Conecta con nosotros

Resto del mundo

Mueren 26 guerrilleros en un bombardeo a las FARC

Un nuevo incidente armado volvió a sacudir ayer el dificultoso proceso de paz en Colombia. La Fuerza Aérea colombiana bombardeó un campamento de las FARC en el departamento de Cauca, al suroeste del país, y mató a 26 combatientes. La respuesta de la organización guerrillera fue suspender el cese del fuego unilateral que había declarado en diciembre pasado.

«No estaba en nuestra perspectiva la suspensión de la determinación del cese al fuego unilateral e indefinido proclamado el 20 de diciembre de 2014 como un gesto humanitario y de desescalamiento del conflicto, pero la incoherencia del gobierno de Juan Manuel Santos lo ha logrado», afirmó el movimiento rebelde en un comunicado publicado en Internet.

El blanco del bombardeo, realizado entre la noche del jueves y la madrugada del viernes, fue un campamento del «Frente 29» de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cerca del municipio de Guapi, a 480 km al suroeste de Bogotá. Muchos lo ven como un acto de represalia por la emboscada que los guerrilleros realizaron el 15 de abril pasado en la misma zona, y que causó la muerte de 11 soldados colombianos.

En ese momento las FARC calificaron la emboscada como «defensiva», ante las continuas incursiones del Ejército. «Sea emboscada, contraemboscada, asalto; lo que tenemos que mirar es que hay unos colombianos muertos y es lo que hay que parar», había argumentado el líder guerrillero Félix Antonio Muñoz. Al día siguiente, Santos ordenó reanudar los bombardeos sistemáticos contra campamentos rebeldes, cuya consecuencia más grave ocurrió ayer.

El jefe guerrillero Pastor Alape, que integra el llamado secretariado o máxima línea de mando de las FARC y es uno de los negociadores en La Habana, sostuvo en Twitter que los guerrilleros «fueron asesinados bajo la profunda noche y en pleno sueño, con bombas de 250 kilos sin oportunidad de combatir; es un acto alevoso y degradante».

Según las FARC, el cese al fuego se suspende «luego de cinco meses de ofensivas terrestres y aéreas contra nuestras estructuras en todo el país». De todos modos, los rebeldes afirmaron que mantendrán las conversaciones de paz. «Contra nuestra voluntad tenemos que proseguir el diálogo en medio de la confrontación», dijeron en el comunicado.

A raíz de este nuevo incidente, ayer se suspendió a última hora una «reunión conjunta» en La Habana de las delegaciones del gobierno y las FARC, en la que se esperaba que informaran sobre el inicio del desminado acordado en marzo. Sin embargo, ambas delegaciones volverán a dialogar hoy, tal como estaba previsto.

El intento de frenar la escalada del conflicto por ambas partes sin alcanzar un cese al fuego definitivo no dio los frutos esperados. «La violencia afecta al proceso y no permite a las partes avanzar en la negociación; es una crisis muy seria», señala Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para Análisis de Conflictos (Cerac).

Según el analista, es el momento de «acordar muy rápidamente un cese al fuego definitivo», y para ello sería útil «la presión internacional». Santos se niega a declarar una tregua para evitar un fortalecimiento de la guerrilla durante las conversaciones de paz.

«Desde el día que se iniciaron las negociaciones de La Habana he sido muy claro en que las operaciones de nuestras Fuerzas Armadas contra la subversión no se detendrían, y no se detendrán», insistió ayer el mandatario. Santos, promotor de las conversaciones que se desarrollan desde noviembre de 2012 en Cuba para poner fin a más de 50 años de conflicto armado, hizo un llamado a «acelerar las negociaciones».

Hasta ahora las partes alcanzaron acuerdos parciales en reforma rural, participación política y drogas ilícitas, pero faltan por consensuar el tema de las víctimas, el desarme y el mecanismo para refrendar un eventual pacto final. El conflicto armado, en el que participaron tanto grupos guerrilleros como paramilitares, dejó al menos 220.000 muertos y más de seis millones de desplazados, según cifras oficiales.

Fuente: Clarín

Publicidad

Resto del mundo

La influencer mormona Ruby Franke es sentenciada a cuatro penas de prisión por abuso infantil

Ruby Franke, una mujer de Utah de 42 años que ganó gran popularidad en línea por sus consejos para padres en YouTube, recibió una sentencia que oscila entre cuatro y 60 años de prisión después de admitir el grave maltrato y la hambruna de sus hijos.

Junto a ella, Jodi Hildebrandt, de 54 años, ex socia comercial de Franke, recibió una sentencia equivalente, según revela la cadena BBC.

La sentencia, emitida este martes, compila cuatro períodos separados, cada uno de los cuales abarca de uno a 15 años, que se cumplirán consecutivamente, según el máximo legal de Utah para los cargos.

La junta estatal de libertad condicional decidirá más tarde la duración exacta de su encarcelamiento.

El proceso de Ruby Franke

Durante el proceso judicial, la fiscalía describió las condiciones de vida de los dos hijos de Franke como una reminiscencia de un “campo de concentración“, subrayando el considerable peligro que representaba Franke para la comunidad.

Eric Clarke, el fiscal, destacó la privación de los niños de las necesidades básicas, incluidos alimentos, agua y entretenimiento. Franke, en su disculpa ante el tribunal ante sus hijos, expresó pesar y confusión por sus acciones, atribuyéndolas a una percepción distorsionada de la realidad influenciada por el escepticismo externo hacia las instituciones sociales.

El arresto de Franke y Hildebrandt en agosto de 2023 se produjo tras la fuga del demacrado hijo de 12 años de Franke de la residencia de Hildebrandt, en busca de ayuda de los vecinos.

La condición física del niño, incluidas las lesiones por estar atado, catalizó el fin de la controvertida carrera de “vlogueo” de Franke, que había comenzado en 2015 y acumulaba más de dos millones de seguidores.

Su canal, 8 Passengers, había representado una vida familiar idílica, que luego fue objeto de escrutinio cuando los espectadores descubrieron casos de prácticas disciplinarias cuestionables.

El futuro del canal de YouTube de Franke

La reacción posterior, alimentada por una petición de investigación iniciada por los espectadores, no tuvo consecuencias legales de inmediato. La presencia de Franke en YouTube disminuyó, lo que llevó a la eliminación del canal en 2022 en medio de su separación de su marido.

Las colaboraciones posteriores con Hildebrandt revelaron un aspecto más oscuro de la crianza de Franke, que involucraba abuso físico y medidas disciplinarias extremas, como se detalla en los informes policiales.

El acuerdo de culpabilidad expuso aún más la participación activa o la aquiescencia de Hildebrandt en el abuso, incluido el hecho de obligar a una de las hijas de Franke a autolesionarse.

Según los informes, Franke describió a los niños como “malvados y poseídos”, lo que requería arrepentimiento. Kevin Franke, exmarido de Ruby, abogó por el castigo más severo posible y denunció el abuso como “horrible e inhumano”.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto