Conecta con nosotros

Resto del mundo

Bolsonaro dice que acabará con la deforestación ilegal antes de 2030 y se compromete a reducir un 40 % las emisiones

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo este jueves, en el marco de la Cumbre de Líderes sobre el Clima, que acabará con la deforestación ilegal antes de 2030 y se comprometió a reducir en un 40 % las emisiones hasta esa fecha. Sin embargo, desde que llegó al poder hace más de dos años, la deforestación en la Amazonía no ha parado de aumentar.

En su breve discurso, el ultraderechista reiteró el compromiso de reducir la emisiones en un 37 % para 2025 y en un 40 % hasta 2030 y afirmó que duplicará los recursos destinados a las acciones de fiscalización ambiental.

El mandatario brasileño también pidió ayuda a nivel internacional para solucionar los «problemas» en la Amazonía. «Ante la magnitud de los obstáculos, incluidos los financieros, es fundamental poder contar con la contribución de países, empresas, entidades y personas dispuestas a actuar de manera inmediata, real y de forma constructiva en la solución de estos problemas», afirmó.

Bolsonaro aseguró que Brasil buscará la neutralidad de carbono para 2050. «Determiné que nuestra neutralidad climática en Brasil se alcanzará para 2050. Por lo tanto, lo adelanto en diez años a lo previamente anunciado», espetó.

Según declaró recientemente el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, si Brasil recibe 1.000 millones de dólares de ayuda de la comunidad internacional se podría reducir hasta en un 40 % la deforestación ilegal de la selva amazónica.

Para los especialistas, la Cumbre del Clima ha supuesto uno de los mayores desafíos diplomáticos para Bolsonaro, más cercano a la anterior administración de Donald Trump y que se ha visto obligado a moderar su discurso con la llegada de Joe Biden a la Presidencia.

También ha expuesto la falta de compromiso de su Gobierno con las metas que estableció cumplir al firmar el Acuerdo de París en 2015 y con las que ya se comprometió, entre otras cosas, a terminar con la deforestación ilegal en 2030.

Entre agosto de 2019 y julio de 2020, la deforestación alcanzó 11.088 kilómetros cuadrados, un aumento del 9,5 % frente al mismo periodo del año anterior.

«Brasil terminó la cúpula de líderes como entró: desacreditado. Bolsonaro pasó la mitad de su discurso pidiendo dinero para alcanzar conquistas medioambientales, que su gobierno intenta destruir desde hacer dos años», comentó en Twitter Marcio Astrini, secretario ejecutivo de la ONG Observatorio del Clima.

Bolsonaro rebaja el tono

Durante la campaña electoral, Biden dijo que de ser electo conversaría con otras naciones para dar a Brasilia un fondo de 20.000 millones de dólares, con el objetivo de acabar con la deforestación. Bolsonaro rechazó la idea, afirmando que no aceptaría «sobornos, criminales demarcaciones o infundadas amenazas».

o, el propio Bolsonaro mandó la semana pasada una carta a su homólogo estadounidense pidiendo recursos para erradicar la deforestación ilegal. Washington pidió «acciones inmediatas» para lograr «resultados concretos».

Esa misma semana, se anunció el reemplazo del superintendente policial del estado de Amazonas, Alexandre Saraiva, después de que este pidiese una investigación contra Salles por presuntamente entorpecer la actuación fiscalizadora del Gobierno en relación con delitos ambientales, como la tala ilegal.

Además de aumentar la deforestación, durante el gobierno de Bolsonaro –a favor de la explotación económica de reservas naturales y tierras indígenas– se han debilitado significativamente los órganos de fiscalización ambiental, como el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama), y se han flexibilizado las normas de protección ambiental.

Diferentes personalidades de Brasil, entre ellas varios exministros, enviaron una carta a los participantes de la Cumbre del Clima para advertir que «frente a la presión internacional y de la sociedad brasileña, el Gobierno de Bolsonaro ha cambiado su discurso, pero no de política«.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Resto del mundo

Alertan sobre WhatsApp Pink, una nueva ‘app’ maliciosa: ¿cómo funciona y cómo protegerse de ella?

Varios expertos en seguridad informática avisaron la pasada semana de que detrás de la nueva ‘app’ WhatsApp Pink, que promete cambiar el color de la interfaz de la plataforma de mensajería a rosa, se esconde un ‘malware’.

Rajshekhar Rajaharia, investigador de ciberseguridad, detalló en su cuenta de Twitter que el programa malicioso se distribuye a través de mensajes en los chats de WhatsApp para Android, en los que aseguran que es una actualización oficial de la aplicación y tiene un enlace de descarga de un archivo con extensión ‘.apk’.

Al descargarla, los usuarios recibirán un troyano y podrán perder por completo el control de su ‘smartphone’, afirmó el especialista y añadió que el programa se oculta automáticamente de la pantalla principal después de ser instalada.

Por su parte, el investigador de la compañía eslovaca de seguridad informática ESET, Lukas Stefanko, explicó al portal WeLiveSecurity que este programa es una variante de un ‘malware’ con características de ‘gusano’, que fue detectado el pasado mes de enero.

El experto declaró que la nueva versión «no envía respuestas automáticas solo a los mensajes que llegan de WhatsApp, sino también a los mensajes recibidos en otras aplicaciones de mensajería instantánea», como WhatsApp Business, Signal, Skype, Viber o Telegram.

¿Cómo estar a salvo del virus de WhatsApp Pink?

Para desinstalar el ‘malware’ es necesario acceder a los ajustes del teléfono móvil y encontrar la sección de ‘Almacenamiento’ o ‘Aplicaciones’, dependiendo del modelo del dispositivo, y revisar la lista de aplicaciones instaladas. Allí se pueden desinstalar todas las ‘apps’ ocultas, explica Rajaharia.

Además, recomendó desconectar todos los dispositivos de Whatsapp Web; borrar la caché del navegador; comprobar los permisos que tienen todas las aplicaciones; y si se encuentra algún permiso sospechoso para alguna aplicación, hay que anularlo.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Monje budista se corta la cabeza con una guillotina para complacer a Buda y reencarnarse en un «ser espiritual superior»

Thammakorn Wangpreecha, un monje budista de 68 años, fue encontrado muerto el pasado 15 de abril en el templo Wat Phu Hin en la provincia de Nong Bua Lamphu, en el noreste de Tailandia, luego de haberse autodecapitado con una guillotina con el aparente objetivo de reencarnarse en un «ser espiritual superior», informan medios locales.

El sobrino del monje, Booncherd Boonrod, descubrió el cuerpo y aseguró que los planes de su tío quedaron inscritos en una placa de mármol.

«En la carta decía que cortarse la cabeza era su forma de alabar a Buda y que había estado planeándolo durante cinco años«, relató Boonrod. «Su deseo era ofrecer su cabeza y su alma para que el Señor pudiera ayudarlo a reencarnarse en un ser espiritual superior en la próxima vida».

Supuestamente, el monje colocó una guillotina improvisada junto a la estatua de una deidad budista de tal forma que su cabeza, una vez cortada, pareciera estar siendo sostenida por la figura religiosa.

Más de 300 devotos participaron en el rito funerario. El cuerpo de Wangpreecha fue colocado dentro de un ataúd y su cabeza dentro de un frasco. Luego, los restos fueron llevados hasta un bosque, donde fueron incinerados.

«Cumplió su objetivo y encontró la luz», dijo uno de los seguidores del monje, quien sirvió en Wat Phu Hin durante once años.

No obstante, pese a que algunos alaban la decisión tomada por Wangpreecha, la Oficina Nacional de Budismo pidió ayuda al gobierno local para explicar a los residentes del área que ese tipo de prácticas no es fomentada por la religión.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto