Conecta con nosotros

Resto del mundo

‘Florence’ amenaza con ser el huracán más devastador de los últimos 60 años en la costa este de EEUU

Los habitantes de Carolina del Norte y del Sur en EEUU aceleran hoy los preparativos para hacer frente al devastador huracán Florence, que con vientos de más de 200 kilómetros por hora y lluvias torrenciales amenaza con ser la más devastadora en la zona de los últimos 60 años.

Además de las miles de personas que aprovechan las últimas horas en las que será posible huir por carretera de los efectos del ciclón, las que han decidido quedarse en sus casas protegen sus viviendas con planchas de madera y hacen acopio de alimentos y agua.

Las autoridades insistieron hoy a los habitantes de Carolina del Norte y del Sur a que se preparen para llegada de Florence, una tormenta que calificaron de «monstruosa», que llegará a última hora del viernes a las costas de la región como la peor desde 1954.
Los habitantes de los pueblos costeros, que son los más amenazados, son los que protagonizan principalmente el éxodo para encontrar refugio en las zonas del interior o, directamente, en otros estados, tras la orden de evacuación forzosa de las autoridades, que afecta a más de un millón y medio de personas.

También se registran largas colas en las gasolineras y los supermercados de gente que se apertrecha de suministros ante la posibilidad de quedar aisladas y sin energía eléctrica.

La situación es de mayor tranquilidad en poblaciones del interior del estado, como Tyron, donde se celebran los Juegos Ecuestres Mundiales sin que la meteorología haya obligado a su suspensión.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC), calificó la tormenta como «extremadamente peligrosa», con una fuerza de 4 en la escala de Saffir-Simpson, de un máximo de 5, que ocasionará marejadas ciclónicas y lluvias torrenciales con vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora.

Esta dimensión convierte a Florence en el peor huracán que penetra en las costas de las Carolinas desde 1954, cuando el huracán Hazel, también de categoría 4 y con vientos de 241 kilómetros por hora, dejó 19 muertos y destrozó cerca de 15.000 edificios.
Mientras tanto, a las afueras de Charlotte, a unos 330 kilómetros de la costa), los vecinos apuntalan sus casas y bloquean cada rendija en puertas y ventanas, ya que a pesar de que los vientos no serán tan violentos como en las zonas costeras abiertas, se esperan «inundaciones severas».

Las estimaciones del NHC señalan que Florence producirá acumulaciones totales de entre 500 y 760 milímetros de lluvia, con cantidades aisladas de hasta un metro en zonas de Carolina del Norte y Carolina del Sur.

Ante la mayor afluencia de compradores, algunos supermercados locales han aumentado la capacidad de su almacenes con el objetivo de que los ciudadanos puedan disponer de víveres suficientes para sobrevivir durante varios días.

«Estamos trabajando estrechamente con nuestros equipos de logística para asegurarnos de que tengamos un flujo constante de productos en nuestras tiendas, siempre y cuando sea seguro hacerlo», explicó Tara Aston, una portavoz de la cadena Wallmart, a The Charlotte Observer.

El gobernador de Carolina del Norte, el demócrata Roy Cooper, ha advertido de que Florence es «una tormenta mortal» que puede dejar sin electricidad a la población durante días.

Esta situación ha llevado a los medios de comunicación locales a publicar noticias sobre cómo cargar los dispositivos eléctricos con sistemas de bajo voltaje para evitar permanecer demasiado incomunicados o las principales medidas para estar a salvo.

«El desastre está a nuestras puertas y va a entrar», aseguró el gobernador, que insistió a la población de la costa de que «aún está a tiempo de salir de manera segura», pero que el tiempo se acaba.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Resto del mundo

‘Liberan’ a migrantes mexicanos víctimas de trata

Fiscales federales encausaron a cinco personas acusadas de obligar a 14 migrantes mexicanos a trabajar en campos de Wisconsin, donde “fueron víctimas de una forma grave de trata de personas”.

En acta acusatoria revelada el martes, la fiscalía indicó que a los trabajadores les quitaron sus documentos para evitar que viajaran y los escondieron “en edificios y otros lugares» para que no los encontraran. Los obligaron a trabajar bajo la amenaza de causarles “daño grave”, según la acusación formal.
A los trabajadores a veces les negaban agua durante días calurosos, laboraban turnos de 12 horas seis o siete días a la semana con un descanso para comer de 30 minutos, y se les negaba la atención médica o se les castigaba si la buscaban por ellos mismos, según un documento que los fiscales presentaron para sustentar la captura de los acusados.

Según la imputación formal, los acusados reclutaron a los migrantes, todos mexicanos, y les consiguieron visas de trabajo agrícolas simulando que trabajarían en Georgia. Sin embargo, los acusados trasladaron a las víctimas a fincas en Wisconsin, donde laboraron desde julio de 2016 al 10 de noviembre de 2016.

Los imputados son Saúl García, de 49 años; Saúl García Jr., de 26; Daniel García, de 28; Consuelo García, de 45; y María Remedios García Olalde, de 52. Enfrentan varios cargos, entre ellos trabajo forzado, trata de peones, esclavitud y servidumbre involuntaria. Uno de los hombres también está acusado de tratar de influir en el testimonio que dos de las víctimas dieron al jurado investigador.

Los acusados están detenidos y todavía no tienen abogados.

Cuando trabajaban en fincas en Kenosha y Racine, en Wisconsin, los trabajadores eran amontonados en un hotel, a menudo cuatro en una habitación, y a veces tenían que dormir en el piso, según la fiscalía. Desde las seis de la mañana, cuatro autobuses escolares amarillos los trasladaban a los lugares de trabajo, dijo la fiscalía.

Aunque los cargos fueron presentados a nombre de 14 hombres en Wisconsin, en 2015 y 2016 los acusados trajeron a centenares de inmigrantes mexicanos a trabajar en su finca en Georgia, donde viven, según la fiscalía de ese estado. Algunos trabajadores fueron enviados después a Wisconsin.

Las autoridades desmantelaron la operación el 10 de noviembre de 2016, cuando detuvieron a uno de los autobuses escolares amarillos. De los 23 trabajadores que iban en la unidad ese día, 11 regresaron a México y 12 optaron por quedarse en Wisconsin. En la acusación formal no se menciona el nombre de las víctimas ni el lugar donde fueron reclutadas en México.

Excelsior

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Se construye nuevo muro: Trump

Estados Unidos se encuentra construyendo un «nuevo muro» en su frontera con México, afirmó el mandatario estadounidense, Donald Trump.

El magnate subrayó en su cuenta de Twitter que se trata de una demolición y renovación de estructuras antiguas e ineficaces que servían como barrera.

«Gran parte del muro que se está construyendo en la frontera sur es una demolición completa y reconstrucción de barreras antiguas y sin valor con un nuevo muro y bases».
De acuerdo con el mandatario estadounidense, sus detractores indican que no se trata un nuevo muro, sino de una renovación, lo cual refutó.

«El problema es que los detractores dicen que no se trata de un nuevo muro, sino de una renovación. Incorrecto, debemos construir donde más se necesita (…) ¡Corregiremos lo muros existentes en mal estado e ineficaces, y los llevaremos a un estándar muy alto».
Como se recordará, este martes, el presidente estadounidense criticó a México por no hacer lo suficiente para frenar el flujo migratorio a través de su frontera, por lo que advirtió que tomará nuevas medidas.

sdp noticias

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Elefante bebé muere tras ser forzado a bailar en un zoológico

Su nombre era Dumbo, era un elefante de apenas 3 años y murió luego de sufrir maltratos y descuido en un zoológico de Phuket, Tailandia en donde lo obligaban a bailar para divertir a los turistas.

Al joven paquidermo se le habían roto las piernas dos semanas antes de su muerte, pero el estado de abandono en el que vivía y la negligencia tanto de sus cuidadores como del establecimiento que lo tenía en cautiverio, evitaron que alguien se diera cuenta de las lesiones, igual que sucedió con otras enfermedades que el animal sufría en silencio.

Tras varias semanas de presión por parte de la gente que exigía a las autoridades locales que confiscaran a Dumbo para que dejara de padecer en el zoo, con un estado de salud visiblemente deteriorado el animal fue llevado a un hospital en donde médicos veterinarios lo revisaron y encontraron que sufría de una infección intestinal que le impedía a su cuerpo absorber nutrientes suficientes para mantenerse en pie, razón por la que sus huesos y músculos se debilitaron y al combinarlos con las actividades forzadas, terminó rompiendo dos de sus extremidades.

“Su cuerpo esquelético sugirió claramente que estaba enfermo y que podría estar sufriendo de malnutrición y agotamiento. Sin embargo, el zoológico no hizo nada hasta recibir críticas internacionales”.

sdp noticias

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto