Conecta con nosotros

Nota Principal

Joe Biden ha sido elegido el presidente 46 de los Estados Unidos

Joe Biden, ex vicepresidente, bajo Barack Obama y veterano del Senado por 36 años, será el 46º presidente de los Estados Unidos. Su compañera de fórmula, la senadora de California Kamala Harris, se convertirá en la primera mujer, la primera afroamericana y la primera asiática estadounidense en ocupar el cargo de vicepresidenta.

El candidato demócrata es el ganador proyectado en suficientes estados para obtener 270 votos electorales. El estado de Pensilvania, que Hillary Clinton perdió en 2016, fue llamado por Biden en las primeras horas del 6 de noviembre, logrando la victoria electoral en una votación muy disputada que atrajo una participación histórica.

La victoria es un gran alivio para los partidarios de Biden después de unos días llenos de ansiedad durante los cuales se contabilizó una cantidad récord de boletas por correo. También sirve como una promesa, aunque ciertamente no una garantía, de que el drama de alto octanaje de los años de Trump finalmente podría estar llegando a su fin.

Trump, por su parte, ha señalado que no puede ir en silencio, cuestionando la legitimidad de los votos contados tardíamente que llegaron por correo a los estados que lo aseguraron para Biden.

Para Biden y Harris, la victoria marca el final de la campaña, pero el comienzo de un desafío aún más abrumador. Biden, quien ingresa a la Casa Blanca como el director ejecutivo con más experiencia en el servicio público en la historia de Estados Unidos y el hombre de mayor edad en asumir la presidencia, asumirá sus funciones en medio de una crisis histórica mundial, una pandemia que ya se ha cobrado más estadounidenses. vidas que la Primera Guerra Mundial, Corea y Vietnam juntas y ha producido las tasas de desempleo más altas desde la Gran Depresión.

Y Biden y Harris pueden tener que tomar el poder con un Senado republicano. En el momento de escribir este artículo, la pequeña posibilidad de un Senado demócrata depende de las elecciones de segunda vuelta en Georgia en enero y de las elecciones no convocadas en Carolina del Norte y Alaska. Es muy probable que haya una ligera mayoría de los republicanos. Un fracaso demócrata para tomar la cámara alta, incluso si se aferran a la Cámara de Representantes como se esperaba, podría terminar efectivamente con la agenda de Biden antes de que tenga la oportunidad de tomar forma.

Biden ganó la presidencia reconstruyendo parcialmente el llamado «muro azul» para los demócratas: los estados industriales del medio oeste de Michigan, Wisconsin y Pensilvania. También plantó una bandera demócrata en Sunbelt, con Arizona, Georgia y Carolina del Norte todavía en juego (Biden lidera en los dos primeros y está detrás en el tercero). En el momento de escribir este artículo, ha acumulado 73,7 millones de votos frente a los 69,6 millones de Trump, una diferencia del 50,5% al ??47,7%, y puede reclamar el récord de mayoría de votos en la historia de Estados Unidos.

A medida que la escala de la pandemia y su daño económico comenzaron a aclararse a principios de este año, la campaña de Biden señaló que el candidato quería una administración «del tamaño de FDR». Promocionó un plan para hacer frente a la pandemia de Covid-19, ampliando las pruebas, fomentando una mejor coordinación entre los estados y organizando el rápido desarrollo y despliegue de una vacuna. Presentó un programa para combatir la crisis económica creada por Covid-19, que incluye financiamiento para estados y localidades, seguro de desempleo y efectivo para individuos y hogares, y subvenciones y préstamos para pequeñas empresas como bares y restaurantes.

Todo eso parece bastante factible bajo un control demócrata unificado, pero mucho, mucho más difícil si McConnell mantiene el Senado. En 2009, McConnell decidió que una postura de obstrucción absoluta, destinada a bloquear toda la legislación de Obama destinada a rescatar o reformar la economía, era el mejor enfoque para los republicanos del Senado. En ese momento, sus republicanos eran minoría, por lo que la obstrucción total era más difícil. Esta vez, puede que tenga una mayoría en el Senado, y es probable que vuelva a adoptar esa postura.

Sin el Senado, la capacidad de Biden para promulgar su agenda se verá severamente restringida, incluso si hay acciones ejecutivas que puede tomar para mover la pelota en algunos frentes. Tendrá un poco más de libertad en asuntos exteriores, donde buscará deshacer la reversión de Trump de la política exterior de Obama-Biden volviendo a comprometerse con Cuba e Irán, negociando un nuevo acuerdo de control de armas con Rusia y abordando la amenaza del Norte. Corea posa para Corea del Sur y Japón.

Biden también tendrá que decidir cómo manejar el legado de su predecesor: si dejar lo pasado en el pasado, como fue la actitud de Obama-Biden hacia George W. Bush, o buscar enjuiciar o al menos investigar las irregularidades de los años de Trump bajo un nuevo fiscal general.

Todas estas preguntas tendrán que esperar hasta que sepamos el resultado en el Senado. Por ahora, al menos, los demócratas pueden celebrar haber ganado la presidencia.

La derrota de Trump supone un enorme alivio para la mayoría que votó en contra de Trump hace cuatro años, para los perjudicados por sus políticas, desde la separación familiar forzada hasta la fallida respuesta del Covid-19, y para los muchos que preocupados por Trump abrigaban peligrosas tendencias autocráticas. Para los estadounidenses que eligieron a Biden, se siente como el final de un capítulo oscuro en la historia de nuestra nación y, potencialmente, el comienzo de un momento de gran oportunidad.

Pero para que se cumpla esa oportunidad, Biden y Harris deberán trabajar rápido, y no sabremos si podrán hacerlo hasta que sepamos los resultados en el Senado.

La agenda de Biden-Harris

Está en juego una agenda que rivaliza con el programa de cualquier presidente demócrata anterior.

El plan de Biden para responder al desastre de Covid-19 se llama «Reconstruir mejor». No tiene el mismo tono que el «New Deal» o la «Gran sociedad», pero capta lo que Biden pretende hacer: reconstruir a partir de los escombros que dejó la administración Trump al no contener la enfermedad y la voluntad de dejar que se propague. a más de nueve millones de casos y más de 230.000 muertes.

Ese fracaso ha llevado al desempleo más alto desde la Gran Depresión (14,7 por ciento en abril; y todavía 7,9 por ciento en septiembre) y una pobreza creciente. Mientras tanto, mientras la pandemia se desataba, la administración Trump respondió a las protestas por la igualdad racial de la peor y más divisiva forma imaginable.

La victoria de Biden-Harris es un enorme alivio para la mayoría que votó contra Trump hace cuatro años.
Esa es la línea de base, y el equipo de Biden-Harris se ha comprometido con programas de gasto masivo, tanto en Covid-19 específicamente como en otros desafíos, desde el clima hasta el cuidado, para reconstruir a partir de él.

Para hacer frente al Covid-19, Biden ha prometido pruebas en todo el país, un Cuerpo de Empleos de Salud Pública de 100,000 personas, pago por peligrosidad para los trabajadores esenciales, reservas masivas de vacunas producidas antes de la aprobación para el despliegue más rápido y mucho más.

En cuanto a la economía, Biden propone una serie de planes que en conjunto constituyen la agenda más ambiciosa para un candidato demócrata en décadas. Los planes están orientados en particular a reconstruir la manufactura (verde) en los EE. UU., Aprovechar las expansiones de la red de seguridad hechas por Obama y expandir dramáticamente el acceso a los servicios de cuidado de niños, discapacitados y ancianos.

Su plan de recuperación económica para abordar la recesión de Covid pagaría los costos del seguro médico para las personas recientemente desempleadas, ofrecería a los padres y cuidadores de clase media $ 8,000 al año para apoyo de cuidado infantil o a largo plazo, gastaría $ 700 mil millones en fabricación e I + D para expandir los empleos en esos sectores y facilitar la organización de sindicatos.

El plan de Biden para responder, tanto médica como económicamente, al desastre de Covid-19 se llama «Reconstruir mejor».

Su plan climático incluye 2 billones de dólares en inversiones en energía limpia y un estándar de electricidad limpia que exige que la producción de electricidad en los EE. UU. No produzca carbono para el año 2035.

Pero incluso si los demócratas terminan tomando el Senado, el camino a seguir para la agenda Biden-Harris sigue siendo complicado. Un Partido Republicano en la minoría del Senado liderado por Mitch McConnell probablemente repetiría la estrategia de McConnell de 2009-2011 de intentar bloquear cada una de las iniciativas de la nueva administración demócrata. Esa estrategia significó que la administración Obama-Biden y sus aliados en el Congreso se vieron obligados a comprometerse con elementos de la reforma financiera, abandonar una opción pública de atención médica y reducir drásticamente un importante paquete de estímulo, prolongando la Gran Recesión como consecuencia.

Mitch McConell, tiene amistad con Biden

Para evitar que se repita ese destino, Biden y una hipotética mayoría demócrata en el Senado tendrían que abolir el obstruccionismo, como han instado enérgicamente el ex presidente Obama y el ex líder de la mayoría del Senado Harry Reid. El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, ha dejado muy claro que la abolición del obstruccionismo está «sobre la mesa» en el nuevo Congreso.

Biden también tendrá que lidiar con una Corte Suprema hostil, especialmente ahora que se ha confirmado que Amy Coney Barrett reemplazará a Ruth Bader Ginsburg.

Las cosas se ven aún peor para Biden si los republicanos mantienen el Senado. Es probable que gran parte de su agenda esté muerta a su llegada. En ese caso, Biden tendrá que decidir cómo usar la poca influencia que tiene, como la capacidad de forzar un cierre del gobierno, para presionar a McConnell, y tendrá que decidir en qué temas usará esa presión para impulsar.

Biden también se apoyará en su reputación de negociador bipartidista moderado para sacar las cosas del Congreso. Cuando hablé con el asesor económico de Biden, Benjamin Harris, me explicó que Biden planea aprovechar sus relaciones en el Senado para aprobar su agenda con apoyo bipartidista.

“Pasé mucho tiempo en la oficina del vicepresidente cuando era vicepresidente. Me senté allí cuando llamó a los miembros demócratas y me senté allí cuando llamó a los miembros republicanos ”, recordó Harris. «Eso es lo que sucede cuando pasas tantas décadas en el Senado, si construyes estas amistades y estas relaciones y construyes esta credibilidad».

En ese escenario, McConnell también tendrá que decidir cuán obstruccionista puede ser su caucus republicano en el Senado sin incurrir en la culpa pública por la inacción. Dado el estrecho margen, y el hecho de que 21 escaños republicanos y solo 13 demócratas están disponibles para las elecciones en 2022, los republicanos del Senado también deberán reunir un historial defendible de gobernanza si tienen el cuerpo.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Nota Principal

Chiapas, segundo estado en semáforo epidemiológico verde

Chiapas se convirtió en el segundo estado de la República Mexicana que alcanza el color verde en el semáforo epidemiológico por COVID-19, es decir, logra un riesgo bajo de contagios de coronavirus.

Ricardo Cortés Alcalá, director general de Promoción de la Salud, en conferencia diaria sobre la situación del coronavirus, presentó la actualización del semáforo epidemiológico por COVID-19. En esta ocasión, dos estados se mantienen en rojo, 14 en naranja, 14 en amarillo y dos en verde.

A partir del lunes 23 de noviembre, en Chiapas se podrán reabrir algunas actividades.

El estado de Chiapas, que estaba en amarillo, por primera vez pasó a semáforo verde, bajo riesgo epidemiológico por coronavirus. En tanto, 4 estados que estaban en naranja pasaron a semáforo amarillo, riesgo medio, las entidades son: Baja California Sur, Colima, Sinaloa y Yucatán.

De igual forma algunas entidades tiene riesgo de regresar a color rojo.

Así queda el semáforo COVID-19

Entidades en ROJO:

Chihuahua
Durango

Entidades en NARANJA:

Aguascalientes
Baja California
Ciudad de México (con riesgo de pasar a color rojo)
Coahuila (con riesgo de pasar a color rojo)
Estado de México
Guanajuato
Guerrero
Hidalgo
Jalisco
Nuevo León (con riesgo de pasar a color rojo)
Querétaro (con riesgo de pasar a color rojo)
San Luis Potosí
Sonora
Zacatecas (con riesgo de pasar a color rojo)

Entidades en AMARILLO:

Baja California Sur
Colima
Michoacán
Morelos
Nayarit
Oaxaca
Puebla
Quintana roo
Sinaloa
Tamaulipas
Tabasco
Tlaxcala
Veracruz
Yucatán

Entidades en VERDE:

Campeche
Chiapas

¿Qué se puede hacer en semáforo verde?
Se permite regresar a las actividades escolares, además de las no esenciales y la reapertura de espacios públicos. Se prevé que en este nivel se regrese a la normalidad pero manteniendo las medidas de salud pública y laboral, así como las acciones de cuidados a las personas vulnerables.

Se deben seguir de manera estricta las intervenciones de sana distancia, dependiendo del color de semáforo en el que se encuentren a nivel local.

De no hacerlo se corre el riesgo de que en los lugares en que no se ha incrementado de forma sustancial la actividad epidémica, pueda emerger la epidemia de forma abrupta, con la necesidad de imponer medidas más restrictivas que no convienen a la vida pública y la economía.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Nota Principal

México supera las 100,000 muertes por Covid-19

México superó las 100,000 muertes de personas enfermas de COVID-19, que ha acumulado en apenas nueve meses del arribo de la epidemia y que reporta en medio de un rebrote en al menos siete de sus entidades.

La Secretaría de Salud federal informó la tarde de este jueves que el país acumula 100,104 decesos causados por el virus SARS-CoV-2, de los que en las últimas 24 horas se confirmaron otros 576.

El primer fallecimiento de una persona a causa del coronavirus fue reconocido oficialmente el 18 de marzo, desde entonces han pasado 247 días, en los que en promedio se han registrado 405 decesos en cada uno de ellos.

México es desde hace mes y medio el cuarto país que más muertes acumula por COVID-19, solo superado por Estados Unidos, Brasil e India, cuya cantidad de habitantes es mucho mayor.

Si se toman en cuenta los decesos por cada 100,000 habitantes, México es el quinto país con más casos, pero se coloca en el lugar número uno por tasa de letalidad –la proporción de personas que mueren por una enfermedad entre los afectados– entre los países más afectados por la pandemia.

La cifra presentada por la Secretaría de Salud federal no representa la totalidad de las muertes que ha causado la pandemia en el país, como las propias autoridades sanitarias han reconocido, pero sí los casos que hasta el momento se han podido confirmar por los tres métodos usados: prueba de laboratorio, por asociación a un contagio –personas que no se sometieron a una prueba pero que tuvieron contacto con alguien que murió o se contagió de COVID-19, en los 14 días previos a que presentara síntomas–, y por dictaminación –en el que con base a sus antecedentes se determina la causa de la muerte ante la falta de una muestra–.

A lo largo de la pandemia, México ha registrado un exceso de muertes, es decir que se han presentado más de las que tenía proyectadas sin la presencia del virus que ha cobrado más de 1.3 millones de vidas en el mundo. Hasta el 26 de septiembre, fecha del último corte dado a conocer por el gobierno federal, 139,153 de esos decesos era atribuible al COVID-19, de los que 78,449 decesos estaban confirmados a ese día.

Tanto las vías de dictaminación como la estimación del exceso de muertes fueron implementadas por el gobierno federal ante las críticas de expertos y la prensa nacional y extranjera acerca del subregistro del avance de la pandemia en el país por la poca cantidad de pruebas que se aplican, hasta este jueves se han realizado 2 millones 649,000 estudios, de los que 1 millón 19,543 han dado un resultado positivo, una cifra baja si se toma en cuenta que en el país hay 125 millones de habitantes.

Fuente: Expansión

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Nota Principal

Aprueba Senado, en lo general, despenalización del uso lúdico de la marihuana

Con 82 votos a favor, 18 en contra y 7 abstenciones, el Senado de la República aprobó el dictamen para despenalizar el uso lúdico o adulto de la marihuana. Esto quiere decir que a partir del 15 de diciembre, si pasa en la Cámara de Diputados, las personas podrán cargar hasta 28 gramos de la yerba, es decir una cajetilla de 28 cigarrillos, y tener de 6 a 8 plantas de marihuana en sus casas, sin terminar en la cárcel.

“Queda permitido a personas mayores de dieciocho años consumir cannabis psicoactivo”, señala el documento que
nalmente pasó ayer, en una discusión que se extendió por más de cinco horas.

En términos sencillos, el dictamen que se aprobó esta tarde amplía de 5 a 28 gramos la posesión para autoconsumo, es decir despenalizada y que no amerita sanción; de entre 28 y 200 gramos, se convierte en posesión simple y amerita sanciones administrativas o multas; de 201 gramos a 28 kilos, se le considera posesión para narcomenudeo y de 28 kilos en adelante, se considerará narcotráfico.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más visto