Conecta con nosotros

Slider Principal

Elisa Carrillo celebra su cumpleaños y 10 años de la gala ‘Elisa y amigos’

Ballet, danza contemporánea y bolero fueron los tipos de danza que interpretaron más de 60 bailarines de seis compañías de danza internacionales durante el décimo aniversario de la Gala Elisa y amigos, organizada por la mexicana Elisa Carrillo (31 de octubre de 1981), primera bailarina del Staatsballett Berlin.

En la Gala que se llevó a cabo en el Auditorio Nacional se reunieron bailarines del Staatsballett Berlin, American Ballet Theatre, Dortmund Ballet, Bayerisches Staatsballett, Royal Ballet y la Compañía Nacional de Danza (México), y significó un hito en la historia de la danza mexicana, pues como parte del programa, Elisa Carrillo interpretó el papel principal en “Bolero”, de Maurice Béjart, convirtiéndose así en la primera bailarina mexicana en dar vida a este papel.

En la creación de Béjart, el personaje principal es una mujer. Durante su ejecución, Carrillo estuvo sobre una duela circular de poco más de un metro de altura, mientras a su alrededor habían 39 bailarines.

La interpretación del Bolero implicó que durante 16 minutos Carrillo realizara pasos de relevé, es decir, que subiera y bajara los huesos largos del pie que conectan el tobillo con los dedos. Ese esfuerzo no pasó desapercibido para los miles de espectadores que casi llenaron el Auditorio Nacional.

Elisa Carrillo, originaria de Texcoco, Estado de México, es la única mexicana y la primera latinoamericana que ha ganado los tres premios más importantes de la danza a nivel internacional: el Prix Benois de la Danse, el Alma de la Danza de Rusia y el Festival Dance Open en San Petersburgo.

La bailarina ha declarado que cuando sale al escenario “quien baila es México” y eso fue perceptible, pues durante la velada se le brindó un cálido aplauso en sus otras interpretaciones: “Jeunehomme”, de Uwe Scholz, “Diversidad. Formas de silencio y vacío”, de Nacho Duato. Ambas las realizó de la mano de Mikhail Kaniskin, primer bailarín del Ballet de la Ópera de Berlín.

Durante la Gala también participaron Skylar Brandt y James Whiteside con el “Pas de Deux” de Spring Waters; Dinu Tamazlacaru con “Les Bourgeois”; Lucía Lacarra y Matthew Golding con “Snow Storm”; Evelina Godunova y Julian Mackay con el “Pas de Deux” de El Corsario; Skylar Brandt y James Whiteside con “New American Romance”, y Lucia Lacarra y Matthew Golding con “Borealis”.

Los bailarines Braulio Fernandez Manzanilla, Edwin Moises Carrada Palmeros, Yered Tobón, Erick Santamaría, Yuval Morales, Valeria Mariaud, Alejandro Mendoza, Nayeli Quiroz, Corinne Jarvi, Ernesto Rosales, Ana P. Monteros y Ana Elisa Mena ejecutaron “All Long Dem Day”.

También se pudieron ver los “Pas de Deux” de Flamas de París a cargo de Evelina Godunova y Julian Mackay, y de Don Quijote, de lana Salenko y Dinu Tamazlacaru.

Las ovaciones no cesaron en ningún momento, de hecho se extendieron hasta momentos en los que aún no terminaban las interpretaciones de los bailarines. Sin embargo, la emoción terminó por desbordarse al final, cuando Mikhail Kaniskin tomó el micrófono.

“Hoy nosotros celebramos 10 años de la Gala Elisa y amigos. Hoy es un gran día para para nosotros, para México, para todo el mundo del ballet. Pero quiero pedir un gran favor, que ustedes nos acompañen para que cantemos juntos Las Mañanitas para Elisa Carrillo”, dijo Kaniskin, comenzaron a sonar Las Mañanitas y al unísono, todo el público las dedicó a Elisa.

La bailarina mexicana aprovechó el momento para agradecer a todos los bailarines que la acompañaron en la velada y antes de que se bajara el telón, repartió ramos de flores al público.

Fuente: reporteindigo.com

Opinión

La quemada. Por Raúl Saucedo

Se escribió la historia

El pasado domingo 2 de junio, México presenció un evento histórico en su panorama político: el Partido de la Revolución Democrática (PRD), emblema institucionalizadode la izquierda mexicana a finales del siglo XX, perdió su registro al no alcanzar el 3% de la votación en las elecciones. Con este resultado, el PRD se convierte en el partido número 26 en perder su registro en los últimos 33 años en México.

El líder nacional del PRD, Jesús Zambrano, ha intentado impugnar los resultados, buscando recuperar los aproximadamente 200,000 votos que, según la dirigencia, les faltaban. Sin embargo, el Instituto Nacional Electoral (INE) rechazó su solicitud de reabrir los paquetes electorales en los 300 distritos federales.

El 15 de junio, durante una reunión nacional, Zambrano reconoció que el PRD de hace 35 años ya no existe. El PRD fue fundado el 5 de mayo de 1989 como una alternativa de izquierda en un México dominado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que había gobernado de manera ininterrumpida desde los años 20`s. Nacido de una fusión de diversos movimientos y corrientes políticas de izquierda, el PRD buscaba crear una oposición real. Su fundación fue impulsada por el controvertido resultado de las elecciones presidenciales de 1988, donde el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, líder del Frente Democrático Nacional, se enfrentó a Carlos Salinas de Gortari del PRI, en medio de acusaciones de fraude electoral.

En 1997, el PRD obtuvo una victoria significativa con Cuauhtémoc Cárdenas ganando la jefatura de gobierno del Distrito Federal. El partido se consolidó como la segunda fuerza política del país, logrando gobernaciones en varios estados en el centro del país. Sin embargo, su ascenso se vio truncado cuando Andrés Manuel López Obrador, su siguiente candidato presidencial, denunció fraude tras las elecciones de 2006 y 2012. En 2014, López Obrador formó el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), lo que marcó el inicio del declive del PRD.

Desde entonces, el PRD ha tenido que aliarse con otros partidos para mantenerse relevante en los electoral. En 2018, formó una coalición con el Partido Acción Nacional (PAN), y en 2024, se alió con PRI y PAN para hacer frente a MORENA.

El declive del PRD también puede atribuirse a sus divisiones internas (tribus). La lucha entre las diferentes facciones del partido, como Los Chuchos (Nueva Izquierda) y los Obradoristas, debilitó su cohesión y efectividad. La elección del presidente nacional del PRD en 2008, donde Jesús Ortega (Los Chuchos) fue declarado ganador sobre Alejandro Encinas, aumento estas divisiones.

A lo largo de los años, la salida de militantes y líderes hacia MORENA ha sido constante. Figuras políticas prominentes como Marcelo Ebrard, Alejandro Encinas y muchos lideres sociales abandonaron el PRD, llevándose consigo una parte significativa de su base.

En 2014, cuando MORENA se registró oficialmente como partido político, este éxodo de liderazgos se aceleró, dejando al PRD en una posición cada vez más marginal.

A pesar de sus intentos de mantenerse relevante, el PRD no logró superar las divisiones internas ni la competencia con el otro partido de izquierda que cada vez era más atractivo y empoderado. Su decisión de unirse al Pacto por México en 2012, una iniciativa que buscaba implementar reformas estructurales en el país, también fue polémica.

Con la pérdida de su registro, el PRD cierra un ciclo en la política mexicana. Fundado como una fuerza de oposición real contra el PRI, el PRD jugó un papel crucial en la democratización del país. El PRD será recordado como una era de lucha y transformación en la política mexicana.

Este emblemático cierre político / electoral se da en el marco de recuerdos donde slogans de soles y corazones se portaban en las duelas de Cuauhtémoc y en donde la primera tarea electoral allá por la quemada se dio con gallardía.

@Raul_Saucedo

rsaucedo@uach.mx

 

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto