Conecta con nosotros

Slider Principal

Trump permitirá la extracción de petróleo en el Ártico de Alaska

Published

on

El Gobierno de Estados Unidos tiene previsto autorizar la extracción de petróleo y gas en el Ártico de Alaska antes de que termine el año. David Bernhardt, secretario de Interior, ha revelado en una entrevista con The Wall Street Journal que la Administración de Donald Trump está ajustando los detalles para subastar contratos de extracción de hidrocarburos en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, una región que ha estado protegida en los últimos 50 años y donde habitan importantes colonias de osos polares y renos.

La decisión llega después de que el Congreso estadounidense autorizara en 2017, a petición de Trump, las actividades petroleras en el refugio. Entonces, los legisladores dieron a la Administración un plazo hasta diciembre de 2021 para asignar los contratos. Si la Casa Blanca firma un compromiso con alguna compañía petrolera, la posibilidad de echarlo atrás será difícil, incluso si el nuevo presidente de Estados Unidos llega a ser el demócrata Joe Biden. Desde 2017, diversos grupos ambientalistas han luchado en los tribunales por impedir la llegada de las compañías petroleras al Ártico, advirtiendo de los riesgos que supone para el medio ambiente.

El plan propuesto por el Gobierno estadounidense señala que la extracción de petróleo se hará, principalmente, en la costa y en la parte más al norte del territorio. La estimación es que exista una intervención de un 0,01% en la reserva con la construcción de las instalaciones petroleras, aunque el proyecto aún no contempla que se realicen conducciones. “Tengo un grado notable de confianza en que esto se puede hacer de una manera responsable, sostenible y respetuosa con el medio ambiente”, dijo Bernhardt a The Wall Street Journal. Sin embargo, el plan medioambiental reconoce que existe “un riesgo potencial alto” de muertes de osos polares, unos animales que podrían desaparecer en 80 años, según un estudio reciente publicado en Nature Climate Change.

El Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico tiene una extensión de 7,7 millones de hectáreas y se ubica al noreste de Alaska, en el norte colinda con el océano Ártico y al este con la región canadiense de Yukon. Es la reserva natural de mayor extensión en Estados Unidos y la más prístina. El territorio es uno de los principales centros de reproducción de osos polares y renos. En 1960, fue declarada como área federal protegida por el presidente Dwight D. Eisenhower y en 1980 el presidente Jimmy Carter firmó una ley para garantizar su protección. En 2016 y, a unas semanas de terminar su mandato, el presidente Barack Obama prohibió la exploración de yacimientos petroleros en el océano Ártico, ante la amenaza de que Trump emprendiera actividades energéticas en la región.

Trump ha impulsado durante su Gobierno una fuerte agenda energética y ha cuestionado en varias ocasiones el cambio climático. “Vamos a mirarlo”, dijo el presidente la mañana del lunes en una entrevista en la cadena Fox News al ser cuestionado por las declaraciones del secretario de Interior. La decisión de emprender la explotación de hidrocarburos en una reserva natural es sumamente impopular en Estados Unidos. En 2017, cuando se discutió en el Congreso, una encuesta de la Universidad de Yale reveló que un 70% de los votantes estadounidenses, incluyendo a los republicanos, se oponían a la idea de permitir la extracción de petróleo en el Ártico. “Cualquier empresa petrolera que busque perforar en el Refugio Ártico se enfrentará a enormes riesgos de reputación, legales y financieros”, ha advertido Adam Kolton, director de la organización Alaska Wilderness League, en un comunicado.

Fuente: El País

México

El 60% de los mexicanos con problemas de salud mental

Published

on

By

Actualmente 24 millones de personas tienen algún problema de salud mental, informó la Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones(Conasama), sin embargo sólo una de cada tres personas busca algún tipo de atención médica, según destaca la organización Documenta en el informe denominado Por Razón Necesaria y alerta que ante la falta de recursos para poder atenderse en hospitales privados, deberán acudir a hospitales públicos del sector salud.

En 2018, los mexicanos con algún problema relacionado con alguna enfermedad mental que van desde los malestares recurrentes tipo estrés, ansiedad y depresión, hasta casos más graves como esquizofrenia o bipolaridad, entre otros, eran alrededor de 15 millones de personas, según datos de la Secretaría de Salud, y ahora en 2024 se tiene que 3 de cada 10 mexicanos sufren por cuestiones de salud mental.

Esto implica un crecimiento de 60% en solo seis años, al pasar de la cifra referida de 15 millones en 2018 a 24 millones actualmente.

Al respecto, cabe destacar que cada año son atendidas apenas unas 191 mil personas en los hospitales psiquiátricos del sector salud a nivel nacional, lo que significa que ni siquiera se cubre al 1% de la población afectada.

De acuerdo con el Inegi, las entidades con mayores problemas de salud mental son: Estado de México, Ciudad de México, Jalisco, Veracruz, Guanajuato, Puebla y Nuevo León.

Hospitales psiquiátricos no cerraron: Conasama

Los hospitales psiquiátricos públicos atienden en promedio a más de 190 mil pacientes cada año y no cerraron como resultado de la reforma a la Ley General de Salud de 2022, aclaró la Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones (Conasama).

Publimetro se comunicó con los hospitales Fray Bernardino de Sahagún y en el Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro para solicitar una cita de primera vez, y en ambos institutos informaron que continúan atendiendo de forma normal a los pacientes los 365 días del año.

No obstante, las reformas a la Ley General de Salud, en materia de Salud Mental y Adicciones en 2022 marcaron un cambio de paradigma en la atención en todos los niveles de atención, particularmente hoy en día están en marcha 341 Centros Comunitarios de Salud Mental y Adicciones, para la prevención y atención de padecimientos cerca de los hogares, precisó la Conasama a través de una tarjeta informativa entregada a este medio.

Asimismo, 115 hospitales generales cuentan con áreas de salud mental para la atención de padecimientos más graves. Particularmente, en cuanto a atención en hospitales psiquiátricos lo que la Ley mandata es con relación al respeto en derechos humanos, como es:

– Consentimiento Informado. Se establece la obligación de comunicar a pacientes y familiares los beneficios, riesgos y alternativas. La persona tiene el derecho a aceptar o rechazar el diagnóstico o tratamiento.

– Voluntad anticipada. En previsión de servicios a futuro, se establece el derecho a determinar el tipo de acciones para su tratamiento.

– Derecho a no ser sometido a medidas de aislamiento o cualquier práctica con tratos crueles.

“Como se mencionó en 2022, los hospitales psiquiátricos no se cierran, sólo se fortalecen al igual que el primer y segundo nivel”

—  Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones

De acuerdo con la organización civil Documenta, la nueva ley de 2022 pretendía que los actuales hospitales psiquiátricos se conviertan en centros ambulatorios o en hospitales generales dentro de la red integrada de servicios de salud del país.

Sin embargo, la atención psiquiátrica sigue siendo un tema inaccesible para la población debido a que el 77% de las camas de psiquiatría están ubicadas en ciudades grandes o cerca de éstas; el 42.09% de las y los especialistas en psiquiatría están en la Ciudad de México, el 11.22% en Jalisco y el 7.03% en Nuevo León; solamente entre el 21% y 50% de los servicios de atención primaria en donde hay médicos tienen medicamentos, mientras que en aquellos en los que no hay médicos la disponibilidad oscila entre el 1% y 20%

México no invierte lo que debiera en salud mental

De acuerdo con Judith Senyasen Méndez Méndez, investigadora del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, México no invierte lo que debería en salud mental, lo cual es ‘muy grave’, porque estamos hablando de un serio problema de salud de la población.

Explicó que para 2024, el presupuesto en materia de salud mental será de 3 mil 724 millones de pesos, sólo un aumento de 24 millones de pesos con relación a 2023, pese al aumento exponencial en la cantidad de mexicanos que requieren atención para algún padecimiento mental que, como ya se mencionó, ascienden a 24 millones de pacientes con diferentes necesidades.

Dijo que para igualar el nivel promedio de la región, que son 8 dólares por personas sin seguridad social, México tendría —por lo menos— que triplicar su presupuesto en la materia.

“Esta brecha que vemos en salud mental, tiene mucho que ver con la brecha que tenemos en salud, debemos destinar al menos 6 puntos del PIB en materia de salud, pero México sólo invierte 2.8 puntos porcentuales del PIB”, estableció.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto