Conecta con nosotros

Resto del mundo

Burger King pide comprar en McDonald’s

La cadena de hamburguesas Burger King hizo lo impensable… pidió a los consumidores comprar una Big Mac en McDonald’s y todo por una buena causa, conservar el trabajo de miles de personas que en ese momento requieren apoyo debido a la crisis que se ha generado por la pandemia de covid-19.

La acción fue aplaudida por usuarios de redes sociales, quienes destacaron la solidaridad del restaurante de comida rápida y la publicación se hizo viral.

Burger King también llamó a ir a todos los restaurantes sin importar si son pizzerías, taquerías, tortas, pozolería o cualquiera de las otras cadenas de comida independiente.

«PIDE MCDONALDS’S. Nunca pensamos que te pediríamos esto. Al igual que nunca pensamos que te animariamos a que pidas en Domino’s, KFC, El Califa, Carl’s Jr., Bisquets Obregón, La Casa de Toño, Little Caesars, Sushi Itto, Fishers, Tortas Hipocampo, Vips… o cualquiera de las otras cadenas de comida independiente (de comida rápida o no tan rápida)”, se lee en el mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

Burger King apeló a la solidad de los comensales pues “los restaurantes que le dan trabajo a miles de personas realmente necesitan tu apoyo en este momento”.

Fuente: Excelsior

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Resto del mundo

De profesor universitario a multimillonario por ayudar a combatir Covid-19

Cada vez que está infectado por una bacteria o un virus, su sistema inmunológico trabaja para crear tratamientos para derrotarlo. Molecularmente cada persona es única y estas diminutas células o anticuerpos, destruyen a estos invasores o los marcan para que otras células asesinas los rastreen.

Carl Hansen, de 46 años, se está volviendo loco mientras describe el proceso sobre Zoom. “Podemos producir 100 billones de anticuerpos diferentes”, exclama. “El sistema inmunológico es espectacular más allá de toda descripción”, dice en entrevista con Forbes.

Si esas palabras suenan más a las de un profesor universitario, que a las de un CEO de una compañía de biotecnología valuada en más de 13 mil millones de dólares, hay una razón: Hansen era un profesor, hasta 2019, cuando dejó la enseñanza para concentrarse en AbCellera Biologics, con sede en Vancouver, cofundada con colegas investigadores de la Universidad de Columbia Británica en 2012. “Las universidades son muy buenas para probar nuevas ideas y buscar qué camino podría ser eficaz”, dice.

La inclinación académica del equipo ha jugado un papel central en el desarrollo de la firma. Casi todas las nuevas empresas de biotecnología desarrollan un puñado de objetivos de tratamiento y luego pasan los próximos 8 a 12 años desarrollando dichos medicamentos, con la esperanza de llevar al menos uno de ellos al mercado.

Un elemento que no es seguro, ni tampoco común: menos del 10% de los medicamentos nuevos llegan hasta el final. Pero cuando lo hacen, tienden a ser éxitos de taquilla: siete de los diez medicamentos más vendidos en 2018 fueron tratamientos con anticuerpos, incluido el medicamento inmunosupresor de AbbVie que ha generado ingresos por arriba de los 19 mil millones de dólares a Humira y el medicamento contra el cáncer de Merck Keytruda, que generó más de 11 mil millones dólares en 2019.

Sin embargo, AbCellera adopta un enfoque muy diferente. En lugar de intentar construir una compañía farmacéutica verticalmente integrada, se centra únicamente en el proceso de descubrimiento. Esa es la parte del desarrollo de medicamentos que es más temprana y más esencial: es allí donde se seleccionan las perspectivas de tratamiento más prometedoras, se someten a pruebas de laboratorio tempranas y luego se pasan a través del proceso de aprobación.

Pero AbCellera, que recaudó 105 millones de dólares de inversores como Peter Thiel, la Universidad de Minnesota y OrbiMed en mayo y alcanzó una valoración de mercado 4,800 millones de dólares, según PitchBook, seis meses antes de salir a bolsa, no está interesada en llevar el proceso de principio a fin.

En cambio, ofrece lo que podría describirse como “descubrimiento de fármacos como servicio”. Trabaja con 90 empresas externas, incluidos los gigantes farmacéuticos Pfizer, Gilead y Novartis. Esas empresas piden a la biotecnología que encuentre anticuerpos que cumplan con ciertos criterios. AbCellera luego usa su tecnología patentada para encontrar prospectos.

En su éxito de más alto perfil hasta la fecha, AbCellera examinó miles de anticuerpos derivados de la sangre de personas que se habían recuperado de Covid-19 para identificar los anticuerpos que hicieron el mejor trabajo en la lucha contra el virus. Luego entregó los anticuerpos más prometedores a la compañía farmacéutica Eli Lilly.

Los ensayos clínicos de uno de esos anticuerpos, bamlanivimab, comenzaron en mayo, solo 90 días después de que comenzara la asociación entre ambas firmas. Las pruebas encontraron que los pacientes con casos leves o moderados tuvieron buenos resultados, y en noviembre, el anticuerpo recibió la autorización de uso de emergencia de la FDA.

El gobierno federal se ha comprometido a comprar 950.000 dosis del fármaco por 1,200 millones de dólares. Eli Lilly emitió una guía a mediados de diciembre esperando hasta 2 mil millones de dólares en ingresos de medicamentos terapéuticos para Covid-19 en 2021, la mayor parte de los cuales provendrán de bamlanivimab.

AbCellera, que reservó 25 millones de dólares hasta fines de septiembre de 2020, obtendrá regalías estimadas por 270 millones de dólares sobre esas ventas, de acuerdo con Credit Suisse.

AbCellera también busca acelerar el tiempo que lleva desarrollar sus terapias con anticuerpos. El marco de tiempo más corto ahorra millones de dólares en costos de desarrollo, al tiempo que permite que los ingresos lleguen antes de lo esperado. “Desde una perspectiva financiera, cada año que ahorra es un enorme costo de oportunidad para los inversores”, dice Gal Munda, analista de Berenberg Capital Markets.

Hansen ahora tiene una fortuna valuada en 3 mil millones dólares, gracias a la oferta pública inicial de diciembre de la compañía. Cuando se le preguntó sobre su meteórico ascenso en el club de las tres comas, Hansen es discreto: “Se siente un poco surrealista”. Es más elocuente sobre el éxito de la biotecnología: “Si este ejemplo de Covid muestra una cosa, para mí, es la corroboración de nuestro modelo de negocio y la tecnología”.

Fuente: FORBES

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Vacuna anti-covid aniquilaría medio millón de tiburones

El Covid-19 ha cobrado la vida de 2.16 millones de personas en el mundo; la cifra aumenta cada momento pero el ser humano no sería el único devastado con la pandemia.

Y es que podrían agregarse a la lista mortal al menos medio millón de tiburones, ya que de estos animales se obtiene una sustancia para la elaboración de la vacuna contra el coronavirus.

“El escualeno es uno de los activos de las vacunas anti-Covid-19, este se obtiene desde el aceite de hígado de tiburón, por lo que ahora hay organizaciones que piden la búsqueda de otras sustancias y así evitar la muerte de estos animales”, cita el portal medio-tiempo.

El medio agrega que según información científica, el escualeno es usado en algunas vacunas para reforzar la respuesta inmune; la de la gripe por ejemplo cuenta con diez miligramos de esta sustancia.

Pero para combatir el coronavirus se necesitan millones de toneladas de escualeno, lo que requerirá de la muerte de entre 2 mil 500 y 3 mil tiburones por tonelada.

El medio señala que Shark Allies, organización de California ya denunció el riesgo que corren los tiburones.

Según la organización, serían 259 mil tiburones los que se necesitarán para una dosis de vacunas, pero el número se duplica porque se ocupan dos dosis.

Las especies más afectadas serían las de tiburón peregrino y el devorador.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto