Conecta con nosotros

Especiales

3 casos que explican cómo una reunión se puede convertir en un evento superpropagador de covid-19

Con la pandemia de covid-19 presente desde hace meses, las precauciones sanitarias se han convertido en una rutina: mantenerse a dos metros de distancia de otros, usar mascarilla y lavarse las manos constantemente.

Estados Unidos, el país con más contagios del mundo, no ha sido la excepción. Aun así, ciertos eventos considerados como superpropagadores parecen ser los culpables de una gran cantidad de infecciones de covid-19.

¿Cómo una simple noche o una sola persona infectada puede desencadenar decenas de casos?

Le pedimos al doctor Abraar Karan, médico e investigador de salud pública de la Facultad de Medicina de Harvard, que examinara tres casos diferentes ocurridos en EE.UU. para comprender cómo algunos eventos pueden pasar de bajo a alto riesgo, y cómo evitar asistir a uno.

Pero primero, para aclarar qué se considera superpropagador, Karan señala que un evento en el que el número de casos de contagio se convierte desproporcionadamente alto en comparación con la transmisión general.

Todavía se están realizando investigaciones, dice Karan, pero los primeros resultados indican que la propagación del coronavirus se debe principalmente a estos eventos superpropagadores.

Y aunque los perfiles de riesgo variarán ampliamente entre eventos similares, Karan dice que hay ciertos factores que deberían encender la señal de alarma.

Que haya una reunión en un lugar cerrado, que esté muy concurrido, que los asistentes no tengan ningún tipo de protección, como mascarillas.

«Creo que todos son de alto riesgo», dice.

1. Una fiesta de cumpleaños

El 30 de mayo, la familia Barbosa reunió un grupo de 25 personas para una fiesta sorpresa de cumpleaños en el norte de Texas, EE.UU. El anfitrión, sin saberlo, estaba infectado con SARS-CoV-2.

Para fines de junio, uno de los asistentes, Chance O’Shel, dijo que ocho miembros de la familia y 10 amigos habían contraído el virus, incluidos los abuelos Frank y Carole Barbosa.

Tanto Frank como Carole Barbosa fueron hospitalizados más tarde y, el 1 de julio, Frank murió, informaron los familiares.

«Fueron aún más cautelosos que antes, pero aun así llevó a mi abuela, abuelo y tía al hospital», dijo O’Shel sobre la reunión a la emisora KAVU.

Para el doctor Karan, una fiesta de cumpleaños como la de los Barbosa podría tener todos los ingredientes para un evento superpropagador.

«Si estás en una fiesta de cumpleaños, hay mucho contacto. También hay personas que hacen cola para usar el baño», lo cual los pone juntos en pequeños pasillos donde el distanciamiento social es imposible.

A medida que las personas beben y comen, surgen más problemas, comenzando por el hecho de que es poco probable que usen protección facial mientras lo hacen, lo que permite una propagación más fácil.

En segundo lugar, si los invitados a la fiesta comienzan a beber, el distanciamiento social se va perdiendo o se ignora por completo.

«Estamos pidiendo a las personas que cambien sus comportamientos, que hagan cosas que no son naturales para ellos», resalta Karan.

«Si se añaden cosas como el alcohol, es más probable que las personas vuelvan a su comportamiento normal, están menos inhibidas y puedan olvidarlo».

2. Un bar restaurante

El 8 de junio, los propietarios del Harper’s Restaurant y Brew Pub, un restaurante cubierto con una gran terraza al aire libre en East Lansing, Michigan, abrieron sus puertas después de semanas de cierre obligado por el covid-19.

Los gerentes brindaron capacitación sobre prácticas seguras, las mesas se separaron y el aforo se redujo a la mitad, lo que permitía recibir hasta 225 clientes.

Semanas después, el 2 de julio, 152 infecciones en 13 condados de Michigan han sido vinculadas al bar Harper‘s.

De estos casos, 128 informaron que estuvieron presentes en el establecimiento entre el 12 de junio y el 20 de junio, y el resto son contactos cercanos de quienes lo hicieron.

Acudir a un bar o restaurante cubierto puede llevar a un territorio arriesgado, dice Karan.

Al igual que en una fiesta de cumpleaños, la comida puede ser un factor: «Cuando hay personas que comen, no usan máscaras, mastican y hablar, y van a estar cara a cara, uno frente al otro«, señala.

Esto permite que las gotas bucales se transmitan entre los invitados.

Si hay música a alto volumen o si la concurrencia hace difícil escuchar, el hablar en voz más alta también aumentará el riesgo «como una fiesta en su apogeo», añade Karan.

Y las altas temperaturas en el verano son un factor más.

«Existe alguna evidencia de que los aires acondicionados pueden contribuir a la propagación, al tener potencial de hacer volar las gotas a lo largo del camino del aire».

El compartir los baños y varias áreas de alto contacto, como las puertas, tienen potencial de superpropagación.

«Es importante tomar precauciones. Pero al final del día, no importa cuántas precauciones tomes, algunas cosas son de alto riesgo y los bares son una«, dice el médico.

3. El ensayo de un coro

En marzo, cuando iniciaba la primera ola de contagios en EE.UU., 61 miembros de un coro en el condado de Skagit, en el estado de Washington, se reunieron para su ensayo semanal.

Una persona mostró síntomas parecidos al de un resfriado.

Días después, tras una investigación realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) se identificaron 53 casos de covid-19, dos miembros del grupo murieron después.

En este caso, el factor clave es probablemente la razón del grupo para reunirse: el canto.

Cuando se canta, al igual que cuando se habla en voz alta o se grita, se expulsan gotas de la boca y la nariz, dice Karan.

«Cuando realmente estás respirando fuerte, estás produciendo más aerosol, gotas más pequeñas que pueden flotar en el aire», explica.

En el coro, el enfermo inicial podría haber expulsado estas gotitas mientras ensayaban que luego flotaban en el aire mientras los demás cantaban y socializaban a lo largo de dos horas.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad -

Duarte

El lote de los hijos de César Duarte; un negocio falaz de los vástagos millonarios

Solamente en tres años, mientras César Duarte era gobernador de Chihuahua, los hijos de César Duarte, Adrián, Bertha Isabel y Olga Sofía Duarte Gómez  junto a sus primos, fundaron más de 12 empresas. millonarias, entre las que se encontraban constructoras e inmobiliarias, en las cuales figuraban como socios fundadores. Ahora, se dedican a vender automóviles usados en los Estados Unidos.

La familia Duarte Gómez, mientras el exgobernador era convaleciente al caer en un helicóptero.

(segundoasegundo.com) Los jóvenes apenas pasaban los 20 años de edad y se encontraban estudiando la universidad, o bien recién egresados de la carrera, como el caso de Adrián, cuando ya eran propietarios de varias empresas no solo en México, sino también en Estados Unidos.

César Adrián, el vástago acaudalado.

Fue justo en el año 2012, cuando César Adrián, el primogénito, egresaba de la Universidad Iberoamericana de Torreón, comenzó su próspera vida de magnate, al constituir la sociedad mercantil Inmobiliaria y Pavimentos de Chetumal, S.A. de C.V., empresa fundada en Cancún y que tras un año de constituida, en 2013, ya formaba parte del padrón de contratistas del gobierno de Quintana Roo.

Nota publicada el 10 de noviembre del 2016

Ésta negociación fue el nexo que tuvieron los gobernadores Roberto Borge y César Duarte, ambos ya en prisión acusados de diversos delitos contra el patrimonio de sus respectivos estados.

Esto solo fue el principio de una serie de negocios multimillonarios del joven empresario. Pues a la fecha cuenta con un un hotel de lujo en Cancún, huertas de plátano y una enorme constructora en aquel estado, otra empresa del mismo giro en el El Paso, Texas, y hasta la concesión de una mina en el estado de Chihuahua.

Luego que Duarte junior, obtuviera un título de concesión minera con vigencia de 50 años, por parte de la Secretaría de Economía, en 2015, pasaron unos días tansolamente para la creación de la constructora e inmobiliaria Cad Construction, 

Concesión legal de la mina (Haz click para agrandar)

Las gemelas se unen al emporio y realizan una gran transa.

Con apenas 20 años, las hijas de César y Bertha Duarte se unieron a los negocios de su hermano Adrián, para así  crear una empresa constructora en El Paso, Texas, Estados Unidos, que después fue utilizada para comprar un terreno.

La empresa se llama Cad Construction Inc, y fue registrada por César Adrián, Bertha Isabel y Olga Sofía Duarte Gómez ante el Departamento de Estado de Texas el 9 de junio de 2015.

Casa de los Duarte valuada en más de 600 mil dólares.

El 17 de enero de 2017, cuando Duarte ya no era gobernador, Cad Construction compró un terreno baldío de mil 194 metros cuadrados en el 263 de Everest Drive, también en El Paso, actualmente valuado en 85 mil dólares.

De acuerdo con información difundida en aquel tiempo, se trata de una calle en proceso de desarrollo inmobiliario ubicada a poco más de un kilómetro de la casa de la familia Duarte en El Paso en el 343 de Crimson Cloud Lane.

La firma de los hijos del exgobernador compró el terreno en Everest Drive a Kalesa Construction LLC, propiedad del empresario juarense Juan Carlos Saldívar Hernández. El negocio en el que se ven involucrados los descendientes de César Duarte está acusado de haber sido realizado con dinero público.

Por tanto, en el estado de Texas se abrió una causa penal en contra de César Horacio Duarte Jáquez, Bertha Olga Gómez Fong, Olga Sofía Duarte Gómez, Olga Duarte Jáquez, César Adrián Duarte, “CAD Construction Inc”, además de Gabriela Armendáriz Chaparro y Manuel Alberto Garza, “por violación al gobierno mexicano de las leyes de adquisiciones mientras fue gobernador de Chihuahua”.

El lote de autos usados de los juniors.

¿Prófugos?

Mientras su padre era perseguido por la justicia con más de 24 órdenes de aprehensión, Adrián y Olga Sofía Duarte Gómez, iniciaron un negocio de compra y venta de vehículos en los Estados Unidos, que se habría convertido en el principal negocio de estos dos jóvenes, según las publicaciones que realizaron a través de redes sociales.

El logotipo está compuesto por una “M” que crea dos “D” y una “C” al medio

La compañía cuenta con el nombre de Miko Cars Co. y se encuentra ubicada en Doniphan Dr Canutillo, Texas (Dentro de la ciudad conurbada de El Paso) donde ambos jóvenes despachaban y comercializaban los vehículos, además elaboraban y editaban videos donde participaban demostrando algunas unidades e invitando a comprar en su establecimiento.

Este negocio se encuentra a 40 minutos de Ciudad Juárez. Adrián era (o es) el encargado del negocio en coordinación con su hermana Olga.

Los hermanos Duarte Gómez frente a las oficinas de su negocio.

También en la información oficial que emitieron en uno de los videos fue que iniciaron el negocio hace dos años, es decir a finales de 2017 e inicios del 2018 fue cuando comenzaron con la venta de vehículos en El Paso, que ha sido un negocio similar al que ya realizaba  su padre César Horacio, cuando se dedicaba a la compra y venta de vehículos usados en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Tanto Adrián como Olga aparecen en más de una decena de videos en los que hablan sobre los vehículos y la ubicación del negocio, así como promociones y diferentes cuestiones donde sólo se presentaban con el primer nombre sin dar más datos sobre sus apellidos, ni más posibles colaboradores en este lugar.

Adrián es el administrador de Miko Cars

La última publicación en la que aparece Adrián fue el día 25 de mayo, mientras que la de su hermana Olga fue el día 23 de mayo, ambos presentado los vehículos que mantienen a la venta, con uniformes y proporcionando la ubicación de este lote de autos ubicado en El Paso, ambos con apariencia más delgada a la cual tenían al término del sexenio.

Dentro de este espacio se encuentran albergando más de 30 unidades de todo tipo de vehículos, desde económicos, deportivos, pick ups, familiares, los cuales adquieren supuestamente a través de subastas.

Tras la captura de su padre el 8 de julio en Miami, los jóvenes no volvieron a participar en videos de forma presencial y a partir de los hechos sólo comenzaron a compartir fotografías de los vehículos, promociones y otros anuncios más relacionados con el negocio e incluso dejaron de despachar y en su lugar emplearon a nuevos vendedores.

A pesar de contar con poco más de dos años de haber operado en El Paso, decenas de clientes ya habían adquirido vehículos en el lugar, según comparte la entrega de varios de los clientes que decidieron comprar los autos en este establecimiento, sin conocer el historial que mantienen en el estado de Chihuahua.

El gobernador del Estado de Chihuahua, Javier Corral, ha asegurado en repetidas ocasiones que la justicia ya busca a todos los familiares de Duarte para que comparezcan ante la justicia, por lo que es probable que los hijos del ex mandatario también sean prófugos, como es el caso de su madre Bertha Gómez de Duarte.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Especiales

¿Cuál es el cubrebocas más seguro contra COVID-19?

Según el titular del Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EEUU, si todo el mundo las usara la pandemia, «estaría bajo control en cuatro, seis u ocho semanas”. Un estudio comparó cubrebocas caseros, pañuelos plegados y otras protecciones

Cada vez hay más pruebas de la utilidad de las mascarillas o cubrebocas en la lucha contra la pandemia de la COVID-19: cualquier forma de barrera ayuda a prevenir la transmisión, aun si la persona infectada se halla cerca de otras. En principio, la gran protección que brindan es a los demás: impiden que las microgotas que contienen coronavirus se expandan demasiado lejos en el aire, y en demasiada cantidad. Pero también hay evidencia de que protegen a quienes la usan de la absorción de esas partículas de otros.

Debido a que en los Estados Unidos el contagio volvió a los niveles de los peores días del pico de la pandemia, en abril, el director del Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), Robert Redfield, dijo en una videoconferencia la Asociación Nacional Médica (AMA): “Si pudiéramos lograr que todo el mundo usara una máscara ahora, realmente creo que podríamos tener esta epidemia bajo control en cuatro, seis u ocho semanas”.

Esta infografía lo explica muy bien:

El hallazgo principal es que elementos tan accesibles como un pañuelo de algodón plegado y una mascarilla de algodón cosida en casa son eficaces para reducir el viaje de las partículas potencialmente infecciosas de 200 a 6 o 7,5 centímetros. Eso, sumado a la distancia social, le recorta al coronavirus la posibilidad de seguir contagiando a nuevos huéspedes.

“Nos sorprendió, de manera positiva, ver que una máscara casera podía hacerlo tan bien, que no hace falta conseguir una máscara muy elegante”, dijo Siddharta Verma, uno de los autores de la investigación, al WSJ. “Una máscara de algodón se puede lavar y secar en casa. La reutilización se vuelve más importante a medida que nos adentramos en esto por largo tiempo”.

Los investigadores emplearon la técnica de visualización del flujos por microscopía láser (una combinación del microscopio de fluorescencia con imágenes electrónicas y puntos de luz, para obtener imágenes en 3D) para captar la trayectoria de la tos de un maniquí, fingida con una mezcla de agua destilada y glicerina y expulsada por un compresor de aire y generador de humo. “Al colocar las diversas máscaras en el maniquí, lograron trazar el recorrido de las microgotas y así demostrar las diferencias en su desempeño”, dijo el comunicado de FAU sobre el trabajo de Verma, Manhar Dhanak y John Frankenfield.

El estudio empleó microscopía láser para captar la trayectoria de la tos de un maniquí, fingida con una mezcla de agua destilada y glicerina y expulsada por un compresor de aire y un generador de humo (FAU)

“Los resultados mostraron que las mascarillas dobladas sin mayor ajuste y las coberturas estilo bandana detenían en algún grado las microgotas respiratorias aerosolizadas”, siguió FAU. “Sin embargo, las máscaras caseras bien ajustadas hechas con varias capas de algodón y las máscaras de tipo cono de uso corriente demostraron ser las más eficaces para reducir la dispersión de las gotas. Estas máscaras lograron disminuir de manera significativa la velocidad y el alcance de la emisión respiratoria, aunque con algunas fugas a través del material de la máscara y de los pequeños huecos que existen a lo largo de sus bordes”.

Otro estudio, realizado en 2012 para comparar las mascarillas quirúrgicas y las N95, que se emplean en el ámbito de un hospital, también comprobó la importancia de una barrera de protección. El trabajo de David S. Hui, Benny K. Chow y Leo Chu, de la Universidad China de Hong Kong (CUHK), empleó un método similar para simular la tos de un maniquí, que se registró en imágenes obtenidas por microscopía láser también. Encontró que tanto la dispersión de partículas hacia el frente, como la lateral, por la presión del aire al chocar con el barbijo, variaba. Hacia el frente, con una mascarilla quirúrgica, las microgotas de la tos viajaban 3,4 centímetros, y con una N95, 2,7 centímetros; hacia los costados y atrás, respectivamente, 2,6 y 1,7centímetros.

“Si pudiéramos lograr que todo el mundo usara una máscara ahora, realmente creo que podríamos tener esta epidemia bajo control en cuatro, seis u ocho semanas”, dijo el director del CDC de EEUU (Reuters/ Simon Dawson)“Si pudiéramos lograr que todo el mundo usara una máscara ahora, realmente creo que podríamos tener esta epidemia bajo control en cuatro, seis u ocho semanas”, dijo el director del CDC de EEUU (Reuters/ Simon Dawson)

En todo caso, interpretó Verma para FAU, además de comprobar una vez más el sentido del equipo de protección personal en las actividades que presentan riesgos biológicos, que debido al coronavirus han salido más allá del ámbito laboral, las imágenes que él y sus colegas captaron para el estudio “pueden ayudar a transmitir al público general la lógica que sostiene las pautas del distanciamiento social y la recomendación del uso de mascarillas”. En su opinión, hoy como en abril “es crucial promover la concientización amplia de las medidas preventivas eficaces”, porque están observando aumentos significativos de las infecciones de COVID-19 en muchos estados.

Actualmente, Verma, Dhanak y Frankenfield trabajan en la medición de la protección que las distintas mascarillas ofrecen a la persona que las lleva puestas. Eso tiene importancia, porque la cantidad de SARS-CoV-2 a la que se expone una persona influye en el grado de la enfermedad, según un análisis epidemiológico de Monica Gandhi, profesora de medicina en la Universidad de California en San Francisco (UCSF), que todavía no se ha publicado, pero que la autora facilitó al WSJ antes de que salga en la Revista de Medicina General Interna (JGIM, por sus siglas en inglés).

Elementos tan sencillos como un pañuelo de algodón plegado y una mascarilla de algodón cosida en casa son eficaces para reducir el viaje de las partículas potencialmente infecciosas de 200 a 6 o 7,5 centímetros (Reuters/ Ajeng Dinar Ulfiana)Elementos tan sencillos como un pañuelo de algodón plegado y una mascarilla de algodón cosida en casa son eficaces para reducir el viaje de las partículas potencialmente infecciosas de 200 a 6 o 7,5 centímetros (Reuters/ Ajeng Dinar Ulfiana)

“En la investigación, ella y sus coautores postularon que las máscaras proporcionan una barrera importante y podrían conducir a una infección más leve o incluso prevenirla por completo”, citó McCabe. “Aunque hay una gran variación entre las máscaras de tela y las quirúrgicas, ella cree que algunas pueden probablemente filtrar la mayoría de las gotas virales más grandes”.

En su preocupación por el uso de mascarillas en público, el CDC midió que durante lo peor de la pandemia en los Estados Unidos, la gente había comprendido la importancia: en abril se usaban en un 61,9%, y hacia mediados de mayo, en un 76,4 por ciento. Esperan que el pico de julio esté causando un efecto de claridad similar y que durante las próximas semanas se vea un aumento de las mascarillas en público, aun en lugares que no lo ordenan o que, como el estado de Georgia, han demandado en los tribunales a las jurisdicciones inferiores que lo hicieron, como la ciudad de Atlanta.

Sin tratamiento ni vacuna contra la COVID-19, medidas como el uso de máscaras, la distancia social y el lavado frecuente de manos son centrales para frenar la propagación (Reuters/ Bruno Kelly)Sin tratamiento ni vacuna contra la COVID-19, medidas como el uso de máscaras, la distancia social y el lavado frecuente de manos son centrales para frenar la propagación (Reuters/ Bruno Kelly)

Debido a la resistencia de muchas personas a los cubrebocas, el 16 de julio un comunicado conjunto del Colegio Nacional de Médicos del Tórax, la Asociación Nacional del Pulmón, la Sociedad Nacional del Tórax y la Fundación para la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica explicó que no hay razones de salud para que una persona sana le tema a este sencillo recurso para reducir la propagación del COVID-19. “Los individuos con pulmones normales e incluso muchos con enfermedades pulmonares crónicas subyacentesdeberían poder usar una cobertura facial que no sea N95 sin que se afecten sus niveles de oxígeno o dióxido de carbono”, escribieron. “Las excepciones deberían ser establecidas por un médico”.

Según una proyección del Instituto de Métricas Sanitarias de la Universidad de Washington, las muertes por el coronavirus en los Estados Unidos superarían las 224.000 el 1 de noviembre; pero si el 95% de la población usara cubrebocas, se salvarían más de 40.000 vidas: los muertos totales a esa fecha serían alrededor de 183.000. Al 22 de julio, casi 143.000 personas habían muerto en ese país, y los contagios estaban en cerca de los 4 millones.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Especiales

«Soy amorosa, extraño a mi hijo»: mujer en Corte tras matar a niño y envolverlo en plástico

Una mujer de Estados Unidos se sometió a su hijo a años con abuso físico y emocional que culminó con su paliza a muerte el año pasado fue sentenciada el viernes a 35 años de prisión, aunque debió haber sido bacon de ads por muchos más según expertos.

JoAnn Cunningham se declaró culpable de asesinato en primer grado en diciembre por el asesinato de su hijo, Andrew «AJ» Freund. Ocho meses antes, la policía descubrió el cuerpo maltratado del niño, envuelto en plástico y oculto en una tumba poco profunda cerca de la casa de la familia en Crystal Lake.

Cunningham, con la cara cubierta por una máscara quirúrgica, no reaccionó visiblemente en la sala del tribunal después del fallo del juez del condado de McHenry Robert Wilbrandt.

Cunningham enfrentó entre 20 y 60 años de prisión. Ella suplicó clemencia ante el juez el jueves, retratándose a sí misma como una madre amorosa que extraña a su hijo.

Wilbrandt reconoció que Cunningham tuvo una «vida difícil», incluida la adicción a las drogas a pesar de los esfuerzos para obtener tratamiento.

AP

«Ella volvió a vivir en lo que solo se puede describir como una porquería de drogas: mentir, engañar y manipular su vida mientras aterroriza a su pequeño hijo», dijo. «Si bien sus adicciones no justifican su comportamiento atroz hacia su propio hijo, tal vez sí ayudan a explicar por qué ella participó en … el curso de conducta inhumano, repulsivo y francamente impactante que terminó con la vida joven de su hijo».

Los fiscales le pidieron al juez que impusiera la pena máxima de 60 años para que la madre de 37 años muriera en la prisión estatal. Wilbrandt dijo que consideraba que Cunningham no se declaró culpable de un cargo de crueldad sin sentido o un cargo que especificaba que tenía la intención de matar a su hijo.

En un comunicado emitido por su abogado el viernes, los familiares dijeron que estaban decepcionados por la sentencia.

«AJ era un niño inocente y precioso a quien le quitaron la vida después de que soportó, lo que ahora sabemos, fue mucho dolor y sufrimiento», dijo el comunicado. «Esperábamos que JoAnn pagara eso al pasar su vida natural en prisión».

AP

Los fiscales presentaron evidencia de que Cunningham abusó física y emocionalmente de AJ durante años antes de la golpiza que lo mató. Un oficial de policía que fue a la casa de la familia después de que AJ fuera reportado como desaparecido describió el hedor de la casa llena de basura.

El fiscal estatal del condado de McHenry, Patrick Kenneally, dijo que AJ murió solo, encerrado dentro de su habitación mientras su cerebro se hinchaba y su propia sangre lo asfixiaba.

Los documentos judiciales hablan de un niño que estuvo en peligro toda su vida. Las pruebas al nacer revelaron que él y su madre tenían opiáceos en sus sistemas, lo que llevó al Departamento de Servicios para Niños y Familias del estado a detener al bebé antes de devolverlo a ellos unos 20 meses después.

El hogar familiar fue visitado repetidamente por trabajadores estatales de bienestar infantil que concluyeron que no había razón para remover a AJ.

AP

Wilbrandt dijo que esperaba que examinar el «historial y las señales perdidas» en el caso de AJ les ahorrase a otros niños «el resultado horrible».

«La señorita Cunningham fue responsable de esa vida y ahora debe ser responsable de su muerte», dijo.

El padre de AJ, Andrew Freund Sr., de 61 años, fue acusado de asesinato en primer grado. Se declaró inocente y está en espera de juicio.

Traído a ti por: AP

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto