Conecta con nosotros

Salud y Bienestar

«Tuve la mejor experiencia de mi vida, aunque estaba muriendo», testimonio de una joven mujer

Erika nunca ha enfrentado la vida con miedo, de hecho es una mujer que quiere comerse al mundo a cada paso, pasos que hace poco parecían imposibles de dar e incluso estaban contados para llegar a su fin en poco tiempo.

Recibir un diagnóstico de lupus a los 20 años fue impactante para ella, quien siendo bailarina no sólo realizaba una intensa actividad física, sino que cuidaba su alimentación y mantenía una vida ordenada. “Imagínate, mi madre había sido bailarina y era la maestra, había mucha disciplina en mi vida y de repente te dicen que tienes lupus”.

El lupus que Erika padecía emprendió el ataque en contra de su cuerpo; en poco tiempo sus riñones se vieron afectados y la función renal decrecía aceleradamente, los niveles de creatinina estaban fuera de todo parámetro y había que tomar decisiones: entrar a hemodiálisis o recibir un trasplante.

“No estaba dispuesta a entrar a la hemodiálisis, no quería dejar de ser yo y opté por aferrarme a mis deseos y a mi futuro”, cuenta Erika. “Entendí que nada iba a funcionar si yo no quería”.

El momento era crítico, los doctores le habían dicho que le quedaban solamente semanas de vida, pero Erika seguía preguntando cuándo podría regresar a bailar o convertirse en madre. “Posiblemente podía vivir 10 años en una caja de cristal o sólo uno a plenitud, siendo yo misma”.

Fuerte y claro, Erika optó por el trasplante. Las primeras opciones estaban en su hogar, sus padres, su hermano, su hermana. La más entusiasta en ser su donadora era su hermana, sin embargo, en ese momento era menor de edad, le faltaban dos meses para

cumplir los 18 años y por Ley no podía tomar la decisión de ser donadora y además, en ese momento, ya no podían esperar cuatro semanas más.

Ocupada en encontrar un donador, pero no desesperada, Erika seguía buscando opciones cuando una amiga suya, Gaby, a quien conoció en primero de primaria y con la cual había compartido la vida a largo de los años, las pijamadas, las fiestas de cumpleaños, las confidencias de adolescentes y las vivencias de las mujeres en que se habían convertido, escuchó una conversación entre Erika y su hermana en la que lamentaban la casi nula cultura de la donación de órganos en México.

Gaby intervino de forma natural en la charla, como tantas otras veces a lo largo de los años: “tengo tú mismo tipo de sangre, yo puedo ser tu donadora”.

Las palabras de Gaby las sorprendieron y, al mismo tiempo, les dieron esperanza por lo que de inmediato pusieron en marcha el plan. Llegó el momento de hacer análisis de compatibilidad y sí, Erika y Gaby eran compatibles, podían ser receptora y donadora, respectivamente.

Aún quedaba mucho por hacer para llegar al día del trasplante como recibir orientación psicológica. “Nos llamaron a las dos y nos dijeron ‘tienen que entender por qué hacen esto. Debes comprender que no le debes la vida a Gaby’, pero sí se la debo, me dio algo muy grande, ¿cómo le compenso lo que me dio?, eso que se llama vida”, cuenta Erika.

Durante este proceso, Erika pasaba por un momento físico y emocional intenso. “Las toxinas en mi cuerpo me tenían toda envenenada, necesitaba limpiarme física y emocionalmente, por ello me aferré a ser quien soy. Muchos no entendían, pues me veían riendo, cuidando de mí, más allá de la salud, hubo quien no creía lo enferma que estaba y ni que estaba muriendo”.

Ese cúmulo de emociones y cuidados no eran todo lo que Erika estaba viviendo, pues también enfrentaba la falta de recursos para su cirugía de trasplante por lo que emprendió la campaña #ErikaQuiereVivir, buscando fondos para su operación. El apoyo no se hizo esperar y creció, gracias a un gran grupo de amigos, al apoyo de personas con quienes se reencontró y de otras nuevas a quienes descubrió en el camino quienes lo mismo aportaban recursos económicos, que le ofrecían ayuda para acompañarla a sus consultas médicas o le daban consejos sobre qué comer y cómo cuidarse.

Al mismo tiempo, Gaby se preparaba para el momento de la donación. Su familia, especialmente su abuelo, se sentían mucho más orgullosos de ella, de esa gran amiga a quien al preguntarle, por qué decidió ser donadora, daba una respuesta contundente: “por las ganas de vivir de Erika”.

Así llegó el día del trasplante. Horas antes y en agradecimiento a toda la gente que se sumó a #ErikaQuiereVivir, hubo un encuentro que se volvió fiesta en la cafetería del

hospital. “Recibir todo ese cariño fue la mejor experiencia de mi vida, aunque me estaba muriendo. En ese momento estaba preparada para morir y para vivir”.

La operación fue un éxito y el riñón de Gaby fue bien recibido por el cuerpo de Erika. A las pocas horas, ambas estaban bien y recuperándose. Pronto Gaby retornaría a su vida normal y Erika estaría recuperando la suya, y ahora con una amistad más grande y fuerte entre ambas.

La de ellas es una historia de éxito en un país donde hay 21 personas esperando un trasplante y es que en México, por cada millón de habitantes, sólo el 5.8% de la población es donante.

Erika hoy impulsa activamente la cultura de la donación de órganos porque para ella, los donadores son Héroes por la Vida.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad .

Salud y Bienestar

Pfizer escondió que una de sus medicinas parece prevenir el Alzheimer

Cuando en enero del año pasado Pfizer anunció que ya no seguiría buscando nuevas medicinas para tratar el Alzheimer y la enfermedad de Parkinson, la decepción entre pacientes e investigadores fue fácilmente explicable. Para ese entonces, sin embargo, el gigante farmacéutico estadounidense ya había invertido infructuosamente millones de dólares en la búsqueda de alternativas para el tratamiento de estas formas de demencia, y llegado a la conclusión de que su dinero estaría mejor invertido en otro lado.

Pfizer, de hecho, justificó la decisión como el resultado de un ejercicio de reasignación de gastos, para enfocarnos en aquellas áreas donde nuestra cartera de productos, y nuestra pericia científica, son más fuertes.Pero, como acaba de develar The Washington Post, la empresa se cuidó de revelar que en su momento había optado por no comprobar, ni compartir, los resultados de un estudio con potenciales grandes implicaciones para la batalla contra el Alzheimer.Y eso parece mucho más difícil de explicar -o, al menos, de entender-, especialmente si se toma en cuenta que la demencia es considerada el mayor reto en salud en nuestro tiempo.

El estudio en cuestión se basó en el análisis de cientos de miles de reclamaciones de seguros, las que arrojaron que Enbrel, un desinflamante empleado para tratar la artritis reumática- parecía reducir el riesgo de Alzheimer en un 64%. Enbrel podría potencialmente prevenir, tratar y retardar la progresión de la enfermedad de Alzheimer de forma segura, se lee, de hecho, en una presentación preparada para un comité interno de Pfeizer a inicios de 2018.

El 70% de los casos de demencia -para muchos el mayor reto en salud en nuestro tiempo- son de Alzheimer.

La farmacéutica, sin embargo, le confirmó The Washington Post que no solamente descartó realizar la prueba clínica que habría permitido comprobar o descartar esta hipótesis, sino que también decidió no hacer público el hallazgo.La compañía dijo (…) «que durante sus tres años de revisiones internas decidió que Enbrel no se mostraba prometedora para la prevención del Alzheimer porque la droga no llega directamente al tejido cerebral», reportó el diario estadounidense.

Pfizer también explicó que se consideró que la probabilidad de un ensayo clínico exitoso era baja y que una sinopsis de sus hallazgos estadísticos, que había sido preparada para publicación externa, no cumplió con sus rigurosos estándares científicos.

Fuente: El Informador

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Salud y Bienestar

¡Cuidado! Tinte para el cabello podría ser causante de cáncer

El tinte para el cabello es uno de los productos de belleza más populares entre las mujeres, quienes lo usan para cubrir las canas o para darle un toque diferente de color a sus melenas, sin embargo, esto puede causar un grave riesgo de cáncer.

De acuerdo con el National Cancer Institute (NCI), se estima que más de un tercio de las mujeres mayores de 18 años y alrededor del 10 % de los hombres mayores de 40 años usan algún tipo de tinte para el cabello.

Los tintes pueden ser permanentes, semipermanentes y temporales, siendo los primeros los más solicitados entre las mujeres, pues son el 80 % de todos los tintes que se comercializan actualmente.

Aquellos permanentes consisten en dos productos: «intermedios» (sustancias químicas llamadas aminas aromáticas) y «acopladores» que, combinados con peróxido de hidrógeno, reaccionan y forman las moléculas de color que pintan el cabello.

Generalmente, los colores más obscuros son los que tienen mayores cantidades de «intermedios». En tanto que los tintes semipermanentes y temporales no necesitan de oxidación y pintan el cabello directamente.

Pero lo preocupante aquí es que estos productos de belleza contienen más de 5,000 sustancias químicas diferentes, entre ellas, las aminas aromáticas, y se ha comprobado que algunas de esas sustancias son causantes de tumores cancerígenos en animales.

Además de eso, si los tintes no son aplicados por un experto con experiencia en coloración, sus reacciones químicas pueden ocasionarte severos daños a la piel, como le ocurrió a Idina Rivera, quien fue al salón por un cambio de look, pero su cuero cabelludo fue quemado.

Es por ello que los tintes para el cabello han llamado la atención de numerosos científicos que han llevado a cabo múltiples estudios para determinar si este producto es un factor de riesgo de cáncer en las personas.

Fuente: Vanguardia

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Salud y Bienestar

¿Cómo actuar ante un “golpe de calor”?

Ante el incremento de la temperatura en la entidad, la Delegación Estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua, emite una serie de recomendaciones de cómo actuar de manera rápida y oportuna ante un “golpe de calor”, en tanto que se brinda la atención médica correspondiente.

A través de la Coordinación Delegacional de Atención Médica, explicó que el golpe de calor es una de las consecuencias que se puede sufrir ante la exposición prolongada al sol; se da cuando la temperatura corporal supera los 39.9 grados centígrados, lo que genera una descompensación grave, toda vez que el cuerpo funciona normalmente a una temperatura propia de 37°C.

Indicó que los niños y los adultos mayores de 65 años son los más vulnerables a sufrir un golpe de calor; de ahí la importancia de identificar sus síntomas y saber cómo actuar para tratarlo lo más rápido posible y evitar consecuencias mayores.

Entre las recomendaciones más comunes en una primera atención, destacan las siguientes:

• Poner a la persona en un sitio fresco a la sombra, y colocarle los pies en alto. De continuar al sol, la temperatura no descendería e incluso podría subir más.

• Desvestir a la persona e intentar disminuir la temperatura corporal, colocando tela mojada en las axilas o ingles. Si es posible, moverla a un lugar con aire acondicionado o ventilador.

Asimismo, el IMSS recomendó no realizar las siguientes actividades y acciones para evitar un golpe de calor:

• No realizar ejercicio en espacios abiertos en entre las 11:00 y 16:00 horas, que es cuando se registra mayor temperatura. Las personas mayores deben permanecer en casa durante estas horas.

• Si se está expuesto al sol, no es conveniente quitarse la camisa si siente calor.

• No exponerse demasiado al sol.

• No beber alcohol ni bebidas estimulantes, ya que aumentan el metabolismo y con ello la temperatura corporal.

• Evitar las comidas grasas o muy calientes.

Finalmente, el Seguro Social hizo hincapié en que ante cualquier incidente por golpe de calor, es necesario llamar a un número de emergencia, si es posible trasladar al afectado a alguna área de urgencias cercana o a Atención Médica Continua en la Unidad de Medicina Familiar (UMF) de adscripción.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto