Conecta con nosotros

Slider Principal

Registran en México la primera muerte «por vapear»

La institución de Salud Pública de San Luis Potosí, informó sobre la muerte de un joven por el uso cigarrillos electrónicos.

Esta sería la primer muerte registrada por “vapeo” en México.

El pasado 29 de octubre, en el estado de San Luis Potosí,se informó que un joven de 18 años murió a causa de una neumonía atípica.

Servicios de Salud del estado informó que, el paciente ingresó al Hospital Central el pasado 14 de octubre, y que realizarían varios estudios
para investigar si la neumonía era por una causa cardíaca, pulmonar o infecciosa.

Incluso se le realizaron pruebas de influenza, VIH y otras enfermedades transmisibles para descartar cualquier posibilidad.

Los resultados confirmaron que se trató de neumonía asociada al consumo de los cigarrillos electrónicos.

“Anoche nos notificaron de la Dirección de Epidemiología (de la Secretaría de Salud federal) que se trata de un caso confirmado de defunción por una neumonía atípica, una neumonía grave asociada al consumo de los cigarrillos electrónicos”, dijo Miguel Ángel Lutzow Steiner, director de Salud Pública de San Luis Potosí.

La advertencia ya estaba hecha

La Secretaría de Salud emitió un aviso epidemiológico el pasado 25 de septiembre y confirmó que el uso de estos productos provocan neumonías atípicas.

Ante ello la Comisión Estatal contra Riesgos Sanitarios implementó operativos para el aseguramiento de estos productos nocivos para la salud y desde la emisión de la alerta se han decomisado 800 unidades.

Carlos Alberto Aguilar Acosta, titular de la Coepris, dijo que está prohibida su venta y su distribución, “tenemos datos recientes donde constata el daño que puede ocasionar este tipo de utensilios, tanto el cigarro electrónico como repuestos”, agregó.

Fuente: Diario de Yucatán

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Opinión

Un milagro millonario para AMLO. Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Con profunda devoción, la cabeza del presidente se suele inclinar ante la oración de un tercero. Ya sea que interceda por él un evangélico, un chamán o le dé la bendición un padre católico. Andrés Manuel no esconde su espiritualidad.

La fe o religiosidad del Ejecutivo ha sido un tema trascendente en el debate nacional. Cómo olvidar esa postal histórica cuando le mostró al país cuál era su defensa contra el amenazante coronavirus; era apenas el 18 de marzo de este fatídico año, cuando López Obrador levantaba sus amuletos de la suerte, un par de imágenes impresas del “corazón de Jesús”, un par de “escudos protectores”, como los llama. Esos talismanes, les llama los “detentes” y los guarda celosamente en su cartera.

Pero el devoto no es propiedad de la religión católica, con un ánimo ecuménico, también dijo tener fetiches no sólo católicos, sino también de la religión evangélica y de librepensadores, los cuales aseguró son sus “guardaespaldas”.

López Obrador cumplió dos años al frente del gobierno que ha titulado de la “cuarta transformación”. Tendríamos que invertir miles de palabras, suficientes para redactar libros completos y así hacer un recuento de sus claroscuros al frente de la Presidencia.

Sin embargo, lamentablemente, pareciera que sus amuletos no le han traído la suerte que él y sus seguidores hubieran querido.

Entre la adoración y el oprobio

No hay día que el presidente no polemice un tema, buscando posicionarlo en la discusión social.

Para hacer un análisis mas o menos equilibrado, sin filias y fobias, se requiere ponerse en los zapatos de aquellos que lo defienden a capa y espada, al punto del amor ciego y fiel. Luego, tendríamos que ponernos, en la piel de aquellos que le critican y que rayan en el odio. Ambos lados tienen sus porqués.

HAZ CLICK PARA LEER EL TEXTO COMPLETO

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más visto