Conecta con nosotros

Ciencia y Tecnología

Tesla se prepara para presentar el robot ‘Optimus’ mientras escépticos cuestionan a Elon Musk

En su “Día de la IA” el 30 de septiembre, Musk dijo que Tesla presentará un prototipo de su proyecto Optimus.

TEXAS.-El presidente ejecutivo de Tesla, Elon Musk, criticó la excesiva presencia de los robots de fábrica hace cuatro años y dijo que los humanos eran mejores en ciertos trabajos.

 

Sin embargo ahora los tiempos han cambiado.

La compañía de Texas de Musk ahora está lanzando planes ambiciosos para implementar miles de robots humanoides, conocidos como Tesla Bot u Optimus, dentro de sus fábricas, expandiéndose eventualmente a millones en todo el mundo, según dicen las ofertas de trabajo. El rumor se está acumulando dentro de la compañía a medida que Tesla está teniendo más reuniones internas sobre robots, dijo una persona familiarizada con el asunto a Reuters.

 

A más largo plazo, Musk dijo en una charla de TED que los robots podrían usarse en los hogares, preparar la cena, cortar el césped y cuidar a las personas mayores, e incluso convertirse en una pareja sexual.

 

El negocio de los robots eventualmente puede valer más que los ingresos por automóviles de Tesla, según Musk, quien ahora está promocionando una visión para la compañía que va mucho más allá de fabricar vehículos eléctricos autónomos.

 

En su “Día de la IA” el 30 de septiembre, Musk dijo que Tesla presentará un prototipo de su proyecto Optimus, una alusión al líder poderoso y benévolo de los Autobots en la serie Transformers. La producción podría comenzar el próximo año, dijo.

 

Tesla se enfrenta al escepticismo de que pueda mostrar avances tecnológicos que justifiquen el gasto de robots de «propósito general» en fábricas, hogares y otros lugares, según expertos en robótica, inversores y analistas entrevistados por Reuters.

 

¿Se hará realidad el robot de Musk?

Tesla ya emplea cientos de robots diseñados para trabajos específicos para la producción de sus automóviles.

Los robots humanoides han estado en desarrollo durante décadas por parte de Honda Motor Co y la unidad Boston Dynamics de Hyundai Motor. Al igual que los autos sin conductor, los robots tienen problemas con situaciones impredecibles.

No se demostró realmente que los autos sin conductor fueran tan fáciles como se pensaba. Y es lo mismo con los robots humanoides hasta cierto punto”, dijo a Reuters el líder del Equipo de Robótica Dexterous de la NASA, Shaun Azimi.

“Si sucede algo inesperado, es muy difícil ser flexible y resistente a ese tipo de cambios”.

 

En un evento de «Autonomía» en 2019, Musk prometió 1 millón de robotaxis para 2020, pero aún no ha entregado un automóvil de este tipo.

Los robots de Musk pueden demostrar capacidades básicas en el evento, pero sería difícil para ellos impresionar las expectativas públicas de robots que son tan capaces como los humanos, dicen los expertos.

Para tener éxito, Tesla necesitará mostrar robots realizando múltiples acciones sin guión, dijo Nancy Cooke, profesora de ingeniería de sistemas humanos en la Universidad Estatal de Arizona. Tal prueba podría dar un impulso a las acciones de Tesla, que han bajado un 25% desde su máximo de 2021.

“Si solo hace que el robot camine, o hace que los robots bailen, eso ya está hecho. Eso no es tan impresionante”, dijo.

Tesla no respondió a la solicitud de comentarios de Reuters, pero Musk en el pasado demostró que los escépticos estaban equivocados, impulsando el mercado de automóviles eléctricos y construyendo una compañía de cohetes, SpaceX, aunque algunos lanzamientos de productos estaban retrasados.

Fuente:Elimparcial.com.mx

Escribe tu comentario

Comentarios

Publicidad

Ciencia y Tecnología

Bryan Johnson: Empresario y Visionario en la Lucha contra el Envejecimiento

Bryan Johnson, un empresario visionario en el corazón de Silicon Valley, se ha convertido en una figura central en la búsqueda de soluciones para prolongar la vida humana y combatir el envejecimiento. Johnson ha invertido más de mil millones de dólares en una misión personal que busca redefinir la forma en que enfrentamos el proceso de envejecimiento y la inevitabilidad de la muerte.

Su proyecto insignia, Blueprint, es un sistema operativo humano altamente personalizado que utiliza un enfoque basado en datos y algoritmos para mejorar su salud y longevidad. Johnson subcontrata decisiones relacionadas con su bienestar a un equipo de médicos que emplean datos para desarrollar un riguroso régimen de salud destinado a reducir lo que él denomina su «edad biológica». Esto incluye la ingesta diaria de 111 píldoras, el uso de un gorro que emite luz roja en su cuero cabelludo, la recolección de muestras de heces y hasta el uso de un pequeño dispositivo en su área genital para monitorear sus erecciones nocturnas. Johnson considera que cualquier acción que acelere el envejecimiento es un «acto de violencia» contra su cuerpo.

Pero la ambición de Johnson va más allá de mantenerse descansado o conservar la tonicidad muscular. Él busca confiar por completo en un algoritmo antienvejecimiento y cree que la muerte es opcional, rechazando la idea de enfrentarla.

Sin embargo, externalizar la gestión de su cuerpo significa enfrentar lo que Johnson llama su «mente revoltosa», esa parte de nosotros que anhela comer un helado después de la cena, tener relaciones sexuales a altas horas de la noche o beber cerveza con amigos. El objetivo es lograr que sus órganos de 46 años luzcan y funcionen como los de un joven de 18 años. Según datos recopilados por sus médicos, Johnson asegura que Blueprint le ha proporcionado huesos de un treintañero y un corazón de alguien de 37 años. Considera que su experimento ha demostrado que un sistema competente es mejor para administrarlo que un ser humano, lo que él considera un avance que «redefine lo que significa ser humano». Describe su rigurosa dieta y régimen de ejercicios como un hito en la historia de la humanidad, comparable al Renacimiento italiano o la invención del cálculo de la misma manera en que Michelangelo tenía la Capilla Sixtina, él tiene su jugo verde especial.

Sin embargo, cuando se le cuestiona si estas estrategias para desafiar al tiempo funcionan realmente, Johnson enfatiza que su objetivo no es necesariamente probar su eficacia, sino más bien explorar cómo sería vivir siguiendo un algoritmo. ¿Tendría una vida dirigida por un algoritmo verdadera humanidad? ¿Valdría la pena si vivir como Johnson significara potencialmente vivir para siempre?

El camino de Johnson hacia la longevidad y la inmortalidad no está exento de críticos y escepticismo, ya que expertos en el campo médico cuestionan la viabilidad de su búsqueda. Afirman que la muerte no es opcional, sino un elemento inscrito en nuestros genes, y que aunque es posible aumentar la esperanza de vida, vivir eternamente es una ilusión.

A pesar de las críticas, Johnson sigue adelante y busca llevar Blueprint al público en general. Publica sus mediciones biológicas en línea, desde su frecuencia cardíaca en reposo hasta imágenes de sus intestinos, y comparte videos de YouTube sobre su régimen de ejercicio y sus experimentos terapéuticos, atrayendo a una audiencia masiva.

La historia de Bryan Johnson refleja el creciente interés en Silicon Valley y la comunidad científica por abordar el envejecimiento y la longevidad humana mediante la tecnología y la innovación. Aunque su visión es ambiciosa y desafiante, Johnson está decidido a avanzar hacia un futuro donde la prolongación de la vida sea una realidad, independientemente de las críticas y los obstáculos que enfrenta. Su búsqueda de la inmortalidad plantea preguntas profundas sobre lo que significa ser humano y si, en última instancia, queremos preservar no solo nuestra vida, sino también nuestras experiencias y deseos humanos más profundos.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Más visto