Conecta con nosotros

2024

No permiten el acceso de Xóchitl Gálvez a la “mañanera”

Published

on

La senadora Xóchitl Gálvez acudió este lunes a Palacio Nacional para tomar el micrófono durante la conferencia matutina del Presidente López Obrador y aclarar un malentendido

Como lo había adelantado, la senadora por el Partido Acción Nacional (PAN), Xóchitl Gálvez Ruiz, arribó la mañana de este lunes 12 de junio a Palacio Nacional para asistir a la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador y ejercer su “derecho de réplica” ante señalamientos en su contra.

En medio de gritos, empujones y respaldada por ciudadanos bajo la consigna “¡no estás sola!”, la legisladora se transportó a bordo de su bicicleta desde la colonia Reforma Social, en la alcaldía Miguel Hidalgo, hasta sede del Poder Ejecutivo, ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Entrevistada afuera de las puertas del recinto oficial, Gálvez Ruiz aclaró que su visita tiene por objeto, únicamente, “ejercer el derecho de a la réplica” que un juez le otorgó para aclarar un malentendido respecto a programas socialesimpulsados por el Gobierno Federal.

“La conferencia matutina no debería difamar a personajes”, comentó Xóchitl Gálvez. “Palacio Nacional no es un antro (…) es del pueblo”, respondió al ser cuestionada sobre su admisión al Salón de la Tesorería, donde se realiza la tradicional rueda de prensa de López Obrador.

Xóchitl Gálvez acudió este lunes a Palacio Nacional para intentar ingresar a la conferencia matutina del Presidente López Obrador. Foto: Especial
Xóchitl Gálvez acudió este lunes a Palacio Nacional para intentar ingresar a la conferencia matutina del Presidente López Obrador. Foto: Especial

Xóchitl Gálvez se queda fuera de la “mañanera”

“No me abrieron la puerta, pero vamos a seguir luchando”, fueron las palabras con las que la senadora panista se retiró de Palacio Nacional, luego de esperar, por espacio de una hora, el acceso a la conferencia “mañanera” del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Previamente, Xóchitl Gálvez emitió un pronunciamiento en el que lamentó que el representante del
Poder Ejecutivo “ignore una orden judicial, no cumpla su palabra y se encierre en su palacio”.

“Como siempre, las puerta de Palacio Nacional están cerradas a los ciudadanos. No vengo aquí a reclamar o a montar un show. Vengo aquí a reclamar respeto a la ley, a los otros poderes y, también, a los ciudadanos que no pensamos como él. También es nuestro Presidente, porque también nosotros somos pueblo y está obligado a escucharnos”, condenó.

Para la legisladora, la solución a la polémica, que se remonta a diciembre del año pasado, es “tan sencilla” como que el mandatario federal reconozca que torció sus palabras respecto a los programas sociales otorgados a personas adultas mayores.

“Aún está a tiempo, si el Presidente quiere podemos cerrar la historia esta misma semana, como permitiéndome ejercer mi derecho de réplica, así de simple. No es un capricho, es un derecho”, sostuvo.

2024

Xóchitl Gálvez revela que Marko Cortés sí le gritó por felicitar a Sheinbaum

Published

on

By

En medio de las polémicas poselectorales y después una intensa jornada, Xóchitl Gálvez, la ex contendiente de la oposición en las elecciones presidenciales de este 2024, ha desatado una controversia al relatar un acalorado momento con Marko Cortés, presidente del Partido Acción Nacional (PAN). El motivo que desencadenó este altercado, se dio a una llamada telefónica que Gálvez hizo a Claudia Sheinbaum parafelicitarla por su triunfo, lo que Cortés consideró una traición política por no consultarlo antes.

En una entrevista dada al periodista Carlos Loret de Mola, Gálvez detalló cómo un gesto de cortesía hacia Sheinbaum, la vencedora según el conteo rápido, provocó una agresiva reacción del dirigente del PAN. «Marko Cortés me reclamó de manera muy agresiva y fuera de lugar», contó Gálvez, aún asombrada por la intensidad del enfrentamiento. La senadora explicó que su llamada fue un acto personal y no representaba a la coalición opositora.

Según Gálvez, el presidente del PAN la acusó, sugiriendo que el triunfo de Sheinbaum fue producto de una «elección de Estado». En palabras de Xóchitl, «Marko se enoja, me reclama con demasiado tono alto. No sé si a los hombres en general les gusta gritar, pero se pueden resolver los problemas o dialogar sin gritar y sí, sí levantó la voz. Me dijo que era indigno de mi parte felicitar a Claudia porque había sido una elección de Estado».

Xóchitl defendió su acción como un reflejo de madurez democrática. «En una democracia es importante saber ganar y perder», afirmó, insistiendo en que su llamada fue un simple acto de cortesía, no una validación del proceso electoral. Además, criticó la demora en el anuncio oficial de los resultados por parte del INE, sugiriendo que hubo irregularidades que deben ser investigadas.

De la misma forma, Gálvez anunció su intención de impulsar una reforma en el Senado para penalizar la intervención indebida en procesos electorales por parte del presidente de la República. A pesar de reconocer que no busca anular la elección, enfatizó la necesidad de sancionar cualquier acto ilegal que pueda empañar la integridad del proceso electoral.

Por su parte, Marko Cortés no se quedó callado. El líder del PAN admitió públicamente su desacuerdo con la felicitación de Gálvez, argumentando que era inapropiado felicitar a quien no ganó «a la buena». «Cuando Xóchitl habló esa noche para felicitar a Claudia, todavía se estaban contando los votos en buena parte del país», expresó Cortés. «Felicitas a alguien que ganó a la buena, pero no cuando te pisotean, cuando te avientan todo el Estado mexicano, cuando te difaman».

La controversia entre Gálvez y Cortés también puso al descubierto las tensiones internas dentro de la coalición opositora. Max Cortázar, ex coordinador de campaña de Gálvez, se unió a la refriega acusando una falta de recursos adecuados durante la campaña. Cortés, sin embargo, defendió la estrategia del partido, subrayando que el PAN destinó el 67% de los spots a la candidatura presidencial, más de lo acordado en el convenio de coalición.

«El convenio de coalición que firmamos era que 50 por ciento de los spots se entregaran a la candidatura presidencial y en el PAN entregamos el 67 por ciento», explicó Cortés. «Lo que falló en los spots fue el impacto que causaron, si generaban simpatía, convicción, si el mensaje era potente, el correcto o no era».

Las divisiones internas solo sirven para debilitar su posición frente a un partido gobernante que ha demostrado ser altamente efectivo en consolidar su poder. Para Gálvez, Cortés y sus colegas, el reto será encontrar una manera de reconciliar sus diferencias y presentar un frente unido que pueda competir efectivamente en las próximas contiendas electorales.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto