Conecta con nosotros

Resto del mundo

Decapitan a profesor de secundaria cerca de París tras clase de libertad de expresión

Nueve personas han sido detenidas en relación con la decapitación de Samuel Paty, un profesor de escuela de 47 años que había dado clases sobre la libertad de expresión y las caricaturas de Mahoma publicadas en la revista Charlie Hebdo. El hecho se registró en Conflans-Sainte-Honorine, a 50 kilómetros de París.

De los nueve detenidos, cuatro eran familiares del terrorista, un hombre nacido hace 18 años en Moscú y de origen checheno, según la prensa francesa. Entre los otros cinco figura el padre de una alumna que, en los días previos al atentado, agitó las redes sociales con mensajes contra el profesor. El terrorista murió por los disparos de la policía.

En un país acostumbrado por desgracia a los atentados islamistas —la matanza en Charlie Hebdo y en un supermercado judío en enero de 2015, que ahora se juzga en París, y los atentados de noviembre del mismo año en la sala de fiestas Bataclan y otros lugares de la capital—, la decapitación de Conflans-Sainte-Honorine tiene un carácter distinto. Por primera vez, el terrorismo golpea al corazón de la República, que es la escuela. Y por primera vez la víctima es un profesor que hacía su trabajo: educar a los futuros ciudadanos adultos. “No pasarán”, prometió el presidente francés, Emmanuel Macron.

“Ha ocurrido en Conflans, pero podría haber podido ocurrir en cualquier de Francia”. A Jeanine Vinouze, directora ya jubilada de otra escuela en la ciudad, exconcejal socialista en el Ayuntamiento y vecina del barrio, le tiemblan las manos y las piernas mientras habla. “Al principio creí que había habido un accidente. Después me di cuenta. Cuando entendía que era un profe y delante de la escuela… Es inimaginable, inconcebible.”

El misterio, y el motivo de un debate encendido en Francia sobre las condiciones que propician los actos terroristas, cómo una polémica entre padres y alumnos, y una campaña contra un profesor por hacer su trabajo, acabó en un crimen que reaviva la pesadilla de los ataques yihadistas de los últimos años en Francia. La Fiscalía Antiterrorista investiga el caso como un “asesinato en relación con un acto terrorista” y como una “asociación de malhechores terrorista y criminal”.

El viernes, a las cinco de la tarde, el terrorista se acercó con un cuchillo de grandes dimensiones al Collège du Bois-D’Aulne, una escuela secundaria rodeada de campos de deportes y en un barrio residencial de clase media en el extremo de la ciudad. Localizó al profesor de historia. Y cortó le la cabeza. La policía, alertada por un vecino, acudió en seguida. El asesino tuvo tiempo de tomar una fotografía del cadáver y difundirla en Twitter. Los agentes le instaron a deponer el arma y dispararon.

Samuel Paty era lo que el escritor de principios del siglo XX Charles Péguy llamó los “húsares negros”, los soldados con tiza y pizarra que llevaban a todos los rincones de la nación los valores de liberté, égalité, fraternité, inscritos en la fachada de esta y de todas las escuelas de la República.

Los alumnos que este sábado acudieron a la escuela para deponer flores en memoria del maestro o para hablar con los psicólogos, le recordaban —el verbo recordar todavía se les hacía extraño: lo había visto menos de un día antes— con gratitud y emoción. “Era alguien sonriente y alegre, próximo de los alumnos y orgulloso de ellos. Siempre nos animaba a hacerlo mejor”, dice una de las alumnas de tercer curso, Elionor Do Nascimento, de 14 años.

El viernes era el último día de clase. Los alumnos del tercer curso en el Collège du Bois-D’Aulne en Conflants-Saint-Honorine se preparaban para las dos semanas de vacaciones de Todos los Santos. En la clase de tercero del profesor Samuel Paty se habló de asuntos diversos. De las desigualdades entre los países ricos y pobres, y también de la Segunda Guerra Mundial. Las clases de monsieur Paty eran así. Conectaba temas distintos, explica Do Nascimento. “Nos deseó buenas vacaciones y nos dijo que nos veríamos en el regreso a las clases”.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Resto del mundo

91 profesores están de baja médica en Madrid tras recibir la vacuna de AstraZeneca

Al menos 91 docentes de Leganés (Madrid) no acudieron el lunes a dar clase, al estar de baja por los efectos secundarios “normales” de la vacuna AstraZeneca ?”fiebre o malestar general”, que les inyectaron el fin de semana, según la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (FAPA) Giner de los Ríos.

Se calcula que “entre un tercio y la mitad de los vacunados está de baja”. El Gobierno regional, que cifra en 24.176 los profesores que ya han recibido la primera dosis, solo admite que el lunes “se produjeron más de medio centenar de bajas”, pero no detalla en qué municipios o centros. La FAPA sospecha que son muchos más los afectados, ya que se vacunó en “Torrejón de Ardoz, Coslada, Fuenlabrada, Getafe, San Fernando de Henares y parte de la capital”.

Según las cifras que maneja Mari Carmen Morillas, presidenta de la FAPA, el centro más afectado en Leganés es el colegio Manuel Vázquez Montalbán, con 15 bajas. Le siguen los centros Constitución de 1812 e IES José de Churriguera, con 13 en cada uno. También se han contabilizado en el Luis de Góngora (10), el Carmen Conde (nueve), el Víctor Pradera (ocho), el IES Isaac Albéniz y el CEIP Miguel Delibes (siete), el Andrés Segovia (cinco), el José María de Pereda (cuatro, que al ser de línea uno “es mucho”). Además, en el Francisco de Quevedo “no había docentes para atender 10 clases” y en el CEIP Aben Hazam, para seis. La FAPA considera que “esto mismo puede estar pasando en mayor o menor medida en el resto de las localidades”. Por su parte, Isabel Galvín, responsable de Educación de CC OO Madrid, asegura que entre un tercio y la mitad de los vacunados “ha tenido efectos secundarios y está en casa y hay claustros con hasta 18 docentes de baja”.

Mientras, la información oficial es escasa. Educación remite a Sanidad y Sanidad, a Educación. “No disponemos de datos de bajas de profesores”, se limita a responder un portavoz de la primera consejería. “La vacunación es una instrucción sanitaria”, replica otro de la segunda, aunque confirma que “el lunes se produjeron más de medio centenar de bajas”. “No se están produciendo de manera exponencial, sino en algunos centros y de forma puntual”, subraya el mismo portavoz, que solo concreta que son “de la zona sur”. “No se dispone de un listado de bajas por vacunación ni de ninguna enfermedad”, puntualiza. ¿Y este martes, cuántas se han producido? “No hemos tenido conocimiento de ninguna”.

Durante un acto esta mañana, el consejero de Educación, Enrique Ossorio, también ha remitido a Sanidad. “La vacunación la llevan las autoridades sanitarias. Nuestra colaboración ha consistido en dar los listados de docentes”, ha indicado, para precisar que “se han vacunado ya a 18.000”, una velocidad “importante”. A primera hora de la tarde, Sanidad ha actualizado el dato: 24.176. “Lógicamente, es normal que haya algunos casos de consecuencias sobre la salud, siempre leves y que hay que asumir. Hay pequeñas ausencias en los centros, unas 50, pero los directores ya tienen las herramientas para mantener las clases. En lo que va de curso hemos cubierto 11.000 bajas”, ha concluido.

¿Cuáles son los efectos secundarios? “Fiebre, en algunos casos alta, y malestar general, los normales de la vacuna”, subrayan la FAPA y CC OO, partidarios de la vacunación y de que los profesores sean un sector prioritario. El problema, a su juicio, es el modo en el que se está realizando. “Madrid está vacunando a claustros completos en los mismos centros el mismo día y eso no puede ser”, lamenta Morillas. Galvín también denuncia que el proceso, que empezó el jueves por la tarde, se esté haciendo “sin plan, de un día para otro y sin atender a las peticiones de los centros”.

Morillas ha pedido al Gobierno regional “una adecuada gestión y planificación de las vacunas” y que se realice “de forma escalonada” para evitar lo que está ocurriendo. Galvín también reclama “una vacunación ordenada, escalonada y en coordinación con los equipos directivos”, para pedir a Educación y Sanidad que aclaren “qué va a pasar con los mayores de 55 años y con los que tienen enfermedades no compatibles con la vacuna, un tercio de todos los docentes”.

“Otras comunidades lo están gestionando mejor. En Galicia se los está citando por orden alfabético y en Navarra y Cataluña es el profesor el que concierta una cita en su centro de salud”, explica la FAPA. ¿Cómo asumen los centros tantas ausencias? Según los padres, algunos han remitido circulares para que los niños no acudiesen a clase, pero en varios casos llegaron cuando ya estaban en el desayuno. “Los directores se han encontrado con faltas y sin poder tomar medidas extraordinarias. A los alumnos no se los puede juntar por la covid e Inspección no deja mandarlos a casa”, critica Galvín. En la práctica, “se han apañado cono han podido”. “Los centros se han organizado para continuar las clases”, afirma Educación. ¿Y cómo? No lo aclara: “El equipo directivo actúa, como es habitual en el caso de indisposiciones, adoptando aquellas medidas que crean oportunas para mantener la actividad normal”.

Fuente: El País

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Un gallo que intentaba escapar mata a su dueño durante una pelea ilegal en India

Un gallo de peleas, equipado con una cuchilla atada a una de sus patas a modo de espolón, mató a su dueño en un intento de escapar, provocando una persecución policial de los organizadores del evento, que tuvo lugar en el pueblo indio de Lothunur, en el estado de Telangana.

El ave le infligió heridas graves al hombre en su entrepierna. La víctima murió de una hemorragia antes de llegar al centro médico.

El animal fue enviado por las autoridades a una granja avícola, mientras la policía está buscando a 15 personas involucradas en el espectáculo. Los promotores podrían enfrentar cargos de homicidio, apuestas ilegales y organización de evento ilegal.

Las peleas de gallos están prohibidas en la India, pero siguen siendo comunes en las áreas rurales de varios estados, particularmente durante el festival hindú de Makar Sankranti.

Los gallos, criados especialmente para este propósito, están dotados de cuchillas o espadas de 7.5 centímetros de longitud, atadas a sus patas para enfrentar a sus oponente.

Miles de gallos mueren cada año en estos combates que, a pesar de los esfuerzos de la Policía y los activistas de defensa de los animales, proliferan. Cabe señalar que estos incidentes suelen ocurrir con frecuencia.

Fuente: RT

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto