**¿Ya nos olvidamos de César Duarte? *Tensa calma en Cobach *PRI-PAN, un matrimonio con nuevos bríos *Cuello a mini partidos parásitos… pero para beneficiar a los peces gordos *Escaramuza de Cultura con Miguel Bosé

2127

Regreso a clases calmado. Poco a poco el gobernador Javier Corral ha ido dando muestras de su personalidad como gobernador, en sintonía con las formas que mostró a todos durante sus décadas como político y legislador, pero ahora ya en otro nivel pues pasa del sólo decir al también hacer, o hacer como que hace en algunos casos.

 

Se desactivó la cacareada huelga en el Colegio de Bachilleres no por obra de su directora, Teresa Ortuño, sino de los operadores clave de Palacio que tuvieron que salir al quite. Así, más de 743 mil alumnos toman clases hoy. La matadera no preocupa mucho políticamente pues se da por sentado que la ciudadanía ya se acostumbró a amanecer con unas cuántas cabezas desparramadas a diario. La oposición, poco a poco, ha sido convencida, sometida o aplastada

 

El tema Duarte, principal promesa de campaña, parece caer cada vez más en el olvido. Los medios nacionales ya no lo llevan a diario en sus columnas y portadas, los locales ya no lo recuerdan y en el discurso oficial sólo hay solicitudes de paciencia. Es cierto que no está en manos del equipo de Corral simplemente mandar ministeriales a EU para que lo traigan a rastras, pero pareciera que el caso se enfría.

 

De momento la única medio novedad es que la Fepade ya libró orden de comparecencia contra un exfuncionario de César Duarte.  Se trata de Adrián Rosaldo Sales, quien se desempeñó como director de Recursos Humanos en la Secretaría de Hacienda en 2015, por los descuentos de nónima a burócratas estatales para destinarlos al PRI. Más de 14 millones de pesos es la suma.

 

Con lo que queda del PRI ya hizo migas. Ha reconocido el liderazgo de personajes como el ex gobernador José Reyes Baeza, o el del nuevo dirigente, Omar Bazán, con quien se sentó a tejer la reforma electoral para beneficiar a los dos partidos mayoritarios y hasta a Morena, sacando de la jugada a los minipartidos parásitos.

 

Ni cómo cuestionar la medida. Partidos-familia como los PT-Aguilar, los PRD-Aragón o los PVEM-Ávila, son simplemente parásitos que nada aportan ni han aportado a la vida pública de nuestro estado, sólo subastan su dedo levantado a quien mejor lo pague, y ya ni se meten en molestias de buscar el voto, total que también se los regalaban. Ya no más.

 

Lo que sí se cuestiona es la negativa (poco sorprendente, por cierto) de los partidos de acceder a reducir y racionalizar el financiamiento público a los partidos, o a permitir la segunda vuelta para dar más legitimidad a los ganadores. Nada, quieren la fórmula de siempre, la que sólo a ellos les funciona. PRI, PAN y Morena aquí sí se pusieron de acuerdo.

 

Donde se armó una chirinola fue en la Secretaría de Cultura, pues medios nacionales publicaron que la dependencia estatal demandaría al cantante español Miguel Bosé por la cancelación de su concierto en el Festival Internacional Chihuahua.

 

La realidad es que el cantante canceló por el mal clima. El compromiso era reponer el concierto en los próximos días, pero el “amante bandido” no pudo hacerlo, así que quedaron en que no se ofrecía el concierto y tampoco se pagaba. Todos contentos, pero el divo en Chihuahua no se presentará.

Escribe tu comentario

Comentarios