Conecta con nosotros

Nota Principal

Anuncian endurecimiento de sanciones a quien no atienda restricciones sanitarias por Covid-19

El secretario de Salud, Eduardo Fernández Herrera, pidió a los chihuahuenses ser más responsables ante la pandemia, ya que el ejercicio de las libertades individuales de unos, puede llevar al contagio y la muerte de otros.

En un mensaje dirigido a la sociedad y transmitido a través de las redes sociodigitales de Gobierno del Estado, el funcionario dijo que regresar todo Chihuahua al naranja era necesario, dado el descontrol en el nivel de contagios de las últimas semanas, lo que a su vez, está saturando los hospitales y en consecuencia, está causando un alto número de defunciones.

“Mañana todo Chihuahua transitará al color naranja y esto no es solo un color, es el indicador de que estamos teniendo más contagios, más enfermos, más hospitalizados y más defunciones, que el virus se está diseminando con más velocidad”, destacó.

“La única posibilidad que tenemos para detener esta tendencia es la solidaridad –insistió-, que cada chihuahuense asuma un compromiso personal de que todos hagamos al menos lo elemental”.

Recordó que la libertad individual es el derecho a decidir autónomamente de cada persona en cuanto al ejercicio de sus deberes y derechos, sobre las cuestiones esenciales de su vida pero haciéndose responsable ante la sociedad de las consecuencias de sus decisiones y de los resultados de su propia acción.

“En el caso de la situación de una pandemia, de ésta en particular que estamos viviendo, nuestra libertad termina justo en el momento en que nuestros actos tienen la capacidad de contagiar a otra persona”, señaló.

Informó que ayer hubo una reunión con autoridades municipales y estatales de la ciudad de Chihuahua, y esa reunión será llevada a cabo mañana con autoridades del municipio de Ciudad Juárez y posteriormente con otros municipios
En esta primera reunión se acordó incrementar la supervisión y endurecer las medidas en contra de negocios y personas que no se apeguen a las restricciones de operación establecidas en los acuerdos publicados, expresó.

Dijo que esta es la parte a la que ningún gobierno quiere llegar, es por esto que de nueva cuenta apeló a la buena voluntad y sentido de responsabilidad de todos los chihuahuenses.

El pasado viernes, el gobernador Javier Corral había adelantado que Chihuahua en su totalidad regresa al color naranja.

“La decisión del gobernador, que evidentemente fue apoyada por un servidor como representante del Sector Salud y por el Consejo Estatal de Salud, no fue fácil, es una decisión que sabemos afecta no solo a la actividad económica del estado, toda vez que este término no es solo una frase o un número estadístico”, expresó.

Dijo que detrás de esa situación, están miles de personas que no podrán ejercer su actividad diaria que les da sustento a ellos y a sus familias, “provocando con esto innumerables problemas, sociales, económicos y por qué no decirlo también de salud, de otro tipo de afecciones no relacionadas en forma directa con la propia pandemia”.

Fernández consideró la importancia de repetir lo que se ha venido diciendo consistentemente y por todos los medios posibles: “el regreso a naranja en sí mismo no corregirá la situación, el ir a rojo o regresar a amarillo tampoco, el semáforo solo regula la actividad de los negocios, pero no puede regular el comportamiento de nosotros como seres individuales y libres”.

Mencionó que alrededor del 70% de la población es asintomática o presenta síntomas tan leves que puede inclusive no percatarse de que ha sido contagiado.
Sin embargo, agregó, aunque no presente síntomas, esas personas son capaces de contagiar a un número ilimitado de personas en un periodo de al menos 14 a 20 días.

Entre las personas que un individuo hipotético contacte, habrá personas que si sientan síntomas que pueden ser muy dolorosos y habrá personas también mayores de 65 años y algunos de estos con comorbilidades, las cuales seguramente terminarán en un hospital y si tienen estas comorbilidades tendrán también una alta probabilidad de morir.

Entonces cuestionó: “Hasta dónde tengo el derecho de hacer una fiesta, una boda, una carrera de caballos, una fiesta patronal o cualquier otra actividad que provoque concentración de gente? ¿Hasta dónde tengo el derecho de no usar cubre bocas porque no creo que me pase nada?”

“El ser omisos –añadió-, pone en riesgo a nuestros propios familiares que no son inmunes a la enfermedad, el ser omisos afecta a la actividad económica del estado y con esto el equilibrio financiero y emocional de miles de familias, el ser omiso satura nuestros hospitales, tiene al borde del colapso físico y mental a nuestros héroes de la salud, y tiene al borde de su capacidad al sistema de salud mismo”.

Luego, enumeró una lista de medidas sanitarias para que se utilicen siempre y en todo momento, como lo es el uso del cubrebocas, respetar la sana distancia, lavarse las manos frecuentemente y sin tocar con ellas ojos, nariz ni boca.

Dijo que todo esto se ha repetido hasta el cansancio pero ahora se debe ir más lejos:
-No realizar actividades en grupo
-Resguardarse en casa
-No salir a la calle si no es estrictamente indispensable
-Cuidar a la población vulnerable sobre todo adultos mayores

Fernández agregó que el Sector Salud, en todas sus instancias federal y estatal, seguirá haciendo el mejor esfuerzo.

“No bajaremos los brazos por atenderlos de la mejor manera, pero sin su ayuda no podemos, nuestro deseo de ayudarlos no disminuirá pero nuestra capacidad física, de equipamiento, de medicamentos, de camas es limitada, la capacidad del virus de propagarse no lo es”, agregó.

“Muchas gracias. Les pido chihuahuenses, les suplico chihuahuenses, en nombre del todo el sector salud, de toda la población vulnerable, de todos los que ya cayeron víctimas de esta terrible pandemia, ayúdenos a ayudar”, concluyó el secretario de Salud.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Nota Principal

Limpieza en el Ejército hasta que se demuestre culpabilidad de Cienfuegos: AMLO

El presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, dijo que se realizará una limpieza al interior del Ejército Mexicano hasta que se demuestren los cargos por narcotráfico que la justicia de Estados Unidos le imputa al general Salvador Cienfuegos Zepeda, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con Enrique Peña Nieto (2012-2018).

El mandatario prometió que aquellos involucrados con el caso de Cienfuegos Zepeda y que estuvieran activos en su administración, serían suspendidos y, de requerirse, los pondría a disposición de las autoridades correspondientes, porque no pretende “encubrir a nadie”.

Así lo dijo en una comparecencia a medios durante su gira por Tapanatepec, Oaxaca.

Si las pruebas que tienen en EEUU se demuestra que el general secretario del gobierno anterior, del presidente Peña, está involucrado, tiene que haber castigo, no tiene porque haber impunidad, porque es un delito grave, muy grave; y si hay otros involucrados, lo mismo, que tienen que salir en la investigaciónEl presidente dijo que la presunta conducta criminal del ex titular de la Sedena no debilita a las Fuerzas Armadas (Foto: lopezobrador.org.mx)
El presidente dijo que la presunta conducta criminal del ex titular de la Sedena no debilita a las Fuerzas Armadas (Foto: lopezobrador.org.mx)
López Obrador pidió esperar a la próxima audiencia del martes 20 de octubre, cuando se decidirá si Cienfuegos Zepeda sale libre bajo fianza para enfrentar su proceso en libertad o por el contrario, queda recluido para evitar una posible sustracción a la justicia. Los fiscales piden que el militar quede preso, porque podría huir a México, donde, aseguran, gozaría de protección por sus vínculos con autoridades en funciones.

Al respecto, AMLO agregó que era injusto culpar a toda la institución por la presunta conducta criminal de Cienfuegos Zepeda.

Yo tengo que esperar a que se presenten las pruebas. No se puede, por un mal comportamiento, en el caso de que se demuestre, no se puede juzgar a priori. En caso de que se demuestre que ellos (los fiscales en EEUU) hablan de que tienen las pruebas suficientes que tienen videos, si se prueba, pues entonces se tienen que juzgar al general Cienfuegos, no tiene por qué haber protección no tiene por qué haber impunidad. Pero aún en ese caso, si él resultara responsable, no es lo mismo la conducta el secretario Cienfuegos que una institución como la secretaria de la defensa.

Luego de que fuera arrestado el ex titular de la Sedena del sexenio anterior, el presidente calificó el hecho como lamentable, aunque respaldaba a los actuales mandos porque él los investigó y no aceptó la propuesta de los anteriores en el cargo. También mencionó que estaba convencido de la importancia institucional de las Fuerzas Armadas para el desarrollo del país, pues son pilares del Estado Mexicano.

“Son tan fuertes que ni estos asuntos tan lamentables, como es el involucramiento de un secretario de la Defensa en casos de narcotráfico, las debilitan”, aseveró este viernes 16 de octubre en su conferencia matutina.

Por otra parte, pidió a las autoridades estadounidenses que asumieran su responsabilidad en los casos, por ejemplo, la Administración de Control de Drogas (DEA), dijo AMLO, trabajó en colaboración con Cienfuegos Zepeda y Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad con Felipe Calderón (acusado de beneficiar al Cártel de Sinaloa y también detenido en EEUU).

Y revivió el llamado operativo “Rápido y Furioso”, cuando fueron introducidas 2,000 armas con chip al territorio mexicano con el fin de darles seguimiento, esperando identificar a los responsables del tráfico de armas, pero que finalmente terminaron en manos de los criminales. Esto en el sexenio de Calderón, en un trabajo implementado por la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de EEUU.

También arremetió con la injerencia de la DEA en operativos de militares en México. Reconoció que su homólogo norteamericano, Donald Trump, le ha ofrecido ayuda en reiteradas ocasiones, pero no con ánimos de intromisión extranjera.

Fuente: Infobae

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Nota Principal

Exige AMLO que se investigue a la DEA y respalda al Ejército tras la detención de Cienfuegos

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha cambiado ligeramente el tono de sorpresa del viernes a uno más crítico este sábado cuando salió de Palacio Nacional y regresó a las giras ante los suyos. Tras la detención del general Salvador Cienfuegos, secretario de Defensa durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), acusado por las autoridades estadounidenses de proteger a un cartel, López Obrador ha exigido ahora que se investigue también a la oficina antinarcóticos de Estados Unidos (DEA).

Según el mandatario entre la DEA y Cienfuegos había “un plan conjunto” y la oficina estadounidense “estaba completamente metida en la Secretaría de Marina”. López Obrador ha pedido que la DEA informe sobre su participación en estos casos “porque indudablemente ellos convivieron tanto con García Luna como con el general secretario del sexenio pasado. ¿Y ellos no tuvieron responsabilidad, por ejemplo, en la instrucción de las armas en el operativo de Rápido y Furioso, que fue una propuesta aplicada desde Estados Unidos?”, ha dicho durante un acto público en Oaxaca, en referencia al polémico operativo. Entre 2006 y 2011 la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) vendió más de 2.000 armas con chip a presuntos criminales para rastrearlas generando nuevas muertes sin aclarar.

“¿Por qué solo se acusa, se involucra a quienes han participado en estos hechos en México y ellos no hacen una autocrítica, una reflexión de toda la intromisión de esas agencias en México, porque sin duda ellos operaban, entraban con absoluta libertad al país, hacían lo que querían. Claro, se los permitían”, ha reprochado el mandatario a los gobiernos anteriores aunque alejándose en varios lustros del asunto que esta semana ha conmocionado la relación entre los dos países. Desde que llegó al poder hace dos años López Obrador ha presumido su buena relación con Donald Trump pero el desprecio exhibido durante la detención de Cienfuegos, ha dejado tocado el amor propio nacional. Cuando se refirió al presidente estadounidense López Obrador ha dicho que le había ofrecido ayuda “pero no con la intención de querer meterse en México, sino para ayudar”.

En clave nacional el mandatario ha rebajado el tono expeditivo de otras ocasiones frente a las ilegalidades detectadas y sacado el guante de seda con los militares al descartar una “limpia” al interior de las Fuerzas Armadas hasta que no se conozcan las pruebas contra quiénes habrían colaborado con Cienfuegos. “No es profesional y no es justo culpar a toda la oficialía del Ejército de estar involucrada con este caso, repito, si es que se demuestra. Aun en ese caso, si él resultara responsable, no es lo mismo el general secretario Cienfuegos que una institución como la SEDENA“, ha insistido.

López Obrador ha reconocido que nunca se ha investigado al general porque no existe una denuncia, ni información para llevarla a cabo. Según el actual secretario de la Defensa Nacional Luis Cresencio Sandoval, “no se tenía esa impresión de que el secretario estuviera involucrado en este asunto”, ha revelado el mandatario sobre la conversación que mantuvieron. Para López Obrador, la acusación -proteger a un cártel para el tráfico de droga- se trata de un delito “muy grave” que debe ser castigado. “Si esos oficiales están todavía en activo, tienen que ser retirados de sus cargos y sometidos a juicios para que se aplique la ley y no haya impunidad”.

El Gobierno de México fue sorprendido la noche del jueves con la detención en Los Ángeles (California) del hombre fuerte en la lucha contra el crimen entre 2012 y 2018 cuando el país llegaba a los 70 muertos diarios por la guerra entre y contra los cárteles de la droga. El viernes López Obrador definió la detención como algo “inédito” pero su reacción este sábado ha basculado entre el reproche a la DEA por hechos del pasado y el tibio abrazo a las Fuerzas Armadas, que se han convertido en pilar fundamental de su gestión. El Gobierno mantiene desplegados en todo el país para enfrentar al crimen organizado a casi 100.000 soldados, muchos de ellos salidos de pueblos como el de Oaxaca en el que hablaba.

Fuente: El País

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Nota Principal

“El Padrino”, así le decían los ‘narcos’ al general Cienfuegos

Azam Ahmed y Alan Feuer, reporteros de The New York Times, cuentan esta tarde una historia de no creerse.

Agentes de inteligencia de Estados Unidos tenían bajo escucha a los miembros de un cartel mexicano cuando empezaron a hablar de una figura poderosa y sombría conocida como “El Padrino”.

“Los agentes se habían estado acercando a él durante meses, sospechando que esta figura central en el tráfico de drogas era un alto funcionario del Ejército mexicano. De repente, una de las personas vigiladas le dijo a sus compañeros de cártel que ‘El Padrino’ estaba en la televisión en ese mismo momento. Los agentes revisaron rápidamente para ver quién era. Encontraron que era el Secretario de Defensa Nacional, el General Salvador Cienfuegos Zepeda”.

Eso se lo contaron cuatro funcionarios estadounidenses involucrados en la investigación que tiene en estos momentos al General en una prisión.“En ese momento, dicen las autoridades, finalmente confirmaron que el patrón misterioso de uno de los cárteles de la droga más violentos del país era en realidad el líder encargado de librar la guerra de México contra el crimen organizado”.

Azam Ahmed y Alan Feuer agregan:
“Fue una muestra impresionante de cuán profundo corren los lazos del crimen organizado en México, y el jueves por la noche, las autoridades estadounidenses detuvieron al General Cienfuegos en el aeropuerto de Los Ángeles mientras viajaba con su familia. Incluso para México, un país habituado a menudo a la violencia y la corrupción implacables que se han apoderado de él durante años, el arresto fue nada menos que extraordinario, rompiendo el velo de invencibilidad que las Fuerzas Armadas han disfrutado durante mucho tiempo”.

Cienfuegos, quien fue el Secretario de la Defensa de 2012 a 2018, está acusado de lavado de dinero y traficar con heroína, cocaína, metanfetaminas y marihuana desde fines de 2015 y hasta principios de 2017, según la acusación revelada en el Distrito Este de Nueva York. Los cargos son el resultado de una operación encubierta de varios años que los investigadores llamaron “Operación Padrino”. El General Cienfuegos dirigió las operaciones militares lejos del cartel y hacia sus rivales. Algo muy parecido a lo que, dicen las autoridades, hizo Genaro García Luna mientras conducía la guerra armada de Felipe Calderón Hinojosa.

La detención en Estados Unidos de un exsecretario de Defensa por vínculos con el narcotráfico sacudió a México y asestó un duro golpe a la credibilidad de las fuerzas armadas del país, a las que el actual presidente ha involucrado cada vez en más actividades.

El mandatario Andrés Manuel López Obrador dijo el viernes que el arresto del general Salvador Cienfuegos la víspera en Los Ángeles es un hecho “lamentable” que deberá probarse y “una muestra inequívoca de la descomposición del régimen” durante los gobiernos de sus predecesores.

Y aunque garantizó que se perseguirá a posibles cómplices, reiteró su apoyo a los actuales mandos de las fuerzas armadas.

“Todos los que resulten involucrados en este asunto… en la Secretaría de la Defensa, van a ser suspendidos, retirados y, si es el caso, puestos a disposición de las autoridades competentes”, afirmó. “No vamos a encubrir a nadie, ya pasó ese tiempo”.

Sin embargo, algunos analistas consideraron que el golpe no sólo afecta a las administraciones pasadas sino que es un cuestionamiento a los cada vez más poderosos militares mexicanos y a toda la estrategia contra los cárteles que desde hace décadas se apoya fundamentalmente en las fuerzas armadas.

“Es un golpe brutal al combate a la delincuencia organizada”, afirmó Guadalupe Correa-Cabrera, profesora asociada de la universidad estadounidense George Mason.

Cienfuegos encabezó a las fuerzas armadas de 2012 a 2018 durante el Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto. Fue arrestado el jueves por pedido de la agencia antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) y el viernes fiscales en Nueva York presentaron cargos en su contra por asociación delictuosa para distribuir e importar drogas y lavado de dinero.

Durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador indicó que hace dos semanas la embajadora mexicana en Washington, Martha Bárcena, le había adelantado que había una investigación en marcha contra Cienfuegos en el país vecino pero no sabía los detalles. Agregó que no hay abierta ninguna indagatoria en México contra el general.

Fuente: SinEmbargo

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto