Conecta con nosotros

Ciencia y Tecnología

Otorgan Nobel de Química a las creadoras de la edición del genoma

La francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer Doudna han ganado el premio Nobel de Química 2020 “por el desarrollo de un método para la edición genómica”, según ha anunciado hoy la Real Academia de Ciencias Sueca.

Ambas investigadoras reciben el galardón por desarrollar la técnica de edición genómica CRISPR/Cas9 que funciona como unas tijeras moleculares que permiten localizar cualquier secuencia del código genético de cualquier animal, planta o microbio (CRISPR) y cortarlo (Cas9). Esta tecnología ha sido “revolucionaria” para las ciencias de la vida, está contribuyendo a desarrollar nuevas terapias contra el cáncer y puede hacer realidad la cura de muchas enfermedades hereditarias de origen genético, ha destacado la Academia.

Esta técnica le da a los humanos por primera vez la capacidad de dirigir la evolución de su especie, según explica Doudna (Washington D.C. 1964) en su libro Una Grieta en la Creación (Alianza). CRISPR permite editar el ADN nos solo de individuos actuales, sino de generaciones futuras, lo que abre un camino lleno de dilemas éticos. En 2018, CRISPR permitió la creación de los primeros bebés humanos editados genéticamente por el científico chino He-Jiankui en un experimento delirante por el que ha sido condenado a tres años de cárcel. Hace tan solo unas semanas un comité internacional de científicos alertaba de que aunque CRISPR es una técnica “todavía” insegura, la edición genética legal de los seres humanos en determinadas circunstancias es quizás inminente.

El comité del Nobel ha dejado fuera a otros científicos que contribuyeron a descubrir el CRISPR, que es el sistema inmune que utilizan muchos microbios para identificar a los virus y cortarlos en pedazos usando tijeras moleculares hechas de proteínas Cas. Entre ellos destaca el español Francis Mojica, que en 1992 estudió el CRISPR en microbios aislados de las salinas de Santa Pola e incluso les dio nombre.

El genoma de un ser vivo es una lista de miles de millones de letras de ADN que contienen toda la información necesaria para fabricar las proteínas que le permiten moverse, respirar, alimentarse. Mojica descubrió que el genoma de los microbios de Alicante estaba lleno de palíndromos: equivalentes a nombres como Ana que se leen igual hacia delante que hacia atrás. Entre ellos había secuencias de letras de ADN espaciadoras.

En 2003 Mojica sugirió que esos palíndromos y sus espaciadores tenían una función posiblemente protectora. Después se supo que era un catálogo de secuencias genéticas de virus que los microbios incorporan a su propio ADN para poder identificarlas. Cuando esto sucede, producen una secuencia genética complementaria a la del virus que se abrocha a ella como una cremallera e inicia el proceso molecular para que las tijeras Cas cercenen los fragmentos genéticos virales, parando la infección. Era un sistema inmune bacteriano cuyo descubrimiento, sin embargo, fue rechazado por importantes revistas científicas, que lo consideraron poco “novedoso e importante”. Dos años antes, Mojica acuñó las siglas inglesas de CRISPR, “repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente espaciadas”. Su pareja le advirtió de que CRISPR le sonaba a nombre de perro, según recuerda con sorna el genetista Lluís Montoliu en su libro Editando genes: recorta, pega y colorea. Mojica explica que le comentó el nombre a su colega Ruud Jansen, de la Universidad de Utrecht, y este fue quien lo publicó por primera vez —reconociendo en parte el crédito a Mojica—.

“Es una noticia estupenda”, explica Mojica desde su despacho de la Universidad de Alicante. “Lo he parido, le he puesto nombre y ahora le han dado el Nobel; esto me da la vida» señala. El investigador reconoce que era muy difícil dar un Nobel al CRISPR en general, pues habría que reconocer por lo menos a unos 30 científicos que han participado en diferentes momentos. La Academia ha preferido centrarse en la herramienta concreta que desarrollaron Emmanuelle y Jennifer. “Ellas fueron las primeras en publicarla, pero los que demostraron que podía editar el genoma de células eucariotas y de mamíferos fueron Feng Zhang y George Church. Así que si miras un poco antes o un poco después ya te salen cinco nombres. Es una solución tan válida como otra cualquiera”, añade Mojica, que asume que aquí termina su carrera hacia el Nobel.

El comité del Nobel reconoce que en 2011 Emmanuelle Charpentier (Juvisy-sur-Orge, 1968) descubrió que una secuencia de ARN —la molécula mediadora que lee el ADN y lo transforma en proteína— en la bacteria Streptococcus pyogenes es esencial para que el microbio pueda cortar el ADN del virus y deshabilitarlo. Ese mismo año la francesa comenzó a colaborar con Jennifer Doudna, experta en ARN de la Universidad de California en Berkeley. Durante ese año y el siguiente se inspiraron en el sistema inmune microbiano para crear el CRISPR/Cas9, compuesto por dos secuencias de ARN cuyo objetivo era localizar y unirse a la secuencia exacta de ADN diana y la tijera Cas9, que la corta. Sus detalles se publicaron en Science en verano de 2012. Potencialmente, decían, esta herramienta permitía editar ADN con gran precisión y facilidad.

Fuente: El País

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Ciencia y Tecnología

¿Conoces el fenómeno de la ‘luna azul’? Podrá verse durante la noche de Halloween

Este 31 de octubre, durante la celebración de la noche de brujas, el cielo tendrá como protagonista un fenómeno poco frecuente: la “luna azul,” un evento cósmico que no se volverá repetir durante Halloween hasta el año 2039.

Aunque el nombre que se le ha otorgado a este fenómeno de luna azul genera mucho misticismo a su alrededor, la realidad es que, durante esta fecha, la luna no cambiará a una tonalidad azul, simplemente se le conoce con este nombre porque será la segunda luna llena que aparece en un mismo mes.

“Usualmente, los meses solo tienen una luna llena, pero a veces una segunda se cuela. Las fases llenas están separadas por 29 días, mientras que la mayoría de los meses tiene 30 o 31 días de duración, por lo que es posible que quepan dos lunas llenas en un solo mes. Esto ocurre cada dos años y medio en promedio”, explicó la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (Nasa).

En el portal de la Nasa, la agencia también explicó que este fenómeno no afecta en nada el color de la luna, y que, de hecho, “la mayoría de las lunas azules se ven pálidas y blancas, al igual que la luna que vemos en cualquier otra noche”.

La explicación de este evento cósmico recae en el ciclo metónico, nombrado así por el griego Metón de Atenas, quien descubrió el ciclo lunar. En este, tienen que pasar 19 años para que las órbitas de la Tierra y de la Luna coincidan en el mismo punto, y es por ello, que no se volverá a ver una luna azul durante Halloween hasta 2039, 2058 o 2077.

La Luna estará completamente iluminada en esta fecha y podrá verse durante toda la noche en cualquier parte del mundo, por lo que no necesita ningún instrumento en específico para poder verla. De preferencia, es mejor estar en un lugar con cielos oscuros, es decir, donde no haya tanta contaminación lumínica para poder apreciarla en su completo esplendor.

Según la organización Royal Museums Greenwich, el mejor momento para observar la Luna desde Colombia será a las 7:49 pm, ya que será a esa hora en la que el Sol y la Luna estén completamente alineados a cada lado de la Tierra.

De acuerdo con la agencia espacial, el origen del nombre de este fenómeno surgió en los años 40 cuando el Maine Farmer´s Almanac, la fuente más confiable respecto a eventos climáticos desde hace 200 años, ofrecía una definición muy confusa sobre lo que era la ‘Luna Azul’, pues involucraba factores como fechas eclesiásticas como la Pascua y la Cuarentena.

«Con el objetivo de explicar el fenómeno de la Luna Azul, en términos sencillos, la revista Sky & Telescope publicó un artículo en 1946 titulado “Una vez cada Luna azul”. El autor, James Hugh Pruett, citó el almanaque de Maine de 1937 y opinó que la “segunda Luna llena en un mes, según mi interpretación, se llama Luna azul”, y así fue como nació la moderna Luna azul, explicó la Nasa.

¿Existen las lunas azules?

De acuerdo con la Nasa, la Luna sí se puede llegar a ver de una tonalidad azul, pero para que esto suceda se necesita, generalmente, de una erupción volcánica.

La agencia espacial explica que, en 1883, luego de que el volcán indonesio Krakatoa erupcionara “con la fuerza de una bomba nuclear de 100 megatones”, se vieron lunas azules durante casi todas las noches.

“Esto se debió a las cenizas del volcán. Algunos de los penachos estaban llenos de partículas de 1 micra de ancho, lo que es prácticamente igual a la longitud de onda de la luz roja. Las partículas de este tamaño especial son ideales para dispersar la luz roja, mientras que permiten el paso de la luz azul. De esta manera, las nubes del Krakatoa actuaron como un filtro azul”, explicó la Nasa en su portal.

En 1983, luego de la explosión del volcán el Chichón, en México, de acuerdo con la agencia espacial, también se registraron lunas con tonalidades azules. Igualmente, se informó que este fenómeno se vio luego de las erupciones del monte Santa Helena, en Estados Unidos en 1980, y la del monte Pinatubo en las islas Filipinas en 1991.

La Nasa además expuso que los incendios forestales también pueden causar el mismo evento. Ejemplo de ello, fueron los incendios forestales en las ciénagas de Alberta, Canadá en 1953.

“Nubes de humo que contenían gotas de aceite de tamaño micrométrico produjeron soles de color lavanda y lunas azuladas que se extendieron desde América del Norte, hasta Inglaterra”, afirma la agencia espacial en su portal web.

Fuente: Infobae

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Ciencia y Tecnología

Mexicano crea robot blando con piel inteligente y gana concurso en Japón

El Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, reconoció el talento de los ingenieros del Tecnológico Nacional de México (TecNM) en torneos internacionales de ciencia y tecnología.

Luego de que el ingeniero mexicano Raúl Ariel Durán Jiménez, egresado del TecNM campus Hermosillo, ganó el primer lugar en la 38 edición del Concurso de Robótica Japonesa, Moctezuma Barragán reconoció su desempeño así como el talento que muestran los ingenieros del TecNM en torneos internacionales de ciencia y tecnología.

Durán Jiménez obtuvo el premio con la presentación de un robot blando con piel inteligente en forma de pinza, que diseñó como estudiante de maestría en el Instituto Kyutech de Japón.

“El premio obtenido por el sonorense es una aportación tecnológica para la investigación de proyectos de inteligencia Artificial y Robótica Asistida”, detalló la Secretaría de Educación Pública (SEP) en un comunicado.

Durán Jiménez obtuvo el premio con la presentación de un robot blando con piel inteligente en forma de pinza, que diseñó como estudiante de maestría en el Instituto Kyutech de Japón. Foto: SEP

Por su parte, el Director General del TecNM, Enrique Fernández Fassnacht, felicitó al experto en Robótica del campus Hermosillo y recordó que el Tecnológico Nacional de México es un semillero de profesionales aptos y competentes que todos los días ponen en alto el nombre del país.

Fuente: SinEmbargo

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Ciencia y Tecnología

Ahora podrás silbar o tararear las canciones y Google la identificará

Estás en una reunión con tus amigos y es tu turno de escoger una canción para reproducir en el equipo de sonido; sin embargo, no sabes el nombre, mucho menos quién la canta, sólo recuerdas el ritmo y la tarareas para que alguien pueda reconocerla… nadie lo hace.

Por insulso que sea este ejemplo, quién no ha sufrido una situación así, algo sobre lo que la compañía Google tomó cartas en el asunto hace tiempo y, finalmente, habilitó una herramienta para que su Google Assistant se asuma como en el héroe en este tipo de casos.Se trata de una función liberada en la más reciente actualización de Google Assitant, a la cual se podrá acceder en la interfaz de la app, donde, posteriormente, deberás presionar el botón ‘buscar canción’ que figura en su pantalla principal.

De esta forma, se activará el micrófono del dispositivo y podrás silbar o tararear la canción que tienes en mente para que el algoritmo realice las gestiones suficientes para reconocerla.

Si bien no siempre se obtiene un hallazgo preciso, la app arroja los tres resultados que más se aproximan al registro, para que el usuario los escuche y determine cuál era el que tenía en mente.

Fuente: MARCA Claro

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más visto