Conecta con nosotros

Resto del mundo

El jefe del Pentágono advierte de que la próxima gran guerra será «muy diferente»

Washington tiene que prepararse ante un posible conflicto futuro que, en caso de estallar, no se parecerá en nada a «las viejas guerras», según advirtió el viernes el jefe del Pentágono, Lloyd Austin, que subrayó la necesidad de que la defensa estadounidense asuma una «nueva visión».

En su primer gran discurso político, pronunciado con motivo de su visita al Comando del Pacífico de EE.UU. en Pearl Harbor, Hawái, el secretario de Defensa aseguró que «la forma en la que combatiremos en la próxima gran guerra será muy diferente a la forma en que peleamos en las últimas».

Por esa razón, pidió aprovechar los avances tecnológicos y una mejor integración de las operaciones militares a escala mundial para «comprender más rápido, decidir más rápido y actuar más rápido«.

«No podemos predecir el futuro», admitió Austin, que resumió así lo que necesita EE.UU. en el ámbito de la Defensa: «una combinación correcta de tecnología, conceptos operativos y capacidades, todos entretejidos de tal forma en red que sea tan creíble, tan flexible y tan formidable que hará que cualquier adversario se detenga».

«La piedra angular es la disuasión»

Al mismo tiempo, el jefe del Pentágono se hizo eco de la promesa del presidente Joe Biden de poner la diplomacia en primer lugar en la política exterior estadounidense. En este sentido, detalló que Washington continuará persuadiendo a los enemigos potenciales de que «los costos y riesgos de la agresión no concuerdan con ningún beneficio concebible».

«La piedra angular de la defensa de EE.UU. sigue siendo la disuasión, asegurar que nuestros adversarios comprendan la locura de un conflicto abierto», apuntó Austin, que no mencionó explícitamente a ningún rival.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Resto del mundo

La NASA suspende el contrato millonario del módulo de alunizaje de SpaceX después de la protesta de sus rivales

La alegría de Elon Musk por que SpaceX obtuviera el contrato de la NASA para desarrollar el módulo de alunizaje del programa Artemis habría sido prematura, ya que los desafíos legales de sus rivales, Dynetics y Blue Origins, han provocado que la agencia espacial estadounidense suspenda los trabajos del proyecto.

Detener el desarrollo del Sistema de Aterrizaje Humano (HLS, por sus siglas en inglés) hasta que la Oficina de Auditoría de EE.UU. (GAO, por sus siglas en inglés) tome una decisión sobre los dos reclamos, significa que la empresa de Musk no recibirá de inmediato la primera parte del contrato de 2.900 millones de dólares, ni comenzará las conversaciones iniciales con la NASA, reseña Reuters.

«La NASA instruyó a SpaceX que el progreso en el contrato HLS se ha suspendido hasta que GAO resuelva todos los litigios pendientes relacionados con esta adquisición», anunció la portavoz de la agencia espacial estadounidense, Monica Witt, citando las protestas de los dos rivales.

El programa Artemis, que tiene como fin establecer presencia humana permanente, tanto en la superficie como en la órbita lunar, fue lanzado durante el mandato de Donald Trump. Se contemplaba que los astronautas volverían a pisar la superficie lunar para 2024, pero la Administración Biden asegura que la fecha está siendo revisada.

Las protestas de Blue Origin y Dynetics

La decisión se toma apenas dos semanas después de que la NASA otorgara a SpaceX el contrato con un valor total de 2.890 millones de dólares. El Starship de Musk fue seleccionado como base para el HLS, superando las propuestas de Blue Origin (la compañía aeroespacial del fundador de Amazon, Jeff Bezos) y Dynetics (una unidad del gigantesco contratista del Pentágono, Leidos).

En la denuncia, presentada el lunes, Blue Origin calificó la adjudicación como «deficiente» y de «alto riesgo». «Su decisión elimina las oportunidades de competencia, reduce significativamente la base de suministros y no solo retrasa, sino que pone en peligro el regreso de EE.UU. a la Luna. Por ello, hemos presentado una protesta ante la GAO», señaló la firma.

Dynetics, por su parte, argumentó que la NASA eligió «la opción más anticompetitiva y de alto riesgo disponible», según SpaceNews. La agencia espacial debería haber modificado su solicitud o pedir a los participantes que revisen sus propuestas, una vez que estuvo claro que el Congreso le otorgaría solo el 25 % de los 3.300 millones de dólares solicitados para el año fiscal 2021, señaló la compañía.

En abril de 2020, la NASA eligió estas tres empresas para construir los módulos de aterrizaje para llevar astronautas a la Luna en 2024. La agencia espacial firmó un contrato de 135 millones de dólares por 10 meses con SpaceX, al tiempo que otorgó 579 millones a Blue Origins y 253 millones a Dynetics.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

‘Hackers’ demuestran lo fácil que es abrir las puertas de un coche Tesla utilizando un dron con wifi

Dos investigadores demostraron este 29 de abril en la conferencia CanSecWest lo sencillo que les resultó ‘hackear’ el sistema de un coche Tesla Model X y abrir sus puertas de forma remota, mediante el uso de un dron que portaba un adaptador wifi, informa Forbes.

Ralf-Philipp Weinmann y Benedikt Schmotzle realizaron el experimento el año pasado y aseguran que Tesla ha arreglado los errores del sistema, por lo que el ‘hackeo’ debería ser imposible en la actualidad. Aun así, este experimento ha dejado al descubierto serias fallas en la seguridad de ciertos automóviles Tesla, que podrían haber sido utilizadas por criminales reales para cometer robos.

«Sería posible que un atacante desbloqueara las puertas y el maletero, cambiara las posiciones de los asientos, los modos de dirección y aceleración, en resumen, más o menos lo que puede hacer un conductor presionando varios botones en el interior del coche. Sin embargo, este ‘hackeo’ no permite ceder el control de conducción del automóvil», explicaron los investigadores.

El ataque se dirigió a un componente del sistema llamado ConnMan (que presentaba dos fallas), accesible a través de wifi y utilizado para administrar las conexiones de red.

Según Weinnman, el componente vulnerable de ConnMan es utilizado por muchos otros coches. «Creo que es como la mitad de la industria», señaló.

Por su parte, a Tesla no parecen molestarle este tipo de experimentos. De hecho, les da la bienvenida con los brazos abiertos, pues dispone de un programa de recompensas que alienta a los piratas informáticos a que expongan posibles fallas del sistema y, de este modo, poder solucionarlas. Weinmann y Schmotzle recibieron 31.500 dólares por sus hallazgos.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto