta de empatía y el desconocimiento de la realidad duele, la titular de CONAGUA; escondida, débil, escueta, gris. El presidente, sigue con sus teorías conspiraciones, listados de actores políticos que se han sumado a la protesta acusados todos de buscar acrecentar el fuego y sacar ventaja política, sorprenden esos señalamientos, uno; porque estos son de diversos grupos políticos, incluyendo MORENA y dos; porque el primer mandatario es y fue el primero en subirse ventajosamente a todos y cada uno de los conflictos nacionales para sacar raja política, de eso hoy, no nos acordamos. Buscar congratularse a toda costa con el vecino país, nos está saliendo caro, el bajar la cabeza y asentir a los americanos en todo, le trajo a esta administración muchas ventajas, mismas entregadas a costa de su gente.

El tráfico de información es descomunal, pros y contras; que en el pasado se hizo, que el tratado es benéfico para nuestro país, que el agua no es de ustedes chihuahuenses, es de la nación, lo dejo claro la titular de CONAGUA, que el manejo del vital líquido es un tema federal afirmo el presidente, hoy el único político que ha visitado cada pueblo, al menos eso dice, deja la empatía, tal vez la vuelva usar en campaña.

No es agua exclusivamente de Chihuahua, ellos argumentan, pero vivimos por ella, la valoramos, cuidamos, nunca entenderán que en esta árida tierra la defensa de este líquido nos arrastrará a la violencia, porque sin él la vida termina, nunca lo entenderán porque vienen de donde la tierra es fértil, los ríos caudalosos y las cosechas bendecidas. La explicación abierta, publica, respetuosa de cómo debemos, por pertenecer a un pacto federal, entregar el líquido jamás se hizo, solo vinieron y tomaron lo que “es de la nación”. Un pacto federal que ha sido tan desleal y mal agradecido con Chihuahua, un pacto federal que nos ve del hombro para abajo.

Escuche a un comentarista decir que no es para tanto, que es un berrinche y que no podríamos entregarle una sola foto de alguna parcela donde haya carecido del vital líquido, que la elección de la siembra en nuestro estado es absurda y que deberíamos elegir otro tipo de siembra, más efectiva y con menos requerimientos, tal vez sea cierto, pero el ahora exige medidas inmediatas. Es imposible viajar en el tiempo y enviar las evidencias del próximo ciclo agrícola y hacer constar la carencia, urge la revisión de un arcaico tratado, urge empatía, respeto y solidaridad con nuestra gente, el trato ha sido aberrante.

La tierra que vio nacer la revolución es brava, su gente de corazón es leal, pero de sangre iracunda, no permitiremos más vejaciones, es tiempo de que a Chihuahua se le brinde el respeto que merece, conozco a mi gente y sé que dejaran todo por la defensa de lo justo, y lo más importante; hoy veamos a la cara a quienes están en contra y a favor de la causa, no la olvidemos, porque vienen tiempos nuevos, tiempos en los que el poder de la democracia sobrepasará todo.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Opinión

AMLO, ¡aguas con Chihuahua! Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

El ambiente político se va calentando cada día, rumbo a la gran elección del 6 de junio del 2021. Allá en el norte, en el estado más grande de la República, las cosas suelen estar siempre calientes. Ya sea por la inseguridad, los enfrentamientos partidistas o las altas temperaturas causadas por la escases de lluvias.

Como toda tierra árida y brava, la gente de Chihuahua ha tenido que aprender a sobrevivir a través del trabajo duro y a soportar las inclemencias. Ya sea que vivan en el desierto, en la montaña o las ciudades que tienen una alerta enorme de inseguridad a causa de la cercanía que se tiene con el país que consume más drogas: Estados Unidos.

En esa tierra norteña, se han realizado decenas de enfrentamientos que tienen mucho que ver con el establecimiento de la patria. Desde la ejecución de Miguel Hidalgo en la capital del estado, Chihuahua comenzó a ser parte muy importante para el país. Incluso, hay dos eventos que no pueden pasar inadvertidos.

PARA SEGUIR LEYENDO HAZ CLICK AQUÍ 

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Especiales

Kuira-Bá, ¿y mis derechos humanos? Por Itali Heide

Itali Heide

Indignados estamos ante el racismo sistémico en Estados Unidos. Muchos conocemos a quienes han cruzado la frontera para darles a sus familias una mejor vida. Percibimos las políticas que discriminan, las dificultades que enfrentan, el miedo que sienten los mexicanos, los afroamericanos y otras minorías al otro lado del Río Bravo.

En México no somos racistas, somos clasistas, decimos con orgullo (como si discriminar al 60% de la población mexicana que vive en situaciones de pobreza no es para tanto). Desafortunadamente, en México es clasista y también es racista. Ignorarlo no lo desaparece del país, incluso se relacionan intrínsecamente: suponemos el nivel socioeconómico de las personas por su aspecto físico. Tal es el caso con la comunidad rarámuri y otras etnias en el país.

Gloria vende las artesanías que fabrica su abuelita, a orillas del Lago Arareko en Creel. (Foto: Itali Heide)

Como cada año, cientos de personas de la comunidad rarámuri viajan a diversos municipios en Chihuahua a trabajar en las huertas de temporada. Detrás de la distribución de manzana chihuahuense por el país y el mundo, está el trabajo arduo de quienes hemos pisado para lucrar. El resto del año, muchos buscan ganarse su día del turismo que se ha generado en sus pueblos, gracias a la apropiación de su cultura y sus tradiciones.