Conecta con nosotros

Resto del mundo

Los 15 puntos claves del manual del Vaticano para gestionar denuncias sobre abusos sexuales

El Vaticano publicó, por iniciativa del papa Francisco, un manual para los eclesiásticos con directivas sobre el procedimiento a seguir a la hora de investigar casos de presunto abuso sexual contra menores de edad dentro de la Iglesia.

Reunidos en un vademécum, estos documentos constituyen un “instrumento” destinado a ayudar a las autoridades locales de la Iglesia en la “delicada tarea de llevar adelante correctamente los casos” que impliquen a religiosos “cuando son acusados” de abusos a menores, explicó el cardenal español Luis Ladaría Ferrer, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en un comunicado.

Se trata de una especie de “manual”, dice el propio texto, que desde la notitia criminis a la conclusión definitiva de la causa pretende ayudar y conducir paso a paso a quién se vea en la necesidad de proceder al descubrimiento de la verdad en el ámbito de los delitos mencionados.

No es un texto normativo, no modifica legislación alguna en la materia, sino que se propone clarificar el itinerario. “No obstante, se recomienda su observancia, con la certeza de que una praxis homogénea contribuye a hacer más clara la administración de la justicia”, afirma el escrito.

Los 15 puntos más importantes del manual

1- Recibida una notitia de delicto (es toda información sobre un posible delito que llegue de cualquier modo al Ordinario o al Jerarca y que no es necesario que se trate de una denuncia formal), se debe realizar una investigación previa, siempre que la notitia de delicto sea “saltem verisimilis”. Si tal verosimilitud no tuviese fundamento, no es necesario dar curso a la notitia de delicto. En este caso, sin embargo, se requiere conservar la documentación cuidadosamente, junto a una nota en la que se indiquen las razones de esta decisión.

2- Incluso en ausencia de una explícita obligación legal, la Autoridad eclesiástica debe noticia a las Autoridades civiles competentes cada vez que considere que esto es indispensable para tutelar a la persona ofendida o a otros menores del peligro de eventuales actos delictivos.

3- Considerada la delicadeza de la materia -que proviene, por ejemplo, del hecho de que los pecados contra el sexto mandamiento del Decálogo raramente tienen lugar en presencia de testigos, aclara el texto-, el juicio sobre la ausencia de la verosimilitud se emitirá sólo en el caso de imposibilidad manifiesta de proceder a tenor del Derecho Canónico. Por ejemplo, si resulta que, en las fechas en las que se supone se perpetró el delito, la persona no era clérigo todavía; si es evidente que la presunta víctima no era menor; si es un hecho notorio que la persona señalada no podía estar presente en el lugar del delito en el momento en que habrían sucedido los hechos que se le imputan.

4- También en estos casos, de todas formas, dice el manual que es aconsejable que el Ordinario o el Jerarca comuniquen la notitia de delicto y la decisión de no realizar la investigación previa por la falta manifiesta de verosimilitud.

5- En este caso, recuérdese que cuando se hayan verificado conductas impropias e imprudentes y se vea necesario proteger el bien común y evitar escándalos, aunque no haya existido un delito contra menores, compete al Ordinario y al Jerarca hacer uso de otros procedimientos de tipo administrativo respecto a la persona denunciada. (Por ejemplo, limitaciones ministeriales).

6- La investigación previa corresponde al Ordinario o al Jerarca que ha recibido la notitia de delicto, o a otra persona idónea que él haya designado. La eventual omisión de este deber podría constituir un delito perseguible según lo dispuesto por el Código de Derecho Canónico.

7- El Ordinario o el Jerarca al que corresponde esa tarea puede ser el del clérigo denunciado o, si es diferente, el Ordinario o el Jerarca del lugar donde se cometieron los presuntos delitos. En este caso, se comprende fácilmente que es oportuno que se active un canal de comunicación y de colaboración entre los distintos Ordinarios implicados, con el fin de evitar conflictos de competencia y duplicación de trabajo, sobre todo si el clérigo es un religioso.

8- Si un Ordinario o un Jerarca encuentra problemas para comenzar o realizar la investigación previa, debe dirigirse sin demora a la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) para pedir consejos o para solucionar eventuales cuestiones.

9- Puede suceder que la notitia de delicto haya llegado a la CDF sin pasar por el Ordinario o el Jerarca. En ese caso, la CDF puede pedirle que realice la investigación o efectuarla ella misma.

10- La CDF, por iniciativa propia, por petición expresa o por necesidad, puede pedir también a un Ordinario o a un Jerarca distinto que realice la investigación previa.

11- La investigación previa canónica se debe realizar independientemente de la existencia de una investigación que corresponde a las Autoridades civiles. Sin embargo, cuando la legislación estatal imponga la prohibición de investigaciones paralelas a las suyas, la Autoridad eclesiástica competente debe abstenerse de dar inicio a la investigación previa e informar a la CDF de la denuncia, adjuntando el material útil que se posea.

12- El trabajo de investigación debe realizarse respetando las leyes civiles de cada país.

13- Como se sabe, también para los delitos aquí tratados, existen plazos de prescripción de la acción criminal que se han modificado notablemente con el tiempo.

14- En estas delicadas acciones preliminares, el Ordinario o el Jerarca puede recurrir al consejo de la CDF -algo que puede hacerse en cualquier momento de la tramitación de un caso-, así como consultar libremente a expertos en materia penal canónica.

15- Se advierte que ya en esta fase se tiene la obligación de observar el secreto de oficio. Sin embargo, se recuerda que no se puede imponer ningún vínculo de silencio respecto a los hechos a quien realiza la denuncia, ni a la persona que afirma haber sido ofendida, ni a los testigos.

Agencias

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad -

Resto del mundo

Exingeniero de Google fue sentenciado a 18 meses de prisión por robo de secretos comerciale

Un exingeniero de Google fue sentenciado a 18 meses de prisión después de declararse culpable de robar secretos comerciales antes de integrarse al proyecto de Uber para construir vehículos autónomos para su servicio de transporte de pasajeros.

La sentencia, dada a conocer el martes por el juez federal William Alsup, se difundió más de cuatro meses después de que el exingeniero de Google Anthony Levandowski llegó a un acuerdo de culpabilidad con la fiscalía, que presentó un caso penal en su contra en agosto del año pasado.

A Levandowski, quien ayudó a impulsar el proyecto de vehículos autónomos de Google antes de aceptar un cargo en Uber, también se le ordenó pagar más de 850.000 dólares.

Alsup tomó la inusual medida de recomendarle al Departamento de Justicia que iniciara una investigación penal contra Levandowski, mientras presidía un sonado juicio civil entre Uber y Waymo, una subdivisión del proyecto de vehículos autónomos que lanzó Google en 2007 después de contratar a Levandowski para ser parte de su equipo.

Levandowksi eventualmente se desilusionó con Google y dejó la compañía a principios de 2016 para iniciar su propia empresa de camiones autónomos, de nombre Otto, que Uber eventualmente adquirió por 680 millones de dólares.

Sin embargo, antes de dejar Google, Levandowski descargó archivos que contenían la tecnología de vehículos autónomos de Google, lo que resultó en que enfrentara 33 cargos por robo de propiedad intelectual. Terminó por declararse culpable a un cargo, que culminó con la sentencia del martes.

La acusación convirtió a Levandowski, alguna vez laureado por sus primeros avances en el sector de los vehículos autónomos, en una prominente figura que “casi se convirtió en sinónimo de la codicia que impera en Silicon Valley”, reconocieron sus propios abogados en documentos presentados ante la corte la semana pasada.

Los abogados argumentaron que Levandowski merecía cierta indulgencia debido a que nunca hubo evidencia alguna de que utilizara los secretos comerciales de Google mientras supervisaba la división de vehículos autónomos de Uber. Perdió ese empleo en 2017 mientras se apegaba a sus derechos contenidos en la Quinta Enmienda de la Constitución, que lo protegen de autoincriminarse, cuando Uber se defendía de la demanda de Waymo.

Infobae

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Murió Culp luego de difícil agonía

Connie Culp, la primera receptora de un trasplante facial parcial en Estados Unidos, murió a los 57 años, según confirmó el sábado la Cleveland Clinic del estado de Ohio, donde se sometió a la delicada operación hace casi 12 años.

El centro de salud no mencionó ninguna causa de muerte el viernes por la noche en un mensaje de su cuenta en la red TWitter, citando a uno de sus médicos, Frank Papay, quien la mencionó como una «gran pionera».

Su decisión de someterse a un procedimiento a veces desalentador es un regalo perdurable para toda la humanidad», agregó Papay, director del Instituto de Dermatología y Cirugía plástica de la clínica.

Culp fue gravemente herida en 2004 cuando su esposo le disparó para luego dispararse a sí mismo.

El impacto de bala le destrozó la nariz, las mejillas, el paladar y el ojo derecho. Las heridas de su pareja fueron mucho menores, y acabó siendo encarcelado por siete años por el ataque.

Culp tuvo 30 cirugías antes de someterse a una cirugía de trasplante en 2008 en la Cleveland Clinic, un procedimiento intensamente complejo que tomó 22 horas durante dos días.

Pero la operación, realizada en el mundo apenas unas pocas docenas de veces, puede significar una lucha de por vida para evitar que el cuerpo rechace el tejido implantado. Y los medicamentos destinados a evitar ese rechazo pueden propiciar una serie de infecciones e incluso cáncer.

Esta mujer, madre de dos hijos, se dedicó tras la operación a dar charlas sobre la violencia doméstica y a alentar a otras personas que se sometieron a trasplantes de cara, incluida Charla Nash, una ciudadana de Connecticut que fue mutilada por un chimpancé mascota.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Walmart veta a pareja por el diseño de sus cubrebocas

Walmart, cadena estadounidense de supermercados, ha tomado la decisión de expulsar y vetar de una locación al suroeste de Minnesota a una pareja que portaba banderas con el símbolo o suástica nazi como cubrebocas. El incidente ocurrió el pasado sábado 25 de julio y los involucrados fueron capturados en video.

La mujer, de 64 años y el hombre, de 59, recorrieron la tienda utilizando las máscaras nazi y haciendo gestos desafiantes a todo aquel que los mirara con desaprobación, según reportes del Minnesota Reformer. Ante esto, Raphaela Mueller, cliente de la tienda, se detuvo a grabar el momento en el que fueron confrontados y después lo subió a Facebook donde se viralizó rápidamente.

Aparentemente, esta pareja estaba usando las máscaras en símbolo de protesta política contra Joe Biden, posible candidato a la presidencia del partido demócrata de los Estados Unidos.

“Vivimos en un estado socialista”, se limitó a agregar el hombre que la acompañaba.

“No soy nazi. Estoy tratando de demostrarles lo que va a pasar en América”, pronuncia la mujer quien aún no ha sido identificada. “Si votan por Biden, vivirán en la Alemania Nazi”.

Junto al vídeo, Mueller expresó que nació y creció en Alemania escuchando las historias de su bisabuela, quien se dedicó a pelear clandestinamente en contra del régimen nazi. Del mismo modo, señaló que la suástica nazi es un símbolo de odio y que no debe ser utilizado bajo ninguna circunstancia.

Por otra parte, Delia García, portavoz oficial de Walmart, confirmó a CNN que debido al altercado, la pareja permanecerá vetada de la tienda por lo menos durante un año.

“Lo que ocurrió en nuestra tienda en Marshall, Minnesota, es inaceptable. Pedimos usar cubrebocas a todos los que entran a nuestras tiendas por su seguridad y la seguridad de todos los demás y es desagradable que algunos individuos se aprovechan de la pandemia para crear una situación angustiosa para los clientes y asociados en nuestra tienda”, mencionó García en un comunicado.

Del mismo modo, no se presentaron cargos contra la pareja. No obstante, la policía advirtió a ambos que de regresar a cualquier tienda Walmart, serían arrestados bajo un aviso de allanamiento, reporta Star Tribune.

Para saber más: Los Pieles Rojas de Washington estrenarán nuevo nombre y logo tras acusaciones racistas
“Se ha demostrado que el trauma se transmite en el ADN, así que sé que cargo con lo que le pasó mi bisabuela. No perdí a nadie en el Holocausto, pero sé que muchas otras personas sí. Así que de solo pensar en ellos teniendo que ver esto, es desgarrador”, declaró Raphaela Mueller para CNN.

El alboroto ocurrió en una época donde existe una tolerancia cero ante expresiones racistas y xenófobas. Por ello, a pesar de que la pareja pudo terminar sus compras, la compañía multinacional de tiendas tuvo que actuar con determinación y tomar una decisión en símbolo de apoyo hacia todas las personas que resultaron ofendidas y afectadas por esta conducta.

Asimismo, el incidente sacó a la luz un nuevo problema al que se tendrán que enfrentar los establecimientos: ¿Qué tipo de máscaras van a ser permitidas para no alterar el orden social?

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto