Conecta con nosotros

Slider Principal

Encarcelaron a niña que huyó de matrimonio forzado en Guerrero

Policías comunitarios de Guerrero apresaron a una niña de 14 años por varias horas, después de que escapara de un matrimonio forzado con un joven menor de edad.

De acuerdo con defensores de los derechos humanos, Anayeli “N”, se había escapado para evitar ser vendida por 10 mil dólares, ya que su familia pensaba emparejarla con un muchacho de 16 años que vive en la comunidad indígena de Joya Real, en el municipio de Cochoapa el Grande.

La menor estuvo encarcelada por un tiempo después de ser capturada la noche del lunes por los elementos de seguridad de la comunidad y, según Abel Barrera Hernández, director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, en esa localidad hay alrededor de 600 habitantes que imperan los llamados usos y costumbres.

“Anayeli, por resistirse al matrimonio forzado, fue detenida por los policías de la comunidad ante la solicitud de la familia del niño con el que la querían casar”, detalló en comunicado.

Además de la joven, otro menor de edad fue encarcelado y después liberado por recibir en su casa a Anayeli cuando intentó escapar.

Así, Barrera Hernández mencionó que este martes por la tarde se liberó a Anayeli “N” y Alfredo “N”.

Según La jornada el defensor de derechos humanos destacó en entrevista telefónica que desde el lunes un grupo de abogadas de Tlachinollan acudió al poblado Joya Real, con el apoyo de la Fiscalía General del Estado, Policía Estatal y Guardia Nacional.

Barrera ahondó en que se permitió la liberación de los dos jóvenes y se solicitó al DIF de Guerrero para que protegiera a los menores.

Aunque el matrimonio entre menores de edad en México fue prohibido por ley en 2019, en ciertas comunidades indígenas de México aún siguen sucediendo.

Durante una visita a Guerrero en octubre pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se pronunció respecto a la problemática de la venta de niñas en los pueblos originarios de México, específicamente de la montaña de Guerrero, la cuál visitó.

En una de sus conferencias, el Jefe del Ejecutivo negó que la agenda de su visita implicara la revisión de esta problemática, pues aseguró que en dichos poblados “hay valores culturales” y la prostitución infantil “es una excepción, pero no es la regla” dentro de sus prácticas.

“Lo de la venta de las niñas, lo de la prostitución de niñas (…) no es la regla. En las comunidades hay muchos valores culturales, morales, espirituales, eso puede ser la excepción, pero no es la regla”, dijo el mandatario en aquel entonces.

En un informe por el Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños, conmemorado cada 23 de septiembre, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reportó que 49% de las víctimas de trata de personas son mujeres, de las cuales, el 23% son niñas.

A ello, el organismo recordó que la trata suele derivar en otras modalidades del delito, entre las que se incluye la venta de infantes y el matrimonio forzado, siendo ésta última, una de las más controversiales en México ya que se suele sobreponer “los usos y costumbres” para justificar la práctica.

De ahí el interés de la opinión pública porque Andrés Manuel tuviera en consideración la venta de infantes durante su recorrido por el estado a cargo de la recién entrante gobernadora, Evelyn Salgado Macedonio.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Slider Principal

En medio de un recrudecimiento de la violencia, AMLO visita Zacatecas

La asistencia del Andrés Manuel López Obrador a la capital de Zacatecas, que resiente los embates de grupos antagónicos de la delincuencia organizada -que disputan terrenos y caminos desiertos para transportar migrantes en dirección de Estados Unidos, y traficar drogas para el consumo en Norteamérica-, fue la respuesta a las acciones violentas que significan ominosos nubarrones para la población zacatecana.

Taxistas, propietarios de negocios en el centro de la capital, mujeres y hombres que habitan la ciudad, advierten incertidumbre en sus respuestas, “es momento de no doblarnos, hay que permanecer de pie…y mantener la fe”, respondió la propietaria de un famoso comercio.

De un mes a la fecha se han sucedido eventos dantescos: de un puente vehicular fueron colgadas 10 personas, el jueves 18 de noviembre en el municipio de Cuauhtémoc, y en la noche de antier, en otro puente para automóviles en la comunidad de San José de Lourdes en Fresnillo, se descubrieron colgados -también-otros ocho cuerpos.

La víspera de la visita del mandatario, ocurrió el segundo hallazgo. Y los hechos son explicados por las autoridades policiacas y judiciales como una ola de violencia entre grupos criminales rivales.

Ante esas circunstancias apremiantes en materia de seguridad y estabilidad social en Zacatecas, López Obrador determinó acudir a la región con objeto de respaldar al gobernador David Monreal Ávila, y junto a su gabinete legal y ampliado desglosar el plan de apoyo, que además de garantizar el despliegue de un numeroso contingente de fuerzas armadas federales, contempla incidir en las causas de la violencia criminal que asola a la población.

En estos días, se ha registrado el abandono de las actividades de seguridad pública en nueve municipios, donde las policías de esas demarcaciones han dejado de laborar por temer a los grupos criminales. Pese a la presencia de soldados y elementos de la Guardia Nacional, el reclamo de la población es que en los caminos y carreteras que comunican a los estados de Aguascalientes, Jalisco, Durango, Nayarit y Nuevo León, por las noches, dominan los mafiosos.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Feliz Navidad a unos cuantos. Por Itali Heide

El olor a ponche empieza a llenar el aire, las luces de colores alegran las noches, los pasillos de las tiendas se llenan de golosinas de invierno y los árboles se ven en los escaparates de los que están emocionados por lo que está por llegar. Sin duda, la Navidad vuelve a asomarse.

Itali Heide

Cuando las temperaturas empiezan a bajar y las verdes llanuras se desvanecen en amarillo, los niños escriben tarjetas a Papá Noel y los adultos se encuentran buscando el regalo perfecto para regalar a un ser querido. Dentro de todas las cosas bonitas que ocurren en la época navideña, hay algo que muchos no tenemos en cuenta: todos los que se quedarán sin disfrutar de esta época mágica que sólo llega una vez al año.

Mientras algunos llenan sus carros de la compra con la alegría de la Navidad, otros luchan por comprar siquiera un regalo significativo. Mientras algunos se sientan alrededor del fuego cantando villancicos, otros hacen lo posible por no congelarse con el frío. Mientras algunos niños escriben su lista de deseos, otros esperan un solo regalo en su calcetín.

La Navidad no trae felicidad, alegría y esperanza a todos: algunos no tienen familias con las que disfrutar del día, otros estarán trabajando para llegar a fin de mes, y otros están deseando que termine diciembre porque el tiempo es demasiado estresante. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Encontrar una manera de alegrar a los menos afortunados nunca será malo, pero no abordamos el problema mayor: el sistema bajo el cual vive el 70% de los mexicanos no les permite prosperar en la vida. Hemos decidido que está bien ver a los demás sufrir, siempre y cuando dejemos una caja de productos no perecederos y una Barbie en una caridad una vez al año. Hemos aceptado el sufrimiento constante que padece la mayoría de la gente porque nos hemos convencido de que no es culpa nuestra.

Seguro que ayudar a los demás nunca pasará de moda, pero ¿no significaría mucho más si pudieran levantarse cada mañana sin preocuparse de si van a mantener hasta la próxima paga? ¿No les tranquilizaría que hubiera un servicio de salud pública fiable? ¿No sería mejor para ellos poder elegir salir a cenar de vez en cuando en lugar de estirar los fondos para comprar arroz y tortillas? ¿No preferirían los niños la estabilidad a una supuesta compasión una vez al año en forma de un coche de Hot Wheels?

Es cierto que no es del todo culpa nuestra, pero somos parte del problema. Por el mero hecho de vivir bajo el prisma del privilegio, olvidamos la oscura realidad que permite nuestro silencio. ¿Es malo tener éxito? Por supuesto que no, pero ¿es justo quedarse callado en un mundo en el que la mayoría de las personas que alcanzan el éxito siguieron los peldaños que se les pusieron para garantizar una vida más fácil? No hay mucha gente que tenga eso, de hecho, la mayoría no lo tiene. No se trata de que «los pobres son pobres porque quieren», y los que creen en esa afirmación sólo demuestran lo poco que entienden del sistema agobiante que mantiene bajo guerra a tanta gente.

Esta Navidad, quizá el mejor regalo sea tomar partido por algo. Tal vez no podamos cambiarlo todo, pero ser una voz de la razón en un mundo que trata de ignorar la realidad es una razón suficiente para alzar la voz. Puede sonar a cliché, pero es cierto: una sola persona no puede transformar el mundo, pero un montón de gente haciendo sólo un poco puede dejar huella e inspirar el cambio.

Caleb Ordoñez Talavera

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto