Conecta con nosotros

Slider Principal

Salud mental, uno de los mayores problemas que enfrentaremos en 2021 por la pandemia

Con el progreso en los esfuerzos de las vacunas contra el covid-19 y las predicciones de cuándo la mayor parte de la población las recibirá, parece haber una luz al final del largo y angustioso túnel pandémico. Sin embargo, dado que los riesgos físicos se manejan mejor con vacunas, lo que probablemente aún permanecerá es el impacto indeleble de la pandemia que pesa sobre la psiquis colectiva.

«Los aspectos físicos de la pandemia son realmente visibles», dijo Lisa Carlson, expresidenta de la Asociación Estadounidense de Salud Pública y administradora ejecutiva de la Facultad de Medicina de la Universidad Emory en Atlanta. «Tenemos escasez de suministros y estrés económico, miedo a las enfermedades, todas nuestras rutinas interrumpidas, y hay un verdadero dolor en todo eso».

«No tenemos una vacuna para nuestra salud mental como la tenemos para nuestra salud física», agregó Carlson. «Entonces, tomará más tiempo salir de esos desafíos».

Con base en las luchas mentales que sufrieron tantos este año, estos son los problemas que los profesionales de la salud mental anticipan que saldrán a la luz en 2021.

La vida era estresante antes de la pandemia, pero los nuevos desafíos han contribuido con un costo adicional. La educación virtual desde el hogar, la seguridad, las dificultades financieras, el teletrabajo, mantenerse al día con nueva información y lidiar con la enfermedad y la muerte pueden hacer que la vida se sienta como un juego interminable.

El aislamiento, que puede conducir a la soledad, ha afectado a personas de todas las edades. Muchos niños y adolescentes han estado perdiendo oportunidades importantes para el desarrollo social.

La forma en que manejes el estrés es crucial para encontrar un respiro de la pandemia, dijo Carlson, quien agregó que es necesario volver a lo básico. Estar de forma segura al aire libre y cerca de los árboles, que Carlson considera «parte del equipo de salud pública», puede mejorar tu salud en general. Cuando puedas, tómate un tiempo para relajarte y desconectarte de las noticias.

Enfocarse «en lo básico para dormir, comer alimentos saludables, moverse durante el día, pasar tiempo con las mascotas y los seres queridos» va a ser de vital importancia, agregó. «Cuidarnos a nosotros mismos y a los demás debería ser el enfoque de todos a medida que avanzamos hacia 2021».

Dado que pasar más tiempo en casa ha significado más sueño para algunos, los extraños «sueños pandémicos» de los que la gente hablaba este año tienen mayores oportunidades de aparecer, dijo el Dr. Raj Dasgupta, un médico pulmonar y del sueño y un profesor asistente de Medicina Clínica en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California.

El estrés, el trauma y los nuevos desafíos son otros factores que han provocado alteraciones y trastornos del sueño. Las personas que se encuentran en primera línea de la atención médica, los que presenciaron la muerte y las personas que quedaron atrapadas en los cruceros pueden experimentar estrés postraumático que puede provocar insomnio y pesadillas. «Hay cosas que ves que simplemente están grabadas en tu mente», dijo Dasgupta.

La falta de separación entre el trabajo y el hogar puede significar patrones de sueño irregulares. La pandemia «realmente lanzó una bola curva en nuestro ritmo circadiano», agregó.

Además, «muchas personas han aumentado de peso», dijo Dasgupta. «El peso siempre ha sido un factor de riesgo cuando hablamos de cosas como la apnea obstructiva del sueño». La apnea del sueño se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar depresión y ansiedad.

Dado que la calidad del sueño está relacionada con la salud mental, recibir suficiente luz solar para un ritmo circadiano normal, desarrollar una rutina de sueño y practicar técnicas de relajación serán cruciales en 2021.

Sin apoyo y responsabilidad, algunas personas que se recuperan de los trastornos de la alimentación y trastornos por uso de sustancias han chocado contra una pared.

El «trauma colectivo» que experimentan las personas «contribuye a un aumento de la ansiedad, la depresión y otros factores de salud mental comúnmente asociados con los trastornos alimentarios», dijo, por correo electrónico, Chelsea Kronengold, gerente de Comunicaciones de la Asociación Nacional de Trastornos Alimentarios.

Los desafíos han incluido preocupación por la falta de estructura, más tiempo en un entorno desencadenante y dificultad para encontrar privacidad para las sesiones de telesalud y otro tipo de apoyo virtual. Algunas personas con trastornos de la alimentación también han experimentado un aumento de los síntomas, como restricción o atracones de comida, o recaídas.

Fuente: CNN

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad -

Reportaje

Recuerden a Mike Pence. Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

En política siempre existirán los vencedores y vencidos, es una actividad humana donde el empate no está permitido, quizá lamentablemente, pues los equilibrios serían más idóneos para contrarrestar la violencia, la polarización y los actos violentos. Pero simplemente, no es así: La política es un oficio feroz por ganar el poder, sí o sí.

El pasado 6 de Enero del 2021 será un día recordado por la forma en que se demostró que la democracia es débil y el país que se ufanó durante siglos de ser el más respetuoso a ese sistema, estuvo en llamas durante horas con arranques iracundos en su mayoría de hombres y mujeres de origen caucásica, que como auténticos bárbaros atacaron el Capitolio en Washington D.C.

Las imágenes son apocalípticas y parecen ser tomadas de una película de Hollywood. Norteamericanos, peleando a muerte contra otros norteamericanos. No es una situación que se diera “de pronto”, sino una contaminación viral que han sufrido desde que Donald Trump ganó la candidatura en el año 2016, provocando la polarización a fin de cumplir el algoritmo que promovían el emperador Julio César y Napoleón “divide y vencerás”.

Recordaremos ese día como la fecha que Donald Trump perdió políticamente todo el capital que había generado durante años. No estamos hablando de cualquier líder, más de 70 millones de personas confiaban en él y le otorgaron su voto.

Sin embargo, si el gran perdedor fue el magnate neoyorquino. También hubo un gran ganador. Y no, no se trata del presidente electo Joe Biden.

Trump desde días atrás sabía que no solo había perdido en las urnas, también estaba perdiendo su percepción como “triunfador” ante sus seguidores quienes estaban sumiéndose en la decepción. Por lo que intentó manipular a su fiel escudero, el vicepresidente que se jugó todo por su jefe, Mike Pence.

¿Un apoyo divino?

Mike Pence, fue líder de música en su iglesia local durante su juventud

Pence es parte de una familia sumamente religiosa, un hombre devoto que dijo decidió apoyar a Trump, cuando nadie del “establishment” en su partido lo hacía, cuando el pasado 12 de julio de 2016 el Trump Force One, el Boeing 757 que había comprado el magnate de la construcción para su campaña presidencial, aterrizó en una aeropuerto secundario de las afueras de Indianápolis. En ese aterrizaje, le estalló un neumático. Desde entonces, Pence pensó que se había tratado de un evento con un mensaje divino.

Para quienes lo conocen, aseguran que Pence solo quería reelegirse como gobernador de Indiana, pero la campaña de Trump veía en él factores reales para convertirse en un gran aliado: Su figura ultraconservadora, apoyado por miles de evangélicos y por su liderazgo moral sobre los gobernadores del “cinturón de óxido”, una serie de Estados que eran fuertemente republicanos. Aunque Trump siempre se opuso a Pence, su campaña lo convenció y lo demás es historia.

Si millones de evangélicos empezaron a seguir ciegamente a Donald Trump, fue gracias a Mike Pence. Él convenció a miles de pastores y obispos por todo Estados Unidos de que “Trump había cambiado y ya no era el hombre inmoral” que se había mostrado con decenas de pruebas en audios y videos. Le creyeron.

Mike fue un vicepresidente leal, útil, confiable, noble y efectivo durante los cuatro años. Pero sufrió en carne propia la fría y perturbadora actitud de Trump. Según reportes de fuentes en la Casa Blanca, hablaban de malos tratos, gritos, desdenes y hasta humillaciones que padecía el vicepresidente en la oficina oval.

Pence solía repetirle a su familia, que era la voluntad de Dios apoyar al presidente y su resistencia fue recompensada con la candidatura por la reelección, aunque la relación entre ambos personajes ya estaba sumamente desgastada.

A finales del 2019, la campaña se veía triunfadora, las encuestas daban una ventaja de hasta 15 puntos a favor de Trump/Pence contra cualquier candidatura demócrata, pero llegó la pandemia del COVID-19 y pegó duro a la salud y economía por lo que Joe Biden y Kamala Harris se alzaron con el triunfo de manera contundente. Venciendo incluso en el “cinturón de óxido”.

Hacer lo correcto.

El último berrinche de Trump, fue una última petición a Pence, pues como presidente del Senado, era el encargado de presidir la sesión en que se debía conformar la victoria electoral de Biden, ya certificada por los colegios electorales de los 50 estados. Trump le exigió que debía rechazar los votos de los estados donde insiste que hubo fraude (Sin prueba alguna). “Espero que haga lo correcto. Si lo hace, ganamos la elección. Si no lo hace, será un día triste para nuestro país”, lo dijo ante miles de simpatizantes que luego de esto enviaron cientos de miles de tuits a Pence.

Pero el honrado Mike Pence hizo lo que nadie imaginaría, se negó a la errónea petición de su jefe y prefirió darle crédito a la constitución norteamericana. En una carta escribió: “Es a mi razonamiento meditado, que mi juramento de seguir y defender la Constitución no me permite reclamar autoridad unilateral para determinar qué votos deben ser contados y cuáles no”.

Eso ocasionó la ira de Trump quien en un tuit aseguró que como cobarde, “no había tenido el coraje para proteger nuestro país y la Constitución”.

Ante esta acción, miles de personas fueron al Capitolio y todos recordaremos esas imágenes lamentables donde han muerto hasta este momento cuatro personas. Las consignas de la encendida horda, ahora incluían su odio repentino contra Mike Pence. Por lo que tuvo que ser resguardado durante horas.

Mike Pence es el gran ganador del pasado 6 de Enero, pues al dar su espalda al odio que ha producido Trump, abrió los ojos de los seguidores más nobles, de los republicanos reflexivos y se ascendió como un hombre que peleó hasta el último momento por la democracia.

Seguramente se llevará gran parte del capital político de Trump y su posición admirablemente negociadora podría unir a muchos conservadores que quieren regresar a las raíces, sin llegar a los actos vandálicos y violentos.

Por eso Mike Pence, en un dolo día, se convirtió en el segundo hombre, políticamente, más importante de los Estados Unidos, solo detrás de Joe Biden. Pues ahora representará a todo un partido enorme, millones de evangélicos, pero además la admiración y agradecimiento del nuevo presidente y los demócratas. Hacer lo correcto vale la pena.

Además, tuvo su revancha contra el bullying que sufrió durante años por parte del decadente y viciado Donald Trump.

Se hablará mucho más de Mike Pence en el futuro inmediato, no lo olviden.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más visto