Conecta con nosotros

Chihuahua

Trabaja JMAS en reparación de tubería que suministra agua potable al rebombeo Coronel

Este lunes la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS) de Chihuahua dio a conocer que el personal técnico del organismo se encuentra trabajando en la reparación de un tramo de tubería de 24 pulgadas de diámetro en la calle 57 casi esquina con av. Lombardo Toledano, la cual se encarga de transportar agua del rebombeo Sacramento al rebombeo Coronel.

Lo anterior luego de que el día de ayer aproximadamente a las 10:00 de la noche se presentara una fuga de agua potable en el lugar, por lo que en punto de las 5:00 am de este lunes comenzó personal a trabajar en las reparaciones.

Se espera que los trabajos concluyan a las 20:00 horas del día de hoy para iniciar con la regularización del servicio el día de mañana.

Las colonias que durante este lunes tendrán afectaciones en el servicio y probablemente baja presión el día de mañana son las siguientes:

Bellavista
Barrio de Londres
Lealtad II
San Miguel
Santa Rosa
San Fernando
CNOP
Cazadores
Independencia
Roma Sur
Amp. Rubén Jaramillo
Arquitectos
Papelera
Plomeros
Popular
Popular
Rubén Jaramillo
Sector Robinson
Tiradores
Obrera
La JMAS pide una disculpa a los vecinos de estas colonias por las molestias que estas reparaciones pudieran ocasionar, además pone a disposición el número telefónico 073 para brindar una mejor y pronta atención a los usuarios en sus solicitudes de información y reportes sobre el servicio.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad Caleb Ordoñez 

Chihuahua

Presentación de libro “La Corrupción Mata”

Durante la Sesión Mensual de Socios del Instituto y Colegio de Contadores Públicos de Chihuahua tuvo verificativo la conferencia “El Papel del Contador Público en el Éxito de las Empresas”, en voz del Ing. Francisco Santini Ramos, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial y posteriormente se realizó el acto formal de Presentación del Libro “La Corrupción Mata”, del autor Jesús Abdala Abbud Yepiz.

El Presidente del Colegio, C.P.C. Jesús José Barrera Torres, agradeció tanto al ingeniero Santini como al Lic. Jesús Abdala Abbud por enriquecer con sus respectivas aportaciones la Sesión Mensual, así como a los muchos participantes que participaron en la actividad que se realizó bajo la modalidad hibrida.

El Presidente del CCE aprovechó su participación para hacer una reflexión sobre la actividad contable en tiempos de retos empresariales, en los que factores como la pandemia y modificaciones a marcos legales, han demandado cada vez más la especialización.

Invitó a los contadores públicos a que continúen siendo factor de equilibrio y salud financiera dentro de las empresas, así como un enlace con el sistema tributario mexicano, en el que aún existen muchos aspectos que atender para crear un ecosistema propicio para la consolidación empresarial.

Por su cuenta, el Lic. Jesús Abdala Abbud explicó que su libro “La Corrupción Mata” tiene un estilo de novela y ficción sobre lo que suele ocurrir en el sector público sobre prácticas indebidas, que terminan causando mucho daño en la sociedad.

Abbud Yepiz dijo que el libro tiene como propósito transmitir las consecuencias de la corrupción de manera colateral, porque a veces no se dimensiona el alcance de estos actos y por ende no existe una sensibilidad en torno a ellos.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Chihuahua

Investigarán denuncias de tortura por parte del gobierno de Javier Corral: Gobierno

La gobernadora de Chihuahua, Maru Campos mencionó que las prácticas de tortura que se usaron para fabricar algunas carpetas de investigación no se habían visto desde hace 50 años. “Es muy grave y de mucho daño para las instituciones”, dijo la gobernadora.

A la vez señaló que espera que se hagan las denuncias correspondientes para que se inicien las investigaciones, dijo que aunque no conoce las versiones de los implicados, si puede hablar de su caso, que para ella fue una clara fabricación. “Me lastima el uso faccioso de las instituciones”.

Finalmente dijo que se está buscando la manera de darle uso a esa propiedad que ahora está señalada como La Casa de la Tortura.

¿Qué pasó?

Según la publicación de La Jornada, que tuvo entrevistas con al menos cinco víctimas de estos interrogatorios, en esas instalaciones fueron presionados para declarar o incluso fabricar acusaciones, todo mientras el exgobernador Javier Corral Jurado y el entonces Fiscal General César Augusto Peniche, monitoreaban las declaraciones.

De acuerdo con dicho medio, se realizó tortura psicológica en contra de las víctimas y muchas de las ocasiones tuvo amenazas con órdenes de aprehensión contra de ellos o los miembros de su familia.

Nota de la Jornada:

El gobierno de Javier Corral Jurado convirtió lo que fue la Casa de Gobierno en un centro de operaciones policiacas y ministeriales, donde se integraban los conocidos aquí como “expedientes x” en contra de sus opositores de antaño y de quienes veía como futuros competidores políticos.

Allí, funcionarios, empresarios y ciudadanos fueron obligados a convertirse en “testigos colaboradores” para que sus testimonios sirvieran como elementos para enjuiciar a aquellos que decidiera el gobierno de Corral Jurado.

Para ello, fiscales estatales aplicaban “tortura sicológica y presionaban hasta que ya no se podía más. Te quebraban y, rendido, clamabas a los ministerios públicos: ¡dígame qué quiere que declare! ¡Ponga en el papel lo que desee, pero termine ya!”, narra uno de los afectados.

La Jornada entrevistó a cinco ex funcionarios que sirvieron a distintos gobiernos y a quienes obligaron a convertirse en “testigos colaboradores” e imputar a altos servidores públicos u otros personajes de la política, rivales del ex mandatario chihuahuense.

Algunos laboraron en el gobierno de Chihuahua incluso antes de la administración del priísta César Duarte Jáquez (2010-2016) y otros se convirtieron en proveedores de esa administración, pero a todos –aseguran– se les amenazó con acusarlos de haber participado en el desvío de recursos públicos que se imputa al ex mandatario priísta.

Como “testigos” debían señalar a personas, aunque en algunos casos no las conocieran. Si no “cooperaban”, la amenaza era la cárcel, destruir a sus familias o catear los domicilios de padres o hermanos “porque algo se encontraría para inculparnos, como si hubiéramos participado en algún delito”.

Uno de ellos refiere: “Desde el primer interrogatorio se era culpable, un ratero, aunque los fiscales reconocían que no había nada extraño en nuestras finanzas. Aun así terminaban con el prestigio y la calma, que era lo más valioso que teníamos.

“Había momentos en que el propio gobernador Javier Corral y el fiscal César Peniche supervisaban los interrogatorios a través de un sistema de circuito cerrado. Los fiscales nos decían que los testimonios, una vez escritos, eran checados y aprobados por el fiscal Peniche y por el mismísimo Corral, y si consideraban que no les servían para acusar a quienes ellos decidían, los teníamos que repetir hasta que estuvieran conformes.”

Durante el mandato del panista Corral Jurado, entre los principales objetivos de los “expedientes x” estuvieron, además del ex gobernador Duarte Jáquez –quien enfrenta una solicitud de extradición emitida por el gobierno mexicano al de Estados Unidos–, sus colaboradores: Antonio Tarín García, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, Gerardo Villegas Madriles y Alejandro Ornelas.

En total, se estima que fueron 50 “testigos colaboradores” los creados por la fiscalía de Corral para “dar soporte a decenas de investigaciones contra ex funcionarios y proveedores de la administración de Duarte Jáquez”. Y con sus “declaraciones” se decomisaron bienes a los altos funcionarios acusados de actos de corrupción, si bien en septiembre pasado, a días de concluir su gestión, el gobierno de Corral Jurado devolvió a varios de ellos bienes que la fiscalía local había confiscado desde 2017.

En este caso, la actual gobernadora, también militante panista, María Eugenia Campos, fue uno de los objetivos de la fiscalía local. La intención era acusarla de actos de corrupción cuando fue alcaldesa de la capital de Chihuahua. Algunos testigos entrevistados por La Jornada revelaron haber sido presionados para construir declaraciones con las que se integrara su caso y evitar de esa manera que obtuviera, primero, la candidatura blanquiazul, y llegara al cargo de gobernadora.

Los cinco “testigos” de la Fiscalía General de Justicia de Chihuahua narraron con amplitud a este diario haber sido objeto de seguimiento físico o virtual, de actos de intimidación a través de intervenciones telefónicas y policiacas, entre otros métodos de acoso.

“Sabían hasta si habías ido a misa y cuando te citaban, preguntaban si recordabas las palabras del cura, y enseguida te repetían parte del sermón.”

Temen represalias

Los entrevistados solicitaron el anonimato por temor a represalias del ex gobernador Corral Jurado y el ex fiscal estatal César Peniche, “porque siguen siendo muy poderosos”.

Además, indicaron que aunque terminó el gobierno del panista, temen que continúen los llamados a declarar a cualquier hora y fecha. Y si no lo hacen, “los fiscales envíen por nosotros y cumplan las amenazas de enviarnos a prisión y fabricar delitos a nuestros familiares”.

A consecuencia de lo vivido durante cinco años, todos aseguran haber recibido atención sicológica y siquiátrica. Tres de ellos incluso intentaron suicidarse.

Otro apunta: “Durante los interrogatorios, los fiscales jugaban con lo que uno decía. Siempre acomodaron las cosas para imputar a gente con la que uno ya ni trato tenía o que por el solo hecho de haber sido tu jefe, tu compañero de área, te hacían que dijeras cosas que no te constaban ni estaban en tu responsabilidad como funcionario”.

El trauma por lo padecido es tal que incluso –señalan– no recuerdan los nombres completos de los fiscales que los interrogaban en la Casa Zarco. “Los jefes eran la licenciada Peña y Francisco Flores. Eran los más duros, los que amenazaban. Los que te decían que llegaras solo a la Casa Zarco. Que dejaras tu teléfono en la caseta de vigilancia. Ellos extendían los interrogatorios por horas, muchas veces más de 12, sin beber agua, consumir alimentos, ir al baño, y lo más importante, sin la presencia de abogados y en total aislamiento”, indican.

“‘¡Acuérdese!, ¡acuérdese bien!, usted está mintiendo. ¡Acuérdese!, si sale de aquí será detenido inmediatamente. ¡Piense! Si no coopera, se va a juicio y allá, en la cárcel, se dirá a sus ex amigos que usted cantó, y a ver cómo le va’”, eran las amenazas, coinciden tres de los cinco entrevistados.

Esto sucedía, dicen, cuando en la primera cita con los agentes del Ministerios Público se negaban a reconocer cargos en su contra y de quienes buscaban que fueran encarcelados, cuando pedían tiempo para aportar pruebas y demostrar su inocencia.

Coinciden en que a raíz de lo sucedido ya no tienen amigos; a varios de ellos los abandonó su familia, no encuentran trabajo y la tortura sicológica a que fueron sometidos desembocó en padecimientos como sicosis, hipertensión arterial y delirio de persecución.

En 2017, Corral Jurado decretó como parte de las “medidas de austeridad” que por necesidades financieras la Casa de Gobierno se subastaría con un precio base de 35 millones de pesos, lo cual a la fecha no se ha realizado. Pero ese mismo año, sus oficinas y estancias se transformaron en estos sitios de interrogatorios y presión.

“Comparecíamos en distintas partes de la casa. Ocupaban espacios en la planta baja o alta del edificio. Siempre aislados, permanecíamos en una silla, rodeados por tres fiscales y policías ministeriales que portaban su arma de cargo. Una pistola fajada al cinto.

“Los fiscales siempre nos decían: ‘si no va a cooperar, ¡váyase! Pero cuando regrese se irá a la cárcel, no habrá criterio de oportunidad. ¡Acuérdese, acuérdese! Coopere’.

“Y cuando nos veían quebrados, al punto del suicidio, nos canalizaban con un sicólogo sin vínculo con la fiscalía, él pertenecía a la Unidad de Atención a Víctimas. Él ha ayudado a superar un poco el trance, hasta el miedo a salir de casa. Pero no se termina el horror de tener que regresar a la Casa Zarco (como ahora se le llama a lo que fue la Casa de Gobierno).

“Lo único que queremos es paz. Durante todo este tiempo, ellos decían qué hacíamos, a qué hora, cómo teníamos que declarar. Un testimonio que comenzaba hoy podía terminarse dos meses después porque ellos decían que tenían que llenar huecos, y de todas maneras se firmaba con la fecha del primer día. Incluso hubo declaraciones que se rindieron tres años después de la primera vez y se firmaba con la fecha que ellos establecían. No había manera de negarse.”

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto