Conecta con nosotros

México

Increíble: “Chapitos” escriben carta a la DEA para limpiar su nombre

Published

on

En un suceso inaudito, los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera dirigieron una carta a la opinión pública para contar su versión respecto a las recientes acusaciones de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) por su aparente responsabilidad en el tráfico de fentanilo a Estados Unidos.

El escrito fue entregado al equipo de la periodista Azucena Uresti, en Milenio, y dado a conocer la noche del 3 de mayo. Primordialmente, los hijos del capo se deslindaron del Cártel de Sinaloa y de las operaciones de trasiego de drogas a la Unión Americana.

No somos la cabeza [del Cártel de Sinaloa] ni estamos interesados en serlo”, fue una de las primeras líneas incluidas en la misiva. Respecto a la presencia del crimen organizado en tal región, argumentaron que se trata de un “sinnúmero de grupos pequeños y grandes que tienen su base de operaciones en el estado o son integrados por personas de Sinaloa”.

Además, acusaron como un acto “publicitario” su denominación en conjunto como “Los Chapitos” y aseguraron que hay “grupos independientes” que utilizan tanto sus nombres como el de su padre “para poder trabajar con total impunidad” y beneficiarse de su reconocimiento internacional.

Los hijos del "Chapo" aseguraron no tener relación con el tráfico de fentanilo. (AP Foto/Eduardo Verdugo, Archivo)
Los hijos del «Chapo» aseguraron no tener relación con el tráfico de fentanilo. (AP Foto/Eduardo Verdugo, Archivo)

En documentos recientes de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, las autoridades judiciales detallaron cómo, desde 2014, Los Chapitos habrían incrementado y perfeccionado su red de tráfico de fentanilo a Estados Unidos.

Respecto al papel de cada uno de los hijos del “Chapo”, acusaron a Iván Archivaldo Guzmán Salazar de ser el jefe de seguridad y comandante de los sicarios del grupo. Jesús Alfredo, por su parte, también se encargaría de labores de seguridad, así como de coordinar la recepción de precursores químicos y fentanilo desde China. Ambos fueron señalados de haber perpetrado violencia de manera directa e incluso de haber ordenado torturas y asesinatos.

Joaquín Guzmán López, alias “El Güero”, habría asumido el rol de ser uno de los principales operadores del cártel, a cargo del tráfico de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana hacia EEUU, así como del lavado de las ganancias obtenidas por la organización.

Ivan Archivaldo Guzmán fue señalado por la DEA como el principal jefe de seguridad de Los Chapitos.
Ivan Archivaldo Guzmán fue señalado por la DEA como el principal jefe de seguridad de Los Chapitos.

Historias del tigre y el bat “son falsas”, según Los Chapitos

Una de las acusaciones que adquirió más relevancia entre las expuestas por la DEA fue que Los Chapitos aparentemente tenían tigres bajo su cuidado y los alimentaban con sus enemigos cuando seguían con vida.

“En México usaban a sus enemigos aún vivos para alimentar a tigres, los electrocutaban, los sumergían en agua para ahogarlos y les disparaban a corta distancia con una metralleta calibre 50?, detalló Anne Milgram, titular de la agencia en una conferencia con los medios.

 Al respecto, los hijos del exlíder del Cártel de Sinaloa argumentaron que dicha historia era falsa. “Un tigre podrá matar a una persona, ¿pero, comérsela? No tenemos ni tuvimos tigres”, escribieron en su carta.

Otra de las versiones que calificaron como falaz fue la aparente participación de Ovidio Guzmán, “El Ratón”, en la tortura del “Guacho”, un sicario de los Beltrán Leyva que “El Chapo” había ordenado secuestrar en 2010.

De acuerdo con declaraciones de Dámaso López Núñez, alias “El Licenciado” ante las autoridades de EEUU, al “Guacho” lo llevaron a una casa cerca de Culiacán y ahí Ovidio lo habría golpeado con un bat de beisbol.

La sesión de tortura contra el sicario quedó grabada en un video de casi cuatro minutos que fue presentado como evidencia por la Fiscalía de EEUU el 22 de enero de 2019, durante el juicio contra “El Chapo”. El cadáver del “Guacho” fue encontrado el 10 de octubre de 2010 en Navolato.

Acusaron deficiencias en las investigaciones

Como parte de su réplica a la DEA, Los Chapitos reconocieron la presencia de fentanilo en Sinaloa, pues “abundan quienes lo trabajan”, pero se deslindaron de las operaciones relacionadas con dicho opioide. “Nunca hemos trabajado con fentanilo”, escribieron.

Los hijos del "Chapo" aseguraron no estar involucrados con el tráfico de fentanilo, a pesar de las acusaciones de la DEA. (News Sky/Captura de pantalla)
Los hijos del «Chapo» aseguraron no estar involucrados con el tráfico de fentanilo, a pesar de las acusaciones de la DEA. (News Sky/Captura de pantalla)

En este sentido, sugirieron que las autoridades no han implementado investigaciones lo suficientemente sólidas al respecto, pues argumentaron que “basta con que manden un solo agente al estado, para que realmente sepan lo que pasa en Sinaloa”.

“Nosotros jamás hemos establecido, a sabiendas, relaciones con personas que trafican fentanilo”, aseguraron los hijos del capo.

Otro tema del cual se distanciaron por medio de la carta entregada a Milenio fue la pugna con otros grupos criminales. “Jamás nos involucramos en guerra o diferencia alguna contra el grupo denominado Los Zetas, por lo que no pueden decir que hayamos participado en homicidio contra sus integrantes”, dijeron en referencia a las versiones que señalaron a Iván Archivaldo y Jesús Alfredo de haber torturado y asesinado a tres integrantes del cártel de la última letra en 2017 en Navolato.

Respecto a los informes oficiales que han reportado disputas entre Los Chapitos y otras facciones del Cártel de Sinaloa o células del Cártel de Caborca en Sonora, no mencionaron nada.

Por Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar la DEA ofrece hasta 10 millones de dólares, ya que son considerados como los actuales líderes de 'Los Chapitos' (Foto: DEA)
Por Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar la DEA ofrece hasta 10 millones de dólares, ya que son considerados como los actuales líderes de ‘Los Chapitos’ (Foto: DEA)

¿Cuál fue el motivo de la carta?

El escrito llegó a las manos del citado medio a través de José Refugio Rodríguez, abogado del “Chapo” y de sus hijos,quien confirmó que fueron estos quienes lo redactaron.

“Lo único que yo hice fue investigar si sí provenía de los hijos, si sí estaba autorizada por los hijos de Joaquín [Guzmán Loera] y sí logré concertarlo. Me hablaron de un número y me dijeron que estuviera al pendiente, que me iban a hacer una llamada. Finalmente fue hasta el sábado que recibí una llamada, que me iban a mandar una nota para que buscara hacerla llegar específicamente con ustedes”, explicó el defensor de la familia en entrevista con Uresti.

Además, Rodríguez detalló que la carta no estaba dirigida hacia el presidente Andrés Manuel López Obrador ni a ninguna autoridad del Gobierno de México, sino que debía entenderse como “una réplica, como si fuera una declaración de defensa de ellos para deslindarse de las imputaciones que le formuló la Agencia Antidrogas de Estados Unidos”.

Finalmente, el jurista consideró que esta carta era una muestra de preocupación por parte de los hijos de Guzmán Loera ante las investigaciones y operativos que la DEA advirtió en su contra.

“Los hijos de Joaquín Guzmán Loera, a quienes ahora en un afán publicitario nos denominan Los Chapitos, jamás hemos producido, maquilado o comercializado fentanilo ni ninguno de sus derivados.Somos víctimas de una persecución y nos convirtieron en chivo expiatorio”, escribieron los hermanos al final de su mensaje.

México

El 60% de los mexicanos con problemas de salud mental

Published

on

By

Actualmente 24 millones de personas tienen algún problema de salud mental, informó la Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones(Conasama), sin embargo sólo una de cada tres personas busca algún tipo de atención médica, según destaca la organización Documenta en el informe denominado Por Razón Necesaria y alerta que ante la falta de recursos para poder atenderse en hospitales privados, deberán acudir a hospitales públicos del sector salud.

En 2018, los mexicanos con algún problema relacionado con alguna enfermedad mental que van desde los malestares recurrentes tipo estrés, ansiedad y depresión, hasta casos más graves como esquizofrenia o bipolaridad, entre otros, eran alrededor de 15 millones de personas, según datos de la Secretaría de Salud, y ahora en 2024 se tiene que 3 de cada 10 mexicanos sufren por cuestiones de salud mental.

Esto implica un crecimiento de 60% en solo seis años, al pasar de la cifra referida de 15 millones en 2018 a 24 millones actualmente.

Al respecto, cabe destacar que cada año son atendidas apenas unas 191 mil personas en los hospitales psiquiátricos del sector salud a nivel nacional, lo que significa que ni siquiera se cubre al 1% de la población afectada.

De acuerdo con el Inegi, las entidades con mayores problemas de salud mental son: Estado de México, Ciudad de México, Jalisco, Veracruz, Guanajuato, Puebla y Nuevo León.

Hospitales psiquiátricos no cerraron: Conasama

Los hospitales psiquiátricos públicos atienden en promedio a más de 190 mil pacientes cada año y no cerraron como resultado de la reforma a la Ley General de Salud de 2022, aclaró la Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones (Conasama).

Publimetro se comunicó con los hospitales Fray Bernardino de Sahagún y en el Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro para solicitar una cita de primera vez, y en ambos institutos informaron que continúan atendiendo de forma normal a los pacientes los 365 días del año.

No obstante, las reformas a la Ley General de Salud, en materia de Salud Mental y Adicciones en 2022 marcaron un cambio de paradigma en la atención en todos los niveles de atención, particularmente hoy en día están en marcha 341 Centros Comunitarios de Salud Mental y Adicciones, para la prevención y atención de padecimientos cerca de los hogares, precisó la Conasama a través de una tarjeta informativa entregada a este medio.

Asimismo, 115 hospitales generales cuentan con áreas de salud mental para la atención de padecimientos más graves. Particularmente, en cuanto a atención en hospitales psiquiátricos lo que la Ley mandata es con relación al respeto en derechos humanos, como es:

– Consentimiento Informado. Se establece la obligación de comunicar a pacientes y familiares los beneficios, riesgos y alternativas. La persona tiene el derecho a aceptar o rechazar el diagnóstico o tratamiento.

– Voluntad anticipada. En previsión de servicios a futuro, se establece el derecho a determinar el tipo de acciones para su tratamiento.

– Derecho a no ser sometido a medidas de aislamiento o cualquier práctica con tratos crueles.

“Como se mencionó en 2022, los hospitales psiquiátricos no se cierran, sólo se fortalecen al igual que el primer y segundo nivel”

—  Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones

De acuerdo con la organización civil Documenta, la nueva ley de 2022 pretendía que los actuales hospitales psiquiátricos se conviertan en centros ambulatorios o en hospitales generales dentro de la red integrada de servicios de salud del país.

Sin embargo, la atención psiquiátrica sigue siendo un tema inaccesible para la población debido a que el 77% de las camas de psiquiatría están ubicadas en ciudades grandes o cerca de éstas; el 42.09% de las y los especialistas en psiquiatría están en la Ciudad de México, el 11.22% en Jalisco y el 7.03% en Nuevo León; solamente entre el 21% y 50% de los servicios de atención primaria en donde hay médicos tienen medicamentos, mientras que en aquellos en los que no hay médicos la disponibilidad oscila entre el 1% y 20%

México no invierte lo que debiera en salud mental

De acuerdo con Judith Senyasen Méndez Méndez, investigadora del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, México no invierte lo que debería en salud mental, lo cual es ‘muy grave’, porque estamos hablando de un serio problema de salud de la población.

Explicó que para 2024, el presupuesto en materia de salud mental será de 3 mil 724 millones de pesos, sólo un aumento de 24 millones de pesos con relación a 2023, pese al aumento exponencial en la cantidad de mexicanos que requieren atención para algún padecimiento mental que, como ya se mencionó, ascienden a 24 millones de pacientes con diferentes necesidades.

Dijo que para igualar el nivel promedio de la región, que son 8 dólares por personas sin seguridad social, México tendría —por lo menos— que triplicar su presupuesto en la materia.

“Esta brecha que vemos en salud mental, tiene mucho que ver con la brecha que tenemos en salud, debemos destinar al menos 6 puntos del PIB en materia de salud, pero México sólo invierte 2.8 puntos porcentuales del PIB”, estableció.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto