Conecta con nosotros

Afrodisiaco

¿Cómo excitar a una mujer? Según expertos

Excitar a una mujer no es una tarea fácil, sobre todo porque las técnicas que pueden funcionar para una mujer no funcionan igual de bien para otra. Son muchos los errores que se suelen cometer por desconocimiento de cómo trabaja la mente de la mujer a nivel sexual y de cuales son las diferencias con respecto a los hombres en cuanto a la excitación se refiere.

Vamos a enseñarte todo lo que debes saber para ser mejor en la cama y sepas cómo excitar a una mujer haciéndola disfrutar tanto de la experiencia como lo haces tú.

Lo que debes saber antes de empezar

Las mujeres no son como los hombres en cuanto al sexo se refiere, aunque también son seres sexuales, no pasan de 0 a 100 en dos segundos, con ellas tienes que dedicar un tiempo a que entren en calor. Debes crear una tensión sexualentre ella y tú. Consiste en dar una de cal y otra de arena, es decir, ve dando un pasito hacia adelante y otro hacia atrás: bésala apasionadamente y después frena un poco, con este tira y afloja harás que desee que llegue el momento de la cama, por lo que ya tendrás mucho avanzado, ya que en los preliminares se excitará mucho antes.

Por otro lado, cuando llegue el momento, debes tener previsto que hay que preparar el ambiente, para que resulte romántico y agradable, pon música suave y usa una luz tenue, cuida también tu imagen, usa unos boxer sexys y usa perfume, cuida también tu aliento, si habéis cenado antes es una buena idea llevar un chicle o algo que pueda mejorar el olor de tu aliento en caso de que no tengas oportunidad de lavarte los dientes.

Los secretos para excitar a una mujer

  • Las caricias son importantes:tócala, desliza tu mano sobre su espalda, roza su cuerpo con tus labios, etc… Una buena idea es comenzar con un masaje.
  • Mírala a los ojos: a las mujeres les resulta muy excitante el contacto visual, mientras la acaricias o mientras jugueteas con su pelo, por ejemplo.
  • Susúrrale cosas al oído: los susurros pueden llegar a ser muy excitantes para las mujeres, elige las palabras adecuadas, sin caer en lo vulgar.
  • Estimula su clítoris: si quieres que tenga un orgasmo inolvidable debes acariciar su clítoris, humedece tus dedos para empezar y acarícialo sin presionar, rózalo suavemente con las yemas de los dedos y dibuja pequeños círculos. Después puedes continuar con la lengua, siguiendo la misma filosofía, es decir, no apretar mucho con la lengua y dibujando pequeños círculos.
  • Ve despacito: en la penetración ve a un ritmo suave al menos al principio, no importa si ella te pide que vayas más rápido, tómatelo con calma, de esta forma las sensaciones serán más intensas y la excitación será mayor.
  • Disfruta: si ella nota que estás disfrutando le resultará muy excitante escuchar algo de ruido placentero por tu parte, si además la miras a los ojos la harás llegar al cielo.
  • Muéstrate seguro: no dudes demasiado en probar cosas que crees que le pueden gustar, experimenta primero y si ves que la reacción es buena puedes probar más. Por ejemplo, los pezones son una zona muy excitante para las mujeres, pero a unas les gusta que se los traten suavemente y a otras que sean más pasionales. Prueba primero mordisqueándole los pezones y si la reacción es buena puedes intentar a ser más pasional.
  • Varía la postura: intenta posturas diferentes, donde tanto tú como ella tengáis opción a tener el control del momento.

Los errores habituales a la hora de excitar a una mujer

A continuación, te listamos los errores habituales que cometen los hombres cuando quieren excitar a una mujer:

  • No dedicar suficiente tiempo a los preliminares.
  • No cuidar la higiene personal y tu ropa interior. Es importante que huelas bien y que lleves una ropa interior adecuada. Por supuesto nada de llevar puestos los calcetines en la cama, eso bajará la lívido de cualquier mujer.
  • Nada de distracciones: atender al móvil cuando llaman o distraerse con cualquier otra cosa puede hará que se rompa el momento.
  • Ten los preservativos preparados:si tardas mucho en ponerte el preservativo cuando llegue el momento, puede hacer que la situación se enfríe. Evita tener que abrir la caja y separar el preservativo de otro… son unos cuantos segundos vitales que te puedes ahorrar si ya tienes el preservativo preparado, fuera de la caja y separado.
  • No preparar el ambiente: una buena música y una luz tenue ayudará a que todo sea más excitante.
  • Besar bruscamente: besa con suavidad y despacio, pon toda tu concentración en dar unos buenos besos.
  • El clítoris no es un botón mágico:no te centres sólo en el clítoris hay más zonas de la mujer que requieren tu atención.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Afrodisiaco

Pareja porno son la sensación; los descubrieron sus padres por video en WhatsApp

Kim y Paolo: una pareja de argentinos actores porno

Kim y Paolo aún recuerdan cuando una combinación de subtes los llevó a conocerse mejor. Corría el 2013 y ambos cumplían sus rutinas laborales en una reconocida empresa multinacional estadounidense, pero nunca habían interactuado en persona, aunque sí por correo electrónico. Un plan de viaje a Gualeguaychú para celebrar el carnaval de aquel año, organizado por un amigo en común, implicó que ambos debieran recorrer el barrio porteño de Once para encontrar los disfraces adecuados para la ocasión.

“Pegamos un montón de onda y la pauta fue clara: durante el viaje no se hace nada. Fuimos cuatro hombres y cuatro mujeres. Éramos un grupo de solteros y solteras que concordamos en que alguna relación colapsaría todo. Pero un par empezaron a tener sexo y terminó todo mal”, recordaron ambos, en diálogo con Infobae.

La situación fue diferente para ellos. A pesar de que el grupo se disolvió, comenzaron a relacionarse con mayor frecuencia. Ella, oriunda de Ramos Mejía, entabló otro tipo vínculo con él, quien nació y creció en Caseros. “Para su cumpleaños fuimos a una fiesta con otra amiga. Él tenía algo con ella y yo también. Ese día terminamos en mi departamento haciendo un trío. Fue la primera vez que estuvimos”, contó la joven de 26 años.

Kim y Paolo actualmente viven en Barcelona
Kim y Paolo actualmente viven en Barcelona

Para 2016 el vínculo estaba completamente afianzado. “Mantuvimos al margen a nuestras familias antes de comenzar a salir. Ni siquiera habíamos dicho que éramos novios. Allí planeamos un viaje a Italia. Y antes de irnos conocimos a nuestros respectivos padres, porque no queríamos mezclar las cosas”, reveló el hombre de 31 años.

En Milán comenzaron a trabajar de camareros para aprender el idioma. “Tampoco queríamos gastar todos los ahorros”, contó Paolo. Justamente fue él quien, una noche, tras navegar por Internet, le mostró a Kim un sitio en el que se podían hacer shows eróticos en vivo y ganar dinero.

Ambos explicaron: “Siempre nos gustó filmarnos mientras teníamos sexo. Era y es nuestro fetiche. Hacíamos videos que no le mostrábamos a nadie, que quedaban para nosotros. Pero esa vez encontramos un lugar en el que podíamos hacer lo mismo y ver qué onda. No buscábamos ganar dinero, aunque obviamente nos servía”.

“Tampoco queríamos faltarle el respeto a nuestra familia, pero sí hacer lo que nos diera la gana. En ese entonces usábamos una cámara muy mala”, rememoró el hombre de 31 años. Aquel dinero fue invertido en mejor equipamiento. “El primer día que empezamos los shows no sabíamos si estábamos haciendo plata. Todo ese dinero fue invertido en equiparnos mejor. En comprar la camarita, el micrófono, alguna lencería”, agrega Kim.

La pareja argentina se conoció en 2013, previo a un viaje en común a Gualeguaychú

Aquella noche terminaron cerca de las 6 de la mañana. Se cambiaron, fueron a desayunar y sellaron un acuerdo en el que pactaron un detalle fundamental: todo lo difundido no podía llegar a la Argentina.

“Europa tiene mucha cultura de consumo, nadie tiene vergüenza. Si bien los italianos son más reservados, es como que nos venían por atrás a decirnos que estábamos haciendo tal cosa. Se dieron cuenta rapidísimo. En ese momento le contamos a nuestros hermanos más chicos, necesitábamos desahogarnos porque estábamos solos. Ellos se mantuvieron callados. Pero después una nota que nos hicieron acá se hizo viral y todo se desmadró”, indicaron.

Kim es la hermana del medio de tres mujeres. Paolo lo mismo, pero de hombres. De sus círculos más íntimos sólo sus padres desconocían lo que hacían del otro lado del mundo. Pero en 2018, sucedió lo impensado: “Se viralizó un video por WhatsApp de nuestras vacaciones en Cancún. Eran 30 segundos nuestros, teniendo mucho sexo. Nuestros papás se enteraron por el video de WhatsApp”.

Kim recordó: “Ese video le llegó a mi papá y a todos sus amigos. Estuvimos un tiempo sin hablarnos, estaba muy enojado y lo entendí. Vengo de una familia en donde el sexo no es tabú. No estuvo bueno. Y cuando se enteraron me llamaron y justo estábamos por hacer un show en vivo. Yo vi el mensaje y nos dijeron que podíamos empezar. Tuve que apagar el celular, hacer un show de una hora; y cuando se lo conté a Paolo intenté llamar a mi familia y nadie me quería atender”.

“Nunca tomamos esto como que estábamos haciendo algo mal. Era nuestro fetiche. Nos habíamos ido del país justamente para que no se enteraran, habíamos tomado todos los recaudos”, agregó Paolo.

Aquel episodio traumático, convertido en una confesión obligada, distendió el día a día de la pareja, quien llevaba tiempo incursionando en Pornhub, el sitio de pornografía más visitado en el mundo. En dicha plataforma crearon MySweetApple, un canal en el que son los protagonistas exclusivos de cada escena de sexo, ubicado entre los 100 más vistos de la web, con más de 220 millones de visitas entre sus contenidos.

“Creo que en un momento jugamos una carrera contra nosotros mismo para querer estar en más lugares. Lo que tiene la industria es que están las competiciones, los premios, y después te das cuenta de que un premio no te da una gota de felicidad”, explicó Kim.

“Y te da enemigos o gente que replica una copia exacta de lo que estás haciendo. Uno se esfuerza para crear algo y nos topamos con gente que también lo hacía. Mucha gente que quiere ser amiga y por atrás quiere sabotearnos”, ahondó Paolo.

—¿Qué visión tienen sobre las grandes productoras pornográficas?

—Paulo: Le escapamos a las productoras grandes, en el sentido de que filmamos nuestro contenido. No queremos estar en un estudio y que nos digan lo que tenemos qué hacer. Queremos continuar con el espíritu amateur, tenemos sexo y lo filmamos. Escuchamos muchas cosas pero por suerte nos topamos con estudios tirando al lado feminista, productoras con directoras mujeres, contratos diferentes, en donde si una actriz no quiere hacer algo no lo hace. Está conectado con las formas antiguas en las que se hacían las cosas. No nos gusta que usen chicas que recién cumplen 18 y parecen niñas.

—¿Los contactaron para grabar escenas en estas plataformas?

—Kim: Nos encerramos en lo amateur, en volver a ser nosotros. Descubrimos que quienes nos contactan no son amistades reales. Son amistades de Internet, que te hacen un retuit y después te das cuenta de que te están dando de baja un video o reportando la cuenta. Y cuanto más te das a conocer, más competencia más va a haber. Queremos seguir compartiendo esto como pareja sin esa mala vibra.

—¿Cómo es esto?

—P: Cada vez que progresás en porno recibís un sopapo digital, porque la competencia es sucia: mucha gente en vez de crecer se dedican a sabotearte el piso. Tenés que volverte más cuidadoso. Mucha gente está a la espera de que te equivoques. Hay grupos activistas que están intentando todo el tiempo cerrar las cuentas porno. En la primera que sos llamativo o popular empezás a ser reportado.

—¿Viven de esto actualmente? ¿Ganan mucho dinero?

—P: Sí, vivimos de esto. Puedo decirte que más de la mitad de lo que ganamos lo ahorramos. Que si vamos al supermercado no miramos precios y consumimos todo lo que nos gusta. Y que una semana al mes viajamos. No hablamos de cuánto ganamos porque no queremos ensuciar lo amateur. Notamos que hay mucha gente que quiere saber cuánto ganamos para hacer lo mismo. Y se frustran, porque van atrás del dinero y se dan cuenta de todo lo que necesitás para lograrlo.

—K: Seguimos viviendo la vida con la que soñábamos. No pensamos en el dinero. Tampoco estamos mirando cuánto ganamos. Sabemos que trabajamos un montón, estamos todos los días trabajando. Nuestros fans están contentos porque nunca estafamos a nadie.

—¿Graban todos los días?

—K: Filmarnos es nuestro fetiche, entonces la cámara nos dan ganas de filmar. A veces estamos tirados, no tenemos ganas de hacer nada, pero me da un beso y sale un video de la nada. La cámara nos excita a empezar a hacerlo. Está siempre preparada.

—P: Tenemos ganas siempre, eso hizo que podamos trabajar de esto. Estamos todo el día, todos los días, teniendo sexo. También nos masturbamos un montón. Somos muy sexuales los dos. Nunca estamos desganados.

—¿Piensan en dejar la pornografía para incursionar en otro negocio?

—K: Nos vamos a filmar por siempre y tenemos un montón de proyectos que intentamos continuar. Pero al fin y al cabo nada es tan divertido o lucrativo como filmarnos nosotros.

—P: Pensamos otros negocios. Pero ya pasamos por tantas crisis y todo evoluciona. Honestamente este negocio es lo nuestro, nos va bien y vamos a explotarlo hasta lo que podamos.

—¿Vienen seguido al país?

—K: Nuestras familias nos visitan todo el tiempo. Hace dos años fuimos y este año planeábamos ir para fin de año. Tenemos muchos videos en la Argentina. Siempre planeamos nuevos viajes al país.

—¿Qué extrañan de vivir en Argentina?

—P: Se extraña eso de que el domingo está el asado, la familia, y te quedás hasta tarde. Y que están ahí siempre. O juntarse con amigos. La tele argentina se extraña mucho. Son muchos años que vivimos allá. No nos fuimos enojados con el país, más bien de curiosos. Nos encantaría que todo esté mejor y que volver sea más fácil.

—K: Barcelona es muy parecido a Buenos Aires y tenemos muchos amigos argentinos. Hacemos cosas muy nacionales. Hay muchos restaurantes argentinos, socialmente estamos rodeados de toda nuestra cultura.

—¿Tienen planeado formar una familia con hijos?

—K: Nuestro plan es seguir juntos, dándole para adelante. El plan más cercano es buscar el lugar en el mundo en el que estamos 100% de que es nuestro hogar. Muchos países nos encantan, pero siempre algo nos falta. No queremos tener hijos. Nosotros, desde que estamos solos, nos sentimos una familia.

—P: Queremos tener una casita, con mucho pasto, terreno, animales. Nos gusta alejarnos de la sociedad. Pero somos gente de ciudad.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Afrodisiaco

¿Por qué el deseo sexual baja en cuarentena?

El aislamiento suena como el mejor momento para tener relaciones, pero algunos experimentan lo contrario. Consejos para evitar que el encierro arruine su intimidad.

A medida que el coronavirus se ha propagado en el mundo, la manera en que las personas tienen relaciones sexuales se ha transformado drásticamente. A juzgar por las publicaciones en redes sociales, muchos anhelan la intimidad, mientras que otros experimentan un bajo deseo sexual por el estrés y la ansiedad.

Según el psicólogo social Justin Lehmiller, quien investiga en el Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana este tema, la pandemia afecta la vida sexual de maneras muy opuestas. “Cuando miras los datos, hay dos extremos. Más personas que dicen estar masturbándose y tener más relaciones sexuales; pero también un mayor porcentaje que afirma no tener ninguna intimidad en absoluto”.Sorprende en sus hallazgos que crece más el número de quienes tienen cada vez menos sexo en cuarentena.

Un comportamiento similar encontró la revista Vogue en un reciente sondeo a sus lectores. Al preguntarles cómo la crisis de la covid-19 afectaba sus relaciones íntimas, muchos respondieron que, a pesar de pasar más tiempo junto a sus parejas, eso no se traducía en actividad sexual. “Desde que entró en vigencia la orden de quedarse en casa en Nueva York, nuestro consumo de vino ha aumentado mucho, pero la frecuencia de las relaciones sexuales ha disminuido”, admitió a la publicación Nicholas, un publicista de 27 años.

De acuerdo con los expertos, esta caída obedece a varios factores. Para empezar, las autoridades sanitarias recomiendan que los individuos mantengan al menos 2 metros de distancia entre sí, lo que anula la posibilidad de tener citas casuales que lleven al sexo. Pero también deja en pausa la intimidad de millones de personas que no viven con su pareja.

Según la sexóloga Rosa Guevara, es normal que a la gente le cueste asimilar esta etapa, aunque tampoco vale la pena llorar sobre la leche derramada. Por ahora, dice, quienes están en la encrucijada de la soledad deben resignarse a que durante un periodo indeterminado habrá que canalizar la vida amorosa con la intimidad verbal y el sexo telefónico. “Estamos acostumbrados a la gratificación instantánea, y uno de los ejemplos más concretos es el aumento de la eyaculación precoz. Nos hemos vuelto autómatas y rara vez tenemos la ocasión de extrañar. Pero esta emergencia nos ofrece la oportunidad de apreciar más lo que realmente queremos”.

Los que viven en pareja enfrentan desafíos más complejos, pues, de acuerdo con la experta, el aislamiento les ha puesto nuevas cargas. Por un lado, “ahora se trabaja de día, de noche y de madrugada con la virtualidad, y eso hace más difícil intimar”. Además, algunos padres tienen que hacer malabares para tener sexo sin ser descubiertos, así como encontrar tiempo libre. A esto se suma la tensión por la crisis. Muchos pueden haber quedado sin trabajo, los aquejan preocupaciones como la salud de amigos y familiares o la capacidad de tener acceso a atención médica.

“Pensé que mi esposo y yo íbamos a tener mucho sexo con todo el tiempo que pasamos juntos, pero probablemente hemos tenido dos encuentros desde que todo esto comenzó”, dijo otra mujer de 33 años a Vogue. En este punto, la recomendación de Guevara es intentar atenuar las fuentes de ansiedad y estrés al reconocer que “la situación actual implica nuevos retos y se sale de las manos”, pues está comprobado que el apetito sexual puede verse afectado por factores psicosociales como estados de depresión, problemas de pareja o falta de motivación.

La rutina a la que confina la cuarentena también puede ser un matapasiones. Según Guevara, en la sexualidad importa bastante la novedad, y ahora no hay mucho que imaginar. “Tenemos a la persona todo el tiempo al lado o en el teléfono. Y la pijama, que podía ser ese objeto interesante, sexi, ahora se volvió el vestido del trabajo. Esto crea aburrimiento”, explica. La especialista asegura que es fundamental ser creativos y ponerle a cada conducta un poco más de erotismo y romanticismo. “No hay posibilidad de salir a cenar a un restaurante, pero sí de inventar juegos o hablar de temas nuevos para crear intimidad”, dice.

Para aquellos que vienen de una mala racha sexual en el matrimonio, la experta recomienda enfrentar esos problemas de una vez por todas e intentar avivar la llama. Puede empezar por tener acercamientos poco a poco, y luego elevar la temperatura en la cama con películas eróticas.

Una situación más delicada atraviesan aquellos cuya relación ya estaba resquebrajada. “En estos casos puede ocurrir la aversión sexual. Tengo pacientes que hoy viven una situación difícil porque están encerrados con alguien con quien no quieren estar. Esto se traduce en ira, sentimientos negativos. Y no hay nada que mate más la pasión que la violencia”, explica Guevara.

Otras parejas temen que uno de los dos salga al mercado, al banco y a otras diligencias y vuelva infectado. Para prevenir, prefieren todo de lejos. Esto se debe a que últimamente predomina la cultura de la pandemia, que ha llevado a una fobia extrema hacia los gérmenes y a una obsesión con la limpieza. Así mismo, ha generado la sensación de no tener deseos de abrazar o estar tan cerca de la gente, incluidos los seres queridos.

Todo esto crea una tensión que muchos no logran controlar e impacta directamente en la libido. El estrés disminuye el deseo sexual porque el cuerpo libera cortisol, una hormona que suprime otras hormonas sexuales. Además, en momentos de mucho estrés, las personas tienen una respuesta de lucha o huida, y tienden a pensar exclusivamente en la supervivencia.

Con la actual crisis, la presión del trabajo o el miedo a perder a un ser querido pueden llevar al sexo a un segundo plano. La tensión también produce insuficiencia de erección, ausencia de secreción vaginal e, incluso, eyaculación precoz. Esto ocurre porque, desde el punto de vista fisiológico, bajan los niveles de andrógenos y estrógenos.

La situación es paradójica porque el sexo no solo es placentero. Sus beneficios van desde reducir drásticamente los niveles de estrés hasta disminuir el riesgo de cáncer y los ataques cardíacos. Igualmente, facilita la vinculación, los sentimientos de intimidad y reduce la ansiedad, algo que todos necesitan durante la cuarentena. Más sexo equivale a menos días de enfermedad.

Ponerlo en práctica aumenta la capacidad del organismo para producir anticuerpos protectores contra bacterias, virus y otros gérmenes que causan enfermedades comunes. Por supuesto, existen maneras más eficaces de cultivar un sistema inmunitario robusto: comer bien, hacer ejercicio y dormir lo suficiente. Pero una buena dosis de sexo podría ayudar en la tarea.

Para la sexóloga, no existe una forma correcta de manejar la intimidad en un momento sin precedentes como este. No obstante, las personas deben tener en cuenta que el sexo puede ser un buen antídoto para el estrés. Es probable que con el tiempo el deseo sexual baje, pero es clave la comunicación. Hable sobre cómo se siente y dele a su pareja espacio para expresarse también. Disfrute de las cosas sensuales que puede ofrecer la cuarentena sin la presión de actuar como si estuviera en una luna de miel. A veces, para facilitar las cosas, hay que reconocer lo que no funciona

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Afrodisiaco

¿Por qué la fantasía de los hombres jóvenes es ‘hacerlo’ con una mujer mayor?

Tantos hombres y mujeres guardan deseos que esperan algún día cumplir en la cama (o en cualquier otro lado) y, uno de los más populares de los chicos –sí, además de hacer un trío– es tener sexo con una mujer mayor.

La verdad es que ya no es un secreto, todos tenemos un amigo que se vuelve loco con las maestras, o con sus jefas de trabajo, o con las mamás de otros de sus amigos, sin embargo, la pregunta es, ¿por qué desean hacerlo con una mujer mayor? Bueno, a continuación resolvemos tu duda.

De acuerdo con un estudio, los hombres mantienen fantasías sexuales con las mujeres mayores de 40 años, esto debido a que son ellas las que han terminado su etapa de aprendizaje, son más libres e independientes; si tienen hijos, estos ya son mayores y se valen por sí mismos, es decir, ellas tienen más tiempo de disfrutar de su intimidad.

Los expertos encargados del estudio reunieron a 828 personas para preguntarles cuál era la mejor edad para disfrutar del sexo; los resultados mostraron que el 37 por ciento de las mujeres y el 34 por ciento de los hombres afirmaron que las mejores experiencias en la cama han sido con personas que pasan los 40.

¿Por qué los hombres fantasean con tener sexo con mujeres mayores?

1. Ya conocen su cuerpo

Ya no tienen miedo y pueden maniobrar sin vergüenza y con mucha seguridad. Tienen ubicadas sus zonas erógenas, así que pueden decir sin ningún problema cómo actuar y dónde les gustan que las toquen.

2. No tienen problemas con su figura

Los estándares de belleza se han terminado, se sienten bien con su cuerpo y éste es un punto que vuelve locos a los hombres. Ellas lo único que buscan es placer, no un cuerpo perfecto, eso ha quedado en el pasado.

3. Están seguras de lo que quieren y son más directas

No tienen dudas de lo que buscan en un hombre y no les cuesta trabajo expresarlo. Y si ellos les dicen lo que buscan, pueden asimilarlo con madurez y tomar una decisión sin rodeos.

Fuente: Cultura Colectiva

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto