Conecta con nosotros

Slider Principal

“Feminismo hipócrita”, la crítica de Calderón a las manifestantes por la legalización del aborto

Felipe Calderón, ex presidente de México, llamó feminismo hipócrita en referencias a los insultos en contra de cuerpo femenil de policías en las manifestaciones que se realizaron en el marco del Día de Acción Global por el aborto legal y seguro.

Lo anterior, lo indicó al retomar un video en donde se escucha la voz de una chica insultando a las uniformadas, les mencionan que están a su servicio, otra persona les grita: “Quítate el uniforme y te quitamos la pinche sonrisa”.

El video fue compartido por Lía Trueba y lo acompañó con el siguiente mensaje: “Las feministas pandilleras llamando “gatas” a las policías, las humillan diciéndoles que ni para el uniforme les alcanza y que son sus ‘empleadas’”.

Añade que las mujeres trabajadoras tienen mayor valor y mérito “que ustedes, bola de mocosas berrinchudas”.

La manifestación del lunes 28 de septiembre por la tarde buscó demandar la despenalización del aborto en el país, pero las integrantes del Agrupamiento Atenea rodearon a las manifestantes sobre avenida Juárez, con el fin de impedir que continuaran su camino, ya que el objetivo del contingente era llegar hasta la plancha del Zócalo, en la Ciudad de México.

De acuerdo con lo reportado por diversos medios y videos que se difundieron en redes sociales, durante la manifestación fue un grupo, el que realizó destrozos y forcejeó con la policía para poder avanzar.

En tanto, también hay imágenes en donde las uniformadas vacían extintores para frenar las agresiones e intentar contener el avance del contingente.

El Gobierno capitalino negó los enfrentamientos y justificó que la estrategia aplicada fue de contención. Fueron 43 policías mujeres y 13 personas las que resultaron lesionadas.

José Alfonso Suárez del Real, secretario de Gobierno de la Ciudad de México, mencionó para W Radio que no existió provocación por parte de la policía y señaló que fueron las integrantes del Bloque Negro las que comenzaron a lanzar petardos y bombas molotov contra las integrantes de Agrupamiento Atenea.

“Las mujeres policías no han respondido, han entendido que su labor es de contención en este momento para protección suya y de los habitantes”, acotó el funcionario.

Si el contingente, puntualizó, hubiera llegado con el mismo sentido de paz como los hicieron los manifestantes por el caso Ayotzinapa o FRENAAA hubieran podido acceder al primer cuadro de la Ciudad de México.

Fuente: Infobae

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Slider Principal

No habrá un «regreso a la normalidad», cuanto antes lo aceptemos, mejor: Expertos

A medida que 2020 avanza y probablemente infecte el 2021, intenta no desanimarte con un hecho desconcertante: lo más probable es que las cosas nunca «vuelvan a la normalidad».

Se ha convertido en una frase muy usada en la que nuestros políticos, funcionarios, expertos, e incluso familiares, les gusta apoyarse: un premio definitivo y esquivo.

Quizá sea la nostalgia del mundo en enero, un lugar donde la vida cotidiana se parecía más a nuestras décadas pasadas. Quizá sea un intento por mostrar control, para volver a una época en la que el cambio no nos fue impuesto de manera tan universal.

Pero enero se fue hace mucho y no volverá. Y los psicólogos te dirán que eso solo es malo si no puedes aceptarlo.

Poco a poco estamos aprendiendo si los cambios de este año serán permanentes. Si el trabajo, para los afortunados entre nosotros, permanecerá desde casa. O si visitaremos el supermercado menos pero gastaremos más. Si descubriremos que llevar una máscara en el metro es solo parte de la vida. Que si dar la mano y abrazar será menos común. Si la mayoría de tus interacciones diarias se producirán mediante videoconferencia (en lugar de en persona).

«Cinco años de cambio en seis meses» es un eslogan común para la pandemia. La interrupción ha trastornado vidas con puestos de trabajo perdidos y familiares que viven solos o quizá murieron sin despedirse correctamente.

Sin embargo, romper permanentemente los lazos con enero no es necesariamente algo malo, dicen los psicólogos. El peligro proviene de anhelar la normalidad nuevamente, en lugar de seguir trabajando en cómo lidiar con lo que se avecina.

«Los políticos que fingen que lo ‘normal’ está a la vuelta de la esquina se están engañando a sí mismos o a sus seguidores. O quizás a ambos». Así dijo Thomas Davenport, distinguido profesor presidente de tecnología de la información y administración en el Babson College en Wellesley, Massachusetts.

«Las personas que sufren tragedias eventualmente regresan a su nivel de felicidad anterior», dijo Davenport por correo electrónico. «Pero creo que el covid-19 es un poco diferente, porque seguimos esperando que termine pronto. Así que no hay necesidad de cambiar permanentemente sus actitudes al respecto».

La tendencia humana a creer que el cambio es temporal y que el futuro volverá a parecerse al pasado a menudo se denomina «sesgo de normalidad».

Las personas que no se adaptan al cambio creen que lo que recuerdan como «normal» volverá. Y retrasarán la modificación de sus rutinas o perspectivas diarias. Aquellos que se niegan a usar máscaras pueden ser culpables de un sesgo de normalidad, dijo Davenport. Ya que perciben esta intrusión en sus vidas como una moda pasajera que no necesitan adoptar.

Sin embargo, los circuitos del cerebro prefieren sobrevivir. Mientras que parte de nuestra mente puede estar inclinada a resistir el cambio porque sentimos que los desastres son un evento pasajero, otra parte más fuerte de nuestro cerebro abraza lo nuevo rápidamente.

«Adaptación hedónica» es el nombre elaborado por el que sobrevivimos. Es la capacidad de la mente para aceptar rápidamente algo en su entorno que semanas antes te habría parado en seco. Originalmente destinado a proteger a los humanos de los depredadores, está cableado para que no veamos constantemente todas las cosas relativamente nuevas como amenazas y perder las más nuevas y grandes.

«Cuando suceden cosas buenas y malas, al principio sientes emociones intensas», dijo Sonja Lyubomirsky, distinguida profesora de psicología en la Universidad de California, Riverside. «Luego te adaptas y vuelves a la línea de base. Esto es mucho más poderoso con eventos positivos. La gente no se adapta tan completamente a los cambios negativos en sus vidas».

El beneficio de la adaptación hedónica es que funciona en todas las direcciones. Los cambios que alteran la vida diaria un mes pueden desaparecer tan rápidamente al siguiente cuando ya no son relevantes. «Podría ser adaptarse a la máscara como la nueva normalidad», dijo Lyubomirsky, antes de quitarse la máscara, «y luego adaptarse de nuevo a la antigua normalidad».

Los comportamientos que se mantienen son aquellos que están conectados a nuestras rutinas diarias, que se «activan automáticamente», dijo. «Si es un hábito real, puede mantenerse por sí solo. Ahora nos lavamos las manos con más frecuencia sin ni siquiera pensarlo. Eso es algo que definitivamente podría quedarse con nosotros».

Es lo mismo con la generación anterior que creció durante la Depresión y todavía es particularmente exigente con no desperdiciar comida ni nada más. Es un hábito que se quedó con ellos.

Sin embargo, los cambios a corto plazo se eliminan fácilmente. Lyubomirsky recordó una reunión al aire libre de académicos a la que asistió en Montana el verano pasado, donde se administraron pruebas de covid y se mantuvieron los protocolos.

En cuestión de minutos, el comportamiento de los asistentes había vuelto a la proximidad entre ellos antes de la pandemia.

Fuente: CNN

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Slider Principal

Estar enamorado te hace resistir al COVID-19, asegura experto de la UNAM

Estar enamorado puede modificar la actividad del sistema inmune, si una persona estuviera enamorada y enfermara de COVID-19, por ejemplo, es mucho más probable que pueda resistir al virus, aseguró Ignacio Camacho Arroyo, académico de la Facultad de Química (FQ) de la UNAM.

Durante el enamoramiento o primera fase del amor, en los seres humanos aumentan las defensas contra cualquier microorganismo, porque se incrementa la expresión de los genes involucrados en la respuesta inmunológica.

En términos biológicos, el amor es un fenómeno integral en donde participa todo el organismo, en el cual el cerebro y diferentes glándulas producen mensajeros químicos que se comunican entre sí.

Mediante un boletín, Camacho Arroyo detalló que existen dos tipos de amor: el de pareja y el filial (maternal o paternal), ambos fundamentales para la supervivencia de las especies.

“En los mamíferos, particularmente los homínidos, el amor de pareja en muchos casos llevará a la procreación; en cambio, el amor filial es importante para el cuidado de las crías en etapas muy tempranas del desarrollo”, indicó.

El amor consta de tres fases: el enamoramiento; el amor pasional o de consolidación, y el amor de compañía. En la primera etapa, la actividad cerebral se modifica de manera selectiva en diversas regiones de nuestro sistema nervioso central. En el amor romántico se activa el hipotálamo, que está involucrado en el despliegue de la conducta sexual.

En el enamoramiento existe una activación y, a su vez, una desactivación de diversas regiones cerebrales. A nivel de la corteza cerebral las diferentes zonas activadas están relacionadas con la confianza y la seguridad; las regiones inactivadas tienen que ver con el juicio y la percepción de la realidad, explicó.

“Cuando se está en la etapa inicial del enamoramiento, la percepción de la realidad es un poco diferente de lo que ocurre, pero esta activación o desactivación de las zonas del cerebro no dura toda la vida”, recalcó.

Al inicio del enamoramiento, agregó, otros cambios importantes a nivel hormonal son, por ejemplo, el aumento en los niveles de testosterona en la mujer y la disminución de ésta en el hombre. En esta etapa, las personas tienen incertidumbre y estrés moderado; por lo tanto, se incrementarán los niveles de cortisol, en comparación con sujetos que no están en ese estado.

“Estos cambios en los niveles hormonales, al igual que los que ocurren en el cerebro, son temporales y varían de pareja a pareja, dependiendo de cómo se den los primeros meses de relación. Muchos autores dicen que en los primeros tres o cuatro meses ya se empiezan a reestablecer algunos de los niveles previos al enamoramiento”, puntualizó el académico de la FQ.

El especialista también detalló otras manifestaciones del amor, fundamentales para el bienestar y la supervivencia de las especies, como el deseo sexual, relacionado con el coito que puede llevar a la reproducción; la atracción, importante para establecer lazos de pareja, y el establecimiento de las relaciones.

Destacó que en las manifestaciones del amor participan diferentes mensajeros químicos, pues las hormonas son esenciales para desplegar cualquier conducta sexual; por ejemplo, la testosterona es una hormona típicamente masculina, mientras que el estradiol y la progesterona son hormonas femeninas.

Participan también los neurotransmisores; mensajeros químicos como la dopamina y la serotonina (que se producen en el cerebro y regulan las funciones del sistema nervioso); péptidos, como oxitocina y vasopresina, que se producen en el cerebro y se liberan de la glándula hipófisis, entre otros.

Fuente: Noticieros Televisa

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Slider Principal

Necesarios más recursos para combatir adicciones y violencia: Diputada

La diputada por el distrito 12, Geo Bujanda, presentó una iniciativa ante el Congreso de la Unión, para reformar la Ley de Coordinación Fiscal, con el objetivo de que se destine un porcentaje de los impuestos recaudados con motivo de la venta de bebidas alcohólicas, a la prevención y atención de las adicciones, así como a la prevención social de la violencia y la delincuencia en los municipios y entidades federativas.

“Es alarmante que en los últimos años, en nuestro estado y país, el consumo del alcohol y otras drogas ilegales haya aumentado, circunstancia que ha traído como consecuencia un problema de salud pública, así como el aumento de incidentes delictivos” Señaló la legisladora

La propuesta de Geo Bujanda, busca que en la Ley de Coordinación Fiscal se establezca que el 15% del IEPS, generado por la venta de bebidas alcohólicas sea destinado a programas de prevención a la violencia y adicciones en todo nuestro país, ya que como lo expuso, el consumo de drogas ilegales entre menores en México aumentó 300% y la edad de inicio disminuyó a los 10 años.

“Si no frenamos el aumento de personas que sufren de una adicción, tendremos no sólo este problema de salud pública, sino que habrá aparejada mayor violencia en los hogares, deserción escolar y laboral , así como altos índices de inseguridad, sobre todo cuando los recursos federales destinados a esta causa, han sido reducidos, es por ello, que ahora más que nunca debemos de redoblar esfuerzos para prevenir que más personas entren al mundo de las drogas” finalizó Geo Bujanda.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto