Conecta con nosotros

Nota Principal

Esperan caída de 9.8% de la economía en México para el 2020

Especialistas del sector privado ajustaron su pronóstico del Producto Interno Bruto (PIB) para 2020 y estiman que la caída será de 9.82%, según la encuesta del Banco de México.

Se trata del segundo ajuste consecutivo en 10 meses donde limitan el pesimismo sobre la expectativa media del PIB y dejan atrás la posibilidad de un desplome de doble dígito, como el que proyectaron en julio (-10.2 por ciento).

De acuerdo con lo planteado en la encuesta, la caída de la economía en el año 2020, será resultado del histórico desplome del PIB en el segundo trimestre, que fue de 18.68% en pleno periodo de distanciamiento social; de un rebote de 8.32% que prevén para el tercer cuarto del año; y una tasa menos alta, pero positva en 2.75% para el periodo octubre-diciembre de 2020.

El ánimo de los entrevistados se retrata en el apartado sobre el clima de negocios. Este mes, por primera vez en más de un año, 31% de los especialistas consultados considera que mejorará, una proporción que contrasta con el 20% registrado el mes anterior y que se convierte en el nivel más alto desde diciembre de 2019, cuando el 28% tenía esta percepción.

En la encuesta levantada entre el 24 y el 29 de septiembre, no hay un solo estratega que considere que la economía se encuentra mejor que hace un año, y en cambio 6% de los 37 consultados supone que la coyuntura actual es buen momento para hacer inversiones. El 80% estima que sigue siendo un mal momento para realizar inversiones y 14% no está seguro.

Según los resultados de la encuesta, los principales factores que podrían obstaculizar al crecimiento de la actividad económica son la debilidad en el mercado interno, con 22% de las menciones.

En un segundo bloque de factores que serán un dique para el crecimiento, identifican a la incertidumbre por la situación económica interna, con el 14% de las menciones y la ausencia de cambio estructural en México con 5% de las respuestas.

Con este entorno, anticipan que el año 2021, la actividad económica registrará un crecimiento de 3.26%, que es superior al 3.01% pronosticado por ellos mismos el mes pasado

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Nota Principal

Aprueban en Comisión extinción de fideicomisos

La Comisión de Presupuesto aprobó en lo particular la iniciativa para extinguir los fideicomisos que promueve la mayoría y se perfila para ser llevada este jueves al pleno de la Cámara de Diputados.

Con 26 votos a favor, 9 en contra y una abstención, se aprobó la iniciativa encargada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, y podría ser aprobada por la Cámara este día al solo requerir mayoría simple, es decir, de 250 diputados más un voto.

En la reunión de la Comisión de Presupuesto, el diputado por Morena, César Agustin Hernandez Pérez, retiró su reserva, con la cual pretendían que la Secretaria de Hacienda pudiera hacer uso de entre 33 mil millones y 97 mil millones de pesos destinados a la atención de enfermedades catastróficas como es el cáncer y la totalidad del fondo respectivamente.

Los votos en contra de la iniciativa fueron por parte de Movimiento Ciudadano, PRI, PAN y de dos morenistas, las diputadas Rocío Barrera Badillo y Lidia García Anaya, quienes en la pasada votación en lo general también votaron en contra.Mientras que la abstención fue por la diputada de Morena Laura Imelda Pérez de Morena.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Nota Principal

Covid deja 77 mil 646 muertes en México hasta hoy

Autoridades de la Secretaría de Salud informaron este día que el número de muertos por coronavirus en México llegó a 77 mil 646, mientras que los casos confirmados alcanzan los 743 mil 216.

José Luis Alomía, director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, detalló que los casos sospechosos de Covid-19 con posibilidad de resultado llegaron a 39 mil 327 y los sospechosos sin muestra a 187 mil 194. Mientras que los negativos suman 889 mil 134.

Hasta este miércoles, un millón 952 mil 221 personas fueron estudiadas al presentar síntomas de Covid-19.

Fuente: Excelsior

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Nota Principal

No habrá un «regreso a la normalidad», cuanto antes lo aceptemos, mejor: Expertos

A medida que 2020 avanza y probablemente infecte el 2021, intenta no desanimarte con un hecho desconcertante: lo más probable es que las cosas nunca «vuelvan a la normalidad».

Se ha convertido en una frase muy usada en la que nuestros políticos, funcionarios, expertos, e incluso familiares, les gusta apoyarse: un premio definitivo y esquivo.

Quizá sea la nostalgia del mundo en enero, un lugar donde la vida cotidiana se parecía más a nuestras décadas pasadas. Quizá sea un intento por mostrar control, para volver a una época en la que el cambio no nos fue impuesto de manera tan universal.

Pero enero se fue hace mucho y no volverá. Y los psicólogos te dirán que eso solo es malo si no puedes aceptarlo.

Poco a poco estamos aprendiendo si los cambios de este año serán permanentes. Si el trabajo, para los afortunados entre nosotros, permanecerá desde casa. O si visitaremos el supermercado menos pero gastaremos más. Si descubriremos que llevar una máscara en el metro es solo parte de la vida. Que si dar la mano y abrazar será menos común. Si la mayoría de tus interacciones diarias se producirán mediante videoconferencia (en lugar de en persona).

«Cinco años de cambio en seis meses» es un eslogan común para la pandemia. La interrupción ha trastornado vidas con puestos de trabajo perdidos y familiares que viven solos o quizá murieron sin despedirse correctamente.

Sin embargo, romper permanentemente los lazos con enero no es necesariamente algo malo, dicen los psicólogos. El peligro proviene de anhelar la normalidad nuevamente, en lugar de seguir trabajando en cómo lidiar con lo que se avecina.

«Los políticos que fingen que lo ‘normal’ está a la vuelta de la esquina se están engañando a sí mismos o a sus seguidores. O quizás a ambos». Así dijo Thomas Davenport, distinguido profesor presidente de tecnología de la información y administración en el Babson College en Wellesley, Massachusetts.

«Las personas que sufren tragedias eventualmente regresan a su nivel de felicidad anterior», dijo Davenport por correo electrónico. «Pero creo que el covid-19 es un poco diferente, porque seguimos esperando que termine pronto. Así que no hay necesidad de cambiar permanentemente sus actitudes al respecto».

La tendencia humana a creer que el cambio es temporal y que el futuro volverá a parecerse al pasado a menudo se denomina «sesgo de normalidad».

Las personas que no se adaptan al cambio creen que lo que recuerdan como «normal» volverá. Y retrasarán la modificación de sus rutinas o perspectivas diarias. Aquellos que se niegan a usar máscaras pueden ser culpables de un sesgo de normalidad, dijo Davenport. Ya que perciben esta intrusión en sus vidas como una moda pasajera que no necesitan adoptar.

Sin embargo, los circuitos del cerebro prefieren sobrevivir. Mientras que parte de nuestra mente puede estar inclinada a resistir el cambio porque sentimos que los desastres son un evento pasajero, otra parte más fuerte de nuestro cerebro abraza lo nuevo rápidamente.

«Adaptación hedónica» es el nombre elaborado por el que sobrevivimos. Es la capacidad de la mente para aceptar rápidamente algo en su entorno que semanas antes te habría parado en seco. Originalmente destinado a proteger a los humanos de los depredadores, está cableado para que no veamos constantemente todas las cosas relativamente nuevas como amenazas y perder las más nuevas y grandes.

«Cuando suceden cosas buenas y malas, al principio sientes emociones intensas», dijo Sonja Lyubomirsky, distinguida profesora de psicología en la Universidad de California, Riverside. «Luego te adaptas y vuelves a la línea de base. Esto es mucho más poderoso con eventos positivos. La gente no se adapta tan completamente a los cambios negativos en sus vidas».

El beneficio de la adaptación hedónica es que funciona en todas las direcciones. Los cambios que alteran la vida diaria un mes pueden desaparecer tan rápidamente al siguiente cuando ya no son relevantes. «Podría ser adaptarse a la máscara como la nueva normalidad», dijo Lyubomirsky, antes de quitarse la máscara, «y luego adaptarse de nuevo a la antigua normalidad».

Los comportamientos que se mantienen son aquellos que están conectados a nuestras rutinas diarias, que se «activan automáticamente», dijo. «Si es un hábito real, puede mantenerse por sí solo. Ahora nos lavamos las manos con más frecuencia sin ni siquiera pensarlo. Eso es algo que definitivamente podría quedarse con nosotros».

Es lo mismo con la generación anterior que creció durante la Depresión y todavía es particularmente exigente con no desperdiciar comida ni nada más. Es un hábito que se quedó con ellos.

Sin embargo, los cambios a corto plazo se eliminan fácilmente. Lyubomirsky recordó una reunión al aire libre de académicos a la que asistió en Montana el verano pasado, donde se administraron pruebas de covid y se mantuvieron los protocolos.

En cuestión de minutos, el comportamiento de los asistentes había vuelto a la proximidad entre ellos antes de la pandemia.

Fuente: CNN

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto