Conecta con nosotros

Opinión

Opinión: El colapso y el gabinete ausente, por Diana Avitia

En los últimos días hemos presenciado un movimiento mundial nunca antes visto, desde que se detectaron en Asia los primeros casos positivos de COVID-19 pasamos de una alarma que veíamos lejana a pánico desmedido.

El mundo sigue expectante y en estado de alerta, el pasado jueves el presidente estadounidense prohibió los aterrizajes de vuelos provenientes de Europa después de declarar estado de emergencia. Italia se encuentra en el ojo del huracán, luego de que el continente europeo fue declarado oficialmente por parte de la organización mundial de la salud, el epicentro de la pandemia, mediante un comunicado de su director general el etíope; Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, con más de 15mil casos detectados y poco más de mil decesos, hoy ese país ha sido rebasado por la enfermedad, el promedio de edad ahí rebasa los 47.3 años, grupo poblacional al que el virus golpea de forma contundente, aunado al clima frio que potencia a este virus.

Escuelas, ligas deportivas, vuelos, parques temáticos, oficinas, entre otros han cancelado sus actividades para evitar el contacto persona a persona y detener la propagación del virus. En México el presidente ha pedido calma ante la tempestad, el canciller anuncio que los vuelos desde y para europa siguen vivos, pero los cercos sanitarios dejan mucho que desear en el viejo y desgastado aeropuerto de la CDMX, al ser cuestionado que pasaría si un pasajero llegado de europa intentara cruzar la frontera vía terrestre, no supo responder.

En México se han detectado aproximadamente 41 casos de coronavirus y 155 en observación, los primeros dos casos detectados fueron en CDMX y Culiacán, personas había viajado recientemente a Italia, fueron aislado. Hugo López-Gatell subsecretario de salud durante la conferencia matutina afirmo que no debemos de caer en pánico, que la mejor medida es evitar contacto directo y el lavado de manos constante, después hubo otra conferencia en la que las decisiones de la iniciativa privada, específicamente la cancelación de clases presenciales por parte del Tecnológico de Monterrey, presionaron al gobierno a tomar medidas más drásticas de las anunciadas con anterioridad y fue el mismo subsecretario quien dio la explicación, todos nos preguntamos; ¿en dónde está el secretario?, suponemos que la batuta en esta caso la lleva López-Gatell por la experiencia que tuvo en la crisis del H1N1.

El mundo sigue expectante y buscando combatir la pandemia, mientras tanto la bolsa colapsa, el precio del crudo baja por los suelos y el dólar se dispara. Nos encontramos vulnerables ante esta situación, más aún con un secretario de hacienda que notamos temeroso, de voz quebrada y mirada ausente, el panorama es sombrío. Nunca ha sido un secreto lo débil que se encuentran las finanzas públicas, esto reafirmado hace unos meses con la renuncia del ex secretario de economía Carlos Urzúa, también es cierto que esta crisis es mundial, no solo golpeo a la economía mexicana.

Es urgente conocer el posicionamiento del gobierno ante la caída del precio del crudo, ya que la planeación federal se basa en un precio mínimo y máximo de crudo, y al romper este cálculo de manera negativa muchas áreas del estado se verían afectadas, sumado a todo esto los gastos excesivos en el presupuesto destinados a programas clientelares, sin planeación y con un mero afán electorero, urge un ajuste. Hoy a lo antes mencionado agregamos a este nada alentador panorama la detenida inminente de la economía por la pandemia.

Hoy debemos guardar compostura, atender las recomendaciones y aprender del pasado. Quien debe marcar la pauta en cómo atender la contingencia tanto de salud como económica es el gobierno, nosotros como ciudadanos acatar a cabalidad las recomendaciones, no caigamos en pánico, con un comportamiento cabal saldremos adelante y controlaremos la situación de manera adecuada.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Opinión

AMLO, ¡aguas con Chihuahua! Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

El ambiente político se va calentando cada día, rumbo a la gran elección del 6 de junio del 2021. Allá en el norte, en el estado más grande de la República, las cosas suelen estar siempre calientes. Ya sea por la inseguridad, los enfrentamientos partidistas o las altas temperaturas causadas por la escases de lluvias.

Como toda tierra árida y brava, la gente de Chihuahua ha tenido que aprender a sobrevivir a través del trabajo duro y a soportar las inclemencias. Ya sea que vivan en el desierto, en la montaña o las ciudades que tienen una alerta enorme de inseguridad a causa de la cercanía que se tiene con el país que consume más drogas: Estados Unidos.

En esa tierra norteña, se han realizado decenas de enfrentamientos que tienen mucho que ver con el establecimiento de la patria. Desde la ejecución de Miguel Hidalgo en la capital del estado, Chihuahua comenzó a ser parte muy importante para el país. Incluso, hay dos eventos que no pueden pasar inadvertidos.

PARA SEGUIR LEYENDO HAZ CLICK AQUÍ 

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Especiales

Kuira-Bá, ¿y mis derechos humanos? Por Itali Heide

Itali Heide

Indignados estamos ante el racismo sistémico en Estados Unidos. Muchos conocemos a quienes han cruzado la frontera para darles a sus familias una mejor vida. Percibimos las políticas que discriminan, las dificultades que enfrentan, el miedo que sienten los mexicanos, los afroamericanos y otras minorías al otro lado del Río Bravo.

En México no somos racistas, somos clasistas, decimos con orgullo (como si discriminar al 60% de la población mexicana que vive en situaciones de pobreza no es para tanto). Desafortunadamente, en México es clasista y también es racista. Ignorarlo no lo desaparece del país, incluso se relacionan intrínsecamente: suponemos el nivel socioeconómico de las personas por su aspecto físico. Tal es el caso con la comunidad rarámuri y otras etnias en el país.

Gloria vende las artesanías que fabrica su abuelita, a orillas del Lago Arareko en Creel. (Foto: Itali Heide)

Como cada año, cientos de personas de la comunidad rarámuri viajan a diversos municipios en Chihuahua a trabajar en las huertas de temporada. Detrás de la distribución de manzana chihuahuense por el país y el mundo, está el trabajo arduo de quienes hemos pisado para lucrar. El resto del año, muchos buscan ganarse su día del turismo que se ha generado en sus pueblos, gracias a la apropiación de su cultura y sus tradiciones.