Conecta con nosotros

Salud y Bienestar

Las células cancerígenas se tornan ‘caníbales’ para sobrevivir a la quimioterapia

Algunas células cancerosas devoran a sus pares tumorales vecinas para sobrevivir a la quimioterapia y reanudar el ataque después que ha concluido el tratamiento, según un artículo que publica este martes la revista Journal of Cell Biology.

La investigación determinó que la quimioterapia no mata estas células cancerosas que, en general, solo dejan de proliferar y pasan a un estado latente pero metabólicamente activo conocido como senescencia.

«Es extremadamente importante que comprendamos las propiedades de estas células cancerosas senescentes que les permite sobrevivir después de la terapia química», señaló Crystal Tonnessen-Murray, investigadora en la Facultad de Medicina de la Universidad Tulane, en Luisiana.

Los fármacos empleados en la quimioterapia, como la doxorrubicina o hidroxildaunorrubicina son antibióticos que atacan el ácido desoxirribonucleico (ADN) de las células cancerosas, pero aquellas que sobreviven al tratamiento inicial pueden promover nuevamente el tumor.

Este es un proceso, por ejemplo, en el cáncer de mamas que retiene una copia normal de un gen llamado TP53, explicó la nota.

El equipo de Tonnessen-Murray descubrió que, tras el tratamiento con doxorrubicina u otros fármacos comunes en la quimioterapia del cáncer, las células cancerosas de mama se tornan senescentes y envuelven a las células próximas.

La publicación incluye una serie de videos que muestran este comportamiento que ha sorprendido a los científicos y que no solo ocurre en células cancerosas cultivadas en el laboratorio, sino también en tumores que crecen en ratones.

La investigación halló que también las células de cáncer de pulmón y de hueso son capaces de devorar a sus vecinas una vez que se han tornado senescentes.

El mecanismo por el cual las senescentes caníbales operan incluye la activación de un grupo de genes que se encuentra normalmente en los glóbulos blancos, o fagocitos, en la sangre que concurren a combatir microbios invasores o desechos celulares.

Una vez que las células cancerosas senescentes se «comen» a sus vecinas las digieren disolviéndolas en lisosomas, esto son estructuras celulares ácidas que se mantienen muy activas en las células senescentes.

Los investigadores determinaron que esta voracidad permite que las senescentes sigan vivas y sobrevivan en cultivos por más tiempo que las células cancerosas senescentes que no se comen a sus pares.

Fuente: El Imparcial

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad .

Salud y Bienestar

Un embarazo estresante reduce las posibilidades de tener un hijo hombre: Estudio

Las futuras mamás que sufren estrés físico o mental durante sus embarazos tienen menos probabilidades de tener un niño y también pueden tener un mayor riesgo de parto prematuro, según un estudio publicado este lunes.

“El útero es un primer hogar influyente”, dijo la autora principal Catherine Monk, directora de salud mental de las mujeres en la unidad obstetricia / ginecología en el Centro Médico Irving de NewYork-Presbyterian / Columbia University.

“Sabemos que los varones son más vulnerables en el útero y, presumiblemente, el estrés en estas mujeres es de larga data”, dijo Monk.

La naturaleza generalmente asegura que hay un promedio de 105 niños nacidos por cada 100 nacimientos femeninos; después de todo, los machos tenían más probabilidades de morir por accidentes o peleas de caza salvaje.

Pero en este estudio, las mujeres que tenían presión arterial más alta y otros signos de estrés físico tuvieron cuatro niños por cada nueve niñas (relación 4:9); mientras que las madres que estaban psicológicamente estresadas tenían dos niños por cada 3 niñas (relación 2:3). Todas las mujeres tuvieron embarazos saludables.

“Otros investigadores han visto este patrón de disminución en los nacimientos masculinos relacionados con eventos catastróficos traumáticos”, dijo Monk. “Uno de ellos es el asesinato del presidente Kennedy y el otro son los ataques terroristas del 11 de septiembre en la ciudad de Nueva York”.

Las mujeres embarazadas que fueron presionadas físicamente también fueron más propensas a dar a luz prematuramente que las madres sin estrés. Sin embargo, las futuras madres con tensión mental tuvieron más complicaciones durante el parto, como un parto más prolongado, que las madres con estrés físico.

El papel del apoyo social

Sin embargo, cuando las futuras madres recibieron apoyo social, como tener a alguien con quien hablar o contar para que les ayudara con sus problemas, el riesgo de parto prematuro desapareció, un descubrimiento sorprendente, dijo Monk.

Aún más sorprendente, cuanto más apoyo social recibía una madre, más posibilidades tenía de tener un bebé varón.

“El apoyo podría ser de familiares y amigos”, dijo Monk. “Podría ser un sentido de pertenencia en una comunidad religiosa. Es el sentido de cohesión social y conexión social lo que la investigación sugiere se convierte en un amortiguador contra las experiencias de estrés. Significa que te tomas un descanso”.

El apoyo social es crítico para generar confianza en una nueva madre, dijo la doctora Christina Penfield, profesora asistente de medicina materno-fetal en el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York, que no participó en el estudio.

“El embarazo es un momento crucial en la vida de las mujeres que coincide con una redefinición de uno mismo, la familia y la comunidad”, dijo Penfield. “Por lo tanto, no es sorprendente que varios estudios hayan demostrado que cuando brindamos programas de apoyo social a mujeres embarazadas vemos mejoras en sus resultados psicosociales”.

Estrés crónico y embarazo
Se estima que 30% de las mujeres embarazadas reportan estrés psicosocial por tensión en el trabajo o depresión y ansiedad, según los estudios.

Si bien este estudio no exploró cómo el estrés podría afectar el embarazo, otros han señalado el papel de la hormona del estrés cortisol.

El cortisol es parte del sistema de alarma de “vuelo o vuelo” del cuerpo y está destinado a disiparse una vez que el peligro haya pasado. Los niveles crónicamente altos pueden aumentar la presión arterial y hacer que un individuo sea más propenso a la enfermedad.

Un estudio encontró que las mujeres embarazadas bajo presión tenían niveles más altos de cortisol; esos niveles también estaban presentes en el líquido amniótico del bebé a las 17 semanas de gestación.

“El estrés durante el embarazo puede ser perjudicial tanto para la madre como para el bebé”, dijo Laura Berman, profesora clínica asistente de obstetricia / ginecología y psiquiatría en la Facultad de Medicina de Feinberg.

“Estar estresada mientras se espera un bebé puede aumentar las posibilidades de una mujer de depresión posparto. También puede conducir a parto prematuro y bajo peso al nacer”, agregó Berman, quien no participó en el estudio.

Sin embargo, Penfield advierte contra enfocarse mucho en una asociación entre el estrés materno y los resultados adversos.

“Estos estudios solo pueden sugerir una asociación y no pueden establecer la causalidad”, dijo. “Por ejemplo, algunas mujeres que reportan un alto estrés también pueden tener una disminución del sueño, dietas irregulares o poco saludables, o mayores tasas de consumo de sustancias. No está claro si es el ‘estrés’ el que causa el resultado adverso”.

Fuente: CNN

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Salud y Bienestar

Exhortan a mujeres a llevar una vida saludable para prevenir cáncer

En el marco del mes de la sensibilización sobre el cáncer de mama, Delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua exhorta a las mujeres a adoptar estilos de vida saludables para prevenir este padecimiento, informó la coordinadora auxiliar de Salud Pública, Brenda Ramírez Vega.

Destacó que es importante tener hábitos alimenticios saludables, hacer ejercicio, evitar el consumo de alcohol y tabaco; así como autoexplorarse los senos para detectar a tiempo la aparición de bolitas.

Mencionó que entre los factores de riesgo del cáncer de mama, destacan los siguientes:

• Menopausia tardía

• Tener el primer hijo en edad avanzada o no haber dado a luz

• No haber amamantado

• Antecedentes familiares de cáncer

• Tener sobrepeso

• No hacer ejercicio

• Consumo de alcohol y tabaco

Recomendó adoptar como hábito la auto exploración mamaria a partir de los 20 años de edad, por lo menos una vez al mes, después de haber terminado el periodo menstrual.

Finalmente, exhortó a las derechohabientes acudir a los módulos de Medicina Preventiva, ubicados en cada Unidad de Medicina Familiar, para sus revisiones periódicos.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Salud y Bienestar

Virus de influenza muta cada año; exhorta Salud a vacunarse

El cambio constante de la cepa obliga a científicos a modificar el biológico anualmente; son niñas y niños menores de cinco años, mujeres embarazadas, personas mayores y aquellas que padecen una enfermedad crónica, los grupos más vulnerables, advierte Secretaría

Como parte de las acciones de prevención de las enfermedades, la Secretaría de Salud, exhortó a la población en general, a vacunarse contra la influenza, con el fin de reducir los efectos de la enfermedad y disminuir el riesgo de muerte en caso de padecerla.

La dependencia estatal indicó que la cepa del virus de la influenza muta o cambia constantemente, lo que hace imposible diseñar una vacuna única para todas las posibles variaciones, y obliga a las y los científicos, a modificar el biológico que debe aplicarse cada año.

Por lo anterior, es primordial vacunar a la población en general, especialmente a los grupos de riesgo, que comprenden a niñas y niños menores de cinco años, mujeres embarazadas, personas mayores y aquellas que padecen una enfermedad crónica como VIH, diabetes, problemas cardiacos, asma o cáncer.

La influenza es una enfermedad potencialmente grave, que puede requerir hospitalización, e incluso provocar la muerte.

La inmunización reduce los efectos y previene problemas graves y afecciones crónicas, que se agudizan al pasar el virus de persona a persona.

La Secretaría de Salud informa que la vacuna es la mejor forma de protegerse, pues los anticuerpos que son administrados, ya que brindan protección contra esta enfermedad respiratoria que es muy contagiosa.

Se presenta con síntomas como fiebre, escalofríos, tos, dolor de garganta, mucosidad nasal, dolores musculares y de cabeza, fatiga, vómito y diarrea, los cuales de no atenderse a tiempo, pueden ser fatales.

Debido a que el virus se transmite fácilmente entre personas, se recomienda tomar otras medidas preventivas, como: lavarse las manos frecuentemente, cubrir boca y nariz al toser o estornudar, no escupir, no tocarse la cara con las manos sucias.

Además, limpiar y desinfectar superficies y objetos de uso común como celulares, llaves, manijas de puertas, controles remotos, etc., y permanecer en casa si presenta padecimientos respiratorios.

Vacunarse permite tener inmunidad contra los tres tipos de virus de la influenza, que son: AH1N1, AH3N2 y tipo B.

Este virus circula todo el año, sin embargo, se registra un período de mayor actividad entre diciembre y febrero, aunque puede durar hasta mayo.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto