Conecta con nosotros

Opinión

Opinión: Las mentadas mañaneras por Diana Avitia

La tan sonada conferencia matutina no se hizo esperar y desde los primeros días de este gobierno hemos visto como se han desarrollado, la función del vocero de la presidencia Jesús Ramírez ha sido desdibujada, el que lleva la batuta casi a cada cuestionamiento es el presidente, diariamente durante 80 minutos promedio, según cifras de SPIN taller político, se da un cruce de preguntas y respuestas entre el presidente y reporteros, a cien días de su gestión hoy tenemos numeralia que analizar e ideas que aportar después de un poco más de 67 conferencias de prensa.

Los roles del presidente han sido tan diversos como las preguntas a las que se expone, un ejemplo de esto fue cuando tuvo que hacer las veces de encargado de recursos humanos del CONACYT, se entiende que quiera tener el control para no dar cabida a errores como la declaración del Secretario de hacienda relativo al tema de las estancias infantiles o la declaración del Secretario de educación con el tema del idioma inglés, no pueden seguir cobijados en la alta aceptación del presidente esto es solo el inicio y al pasar el tiempo estos errores pesaran, es hora de que lo apoyen absorbiendo temas y conteniendo crisis, hoy solo visualizo dos situaciones; el presidente confía tanto en su imagen y capital político para contener temas o desconfía tanto de su gente en el manejo de crisis que prefiere hacerlo el, a veces de manera poco afortunada ya que en 90 ocasiones ha respondido con un; no sé, o un no tengo datos, es tiempo de que salgan al quite, el solo no podrá.

Solamente el 12% de lo ahí expresado pasan a ser titulares en primeras planas. En ocasiones el ejecutivo se presenta solo y otras lo acompañan miembros de su gabinete, los más asiduos; son los secretarios de defensa, marina, seguridad y de gobierno en ese orden, 36% de las participaciones han sido de mujeres y 64% hombres, pero si a este análisis le quitáramos la presencia de la Secretaria Sánchez Cordero quedaría en un 80% de participación masculina y se reduciría a un 20% la femenina, de los 73 invitados que han tenido presencia, solamente 19 tomaron la palabra.

El presidente tiene muchas virtudes y entre tantas la que destaca es ser un visor y estratega político destacado, tiene una conexión sui generis con el pueblo, sabe que al presentarse diariamente se mantendrá en el pensamiento colectivo y sobre todo que su palabra marcara agenda, hoy más que nunca teniendo un 80% de aprobación pero una característica que nunca ha acompañado a AMLO es la elocuencia, su falta de fluidez al expresarse es marcada, no es un orador destacado y eso prolonga de manera absurda las conferencias. Por otra parte, en ocasiones esto toma un matiz nada afortunado, al convertirse en un rio de insultos, desde fifís neoliberales 132 veces dicho hasta mafia de la ciencia, por decir los menos aberrantes. Lo mejor es que este sistema sea una vez por semana con puntos torales, bien estructurada, que el ejecutivo no se desgaste, dejar que la agenda siga y usar ese tiempo en cosas mucho más importantes.

Pongamos esto en perspectiva por un solo instante e imaginemos de la manera más objetiva haber escuchado al ex presidente Peña o Calderón decir alguno de estos calificativos, dirigidos a un sector o personaje específico y sobre todo no sufrir repercusiones al respecto, imaginémoslo por un momento dejando atrás filias y fobias, en el 2000 se dio un vuelco total que no tenía reversa, la apertura de los medios y las criticas abiertas al gobierno por primera vez se visualizaban en el panorama, creo que ese es el mejor legado de Fox, desde entonces el ejecutivo ha sido blanco de memes, cuestionamientos, insultos, burlas y hay que reconocer que han sabido guardar silencio, responder con cabalidad y seguir. Al ser candidato y buscar el voto, ciertas acciones son permitidas porque es una competencia, el candidato está siendo evaluado diariamente, el construir un lazo de empatía es lo principal y por ello el lenguaje es más coloquial y es permitido. Fox es el fiel ejemplo de como un candidato con su tan distintivo lenguaje despertó pasiones, buenas y malas, finalmente ganó la elección sumado al hartazgo social y la necesidad de un factor de cambio, situación similar a la que enfrentamos las pasadas elecciones, pero Don Vicente al continuar con su desafortunado leguaje ya no nos pareció tan simpático, conozco a personas que votaron por él, les parecía cercano, gracioso, afable, bonachón, pero ahora que es un fiel detractor del sistema permanece con su distintivo léxico y ahora todos esos buenos adjetivos calificativos que le atribuían, se han convertido en insultos.

La investidura presidencial merece respeto, a cualquier indicio de error hoy por hoy el linchamiento es inmediato, el arma que utilizo MORENA en campaña ahora les reviro, la sociedad en general con la apertura de medios caímos en exagerar errores, mismos que van de cosas verdaderamente importantes hasta nimiedades como la mala pronunciación de alguna palabra, debemos madurar como sociedad y el presidente al ostentar el cargo más importante de la nación debe entrar en papel, dejar atrás la campaña y poner el ejemplo, es válido usar un lenguaje coloquial es parte de la crítica, una pincelada de sarcasmo es válida, también es importante hacerlo conscientes y sobre todo aceptar repercusiones.

Insisto, el ejecutivo inspira respeto pero también debe de ofrecerlo, la campaña de división y odio jamás fue una buena idea, lo mejor siempre es abonar a la construcción y a la unidad, todos somos un equipo nos guste o no, dejemos los insultos vacíos a un lado y démosle cabida a la crítica bien argumentada, escuchar a quienes hoy detentan el poder pero también dar oído a la oposición, la política no es más que un juego de pesos y contrapesos es tiempo de hacerlo, esta vorágine debe de ser también un juego de ideas, de aceptar errores y de sumar.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Opinión

Opinión: La rifa del tigre, por Diana Avitia

La semana pasada en algunos canales de noticias nacionales se discutía el tema de la elección interna del revolucionario institucional con mesas de debate y me hice algunos cuestionamientos como; ¿por qué prestar atención a lo que está devastado?, ¿por qué elementos de otros partidos están presentes para debatir el tema? y sobre todo ¿por qué se sienten con el derecho a emitir su opinión siendo un proceso interno?. Tal vez nos quedamos con la idea encarnada por sexenios como señala Jorge Volpi escritor, académico y novelista; “Creer que el PRI era todopoderoso, que era casi una encarnación divina, que todo lo podía, todo lo sabía y todo lo manipulaba”. Nunca fue así exactamente.

Me llamaba la atención como al abrir debate señalaban que era un caso perdido, pero aun así atacaban y tomaban partido al respecto, conocían bien a los competidores de la interna, sabían por lo menos los puntos torales del proceso y los personajes que jugaban.

Poniéndonos un poco en contexto; en días pasados el consejo nacional de este partido o lo que queda de él, abrió micrófono para acordar la forma en que se elegirá al próximo presidente de la institución política. Y como nunca, los que quieren se hicieron sentir y ahora sí después de años fue tiempo de hablar, “muerto el niño a tapar el pozo”. Hubo un cruce muy interesante de opiniones para finalmente acordaron que el próximo líder nacional sería electo por voto directo y ya no vía consejeros, donde en simulados eventos faraónicos los participantes levantaban la mano en señal de aprobación, un simulacro en el que todos parecían felices. El periodo de Claudia Ruiz Massieu vence en agosto de este año y las elecciones se acordaron llevarse a cabo el día 8 de septiembre.

Se envió una solicitud al INE en la que se le solicitaba fuera árbitro del proceso para dar validez, pasados los días el INE respondió que con gusto realizaría esa tarea con la condición de una módica suma de 283 millones de pesos y que se le debería de proporcionar un padrón actualizado de afiliados. Es aquí donde empieza el desastre, aunque el INE dio de plazo a los partidos, a todos ellos, entregar su lista depurada de afiliados hasta el 31 de enero del 2020, para organizar esta elección en específico lo pedía de manera inmediata y señalaba también que al encontrar alguna persona afiliada que no haya dado su consentimiento, el partido seria acreedor a una multa que oscila entre los 48 a los 51 mil pesos. La semana pasada la representante del revolucionario ante el INE señaló que del padrón de 6.3 millones de militantes, se dejaran en reserva a 5 millones, “por si las moscas” como diría nuestro presidente. En otras palabras, están en duda esos cinco millones, así que de aceptar la propuesta del INE y después de pagarle los 283 millones que cobraría por realizar esta elección, si esos millones de militantes fueran irregulares, se multaría por cada uno como mínimo 48 mil pesos, así que multiplíquele.

Ahora, pregunta seria; ¿por qué el INE tiene que cobrarle a cualquier partido por realizar su chamba?, es un autónomo cuyo fin es abonar a la democracia, no es cosa pequeña lo que se le asigna presupuestariamente al autónomo, para ser exactos este año recibió la cantidad de  15 mil 363 millones de pesos, menos que el año pasado para ir a tono con la austeridad y considerar las elecciones de este año son cuantitativamente más pequeñas que el anterior, en los estados donde habrá votaciones el universo de votantes es obviamente menor a diferencia de un año con elección presidencial, en el 2018 conto aparte de la cifra mencionada con otros 950 millones. Y lo peor fue la respuesta del consejero presidente Lorenzo Córdova, que vía twitt le respondió a la cámara cuando asigno el presupuesto diciendo; “Para 2019 el INE presentó el presupuesto más bajo de su historia atendiendo los llamados a la austeridad. La pretensión de recortarle $950 mdp adicionales, pone en riesgo las Elecciones 2019, la expedición gratuita de la credencial para votar y el monitoreo de medios.

Aquí es donde aunque no la defiendo, entiendo la postura del presidente de aversión a las practicas arraigadas en este tipo de autónomos, el descontento de AMLO ha sido latente por mucho tiempo y con justa razón si vemos por ejemplo como el costo mensual, sólo por concepto de sueldos brutos del consejero presidente y de sus asesores, choferes y asistentes asciende a 2.48 millones de pesos mensuales. Únicamente el salario de Córdova es de $269,562.00 al mes, la suma asciende a 29.76 millones de pesos en 12 meses. Algo irrisorio, chocante y absurdo si tomamos en cuenta que el presupuesto que se le asigna al municipio más pobre de nuestro país ronda los 5.5 millones anuales, Santo Tomas Yucuná, Oaxaca, con una población de 1600 habitantes en condiciones tan complicadas para obtener agua y electricidad, así que de educación, salud y pavimentación ya ni hablamos. No es un secreto que en los autónomos también existen abusos, en INE e IEE, los salarios y gastos son de llamar la atención, la democracia cuesta y claro, lo que nos cueste está bien invertido, pero con estos derroches no.

En fin, la citada respuesta del autónomo se rechazó por las huestes priistas y se decidió después de fuertes y acaloradas discusiones se concluyó que el mismo instituto político se organizaría para llevar a cabo su elección, simplemente no hay de otra, porque si alargan este proceso perderían meses valiosos y el 2021 está a la vuelta de la esquina y es tiempo de pensar en la permanencia de su registro.

Están en un periodo que lo podríamos denominar precampaña, hasta el momento cuatro aspirantes han levantado la mano; Ivonne Ortega Pacheco, ex gobernadora de Yucatán, Ulises Ruiz, ex gobernador de Oaxaca, Alejandro Moreno Cárdenas “Alito”, actual gobernador de Campeche y el Dr Jose Narro, ex rector de la UNAM y ex secretario de salud. No hay que descartar a ninguno, pero hasta el momento la lectura de los que saben señalan que los que tienen reales posibilidades son los dos últimos, próximamente “Alito” renunciara a su cargo e iniciara la lucha, ambos señalan que es tiempo de regresar a la izquierda progresista, pero con ese mercado tomado por MORENA, se ve un poco complicado. La guerra sucia no se hizo esperar y hay señalamientos para ambos candidatos; por el lado de Alejandro Moreno se dice que trae la venia del presidente Obrador, por el lado del Dr Narro se señala que la cúpula priista lo respalda. El catedrático piso tierras chihuahuenses hace unos días, tuvo buena respuesta, juntó a los que tenía que juntar y lo hizo bien, abonándole a su causa que gran parte de lo que queda del priismo no tolera las decisiones intransigentes y autoritarias del actual presidente del CDE, como todo en política, un enemigo en común, une más que cualquier otro motivo.

Esto está empezando y viene lo bueno, resta la visita en su momento del campechano, la realidad es que ahora sí, cada voto cuenta, ahora sí el llamado es claro, ahora sí dicen que se reflexionó, sólo resta decir que este intitulo se formó en el poder e hizo de este el ejercicio de una cultura, resulto por muchos años y ahora vendrán los tiempos donde tendrán que aplicar su pragmatismo o morir.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Opinión: Cuando el ego es más grande que los proyectos, por Diana Avitia

En un vuelo de regreso a casa hace un año, platicaba con una persona, él traía un libro en mano y después de unos minutos me recomendó su lectura, Principios que funcionan de Colin Powell, me dijo que él no creía en casualidades pero que con base en nuestra plática tenía la necesidad de recomendármelo, hoy es uno de mis tesoros. Contiene consejos del como conducirse en la vida y como líder, para llegar a un resultado de manera efectiva, caerían de perlas estos consejos a la actual administración federal en varias decisiones que aparentan ser viscerales.

“Evita que tu ego este tan allegado a tu posición que cuando esta se desmorone, tu ego caiga con ella”, principio que aplica también a la inversa, evitar que el ego al obtener una posición de poder se eleve por los cielos, esto a colación porque…

El anuncio la semana pasada que hace el presidente donde declaró desierto el concurso para construir la refinería de Dos Bocas, señalando que la realizarían Pemex y la Secretaría de Energía aún y cuando tres grandes compañías mundiales, especialistas en el tema, elegidas por él mismo, le dijeron que no es posible hacer una de ocho mil millones de dólares presupuestados y que en tres años no se puede tener lista, esto dio pie a debates, opiniones encontradas y análisis.

Este lunes recibimos otra noticia; el refinanciamiento de Pemex. Se firmó un acuerdo con tres bancos, que extendía un crédito revolvente a Pemex, por 8 mil millones de dólares, pasando de una tasa del 4.3% al 4.85% y de un periodo que teníamos inicial para saldarla de tres ahora serán cinco años, con los bancos JP Morgan, HSBC y Mizuho Securities. Una jugada muy neoliberal que sirvió para dar respiro a las finanzas y hacer frente al inminente vencimiento de obligaciones, pero ojo estos 8 mil millones no tienen que ver para nada con los que se necesitan para la construcción de Dos Bocas, para esta obra hay un presupuesto alterno y una partida extra, esta jugada fifí era necesaria y también hay que decirlo algunos dicen que ya estaba planchada desde la anterior administración, según los ojos de los que saben una decisión acertada.

En Chihuahua ya estamos hartos de los “mentados” refinanciamientos, nos dicen que no es deuda pero usando un poco de sentido común, no hace falta mas que manejar una tarjeta de crédito básica para saber a pequeña escala lo que esto significa; no puedo pagar en el plazo establecido, así que hago un acuerdo en el que pido al banco más tiempo para saldar mi deuda adquirida con sus respectivos intereses, agrego tiempo para pagar, obviamente los intereses se suman al monto inicial y sí, es mas lo que terminaremos pagando. Finalmente es deuda, y las deudas duelen, es políticamente incorrecto decir que no podemos pagar, mejor digamos “rediseñamos el crédito que ya teníamos”, eso suena más bonito. La construcción de la refinería nos deja claro que la búsqueda de opciones de energías limpias hoy por hoy, no es una prioridad, el mundo moderno avanza y ve a las energías limpias como el futuro y en México pues seguimos usando carbón.

La planta Lázaro Cárdenas, de Minatitlán, Veracruz, sólo continúa trabajando al 40% de su capacidad, mientras que la Antonio Dovalí, de Salina Cruz, Oaxaca se encuentra a 60% y la Francisco I. Madero, de Ciudad Madero, Tamaulipas, aún sigue sin operar, de acuerdo con autoridades y trabajadores de Pemex. ¿Porque no inyectamos capital a lo que ya está construido?, ¿Dos bocas es sólo un capricho?, ¿fue otra decisión temperamental?.

Todo presidente quiere dejar un legado, pero según viejas prácticas este tiene que ser uno que se palpe, que se vea, uno que cuando las personas pasen digan; “esto lo hizo él”, un apapacho al ego del político. Nadie le desea fracaso al nuevo mega proyecto, todos queremos que resulte, que la jugada del presidente calle bocas, el panorama no es alentador, el mercado no juega con sentimentalismos ni ilusiones y los bancos no hacen nada que no les sea beneficioso.

La realidad es que no estamos escuchamos a calificadoras y eso no da buena señal a la inversión extranjera. La semana pasada empezó a correr el rumor que aseguraba que Alfonso Romo, Jefe de la Oficina de la Presidencia había presentado su renuncia, de todos es bien sabido que Romo no necesita de su puesto para vivir, un empresario brillante que pesa, que le sabe a los números y al dinero. A las pocas horas esto se desmintió, que no nos sorprenda en poco tiempo sea una realidad. Al ser interceptado por la prensa en un foro organizado por Credit Suisse, el funcionario y empresario coincidió en que era posible alcanzar crecimientos de 4%, número prometido por AMLO, pero reconoció que el primer trimestre negativo del año «nos dió una cachetadita”. Al siguiente día por la mañana el presidente desautorizó esto y dijo que la cachetada se la dio a la corrupción, quitándole peso a las palabras del empresario y señalando que la economía “va requetebién”, no es la primera vez que se exhibe y desacredita a un miembro del gabinete en la mañanera.

Esta es la segunda desconocida a Romo, el prometió certidumbre a empresarios durante toda la campaña y reconoció que la decisión de no seguir con el aeropuerto de Texcoco le dolió. Contra la opinión de los organismos expertos en la materia el presidente tomó la decisión de cancelar el aeropuerto en Texcoco, vía consulta popular, muy polémica, por cierto. Obra que tenía 33% de avance, estaba financiado por el sector privado en 70%, frenar su obra y construir otro en Santa Lucía va a costar 66% más caro que terminar NAIM según el Colegio de Ingenieros Civiles.

Y no olvidemos el tren maya, mega obra anunciada con bombo y platillo, solamente el monto solicitado para realizar los estudios para la construcción del Tren Maya aumentó 710%, al pasar de 120 a 972 millones de pesos, así es, leyó bien aumento un ¡710%!.

Todo lo anterior sumado a programas asistenciales que pretenden ampliar el número de beneficiados, en lo personal soy creyente de estos sistemas, si hubiera el capital suficiente para cubrirlo. No dudamos que las intenciones sean las mejores, pero las decisiones suenan temperamentales y sin sustento. El presidente tardó tanto tiempo en encumbrarse que se entiende un poco la lucha por dejar un legado, por hacerse notar, pero sería bueno escuchar a los que saben, esperemos no venga una desbandada en su gabinete, también suena la renuncia de Ebrard, el escuchar a tu equipo enriquece, las decisiones lineales hemos visto son impositivas y tajantes, apoyarse de los suyos antes de que esto caiga en crisis, sólo podemos cerrar con otro consejo del general Powell en relación al trabajo del gabinete; “la lealtad es enérgica en el desacuerdo, pero leal en la ejecución”, y hasta este día no hay quien aconseje al presidente con firmeza y lo haga reflexionar, ahí se demuestra la verdadera lealtad, sigue rodeado de quienes agachan la cabeza, eso no le ayuda y esto definitivamente no pinta bien.

 

 

 

 

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Opinión: La marcha de los… ¿whitexicans?, por Diana Avitia

El pasado fin de semana casi todos estábamos concentrados en nuestro ritual dominguero cuando repentinamente las redes sociales se incendiaron, el motivo; la marcha del silencio o como le denominaron varios seguidores del sistema; “la marcha fifí”, escandalosa no por el número de asistentes, si no por la carga de simbolismos que contenía, en política no existen las casualidades, la forma es fondo y todos estamos inmersos en ella, actores políticos, gobierno, sociedad civil.
Ésta marcha convocada por la organización Chalecos Amarillos MX, según cifras no oficiales logró congregar a poco más de 15 mil personas que protestaron en contra de las políticas y decisiones del mandatario federal, otros medios arrojan cifras más pequeñas. Todos estas personas estuvieron desde las once de la mañana listos para expresar su sentir, el punto de reunión fue el Ángel de la Independencia, desde ese ahí marcharon cargando pancartas con consignas dirigidas al presidente; exigiendo justicia, otras tantas en contra de la cancelación del aeropuerto, muchas rechazando el recorte de recursos a estancias infantiles, la falta de apoyo a mujeres víctimas de violencia, contracción de la economía, despidos injustificados, por otro lado, también hay que decirlo, aunque realmente fueron casos contados hubo mantas de agresión a seguidores de AMLO y también por la contraparte provocadores que quisieron incendiar el evento, en resumen aquí pasó de todo.
A esta manifestación se unieron algunas marchas menores en diversas ciudades del país, entre estas; Querétaro, Guadalajara, Saltillo, San Luis Potosí, León, Toluca y Aguascalientes. Hubo muchas cosas que analizar en este evento. Involuntariamente los que les hicieron el caldo gordo a los organizadores fueron precisamente los férreos seguidores del presidente, especialmente su ejército de twitteros que no dejaron un solo momento de insistir en el tema, lo mismo de siempre, sus peleas absurdas por quien estará en la cima de los “trending topics” que dicho sea de paso esto socialmente tiene una incidencia mínima, sirve absolutamente para nada.
Y como en estos movimientos siempre se presentan los oportunistas, quienes no dejaron pasar la oportunidad para tergiversar el propósito de la manifestación y hacer que todo se trate de ellos, tenemos a los expresidentes Calderón y Fox, el primero con su llamado para unirse a la estructura
de lo que pretenden convertir en un partido político, el segundo, nuestro imprudente y nada elocuente expresidente de botas que para hacerse notar todavía más, el señor eligió ir vestido de negro a una convocatoria donde expresamente se solicitaba ir de blanco, porque no puede faltar la amiga incómoda que va a la boda de blanco y en esta ocasión esa amiga incómoda fue Vicente Fox, hubo otros que a mi parecer solo hicieron presencia y esto no es pecado, como Quadri y Belaunzarán entre otros, están en su pleno derecho de hacerlo. Lo cierto es que la oposición se palpa desdibujada, desorganizada, no existe hasta este momento alguien que sea el rostro opositor, ese que encabezará dignamente, conforme pasen los días veremos si este personaje saldrá a la luz o simplemente nos quedaremos esperándolo.
Todos los exmandatarios han pasado por este tipo de exigencias así que no es nada nuevo, el formato de la marcha fue clásico, nada del otro mundo, lo que realmente llama la atención es el corto periodo que el gobierno lleva en función, es importante que se ponga atención a este movimiento, que hoy es débil, pero puede albergar un futuro prometedor, los detractores a las políticas que se implementan no son pocos, pero están dispersos y no encuentran entre si otra coincidencia que no sea el disgusto por AMLO, pero en la guerra política no hay nada que identifique mas a los detractores que un enemigo en común, ya encontraran el camino para el acuerdo.
Se le cuestionó en la mañanera del lunes al presidente acerca del tema, no podíamos esperar a escuchar que es lo que tenía que decir, pero como la mayoría de las veces no sorprendió su respuesta, señalaba que no era monedita de oro y que eran necesarios los contra pesos para el
bienestar común. Todos sabemos que al presidente no le gusta que le lleven la contra, la crítica le causa escozor, su gobierno es lineal y las ordenes no se discuten. La segmentación de la ciudadanía es clara y en ese sentido urge que deje de referirse a los ciudadanos como tecnócratas, fifís, conservadores, detractores y demás, no puede exigir respeto si él no lo está brindando.
Esto que pasó es el primer llamado de atención, las primeras palmadas al hombro, él sabe perfectamente como es que esto opera, es una pequeña semilla que empieza a gestar y puede acabar en un movimiento grande, justo como el inició el suyo; con marchas, movilizaciones, campamentos, no se nos puede olvidar que quien era el opositor principal en el país por más de 18 años fue precisamente Andrés Manuel López Obrador y se las sabe todas. Hoy quien pretende realizar un movimiento opositor, está en pañales y falta mucho para que articule una maquinaria como la que tenía el hoy presidente en su momento. No se puede minimizar esto, pero sobre todo no se debe de ridiculizar, los que marcharon en su mayoría sí tenían las características fifís por excelencia, eso fue evidente y por ello no conecto con el público, fue un poco superficial.
El circo sigue y a ello abonó el exsenador y exsecretario del trabajo Javier Lozano cuando subió una foto errónea, al asignar a la marcha una imagen que realmente había sido tomada en una manifestación contra la inseguridad, pero cuando de un lado caen en esto, del otro salta para variar el Secretario Jiménez Espriú para “trollear” a la marcha AntiAMLO con un desafortunadísimo twitt en el que hacia mofa de la baja convocatoria y a su parecer absurda de asistentes, pero cuando pensábamos que esto se terminaba Denise Dresser le responde y lo deja en la lona al señalarle que lo que era realmente ridículo es que apoyara proyectos inviables.
La polarización en nuestro país siempre ha existido, pero no recuerdo algún otro momento de estos tiempos modernos en que ésta allá estado tan palpable, tan clara, que doliera tanto pues. No debe dejarse en saco roto este intento, el presidente sigue gozando al día de hoy de un nada
despreciable 60.3% de aprobación, aun después de la caída de 7.5 puntos desde el primer cierre de la encuesta que Mitosfky hace para El Economista, el aprobaAMLOmetro sigue alto, ya hubiera querido el expresidente Peña acercarse a ese 60 de aprobación, la reciente caída se atribuye a dos
factores; inseguridad y polarización, aun cuando esta última es notable, el presidente conserva su base de votantes pero también expulsa al resto y una sociedad inmersa en una guerra de insultos diarios simplemente no funciona, esto es un engranaje, el buen político llega a consensos, a veces se gana a veces hay que ceder, todo por el bien común, solo van 5 meses, se puede redireccionar el barco y ser un poco más incluyente o se puede seguir por el mismo camino, el de siempre, donde hay buenos y malos, fifís y chairos, ese camino que todos sabemos jamás nos ha dejado avanzar.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto