Conecta con nosotros

Resto del mundo

La llamada ‘estrella de Belén’ será visible por primera vez en 800 años

En el próximo solsticio de invierno, el 21 de diciembre, ocurrirá una alineación de planetas que no se había visto en los últimos 800 años, indican los astrónomos.

Júpiter y Saturno se alinearán tan cerca que parecerán una sola estrella brillante en el firmamento nocturno. La última vez que esto sucedió fue en la Edad Media, en el año 1226, cuando aún se creía en Europa que la Tierra era plana y la conquista de América estaba a siglos de distancia.

Aunque parecerá que los dos planetas se fusionan en un solo astro resplandeciente, se trata solo de una ilusión óptica provocada por la posición de nuestro planeta respecto al Sol. En realidad, Júpiter y Saturno orbitan alrededor del Sol separados por una distancia similar a la que existe entre la Tierra y Júpiter, sin que nunca lleguen a tocarse.

“Los alineamientos de estos dos planetas son inusuales, algo que ocurre cada 20 años más o menos, pero esta conjunción es excepcionalmente rara por lo cerca que se verán estos planetas el uno del otro”, dijo a la revista Forbes el profesor Patrick Hartigan, astrónomo de la Universidad de Rice.

El legendario astrónomo Johannes Kepler (1571-1630) sostenía la hipótesis de que la llamada estrella de Belén o de Navidad a la que se hace referencia en la historia de los ‘Tres Reyes Magos’ en el Nuevo Testamento, en realidad era una rara alineación triple entre Júpiter, Saturno y Venus.

Los astrónomos dicen que no se volverá a ver una alineación entre planetas tan cercana como esta hasta el año 2080.

El día en que mejor se podrá observar la estrella en el hemisferio norte será el 21 de diciembre, el solsticio de invierno, mirando en dirección suroeste 45 minutos después de la puesta del Sol. Sin embargo, la ‘estrella’ podrá verse a lo largo de toda la semana.

Con información de Forbes.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad -

Resto del mundo

EU intercepta 8 cohetes lanzados a su embajada en Irak

Ocho cohetes fueron interceptados el domingo tras ser lanzados a la zona donde está la embajada estadounidense en Bagdad, informaron las fuerzas armadas y funcionarios iraquíes, lo que despertó temores de nuevos actos de violencia cuando se acerca el aniversario del asesinato de un general iraní.

“Un grupo proscrito” lanzó ocho cohetes contra la zona especial de seguridad, lesionando a un iraquí encargado de un retén y provocando daños materiales a un complejo residencial y algunos vehículos, indicaron las fuerzas armadas iraquíes en un comunicado. El complejo residencial suele estar vacío.

El sistema antimisiles C-RAM de la embajada, que se usa para destruir misiles en el aire, fue activado para desviar el ataque, señaló la sede diplomática en un comunicado.

“La embajada de Estados Unidos confirma que cohetes dirigidos hacia la Zona Internacional provocaron la activación de los sistemas de defensa de la embajada», señaló el comunicado. Indicó que el complejo de la sede diplomática sufrió algunos daños.

“Exhortamos a todos los líderes políticos y del gobierno iraquí a tomar medidas para prevenir esos ataques y a hacer que los responsables rindan cuentas», se añade en el texto.

Reporteros de The Associated Press ubicados al otro lado del río Tigris pudieron escuchar el ruido estruendoso generado por el sistema de defensa.

Estados Unidos instaló el sistema C-RAM en el verano luego que grupos armados incrementaron sus ataques con cohetes dirigidos a la embajada y sus instalaciones.

Washington retiró parte de su personal en la sede diplomática hace unos días como medida temporal, poco antes de la conmemoración el 3 de enero del aniversario del asesinato del general iraní Qassim Soleimani, perpetrado por un cohete estadounidense afuera del aeropuerto de Bagdad. Las autoridades de Estados Unidos indicaron que la reducción se debió a preocupaciones sobre un posible ataque en represalia.

El asesinato de Soleimani ha provocado furia en la región. Poco después el Parlamento iraquí aprobó una resolución llamando a la expulsión de todas las fuerzas extranjeras.

La persistencia de los ataques con cohetes ha sido un problema para el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump, que culpa a milicias pro-iraníes.

En septiembre, Washington le advirtió a Irak que cerrará su embajada en Bagdad si el gobierno local no toma medidas para detener los ataques.

Fuente: Excelsior

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más visto