Conecta con nosotros

Opinión

Un hashtag, dos palabras: #metoo. Por Marian Quintana

En 1985 mi papá fue becado para estudiar su doctorado en París, Francia. Nos mudamos en familia cuando yo tenía dos años, apenas hablaba español y mi primera frase en francés fue “je suis pas d’accord” que se traduce “no estoy de acuerdo”. Recordando, más allá de la afirmatividad infantil de la frase, quiero resaltar la importancia de poder expresarnos abiertamente cuando algo no nos parece.

En octubre del año pasado se hizo viral el hashtag #metoo (yo también), proveniente de un movimiento iniciado en el 2006 para dar apoyo a mujeres víctimas de violencia sexual, principalmente jóvenes afroamericanas que por su condición carecen de atención y acceso a la justicia en Estados Unidos. Aunque ya existía, el movimiento se fortaleció y creció de manera global cuando los diarios The New York Times y The New Yorker dieron voz a numerosas mujeres que acusaron al prominente productor de Hollywood Harvey Weinstein de acoso sexual. Así se desató la tormenta de acusaciones en contra de hombres poderosos que alcanzaron inclusive a Donald Trump y hombres sin nombre que alguna vez ejercieron su poder sobre y en contra de las mujeres con permisividad social por el denominado patriarcado.

Las cifras son alarmantes, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud una de cada tres mujeres en el mundo experimenta violencia física o sexual, este dato incluye niñas y bebés. Previo a la viralización del movimiento, adquirían atención mediática hechos desgarradores de violencia que por su terrible naturaleza demandaban la solidaridad y protesta de los grupos de defensoras y defensores de derechos humanos y gente sensible e indignada, pero muchos otros casos permanecían y continúan permaneciendo invisibles al ojo público. Gracias al estallido del hashtag millones de historias han sido compartidas y derivado de ello se ha visibilizado la cotidianidad de los abusos en contra de mujeres, los más graves y los que han sido normalizados por la sociedad.

Un pequeño paso para erradicar este tipo de prácticas machistas o misóginas es la acción afirmativa de educar para decir NO, no estoy de acuerdo con la manera en que te diriges a mí o haces referencia sobre las mujeres, no estoy de acuerdo con los chistes que denigran a la mujer, no estoy de acuerdo en que se me impida participar en actividades que son “de niños”, no estoy de acuerdo en que tengas contacto físico conmigo, en que me paguen menos por ser mujer, en que mi acceso a la justicia sea limitado porque soy mujer, en que no se me permita expresarme libremente… la lista sigue, pero el mensaje es claro y las voces se han alzado contundentes y contrastan con la apremiante necesidad de educar también a los hombres en la aceptación respetuosa del NO.

Gracias por leerme. Hasta la próxima.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad .

Opinión

Opinión: Los monstruos sí existen, viven entre nosotros, por Diana Avitia

Todos quedamos pasmados la semana pasada al enterarnos del secuestro del joven Norberto Ronquillo, los noticieros nacionales y locales de inmediato prestaron atención a este caso, las redes se volcaron, un estudiante chihuahuense que había sido privado de la libertad, la novia del joven aviso a la familia que no lo localizaba y los padres se movieron de manera instantánea por todos los medios posibles para encontrar a su hijo, declaraciones fuertes pidiendo auxilio, todos nos conmovimos al escuchar lo que la madre de Norberto tenía que decir, tocó las fibras más sensibles, todos nos quebramos, más aun al conocer gracias a sus compañeros y familiares las características del joven, un chavo con futuro, noble, fuerte y a unos días de graduarse.

El lunes recibimos la fatídica noticia, Ernestina Godoy informaba el hallazgo de un cuerpo con las características físicas del joven, esperamos necropsia de ley. Las redes reaccionaron una vez mas pidiendo justicia, hashtags que permanecen en los trending topics hasta este momento pidiendo la renuncia de la jefa de gobierno, clamando justicia, exigiendo resultados. Hoy a diferencia de otros casos sentimos cercanía y mucha más empatía por ser uno de los nuestros, en fin, creo que no es necesario ahondar en el tema, todos conocemos los por menores y no es prudente profundizar en la herida.

En esta ocasión el punto de estas letras es tratar de desmenuzar el como reaccionamos nosotros como sociedad ante estos terribles acontecimientos, sin descubrir el hilo negro, sin resolver el problema, solamente hacer más evidente lo que nos está llamando a gritos y no queremos ver. Entiendo perfectamente y apoyo las voces que el piden acción inmediata a las autoridades es totalmente legítimo, exigir que los protocolos se lleven a cabo con celeridad y eficacia es lo menos que esperamos por parte del aparato gubernamental, de acuerdo con eso también, pero les pido que por un instante dejemos de echar culpas a los de siempre. La familia está en su total derecho de hacerlo, pero nosotros los que estamos viendo los toros desde las gradas, reflexionemos un segundo y pensemos; esos monstruos, esos homicidas y secuestradores, ¿de dónde vienen?, ¿dónde nacen?, ¿quién los cría? y sobre todo ¿de donde viene un odio tan grande que es capaz de convertirlos en esos delincuentes?.

El caldo de cultivo que da como resultado estos criminales es una mezcla homogénea de polarización, desventaja social, clasismo, maltrato, abusos, saber que hay una posibilidad enorme que no habrá repercusión, nada absolutamente nada de lo anterior justifica arrebatar la vida a nadie, soy férrea defensora y me identifico con una clase social que batalla, que lucha, que ve como el techo de cristal no se rompe, pero jamás lo seré de un delincuente.

Para poner en contexto lo que quiero decir pongo de ejemplo simple; un día que estaba en casa de mi abuela, el típico vecino vago e intoxicado 24/7 comenzó a realizar desmanes a unos metros de ahí, en la calle, yo al verlo decidí mover mi camioneta del lugar para que no resultara dañada y al verme, subió a su vehículo y me persiguió intentando impactarme, no lo logró, me asuste horrible, pudo ocasionar una tragedia. Después el mismo tipo golpeo a vecinos de la zona, ha hecho desmanes al por mayor y la policía municipal no ha podido hacer nada, intentan de inmediato aprenderlo, él se esconde en su domicilio bajo la tutela de su madre que se enfrenta a los elementos a gritos y palos, como no ha pasado a mayores, sus actos no han tenido repercusión judicial, fallas del sistema dirían alguno, puerta giratoria, reformas fallidas, tal vez.

El punto de todo el relato es que somos nosotros los que al ver la tragedia venir no hacemos nada, en el caso que nos ocupa podría asegurar que la madre y la familia de esos secuestradores desde temprana edad, supieron que esas personas eran delincuentes, solaparon y tal vez hasta tomaron ventajas económicas resultado de las atrocidades de estos monstruos, madres que defienden a capa y espada a sus vastagos, a costa de la vida de los hijos de otras personas, la crianza en la peor de sus formas, solapando delincuentes, quien no recuerda aquel caso de un ladrón que al entrar a un domicilio fue sorprendido y al defenderse el dueño de la casa lo mato, después la familia del delincuente exigía justicia, así de absurdo fue el caso, “es ratero pero jamás lastimo a nadie” decía su hermana, lo recuerdo claramente porque me impacto mucho.

Mi madre y yo platicábamos del tema y me dijo; si yo supiera que uno de mis hijos es un delincuente yo misma lo entregaba, no esperaba menos, han existido casos en donde esto ha ocurrido, pero son los menos. La pobreza no es justificante para actos de esta magnitud y no sólo es la buena o mala administración o el creciente índice de secuestros de Sheinbaum o AMLO, Mancera o Peña en su momento, exigirles que trabajen y den resultados, castigar la ineptitud y la corrupción, obviamente sí, no pretendo reducir responsabilidades de los que nos gobiernan, jamás lo haría, pero vayamos al fondo, volteemos a nuestro alrededor, palpemos el problema, que es enorme, pongámosle rostros cercanos,  esos delincuentes salen de nuestra sociedad, puede ser tu vecino, tu amigo, incluso estar en tu familia. La cercanía con un infractor no nos convierte en uno, pero la irresponsabilidad de solapar esas conductas sí, no es exclusivo de este delito, cuantas veces no hemos visto a familiares encubriendo golpeadores, misóginos, abusadores, defendiéndolos a sabiendas que esa conducta efectivamente la realizó, cuantos no conocemos a algún tipo que nos vende cosas muy baratas, por favor, sabemos de dónde las saca y comprar esos productos también nos hace cómplices de esos robos, esos delincuentes menores pronto lo serán a escalas grandes.

Lo decía en letras pasadas, ¿qué fue primero el huevo o la gallina?, ¿el político corrupto de donde viene?, ¿de generación espontánea?, o es criado por un núcleo familiar que ha puesto el ejemplo, el problema no se constriñe a una clase social, también hay infractores en altas esferas sociales. Desechemos la arcaica enseñanza cuando en la facultad en teoría del delito de Cesare Lombroso, que aseguraba existen delincuentes natos. No es así, el problema es coyuntural, exijamos del gobierno un sistema de justicia efectivo, exijamos inyección de presupuesto dirigido a fortalecer el núcleo familiar, programas de movilidad social, educación, pero sobre todo prestemos atención y dejemos de criar monstruos.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Opinión:Carro completo para el abstencionismo, por Diana Avitia

Me he tomado el tiempo de leer a detalle columnas, ver entrevistas, opiniones, mesas de debate, checar una y otra vez los resultados del PREP respecto a la jornada electoral del domingo y después de todo esto no hay una colusión homogénea por parte de los opinólogos, el panorama de hoy no se había visto anteriormente.

Primero que nada, ¿qué significa carro completo?, esta frase acuñada bajo la vieja usanza priista para denominar una jornada electoral en la que el partido hegemónico gana todo, barriendo con gubernatura, diputaciones y alcaldías. Antes, el carro completo se conquistaba con fuertes estructuras partidistas, maquinaria que trabajaba para ello, después la connotación cambio un poco pero no en su raíz, el carro completo se entrega a la oposición vía el voto de castigo, Chihuahua fue un claro ejemplo de ello, el hartazgo social movió a los votantes y sin importar el candidato, sin saber quién era, muchas veces así fue, el sufragio se emitió en señal de venganza al sistema. Hubo muchos afortunados, candidatos que no esperaban la sorpresa del gane, muchos sin recorrer sus distritos ganaron.

En la pasada elección presidencial 2018 no fue carro completo de MORENA, poco falto para ello, el impulso esencial fue una mezcla de hartazgo, voto de odio y un gran candidato, uno de tal popularidad que le alcanzó para cobijar a todo un partido político a lo largo y ancho del país, de ese tamaño fue la popularidad de AMLO. En las elecciones del domingo pasado que se realizaron en seis estados; Durango, Tamaulipas, Aguascalientes, Quintana Roo, Puebla y Baja California. Los dos últimos con una carga extra de simbolismos políticos, se esperaba el carro completo para MORENA, las predicciones de muchos era clara, pero esta vez el análisis se complicó, hoy la lectura tiene que darse a consciencia, desmenuzarse por estados y según la coyuntura de cada región.

Todas las entidades federativas que estaban en juego las gobierna el blanquiazul y los resultados en resumen fueron; Durango gana el PAN, las alcaldías se dividieron a iguales entre PRI y PAN mas su coalición, dieciséis para cada uno y el resto de las alcaldías a otros partidos, Tamaulipas, Aguascalientes, Quintana Roo también las retiene el azul, MORENA arrasa Baja California, aquí sí de manera contundente y Puebla lo gana con muchos, muchísimos asegunes. Vi a varios analistas trabarse al tratar de describir la jornada, son muchos detalles, pero lo realmente importante para la gente es lo general, lo que se puede palpar y entender con palabras sencillas y digeribles.

En esta jornada hubo un ganador, el abstencionismo, resultado del hartazgo llevado al límite, la falta de cumplimiento de promesas, los golpes al presupuesto, la desilusión, la revancha, la arbitrariedad, el oportunismo, los chapulines, el promedio de votantes fue solamente de un 33%, es decir, 7 de cada diez posibles votantes decidieron mejor hacer cualquier otra cosa el domingo y no asistir a votar, las coaliciones otra vez inclinaron la balanza, el efecto AMLO se está desgastando y aparentemente no es invencible, no es lo mismo contar con él en la boleta, que cuando no aparece, pongamos el ejemplo más claro y mediático; Puebla, aquí según el 100% de las actas computadas, hubo una participación del 33.4% que equivale a 1,527,071 votantes de una lista nominal oficial de 4,569,608 ¿ya nos vamos poniendo en contexto?, de ese 33.4% el ganador Luis Miguel Barbosa obtuvo un 44.6%, equivalente a 682,245 personas, esta cifra hoy por hoy da el gane en ese estado, esto si contemplamos alianzas, porque el resultado sin contar las coaliciones, es decir, solamente MORENA y PAN sin la sumatoria de sus aliados es de 390,805 Barbosa contra 414,356 de Cárdenas, así es, como candidatos únicos, no le da al partido en el poder para llevarse el gane, la diferencia que inclina la balanza fueron los votos aportados por el VERDE y el PT.

Pero el hubiera no existe y el bastión panista ahora cambia de color y se tiñe de guinda, muy simbólico, quienes decidieron esto en el estado fueron aproximadamente el 14% de la lista nominal, de ese tamaño es la crisis que tenemos. Pero hubo otra entidad que si bien no marca tanto en número de habitantes, sí lo hace en simbolismo y da inicio a una nueva era; Baja California que dejó de ser panista después de 30 años, el lugar de la alternancia cuando en 1989 le arrebata al PRI la gubernatura, desde entonces el azul ganaba. Hoy ese azul desteñido no basto y MORENA arrasa con un candidato fuerte de mensajes firmes en sus primeras declaraciones como ganador.

Solamente 3 de cada 10 acudieron a la urna, motivos hay muchos, soluciones no las escuchamos, el consejero presidente del INE declaró que aceptaba un problema en la promoción del voto, el problema no es exclusivo del autónomo, es una crisis mundial, el sistema de partidos le causa escozor a mucha población, no podemos culparlos si los errores son latentes. Las practicas del sistema anterior que tanto criticaba la oposición se vieron como en aquellos ayeres, los días del mapacheo, compra de votos, candidatos impuestos, coaliciones espurias que antes causaban nausea, ahora no tanto ¿o no?, maquinaria gubernamental forzada a realizar proselitismo, grupos de choque, todo esto nunca se fue, aquí sigue pero ahora de otros colores, ¿entonces qué era lo que estaba mal, el partido del dinosaurio o nuestra clase política en general?, y esta clase política ¿de dónde viene?, ¿dónde se gesta?, en nuestra sociedad claro y así es como regresamos a la eterna pregunta del huevo y la gallina.

Confieso que uno de las grandes desilusiones fue el tan sonado caso del “Mijis”, por poco le creía, mi frío corazón casi se doblaba al conocer sus circunstancias de vida y no solo eso, de entre muchos de la 4t parecía de los más elocuentes, pensamientos liberales de una izquierda prudente, me arrepentía de juzgarle y mucho, finalmente esta jornada nos desencanta un poco y lo exponen, muchas versiones, jamás sabremos la verdad; un video en el que se le ve discutir con policías municipales de Aguascalientes, lo aprenden, riña, portación, fuero, camioneta oficial, grupo de choque, escoltas, en fin, ¿qué estaba haciendo ahí siendo un diputado de San Luis Potosí?, lo realmente cierto es que decepcionó y a partir de ese momento muchos como yo tendremos nuestras reservas con el “Mijis”, no por lo obvio, si no porque después de callarnos la boca y darnos un rayo de esperanza, nos sale con esto.

Ese día por la noche los presidentes de los partidos compartieron algunas impresiones; el PRI de Ruiz Massieu, sin sorpresa, en la lona, pero sorprendentemente manteniendo la votación del 2018 y sin coaliciones, lo mas importante para el revolucionario hoy por hoy es su cambio de dirigencia y reestructura, algunos ganes esporádicos de alcandías, pero solo eso.

Yeidckol Polevnsky por otro lado contenta, su candidato estrella gano, ella fue muy clara desde el inicio, lo que verdaderamente le importaba era Puebla, ¿fueron resultados de ella o de AMLO?, la votación guinda bajó simbólicamente desde el 2018, urge que el presidente acompañe, fuera de él no existe el partido, por ello su insistencia a refrendar su mandato y salir en la boleta, las riñas entre Polevnsky y Monreal son cada vez más notorias, suenan nombres para hacerle frente dentro de MORENA, varios piden cambio de dirigencia, sigue sin ser un partido articulado, urge la estructuración e institucionalización partidista, porque esto se está destiñendo más rápido de lo pensado y los oportunistas que brincaron con la esperanza de poder se desesperaran, como desesperados ya están muchos que durante años acompañaron al presidente y se sienten con mas derechos, viene lo bueno.

Y finalmente Marko Cortés, como buen panista clásico de aburrido semblante, no mueve, mostró graficas en las que efectivamente el voto panista creció, pero aun así no alcanza, retuvo cinco de siete, eso no es ganar. La realidad es una y hoy la gente ve como único opositor al panismo, por eso, el voto se les está dando otra vez por el simple hecho de ser la oposición más clara, por revancha al sistema, es tiempo de que el panismo actué, se haga sentir y sea contundente, de lo contrario seguiremos con oposiciones blandengues para la próxima del 2021, tienen que aprovechar, el presidente llegara desgastado.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Opinión

Opinión: Injerencia perniciosa y la crisis del gabinete, por Diana Avitia

La semana pasada el nombre del funcionario que resonaba en todos los noticieros era el de Germán Martínez, hoy ex secretario de salud, personaje tan cercano a Calderón que incluso fue su abogado en la defensa de los resultados de la elección del 2006, en donde su contra parte el hoy presidente López Obrador pedía voto por voto, casilla por casilla, finalmente todos sabemos como se resolvió esa historia.

Aparentemente todo se perdonó y como en política todo se vale, su genética y sangre azul cambió a un tono guinda, posteriormente este personaje se convirtió en un férreo defensor de AMLO y esa defensa le alcanzó para una senaduría que después dejó para encabezar el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), todo este tiempo se tapó el sol con un dedo porque el conflicto entre Martínez y el secretario de hacienda Carlos Urzúa era chisme de pasillo, esta bomba estalló el martes pasado cuando se hace pública una carta en la que el ex panista renuncia, y no fue la típica carta de despedida con azúcar, flores y muchos colores, en la que nos dicen siempre que por motivos personales se deja el cargo, en otras palabras cuando se les pide de más arriba el espacio o se arregla de la clásica manera política, como lo hizo al renunciar sin pena ni gloria del sub secretario de turismo.

La carta que consta de tres cuartillas, fue una bomba que le pone énfasis a la crisis del sector salud, contenía muchos puntos fuertes, algunas de las frases fueron;  “Quiero decirlo lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la Secretaría de Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social”, “ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud es inhumano” y la última frase dirigida a Urzúa; “no soy lambiscón ni barbero de nadie”.

La evidente molestia pública de German Martínez tiene dos lecturas; la primera y obvia, es que el sector salud está ahorcado, que las políticas de ordenes lineales limitan a los secretarios en sus funciones y atribuciones, que aun cuando es un organismo tripartita y sui generis, en el IMSS quien manda y con mano firme es la Secretaría de Hacienda en harás de alcanzar la tan sonada austeridad republicana, el disgusto es claro y la crisis se palpa, sumando a todo la cloaca que destapó el presidente este lunes al señalar los sobreprecios de proveedores de medicamentos  y no solo a nivel federal, si no a nivel estado donde los proveedores con cuotas y acuerdos bajo el agua pactan millonarios contratos con los grupos en el poder, ahí está, hoy más que claro que nunca, ricos de la noche a la mañana, estos acuerdos se han hecho por mucho tiempo, pero hacerlo jugando con la salud de los ciudadanos es nauseabundo y vil. El primero puesto en la lupa fue el súper delegado de Jalisco a quien se le atribuyen vínculos con nueve empresas proveedoras de medicamento, hasta el día de hoy reconoció cuatro de ellas y casualmente los socios de los 5 restantes son exactamente los mismos de las cuatro reconocidas.

El segundo punto a considerar de este escrito tan mediático es la falta de control emocional de Martínez, sorprende que en política de alto nivel existan rabietas de semejante magnitud, muchos aprendemos a la mala, pero en estos andares lo más prudente es tener la sangre fría, no hay amigos ni enemigos, no hay cariños ni odios, simplemente es política. Entendemos el contexto y lo que quiso expresar, los recortes son vergonzosos y duelen, con la salud no se juega, y también es importante sacudir y buscar fugas que lastiman al instituto, como lo son la compra de medicamentos, pero la incongruencia de exigir licitaciones limpias aquí y dar adjudicaciones a modo por allá, es lo que muchos no entenderemos, también no podemos dejar a un lado que el ex secretario es un niño grande y sabía perfectamente el plan de gobierno de la 4t, no debería ser una sorpresa, más aun cuando el apoyo la causa.

El ex panista regresará a su curul en el senado, veremos como lo tratan sus amigos de MORENA después del abrupto, aun cuando dijo que el presidente no es culpable y que Urzúa es el malo, no podemos pasar por alto que evidenciar todo, dejó muy, pero muy mal parado a la administración, Martínez tiene genética de oposición, en ella se siente cómodo y ¿quién no?, todos nos sentimos cómodos en un papel con menos responsabilidades, pero siendo gobierno en la bancada de las mayorías, ya veremos si sigue con sus formas o se adapta.

Se nombró de inmediato a Zoé Robledo, politólogo cercano a AMLO, ex perredista que renunció a ese partido en 2017 para unirse al hoy presidente diciendo; “Se puede cambiar de asta, pero no de bandera. Con quienes pongo una raya es con aquellos que decidieron someter al PRD al control gubernamental en Chiapas. Ellos tomaron su definición. Yo tomo la mía”. Esperemos por el bien de todos que su desempeño sea óptimo.

La segunda renuncia en una semana, fue la de Josefa González Blanco, algún ser divino escuchó nuestras suplicas y la secretaria que cree fielmente en la existencia de los aluxes a petición expresa del presidente por fin presentó su renuncia, a raíz de un escándalo en el que señalan la exfuncionaria y flamante ecologista de la Anáhuac detuvo un despegue de Aeroméxico para poder abordar, el piloto señaló que esperarían por orden presidencial a un funcionario federal, y sí, era nuestra master en “Transformative Arts” por la Universidad John F. Kennedy e hija fifí de un exgobernador, aparentemente todos esos estudios no despertaron su sentido común y decencia social, todo esto aunado a la falta de compromiso con el problema del sargazo, ya que de las juntas para resolver el problema, asistió a una solamente y también en la contingencia ambiental pasada en la que CDMX entro en crisis, apareció allá por el 18 de mayo sin explicación alguna, jamás dio la cara, también hubo un relevo inmediato, Victor Manuel Toledo.

No bastan los estudios, estos ayudan y mucho, pero los cargos públicos son de convicción, de trabajo en terreno, de efectividad, de arraigo, de pertenencia y amor al bien común. Sí, son términos muy sentimentales, pero no puedo imaginar que sea de otra manera, esta fue la primera crisis, el presidente anunció posteriores despidos y renuncias, es muy pronto para salidas de estas magnitudes el rumbo se ve nublado, es válido discrepar, no seguir si no hay convicción en el proyecto o vemos que se va por el comino incorrecto como lo hace Martinez, lo que no es valido es el desdén, la falta de compromiso y la ineptitud, eso también es corrupción.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto