Conecta con nosotros

Slider Principal

80% de pacientes ingresados por Covid-19, padece falta de vitamina D: Estudio

La falta de vitamina D podría ser un factor en común entre las personas con un cuadro más grave de coronavirus que requieren hospitalización. Así lo confirma un nuevo estudio publicado en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism de la Endocrine Society. La investigación revela que el 80% de 216 pacientes contagiados del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander, sufría una deficiencia de esta vitamina, siendo los hombres quienes presentaban unos niveles más bajos que las mujeres.

En realidad, no es el primer estudio que demuestra esta hipótesis. Francisco Javier Escalada, director de Endocrinología de la Clínica Universidad de Navarra y presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, hace referencia a una investigación reciente, dirigida por el doctor José Manuel Quesada Gómez, en la que se llevó a cabo un ensayo clínico basado en administrar vitamina D a un grupo de pacientes con covid. Sobre sus resultados, Escalada indica que «los ingresos en UCI disminuyeron, mientras que los pacientes que no recibieron el medicamento ingresaron de forma mucho más frecuente e incluso la tasa de mortalidad fue mayor».

Sobre la principal aportación del informe publicado, el experto expresa que «ha hecho ver la altísima prevalencia de déficit de vitamina D que hay en estos pacientes. Desde hace tiempo somos conscientes de que hay una incidencia mayor de la que pensábamos en la población general y, sobre todo, en determinados grupos como personas con obesidad, con diabetes o ancianos. Sin embargo, ahora tenemos que añadir también otro tipo de pacientes como son los que sufren Covid-19», afirma Escalada, que asegura que «un 80% de prevalencia es un porcentaje brutal».

En este punto, el experto detalla que ya se ha puesto en marcha un ensayo clínico con muchos más enfermos que analizará precisamente si la administración de esta hormona «puede ser un arma terapéutica para mejorar la evolución clínica de estos pacientes con covid».

La vitamina D, producida por los riñones, es la encargada de controlar el nivel de calcio en la sangre y que influye también en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, especialmente en lo que respecta a la protección frente a otras infecciones. Sin embargo, la falta de esta hormona puede ser la responsable de enfermedades como la osteoporosis o el raquitismo en niños.

En este sentido, Escalada expone que la vitamina D se puede considerar una hormona por sus múltiples funciones, pues no solo es importante para el control del calcio y de la salud de nuestros huesos. «Está relacionado con el sistema inmune, el cardiovascular, con un mayor riesgo de desarrollo de diabetes. Refiriéndonos al sistema inmune, esta vitamina consigue mejorar la función de las células defensivas y también, por ejemplo, disminuir la posibilidad de que se produzca la tormenta de citoquinas (sustancias inflamatorias) y una de las características de la Covid-19», manifiesta el endocrino, quien añade que con la administración de esta hormona «parece que se podría disminuir esa respuesta inflamatoria y mejorar toda función inmune que tiene nuestro organismo».

«Un enfoque es identificar y tratar la deficiencia de vitamina D, especialmente en personas de alto riesgo como los ancianos, los pacientes con comorbilidades y los que conviven en residencias de mayores, pues son los principales grupos de riesgo de la Covid-19», apunta José L. Hernández, doctor de la Universidad de Cantabria y coautor del estudio.

El investigador explica que «el tratamiento con vitamina D debe recomendarse en pacientes con coronavirus que muestren unos niveles bajos de esta en la sangre, pues esto podría tener efectos beneficiosos tanto en el sistema musculoesquelético como en el inmunológico».

Fuente: El Mundo

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Slider Principal

La tétrica obsesión del feminicida serial de Atizapán; conservó cabello y rostros de sus víctimas

Este fin de semana Andrés Filomeno “N”, de 72 años, fue arrestado por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, después de que fueron encontrados al menos cuatro cuerpos de mujeres en su casa de Atizapán de Zaragoza, pero según su versión podrían ser alrededor de 30 asesinatos los que habría cometido.

Tras la desaparición de Reyna González, el 15 de mayo la policía municipal de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, ingresó a la casa del sujeto en su domicilio localizado en la colonia Lomas de San Miguel. Al realizar el cateo encontraron los restos de Reyna, de 34 años, e indicios de restos de al menos otras cuatro personas.

Dilcya García, fiscal de Delitos de Género en el Estado de México, explicó en un video difundido por el periodista Antonio Nieto que hallaron restos que corresponden a varias mujeres y otros elementos que indican que el sujeto sería un feminicida serial.

“En el cateo que se realiza en la casa del sujeto imputado, hemos encontrado desgraciadamente diferentes indicios humanos: restos óseos, ropa de mujer, credenciales de elector y otros elementos que nos hacen suponer que pudiese ser un feminicida serial”, aseveró.

Sin embargo, tras el paso de los días y de las investigaciones, el horror sigue destapándose ya que se ha descubierto la terrible obsesión por las mujeres más jóvenes que él, la mayoría de treinta y tantos años, el trastornado sujeto las haría que se quedaran con él para siempre de una u otra forma: desolló sus caras y cuero cabelludo y los guardó, como una enferma e inaudita colección.

Reyna, de 34 años

Andrés “N”, de 72 años, fue arrestado por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México luego del feminicidio Reyna González, ella desapareció el vienes tras dirigirse a la casa de este sujeto, lamentablemente fue hallada asesinada en el lugar.

El feminicida serial la mató y sus restos aún estaban en una mesa de comida común, sin embargo ya le había cercenado las extremidades.

Reyna rentó en diferentes lugares de la colonia Lomas de San Miguel en Atizapán de Zaragoza, Estado de México y alrededores, como en la colonia Emiliano Zapata, de acuerdo con documentos en posesión de Infobae México.

Sus vecinos informaron a este medio que González presuntamente tenía una pareja que era o es policía de Tlalnepantla, en el Estado de México; cuando la visitaba, lo hacía abordo de su patrulla, e incluso en uniforme oficial.

Para ganarse la vida, la mujer administraba un local de accesorios para celulares como fundas, cargadores, chips, etcétera, negocio que además, le permitía obtener ingresos para mantener a sus dos pequeñas hijas.

Meses más tarde de comenzar a vivir en Lomas de San Miguel, fuentes anónimas revelaron que percibieron constantes visitas de Andrés “N” a la casa de Reyna González, pero no se trataba de un acoso, pues parecían ponerse de acuerdo para las mismas.

Al tratar de indagar sobre su relación, Andrés únicamente declaró a sus vecinos que se trataba de su sobrina, y al tener acentos parecidos (“se comían letras”, sic), la gente lo recibió como una verdad.

Sin embargo, las visitas comenzaron a ser más frecuentes, hasta el grado de parecer una relación sentimental, pero la diferencia de edades lo hacía poco creíble para los vecinos.

Una de las primeras indagatorias de las autoridades señalan que Reyna rechazó mantener una relación con su agresor, por lo que éste la acuchilló al interior de su casa.

Por otra parte, vecinos aseguraron a Infobae México que se trataba de una mujer muy seria y que únicamente se dirigía con las personas para tratar los asuntos necesarios, luego volvía a sus actividades cotidianas.

Rubicela Gallegos, 32 años

Entre las identificaciones se encontró la de Rubicela Gallegos Castillo, con domicilio en Monterrey, Nuevo León.

En nombre y las características coincidieron inmediatamente con la ficha de búsqueda AF/1093/2019 que la Fiscalía de la Ciudad de México activó desde el 27 de julio de 2019.

Desapareció desde el 20 de julio de ese año, cuando tenía 32 años. El último lugar donde fue vista fue en la colonia San Javier del municipio de Tlalnepantla de Baz, Estado de México. Vestía mallas negras, chaleco café, blusa negra y zapatillas negras.

Sin saber que sería una víctima de Andrés “N”, Rubicela salió de Monterrey para mudarse a la Ciudad de México con la esperanza de desarrollarse y crear un mejor futuro para ella y su hijo quien en ese entonces tenía cinco años.

De acuerdo con el medio digital CCN, quería estudiar Petroquímica, sin embargo, antes consiguió un trabajo en un banco y en sus tiempos libres repartía comida con la aplicación de Uber para poder sostener su nuevo proyecto de vida.

El 20 de julio de 2019 desapareció tras recibir el pedido de un restaurante en la colonia San Javier del municipio de Tlalnepantla. Fue constatado en grabaciones de cámaras de seguridad y con la aplicación de Uber.

Sin embargo, no fue reportada hasta una semana después debido a que el menor se había quedado solo en casa y su familia no supo de la situación hasta que su hermana lo descubrió.

Rubicela había quedado de pasar por ella al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, ya que estaría de visita por unos días, pero nunca llegó, así que optó por ir directamente a la vivienda donde estaba quedándose con su sobrino. Al llegar encontró al menor abandonado.

Tras ello el padre, Armando Gallegos Vázquez, dio cuenta a la Fiscalía de su desaparición, al no ver avances de parte de las autoridades, comenzaron a buscar su paradero sin éxito.

Durante un tiempo el padre de Rubicela y su ex pareja estuvieron en la capital realizando labores de búsqueda, pero al no contar con recursos para hospedarse regresaron a Monterrey con la esperanza de volverla a ver.

Flor Ninive Vizcaíno, 38 años

Flor Ninive Vizcaíno, desapareció en octubre de 2016 en la colonia Tejabanes, en Tlanepantla, nadie la volvió a ver.

Ella vivía con sus dos hijas adolescentes, el fin de semana de su desaparición, ellas se habían ido con su papá, ya que ambos vivían separados, pero a su regreso ya no estaba en casa.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

¿Por qué no hablamos de la medicina basada en el cerebro? Por Dra. Luisa Ulibarri

Dra. Luisa Ulibarri Bobadilla

Para mantener la salud y evitar enfermedades deberíamos echar un vistazo al mundo de nuestra cabeza. Muchos estudios hablan de dietas, otros de hormonas y psicología pero pocas veces se mencionan los suplementos, mismos que pueden ser de gran utilidad en este tema. Para cuidar de nuestra salud cerebral debemos tomar en cuenta todo: química, electricidad, psicología y cognición.

Existen muchas enfermedades que podrían ser tratadas a través de la química del cerebro, evitarnos la visita a múltiples especialistas y años de tratamiento, para lograr esto deberíamos consumir los suplementos necesarios para recobrar nuestra salud cerebral.
¿Qué pensarías si te digo que algunas enfermedades son ocasionadas por un cerebro “tenso”?
En algunas ocasiones, la causa de tener intestino irritable, podría ser la falta de vitaminas que no estás consumiendo adecuadamente. Recuerda que los grandes problemas comienzan siendo pequeños.
Necesitamos aprender a escuchar nuestro cuerpo y evitar que la condiciones persistan, muchas veces aprendemos a ignorar nuestros síntomas y vivir con ellos.
Es importante conocer los síntomas y establecer un tratamiento temprano para preservar nuestro bienestar.
Como médicos es nuestra responsabilidad educar a las personas para que puedan reconocer síntomas tempranos, de esta manera, promover la proactividad para retrasar o evitar enfermedades avanzadas. En tus manos está dirigir a tu cerebro en una dirección más saludable.
Uno de los focos rojos para el inicio de una enfermedad, es la automedicación, lo que hace que los síntomas desaparezcan temporalmente, esto puede ser un acto consciente o inconsciente del consumo de sustancias legales o ilegales, por ejemplo; tenemos sueño y recurrimos al alcohol o medicamentos para dormir, necesitamos energía y tomamos bebidas energetizantes o recurrimos al tabaco, nos sentimos tristes y recurrimos a los carbohidratos, etc.
El resultado de estas conductas es engañar a nuestro cerebro y disminuir la producción de bioquímicos naturales que este necesita y cada vez ser más dependiente de estas sustancias para alcanzar el efecto deseado.
Si ignoramos nuestro cerebro “tenso”, terminaremos por generar un estado de burnout
La cantidad correcta de químicos en nuestro cerebro, genera electricidad suficiente, esta lleva información a todo el cuerpo y define la manera en cómo nos sentimos y actuamos.

La medicina moderna nos plantea alternativas para una vida mucho más saludable.
Si prestas atención a tus síntomas, puedes usar dietas, suplementos, estimulación eléctrica craneal, cambio de hábitos, ejercicios de meditación para llevar una vida y química cerebral más saludables.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto