Conecta con nosotros

Ciencia y Tecnología

Otorgan Nobel de Química a las creadoras de la edición del genoma

La francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer Doudna han ganado el premio Nobel de Química 2020 “por el desarrollo de un método para la edición genómica”, según ha anunciado hoy la Real Academia de Ciencias Sueca.

Ambas investigadoras reciben el galardón por desarrollar la técnica de edición genómica CRISPR/Cas9 que funciona como unas tijeras moleculares que permiten localizar cualquier secuencia del código genético de cualquier animal, planta o microbio (CRISPR) y cortarlo (Cas9). Esta tecnología ha sido “revolucionaria” para las ciencias de la vida, está contribuyendo a desarrollar nuevas terapias contra el cáncer y puede hacer realidad la cura de muchas enfermedades hereditarias de origen genético, ha destacado la Academia.

Esta técnica le da a los humanos por primera vez la capacidad de dirigir la evolución de su especie, según explica Doudna (Washington D.C. 1964) en su libro Una Grieta en la Creación (Alianza). CRISPR permite editar el ADN nos solo de individuos actuales, sino de generaciones futuras, lo que abre un camino lleno de dilemas éticos. En 2018, CRISPR permitió la creación de los primeros bebés humanos editados genéticamente por el científico chino He-Jiankui en un experimento delirante por el que ha sido condenado a tres años de cárcel. Hace tan solo unas semanas un comité internacional de científicos alertaba de que aunque CRISPR es una técnica “todavía” insegura, la edición genética legal de los seres humanos en determinadas circunstancias es quizás inminente.

El comité del Nobel ha dejado fuera a otros científicos que contribuyeron a descubrir el CRISPR, que es el sistema inmune que utilizan muchos microbios para identificar a los virus y cortarlos en pedazos usando tijeras moleculares hechas de proteínas Cas. Entre ellos destaca el español Francis Mojica, que en 1992 estudió el CRISPR en microbios aislados de las salinas de Santa Pola e incluso les dio nombre.

El genoma de un ser vivo es una lista de miles de millones de letras de ADN que contienen toda la información necesaria para fabricar las proteínas que le permiten moverse, respirar, alimentarse. Mojica descubrió que el genoma de los microbios de Alicante estaba lleno de palíndromos: equivalentes a nombres como Ana que se leen igual hacia delante que hacia atrás. Entre ellos había secuencias de letras de ADN espaciadoras.

En 2003 Mojica sugirió que esos palíndromos y sus espaciadores tenían una función posiblemente protectora. Después se supo que era un catálogo de secuencias genéticas de virus que los microbios incorporan a su propio ADN para poder identificarlas. Cuando esto sucede, producen una secuencia genética complementaria a la del virus que se abrocha a ella como una cremallera e inicia el proceso molecular para que las tijeras Cas cercenen los fragmentos genéticos virales, parando la infección. Era un sistema inmune bacteriano cuyo descubrimiento, sin embargo, fue rechazado por importantes revistas científicas, que lo consideraron poco “novedoso e importante”. Dos años antes, Mojica acuñó las siglas inglesas de CRISPR, “repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente espaciadas”. Su pareja le advirtió de que CRISPR le sonaba a nombre de perro, según recuerda con sorna el genetista Lluís Montoliu en su libro Editando genes: recorta, pega y colorea. Mojica explica que le comentó el nombre a su colega Ruud Jansen, de la Universidad de Utrecht, y este fue quien lo publicó por primera vez —reconociendo en parte el crédito a Mojica—.

“Es una noticia estupenda”, explica Mojica desde su despacho de la Universidad de Alicante. “Lo he parido, le he puesto nombre y ahora le han dado el Nobel; esto me da la vida» señala. El investigador reconoce que era muy difícil dar un Nobel al CRISPR en general, pues habría que reconocer por lo menos a unos 30 científicos que han participado en diferentes momentos. La Academia ha preferido centrarse en la herramienta concreta que desarrollaron Emmanuelle y Jennifer. “Ellas fueron las primeras en publicarla, pero los que demostraron que podía editar el genoma de células eucariotas y de mamíferos fueron Feng Zhang y George Church. Así que si miras un poco antes o un poco después ya te salen cinco nombres. Es una solución tan válida como otra cualquiera”, añade Mojica, que asume que aquí termina su carrera hacia el Nobel.

El comité del Nobel reconoce que en 2011 Emmanuelle Charpentier (Juvisy-sur-Orge, 1968) descubrió que una secuencia de ARN —la molécula mediadora que lee el ADN y lo transforma en proteína— en la bacteria Streptococcus pyogenes es esencial para que el microbio pueda cortar el ADN del virus y deshabilitarlo. Ese mismo año la francesa comenzó a colaborar con Jennifer Doudna, experta en ARN de la Universidad de California en Berkeley. Durante ese año y el siguiente se inspiraron en el sistema inmune microbiano para crear el CRISPR/Cas9, compuesto por dos secuencias de ARN cuyo objetivo era localizar y unirse a la secuencia exacta de ADN diana y la tijera Cas9, que la corta. Sus detalles se publicaron en Science en verano de 2012. Potencialmente, decían, esta herramienta permitía editar ADN con gran precisión y facilidad.

Fuente: El País

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Ciencia y Tecnología

Un juez ya concedió el primer amparo contra la entrega de datos biométricos a usuarios de telefonía móvil en México

Ni siquiera ha tenido que llegar las nuevas reglas de cómo operará el nuevo Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil para que lleguen los primeros amparos. Milenio retoma que un juez federal ya otorgó la medida cautelar para que un usuario no tenga que entregar sus datos personales y biométricos al momento de registrar su línea telefónica.

El juez en cuestión es Juan Pablo Gómez, juez Segundo de Distrito en Materia Administrativa, Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones. La argumentación es bastante sencilla: el juez consideró que la creación de la base de datos no necesariamente repercutirá en una reducción de delitos o en un aumento de investigaciones sobre ellos. Así, el juez consideró que el sujeto que promovió el amparo no tiene que entregar sus datos personales o biométricos.

El padrón en cuestión fue aprobado por diputados hace cuatro meses, y luego por el Senado hace apenas una semana. Unos días después, las reformas fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación. Ahora el Instituto Federal de Telecomunicaciones tiene seis meses para emitir las reglas del funcionamiento del padrón que deberá entrar en funciones a partir de abril del 2022.

Los operadores que no hagan los registros correspondientes deberán pagar multa de hasta 89,000 pesos, pero además, deberán no solo registrar a nuevos usuarios. Tendrán hasta dos años para hacer el registro del total de sus usuarios.

Ante este panorama el juez ha decidido priorizar el tema de la protección de datos personales. También consideró que el que las autoridades no obtengan los datos del sujeto en particular que promovió el amparo no pone en riesgo el objetivo final de las reformas. En todo caso, si las autoridades lo requirieran, pueden pedir al operador del sujeto su localización geográfica, un procedimiento que no es nuevo y que se instauró cuando se decidió que el RENAUT desapareciera en 2011.

El caso del primer amparo promovido y otorgado bien podría representar el inicio de una cascada de acciones legales por parte de usuarios para no otorgar sus datos personales y biométricos, hacia la conformación de un padrón único que, han señalado organizaciones civiles como Red por la Defensa de los Derechos, es por sí mismo un riesgo a la vulneración de datos confidenciales de millones de mexicanos.

Fuente: Xataka

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Ciencia y Tecnología

Telcel ofrece “Internet por tiempo” desde 10 y 15 pesos

Telcel quiere que no te quedes sin Internet, por lo que lanzó un par de planes planes a un bajo costo y que te permitirán tener hasta 2 horas de Internet.

En el paquete de 15 pesos tiene acceso a 2 horas de Internet, mientras que con el de 10 pesos solo una hora, de acuerdo con el sitio web de la marca.

El paquete está limitado a usuarios en la modalidad de prepago, no obstante, no se hace ninguna referencia en torno a compartir la conexión con otros dispositivos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Para lograr activiar estos paquetes es necesario contar con ‘Saldo Amigo’ y enviar un SMS con la palabra ILIM30 o ILIM10 al 5050 dependiendo del paquete que se quiera usar.

No obstante, la opción de dos horas también se puede adquirir en la página de Telcel con tarjetas bancarias.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto