Conecta con nosotros

Resto del mundo

El origen de las sospechas sobre el laboratorio de Wuhan: la muerte de tres trabajadores en una mina llena de murciélagos en 2012

Hace casi una década, un grupo de científicos halló un virus 96% idéntico al coronavirus SARS-CoV-2 causante de la enfermedad COVID-19. El descubrimiento fue hecho en China, luego de que tres empleados de una mina murieran tratando de limpiar el excremento de murciélagos. Las miles de muestras extraídas del lugar fueron almacenadas a 1.600 kilómetros, en los laboratorios del Instituto de Virología de Wuhan, que hoy vuelve a estar señalado como posible origen de la pandemia.

Seis trabajadores que limpiaban en la mina de cobre abandonada en Mojiang, en la provincia de Yunnan, sufrieron síntomas respiratorios, incluyendo fiebre alta, dolores corporales, tos y neumonía. Tres de ellos murieron. Con los tests que existían en ese entonces, dos de ellos dieron positivo por un tipo de coronavirus similar al SARS, lo que desató las investigaciones de los expertos del Instituto de Wuhan que han durado varios años y siguen dando resultados sobre los distintos virus relacionados y sus variantes.

Ante el misterio sobre el origen de la pandemia, Wuhan, primer epicentro de contagios, recibe las sospechas.

Ningún virus murciélago encontrado hasta ahora es lo suficientemente similar al SARS-CoV-2 como para ser un ancestro directo, pese al 96% de similitud detectado con el identificado como RaBtCoV/4991 de las muestras extraídas en esa mina.

(AFP)(AFP)

Entonces, si bien el nuevo virus podría haberse propagado a las personas directamente de los murciélagos, los investigadores creen que es más probable que haya pasado a través de un animal intermedio. Por ahora, buena parte de las teorías se centran sobre el pangolín, un animal muy vendido en los mercados húmedos. Así, está prácticamente descartado que los trabajadores de la mina hayan sufrido una infección de lo que hoy conocemos como COVID-19.

Lo lógico sería, con todas las precauciones debidas, realizar nuevas investigaciones en la mina de Yunnan. Pero es una misión prácticamente imposible.

En la zona, poco habitada, hay cámaras de vigilancia. Las autoridades locales obstaculizan los esfuerzos por hallar más pistas sobre el tema. Un puesto de control en las cercanías evita el ingreso de varios periodistas extranjeros que se acercaron en las últimas semanas. El argumento esgrimido, según el Wall Street Journal, es que hay elefantes salvajes en la zona.

Un reportero del periódico llegó recientemente a la mina en una bicicleta de montaña, pero fue detenido e interrogado por cinco horas por la policía, que borró las fotos que había tomado en la zona. Además, los vecinos de los pueblos cercanos le contaron que los funcionaros les advirtieron que no hablen sobre la mina con los extranjeros.

A su vez, un número cada vez mayor de virólogos, biólogos y otros científicos de renombre están pidiendo un examen más detallado de la hipótesis de una fuga accidental del laboratorio que investigó esta mina abandonada.

El Instituto de Virología de Wuhan alberga un laboratorio de máxima seguridad que es uno de las pocos a nivel mundial con bioseguridad de nivel 4 (es decir, que alberga muestras de microorganismos de alta peligrosidad, como ébola o viruela). Aunque no hay evidencia que respalde la sugerencia de que el nuevo coronavirus escapó de allí, los científicos dicen que descartarlo por completo será complicado y llevará mucho tiempo.

Investigadores del laboratorio de máxima seguridad en Wuhan (AFP)Investigadores del laboratorio de máxima seguridad en Wuhan (AFP)

El laboratorio contiene coronavirus relacionados con el SARS-CoV-2, por lo que es posible que uno haya escapado, tal vez si un trabajador de laboratorio se infecta por accidente de una muestra de virus o animal en la instalación y luego se lo pasa a alguien fuera de la instalación. También es teóricamente posible que los científicos en el laboratorio modificaron el genoma del virus para fines de investigación antes de que escapara, pero, nuevamente, no hay evidencia de que lo hayan hecho.

El domingo, el Wall Street Journal señaló que tres investigadores del laboratorio chino fueron afectados desde noviembre de 2019 por “síntomas compatibles a la vez con los del Covid-19 y una infección estacional”. El régimen de Xi Jinping desmintió la versión y resaltó que las fuentes del periódico provienen de los servicios de inteligencia estadounidense.

Interrogado a ese respecto, un portavoz de la diplomacia china, Zhao Lijian, calificó el lunes las afirmaciones del diario estadounidense como totalmente falsas. “El 23 de marzo, el Instituto de virología de Wuhan publicó un comunicado donde indica que antes del 30 de diciembre de 2019 no había estado en contacto con el coronavirus. En esa fecha [de publicación del comunicado], nadie del personal o estudiante-investigador fue contaminado” por el virus, afirmó el vocero.

China reveló en la Organización Mundial de Salud (OMS) el 31 de diciembre de 2019 la existencia de un foco de casos de neumonía en Wuhan. Y el gobierno chino siempre combatió la teoría según la cual el COVID-19 habría podido escapar de uno de sus laboratorios.

Luego de una estadía de cuatro semanas en Wuhan a comienzos de año, un estudio conjunto de expertos de la OMS y chinos consideró en marzo “muy improbable” un incidente de laboratorio, pero luego la organización ordenó una investigación más profunda.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Resto del mundo

País por país, qué vacunas contra el coronavirus se aplican en el mundo

La comunidad internacional redobla esfuerzos para incrementar su capacidad de vacunación contra el coronavirus, que después de casi un año y medio de pandemia dejó más de 168 millones de infectados y cerca de tres millones y medio de muertos a nivel mundial. De acuerdo con datos aportados por la Universidad Johns Hopkins, a día de hoy fueron administradas más de 1.735 millones de dosis en todo el mundo.

Sin embargo, no todos los países tienen los mismos criterios a la hora de elegir con qué fórmulas inocular a sus poblaciones. China, por ejemplo, ha sido acusada de llevar a cabo una “diplomacia de vacunas” por medio de la cual ofreció inmunizantes a países necesitados a cambio de intereses geopolíticos. Rusia, en tanto, ha impulsado una salvaje campaña de desinformación para desacreditar las fórmulas desarrolladas por Occidente. Puntualmente, por Estados Unidos, el Reino Unido y Alemania.

La fórmula más utilizada a nivel mundial, con bastante diferencia por sobre el resto, es la desarrollada por la Universidad de Oxford (Reino Unido) y el laboratorio sueco de AstraZeneca. Según el sitio Our World In Datahasta la fecha está siendo administrada en 167 países. Este inmunizante resulta atractivo, entre otros factores, por su bajo coste y su facilidad de almacenamiento.

infografia
infografia
infografia
infografia

La vacuna de las compañías Pfizer (Estados Unidos) y BioNTech (Alemania) fue la primera en ser autorizada para su uso en Estados Unidos y Europa. Con una eficacia contra el coronavirus del 95%, es la segunda más utilizada en el mundo, con una presencia en 103 naciones.

Otra fórmula norteamericana es la del laboratorio Moderna, que fue autorizada en 49 países al igual que la china Sinopharm-Beijing. Le sigue la rusa Sputnik V, que se aplica en 43 naciones, mientras que los inmunizantes de Sinovac (China) y Johnson & Johnson (EEUU), son administrados en 29 y 24 países, respectivamente.

Hasta la fecha, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) autorizó las vacunas desarrolladas por BioNTech y Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen Pharmaceutica NV (Johnson & Johnson). Otras fórmulas se encuentran en distintas fases de evaluación.

De esta manera, esos inmunizantes son administrados en los 27 países de la Unión Europea: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, Eslovaquia, Rumania, y Suecia.

Para el próximo 30 de mayo, el bloque aspira a tener el 46% de la población adulta con al menos una dosis.

En el Reino Unido, que ya no forma parte de la UE, se aplican las mismas dosis, menos la de Johnson & Johnson.

Con una efectividad del 85-90%, la vacuna de Oxford/AstraZeneca se utiliza en prácticamente toda América Latina, con algunas excepciones, como Venezuela y Cuba. El régimen de Nicolás Maduro solo autorizó el uso de la rusa Sputnik V, mientras que la dictadura cubana utiliza sus propias fórmulas (Abdala y Soberana02) pese a no contar con suficientes datos científicos sobre su seguridad y eficacia.

En cambio, países como Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Perú, Colombia, Ecuador, México, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Barbados y Bahamas, sí utilizan la fórmula británica. De hecho, Argentina y México desarrollan conjuntamente ese inmunizante.

infografia
infografia
infografia

En África ocurre algo similar. Gran parte del continente aplica la vacuna de Oxford/AstraZeneca: Mozambique, Malawi, Botsuana, Namibia, Angola, Zambia, Congo, Egipto, Libia, Sudán, Etiopia, Kenia, Camerún y Nigeria, entre otros. Sudáfrica, por su parte, el pasado mes de febrero decidió suspender la aplicación de esa fórmula, por su baja eficacia ante la nueva variante del COVID-19 originada en el país.

En el continente asiático, en tanto, es aplicada en Corea del Sur, Filipinas, Tailandia, Emiratos Árabes Unidos y Mongolia, entre otros. Países como Australia y Canadá, que cuentan con un avanzado plan de inmunización, también autorizaron la vacuna de Oxford/ AstraZeneca.

En el caso de Pfizer/ BioNTech, en Sudamérica, solo Argentina, Paraguay y Venezuela no la utilizan. En África solo es administrada en Libia y Sudán. Los 27 países de la Unión Europea, Estados Unidos, México, Canadá, Turquía, Arabia Saudita, Japón, Nueva Zelanda y Australia, también aplican la fórmula de los laboratorios estadounidense y alemán.

La fórmula de Johnson & Johnson, además de Estados Unidos y la Unión Europea, se utiliza en Honduras, Islandia, Irlanda, Libia y Sudáfrica. La de Moderna, por su parte, es administrada en Canadá, Congo, Curazao, Islas Feroe, Finlandia, Guatemala, Honduras, Islandia, Irlanda, Escocia, Noruega, Qatar, Ruanda, Jamaica, Singapur y Libia, entre otros.

Tal como se puede observar en el mapa, las vacunas desarrolladas por China tienen predominante presencia en América Latina, África y Asia. En Sudamérica solo Paraguay Venezuela no las utilizan. En el caso de Europa, la EMA tampoco autorizó fórmulas chinas, pero sí se aplican en naciones como Armenia, Bosnia, Hungría y Montenegro.

Irán, Irak, Líbano, Mongolia, Pakistán y Laos son algunos de los países asiáticos que han adquirido fórmulas producidas por el régimen de Beijing.

infografia

La rusa Sputnik V, por su parte, fue autorizada en países como Argentina, Venezuela, México, Nicaragua, Paraguay, Líbano, Libia, Montenegro, Filipinas, Serbia, Emiratos Árabes Unidos, Irán y Siria, entre otros. Al igual que en el caso de las fórmulas chinas, la Unión Europea y Estados Unidos no aprobaron el uso del inmunizante ruso.

India, país que está sufriendo las devastadoras consecuencias del coronavirus, vacuna a su población con la fórmula local Covaxin y con la de Oxford/AstraZeneca.

No obstante, mientras gran parte de la comunidad internacional avanza -a diferente ritmo- en su plan de vacunación, todavía hay muchas naciones donde hacen falta vacunas. La mayoría de los países al margen de las dosis están en África, pero también hay escasez en Oceanía y el Caribe.

En naciones como Chad, Tanzania o Burkina Faso, por ejemplo, el personal sanitario que lucha en primera línea contra el COVID-19 no está vacunado. Burundi y Eritrea están en una situación similar.

Del otro lado del Atlántico, en Haití, uno de los países más pobres del mundo, hace poco el Gobierno se negó a recibir un despacho del mecanismo COVAX -gestionado por la OMS- porque no contaba con un plan de vacunación ni los suministros necesarios para preservar a baja temperatura las vacunas de AstraZeneca. Asimismo, las autoridades alegaron que temían que la población rechazara las dosis por los casos de coágulos en la sangre reportados en Europa. Pero días atrás, el pasado 19 de mayo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) anunció el cambio de opinión del Ejecutivo.

A otras islas de Oceanía tampoco han llegado las primeras dosis. Pero los brotes han sido más controlados y fue posible aislar a los contagiados, lo cual hace que la situación sea menos apremiante que, por ejemplo, en África.

Joe Biden anunció la donación de 80 millones de vacunas contra el coronavirus (Reuters/ Kevin Lamarque)Joe Biden anunció la donación de 80 millones de vacunas contra el coronavirus (Reuters/ Kevin Lamarque)

En Vanuatu, con una población de 300.000 habitantes, se espera que las primeras dosis de la británica AstraZeneca lleguen a fin de mes. Pero allí solo se han reportado tres casos de coronavirus, todos en cuarentena.

Ante la creciente necesidad de ciertos países y regiones, la Unión Europea (UE) anunció la semana pasada que prevé donar al menos cien millones de dosis de la vacuna de coronavirus a países pobres a fin de año.

El objetivo es “que las vacunas lleguen a todo el mundo”, no solo exportando, sino también ayudando en la capacidad de producción de los países, indicó la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen.

En esa línea, el Gobierno de Estados Unidos donará 80 millones de dosis. Sesenta millones serán de la fórmula de AstraZeneca, que no ha sido aprobada por las autoridades sanitarias del país, y las otras 20 millones de las de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson.

Infografías: Marcelo Regalado

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

VIDEO: Un camarero salva la vida a un cliente que se atragantó con un trozo de pollo aplicándole la maniobra de Heimlich

Un camarero de un restaurante de comida india en Gales (Reino Unido) salvó la vida de un cliente que se estaba ahogando tras atragantarse con un trozo de pollo, informa la prensa británica.

El incidente ocurrió el 23 de mayo, cuando un joven empezó a tener problemas para respirar. En las imágenes se aprecia que uno de sus amigos empieza a darle palmadas en la espalda en un intento por ayudarle.

En ese entonces, Sheakh Rifat, de 24 años, se percató que algo no estaba bien con el comensal, porque «su rostro se puso rojo, lagrimeaba» y «le costaba respirar». Rifat, un estudiante de Bangladés que trabaja de mesero en su tiempo libre, intuyó de lo que podría tratarse y sacó al joven de la mesa para aplicarle la maniobra de Heimlich.

Tras algunas compresiones abdominales, «salió un trozo de pollo y comenzó a respirar de nuevo», contó el camarero, quien reveló que a él mismo fue salvado por su padre de una asfixia cuando era niño. Una vez pasado el peligro, el cliente afectado agradeció a Sheakh su gesto y los demás comensales le ovacionaron por su providencial actuación.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto