Conecta con nosotros

Opinión

Opinión: Pobre, una palabra difícil de pronunciar, por Diana Avitia

Este fin de semana pasado en una reunión de amigos hablábamos de como nos daba gusto que a uno de ellos le fuera bien en su negocio negocio, se esforzó y por ello lo felicitábamos, surgió el inevitable comentario de todo clasemediero señalando que a diferencia del marcado esfuerzo de
esta persona a otros la situación de vida les había regalado exactamente lo mismo, solo así, por el simple hecho de nacer en el privilegio y entramos a ese debate, de como para unos cuesta el doble y otros desde la ventaja juzgan sin saber, con desdén, yo comentaba que lo que realmente nos
afectaba no era la descarada ventaja o comodidad ajena, era la desigualdad y el clasismo, el hecho de ver como el trabajo muchas de las veces no da fruto.
Una amiga mostraba un afiche muy interesante que circulaba en twitter para ejemplificar, era la historia de vida de dos personas, desde el nacimiento hasta la vida adulta; al inicio se mostraban dos columnas, ambas con la imagen de un bebé, un niño y una niña. La segunda imagen de cada columna mostraba como cada uno iba al kínder, el niño a un preescolar privado, la niña a uno público llevada por su abuela, su mama trabajaba, luego se ve como el niño entra a un colegio llevado en vehículo particular, la niña en cambio desde pequeña sola en camión a escuela pública, luego la secundaria y preparatoria, la niña siempre con trabajos extras. Luego en la universidad la imagen del joven en una habitación amplia, cómoda, con herramientas, no trabaja, becas en el extranjero mismas que sabemos impagables para alguien de clase social baja. Sigue la historia; ella estudiando y trabajando de mesera, sin herramientas para la escuela, aportando a su familia. Se gradúan; la imagen muestra como el jefe da la bienvenida a una empresa al joven, reconociéndolo pues sus padres “casualmente” eran amigos. La joven continua en busca de empleo, en el cuadro final ella esta mesereando en una fiesta de la empresa donde le toca atender al joven, hace su trabajo, se retira y el comenta acerca de ella; “me molesta el conformismo, ciertas personas no tienen aspiraciones”.
Me encantaría que la historieta estuviera fuera de la realidad, que exagerara la situación, pero lamentablemente es el día a día en nuestro país la empatía es escasa, la polarización es absurda, el suelo parejo no existe, el esfuerzo es poco premiado y la brecha social es la mayoría de las veces
impenetrable y cada vez más amplia. La bandera de la cuarta transformación es la lucha por el “pueblo bueno”, en el discurso no se pierde oportunidad para mencionar la empatía con la gente, es cierto, la realidad es que las personas vieron en el presidente no a un candidato, si no, esperanza, un hombre que dirigía su mensaje a los necesitados. Escuchar a un líder que se dirija con pasión y tan directamente a un sector agrada, el sentimentalismo mueve masas. Admito que siempre me han movido esos discursos, me identifico totalmente, cuando las palabras son buenas y la intensidad está en el orador, remito la imagen de mi padre llegando cansado de la obra, las manos destrozadas para darnos todo, como yo ¿a cuántos los movió eso?, creo que la respuesta exacta es; treinta millones, mismos que sienten y que votan.
La política social del gobierno del presidente Obrador inició con la puesta en marcha de varios programas, algunos de ellos condicionados, como Jóvenes Construyendo el Futuro, misma que necesita pulirse, pero es buena, a pesar de todos los ataques genuinamente creo que tendría mucho para dar llevada correctamente y la Beca Benito Juárez, otros de transferencias no condicionadas, como el Programa Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad.

Además, se relanzó el Programa de Pensión para Adultos Mayores, incrementando los montos y los destinatarios. Esas decisiones expresan con claridad el nivel de compromiso que la nueva administración federal quiere hacer sentir. Pero el sentimentalismo no lo es todo, como estrategia de campaña es excelente, político que no provoca emoción no sirve, es mas, que se retire, pero la campaña a la realidad dista mucho, no digo que el presidente no tenga buenas intenciones, pero veamos las cifras frías.
Asentemos esto en conceptos, El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social CONEVAL en su última emisión de resultados señala que México tiene un porcentaje de pobreza sumamente alto, 43.6% de la población se encuentran en situación de pobreza, esto equivale a
53.4 millones de mexicanos, hace otra distinción y arroja la cifra de pobreza extrema con 9.4 millones, es el 7.6% de la masa total. Nuestro estado se encuentra en una media nacional, 30.6% de la población en esta situación, en los extremos se encuentran Nuevo León con un 14.2% y Chiapas con un escandaloso 77.1%.
Pero lo más básico; ¿qué es ser pobre?, según el CONEVAL entra en esta característica aquel que tenga carencia en dos rubros. El primero es; problemas de ingreso basados en la canasta básica d alimentos, bienes y servicios. El segundo; tener al menos una carencia social, por ejemplo; educación (rezago nacional de 22.1 millones), salud, seguridad social, calidad de la vivienda (rezago 15.9 millones) y acceso a la alimentación. La pobreza extrema esta al interior de la pobreza y se refiere a la población que sufre todavía más, una combinación de menor ingreso y tres o más
carencias sociales Siempre he entrado a debate cuando se trata de los apoyos sociales a personas de escasos recursos, soy partidaria de muchos de estos programas, entiendo también como a muchos les causa rechazo diversas situaciones, tienen razón al decir que muchos políticos usan estos como
herramientas electoreras, también creo que otros lo hacen con una buena intención. Gracias a experiencias laborales pasadas recorrí casi la totalidad de colonias de mi municipio, fue un placer hacerlo y por ello quedé infinitamente agradecida, en ese sentido tuve el mejor de los jefes, hay colonias son iguales a la mía, necesitan algún apoyo pero están bien en lo general, muchas otras urgen de la mano gubernamental para levantarlas, tanto estructural como socialmente, pero todas tienen un común denominador; cuando las personas perciben que un programa tiene como fin
genuino ayudar a la colonia tienen la mejor disposición.
Estos índices son el hilo conductor de la política social, al menos eso se dice y suena bien, sin embargo, la ruta es muy tardada, acortar brechas es un trabajo enorme considerando la distancia que existe entre la cúpula y la pobreza extrema. Los números han mejorado desde el 2010, esto va avanzando, pero de manera lenta, ¿realmente estamos haciendo lo necesario?, los indicadores señalan que tendremos un México a largo plazo con suelo, techo, mejorado en infraestructura esperemos así sea, pero el problema de fondo es la inversión social, no nos ayudarnos unos a otros pues, la misma historia del cangrejo una y otra vez, esto es un problema cultural va de la mano con otros más complejos de segregación y clasismo. La estrategia no está funcionando, el sexenio pasado teníamos en total 5400 programas sociales sumando estatales y federales, muchos surgen de ocurrencias políticas, algunos son eficientes. El tema de fondo realmente es la política económica, el poder adquisitivo es el talón de Aquiles y es la clave para realmente avanzar.

La palabra pobre causa escozor a la clase privilegiada, esa palabra está prohibida en su vocabulario, es motivo de aversión, casi un pecado pronunciarla. No es cuestión de victimización, si no de realidad, ver el panorama tal y como es, dejemos el egoísmo a un lado, basta de cargarle
todo el paquete a la clase media, hay quienes tienen y eso no es un pecado, es un privilegio y como tal conlleva responsabilidad social, las políticas públicas y económicas se deben aplicar.
Tomar realmente como guía de política social y el cumplimiento de los derechos sociales contenidos en nuestra constitución y que mejor si comenzamos con chispas de humanidad, estamos escasos de esos gestos. Necesitamos ser más agresivos en acortar brechas, buscar la integración social y si es necesario forzarla.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad .

Opinión

Opinión: Latinoamérica en llamas, por Diana Avitia

Estos días hemos visto como américa latina entro en una vorágine de estallidos sociales, estos no se limitaron a un solo país, la confusión es grande. México siempre ha estado aislado de sus hermanos latinoamericanos, la realidad es que estamos en el centro de todo, no tenemos una identidad con los países del norte, pero tampoco con los del sur, vemos todos los acontecimientos de Latinoamérica muy distantes, estos días diversas manifestaciones han llamado nuestra atención, la gran mayoría de nosotros no entendemos plenamente lo que sucede.

Aquí esta una radiografía rápida de lo que pasa, cabe hacer mención que lo que hoy está pasando solo es el resultado de muchos años de corrupción, populismo, opresión social, polarización y desgaste social. La politiquería barata de hoy, busca culpables en la derecha o en la izquierda según sea su conveniencia, la realidad es que ambas han fallado, los ultra liberales y los conservadores, los nacionalistas y los neoliberales, todos tienen con el pueblo una deuda enorme.

Ubiquemos el problema, pongámosles nombre y tratemos de entender lo que hoy se vive en diferentes países de nuestro continente; El primer gran estallido se dio en Venezuela hace unos meses, en donde gran parte de la población pide a gritos la intervención, apoyan al líder opositor Guaidó quien lucha en contra de Maduro, sí, ese que habla con los pajaritos, heredero de Chavez, líder populista quien bajo el argumento de ser nacionalista declara la guerra mediática contra el país más poderoso del orbe, el cual muchos dicen que la única intención de entrar a suelo Venezolano es por sus yacimientos y riquezas, cada quien tomara partido y un bando, el pueblo Venezolano se hunde cada vez más en una crisis insostenible, la lucha de poderes en la cúpula quebranta cada día más a su pueblo, el bloqueo económico los está ahorcando. 

Lo sorpresa del año ha sido el estallido social en Chile, país con políticas neoliberales que se jactaba de un avance económico enorme, el auto proclamado “Suiza de Latinoamérica”, desde el 14 de octubre más de la mitad de las regiones de este país están en emergencia, el peor estallido social en tres décadas, toques de queda, manifestaciones masivas, huelgas, enfrentamientos y disturbios. Van 18 muertes, 5 provocadas por militares. El descontento inicio debido al alza en la tarifa del transporte público, decisión que no duro mucho y quedo anulada, realmente este fue el mero pretexto, la gota que derramo el vaso, un país extremadamente polarizado, en donde el rico se llena las bolsas y se vuelva más rico, el pobre esta sumido en la miseria y la clase media con cero movilidad social sosteniendo al país entero, ¿les suena eso?, el presidente Piñera propuso un acuerdo social, el mandatario ha sido criticado por el uso del ejército en contra de la población, muchos dicen que estas manifestaciones las apoyan intereses de izquierda que obedecen a una corriente radical, veamos en que termina esto. 

Bolivia en llamas, protestas y estallidos después de las elecciones. Evo Morales el actual mandatario contra la cabeza opositora Carlos Mesa, durante el conteo de votos el sistema se cayó durante 23 horas, ¿también les suena eso verdad?, antes de la caída la oposición llevaba la delantera, después el conteo daba una línea irreversible que dio como ganador a Evo Morales, ante semejante error la OEA públicamente realizo un llamado enérgico solicitando una segunda vuelta, el gobierno de Morales lo rechazo, con este serian cuatro mandatos seguidos de este dictador, la sombra latente de la reelección está viva. 

Ecuador vive las manifestaciones más violentas de su historia reciente, las cabezas de este movimiento son campesinos e indígenas, van siete muertos, 1200 heridos y más de 1000 detenidos, lo que detona esto es la decisión del presidente Lenin Moreno de quitar los subsidios a las gasolinas, las protestas obligaron al gobierno a trasladar los poderes a Guayaquil, la enorme presión hizo que el presidente reculara y diera por finalizada esa decisión. 

En Haití desde hace semanas la población pide la renuncia de su mandatario, las desigualdades sociales son enormes, al día de hoy van 21 muertos y 189 heridos. Honduras no para en manifestaciones, exigen la salida de su presidente Juan Orlando Hernández. El descontento social en Uruguay es por la propuesta que busca que los militares puedan actuar en temas de seguridad publica junto con la policía, sé que lo he repetido mucho, pero, ¿esto también les suena, verdad? 

Argentina este fin de semana pasado quedo marcada con el regreso de la izquierda al poder, Macri cae con sus políticas neoliberales, la polarización extrema y la caída de un 35 por ciento más a la pobreza de los más desprotegidos lo hacen perder, los Fernández ganan. 

Esta radiografía no nos tiene que alarmar, pero si nos tiene que ocupar, todos los errores que han provocado el descontento social los hemos vivido aquí, hoy muchos de estos temas los seguimos experimentando, no dejemos que esa ola nos alcance, es tiempo de que el líder de nuestra nación deje el encono y la venganza, la oposición se plante firme y ambos trabajen por nuestro México, una vez inmersos en esta dinámica de violencia, nos será imposible salir de ello. 

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Opinión: Después del Cualiacanazo, por Diana Avitia

Todos sabemos que fue lo que ocurrió el jueves pasado en la ciudad de Culiacán, leímos muchos comentarios al respecto, vimos decenas de videos de aquel día, entrevistas a funcionarios públicos, publicaciones de diferentes medios, todos nos formamos nuestra opinión, así que dejando colores a un lado, sin importar filias y fobias solo podemos asegurar que este suceso marcó una pauta en este gobierno y en este país, esta administración ya no será la misma a partir de que todos vimos cómo se claudicó, lo cierto es que nadie quiere más sangre, ni más homicidios, pero también nadie quiere operativos mal planeados que solo evidencien al estado y le entregue el país a delincuentes.

Escuchando a varios analistas dejaban la pregunta al aire… ¿de quién es la culpa de lo sucedido?, el público empezó a participar; muchos decían que Durazo, otros tantos culpaban al ejército y la gran mayoría al presidente. Pero más allá de buscar culpas lo importante aquí es desmenuzar lo ocurrido de manera objetiva después de pasado un tiempo prudente, con información ya confirmada, sin especulaciones y sin dejar de ver quienes son los verdaderos delincuentes, aquí, el enemigo público número uno es el crimen organizado, debemos partir de esa primicia. 

Lo más fácil y cómodo siempre es estar en la oposición, el presidente es excelente opositor, por años lo práctico y perfeccionó, se posicionó y empoderó desde ella, pero que pasa ahora cuando ya es gobierno, la narrativa desde presidencia siguió siendo la misma, desde el púlpito presidencial las explicaciones fueron las mismas, siempre a la defensiva, culpar a la oposición, autonombrarse como “un cambio”, cuestionando a la prensa y sus fuentes, platicando de béisbol y el clásico de otoño. 

Desde que inició su mandato, la avasalladora popularidad del presidente le alcanzaba perfectamente para limar asperezas con diferentes corrientes, cambiar el mensaje y capitalizar eso a su favor, hasta el día de hoy no lo ha hecho, con el tiempo los números decrecerán, cuando se dé cuenta que un líder debe sumar y no restar, que la pelea y la polarización no lo llevara a ningún lado, tal vez en ese momento su capital político no le alcance, esta es la crisis más seria que ha tenido su gobierno, tan grande que muchos dicen “este es el Ayotzinapa de la 4t”.

La inexperiencia fue evidente, durante el desarrollo de una crisis, el ejecutivo permanecía mudo y a la defensiva, en Oaxaca. Durazo y el gabinete de seguridad al momento de dar la cara, dejaron todos los datos al aire, sin claridad y dejando al país toda una noche hundido en la incertidumbre. Eso dio paso a que creciera la especulación, los dichos no estuvieron fuera de la realidad, el estado bajo presión y amenazas dejo libre al capo, la comunicación de esta administración fallo nuevamente.

Lo más preocupante a partir de este acontecimiento es que los delincuentes, todos ellos, ya nos tomaron la medida, saben el cómo, y no solo los grandes capos, esto envalentonará a delincuentes de calle, que a partir de hoy al mentir y decir que son parte de un cartel harán y desharán fechorías, tal como pasó en Chihuahua, muchos de nosotros tuvimos terribles recuerdos al ver lo que pasaba en Sinaloa, nos remontó al terrible pasado cuando diariamente escuchábamos tiroteos, no queremos regresar a eso, no más víctimas colaterales.

Hoy es más claro que nunca, los carteles son estructuras sistematizadas y organizadas, funcionan como engranes, tienen esquemas que funcionan, esto tenia que estar medido a la perfección, y la operación para detener al capo debió de ser quirúrgica, quienes dieron la oportunidad para que el cartel reaccionara fueron los tomadores de decisiones y nadie más, ellos pusieron en riesgo a los ciudadanos al no medir el riesgo, la decisión de liberar al capo la pretenden capitalizar y decir que fue una decisión difícil pero humana, salvaron vidas, mismas que ellos pusieron en riesgo, anteriormente se detuvieron a cabezas del crimen sin una sola muerte.

La burbuja en la que aíslan al presidente con cada error de la administración pronto reventara, no pueden separar a la cabeza del resto del cuerpo gubernamental, el desencanto inicio, muchos que antes defendían ciegamente este gobierno hoy guardaron silencio, los argumentos del pasado ya no son válidos, es cierto, mucho de lo que hoy vivimos es resultado de anteriores decisiones, pero quien hoy se sienta en la silla presidencial antes es el mismo que antes aseguro tener la solución, prometió un cambio y sin titubear dio incluso plazos para la pacificación, “no a la militarización” y hoy la guardia nacional patrulla las calles.

Los que buscamos es coherencia, nadie está en contra de la pacificación, pero una real. Basta de excusas y respuestas sin sentido, hace días en su visita a Guachochi nos habló de frente a los Chihuahuenses y dijo textual; “el presidente se entera de todo”, hoy pretendiendo aislarlo de todo mal se justifican diciendo que el ejecutivo jamás estuvo enterado de lo que pasaría, ¿con que versión nos quedamos, con la de AMLO de hace días o con la de AMLO de hoy?, con lo que vine necesitamos a un hombre serio, con temple, fuerza y sobre todo capacidad para conciliar, iniciar la paz desde él.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Opinión: Voto de la mujer y violencia política de género, por Diana Avitia

Hoy 17 de octubre se cumplen 66 años desde que por decreto constitucional se les otorgan a las mujeres en México derechos políticos, después de que cientos de defensoras sociales a pesar de vivir en un sistema represor alzaron la mano para ser escuchadas, hoy en nuestro país las mujeres somos un target político de promesas vacías y simulaciones políticas, hemos avanzado, de eso no tenemos duda alguna, gracias exclusivamente a todas ellas.

Fue en el año de 1953 cuando en el sexenio del presidente Adolfo Ruiz Cortines se promulgó el nuevo texto del Artículo 34 Constitucional, el entonces jefe del ejecutivo ya no podida dilatar más este paso, los que antes estuvieron siguieron inmóviles, en campana se le presiono. Las reformas que otorgaron el voto a las mujeres y pudieran postularse en puestos de elección. Pero fue hasta el 3 de julio de 1955 cuando las mexicanas lograron emitir su voto por primera vez, finalmente eran tomadas en cuenta, se elegía en esa primera ocasión a diputados federales de la XLIII Legislatura.

Antes de la reforma el Artículo 34 decía; son ciudadanos de la Republica todos los que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes requisitos … Y no, no nos engañemos, tratando de justificar e interpretar a conveniencia el sentido de la ley de ese tiempo, mexicanos no englobaba a hombres y mujeres, era una prerrogativa que se refería exclusivamente a un género. Basta con leer la reforma del 53 para validar lo dicho … son ciudadanos de la Republica los varones y las mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes requisitos…   

La mujer mexicana ha transitado por caminos complicados para conquistar derechos, la lucha encarnizada por los espacios públicos ha dejado muchos disgustos, vamos avanzando. Aun cuando en la práctica las cosas son distintas a la teoría, a lo que debería de ser. Muchas han ganado dignamente los espacios en la vida pública y política de hoy, otras lamentablemente han sido parte del juego de la simulación, rellenos de la cuota de género que se les exigen a los grupos cupulares, nepotismo e intereses siguen anteponiéndose. 

Hoy aparte de sentirnos orgullosas por las conquistas, sociales, laborales, políticas de las mujeres, revisemos la realidad, señalemos eso que sigue estando mal, desde el techo de cristal para muchas en compañías hasta la violencia política contra las mujeres.

Pero, ¿qué es la violencia política por razón de género? Este tipo de violencia comprende todas aquellas acciones u omisiones de personas, que se dirigen a una mujer por ser mujer, tienen un impacto diferenciado en ellas o les afectan desproporcionadamente, con el objeto de menoscabar o anular sus derechos político-electorales, incluyendo el ejercicio del cargo. Incluye, entre otras, violencia física, psicológica, sexual, patrimonial, económica.

Los ataques en contra de muchas han sido invisibilizados, porque vivimos en una sociedad que tiene normalizadas conductas erróneas, esto quiere decir que es tan común que tanto hombres como mujeres vemos correctas muchas acciones que son violentas, existen mujeres alienadas que incluso defienden este sistema. Hagamos un recuento rápido, no tenemos que hacer un esfuerzo descomunal para detectar actos violentos, todas las administraciones han caído en estos errores, unas más que otras, pero últimamente miembros y allegados de la autollamada cuarta transformación han resaltado por sus violentas formas.

Tenemos a varios personajes, desde Mireles llamando a las concubinas de los derechohabientes pirujas y nalguitas, después al diputado Fernández Noroña quien se dirigió publicamente a una diputada de la oposición acusándola de trata de personas, luego de decirle bocona, sumadas a palabras altisonantes, posteriormente indico que era “merecedora de una chinga la próxima vez que ella abriera la boca”. También tenemos al diputado local José Casas González en Morelos quien en tribuna el jueves pasado dijo que era lamentable transitar por ese congreso cuando se refería al caso específico de una diputada, y remato “es lo malo de sacar a las personas de la cocina y darles una curul”. Ayer el alcalde de Culiacán cuando se le preguntaba por el aumento de un 250% de violaciones en su municipio el respondió; “Yo no las violé ni tuve la culpa de eso. Ni las mandé violar… Tampoco sé cuántas fueron”, hoy públicamente muchos se quieren deslindar de estos personajes.

Es tiempo de empoderarnos y refrendar los derechos previamente adquiridos, no dar pasos en falso, basta de ser ciudadanos de segunda en la vida de nuestro México y sobre todo en la toma de decisiones. Hace unos años hablaba con colaboradores del trabajo, ellos renegaba de la aprobación de la ley del 50% que brindaba espacios a mujeres, decían burlonamente… “¿por qué solo el cincuenta, no se sienten capaces de pasar ese porcentaje?, yo les respondía que no se trataba de eso, no era lo idóneo marcar una cifra, pero así como el voto tuvo que forzarse para darle espacio a la mujer, ahora a la fuerza se abrirá camino para escucharnos en la vida pública, cuando tengamos la madurez como sociedad de entender la equidad, solo entonces las cuotas pasaran a la historia, en esa ocasión los comentarios era de molestia, solo me recordó cuan cierto fue lo que escuche hace tiempo, “cuando se vive en el privilegio permanentemente la igualdad suena como una terrible represión”.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto