Conecta con nosotros

México

Un tigre de bengala, vehículos y armas largas: al interior del excéntrico rancho decomisado a presuntos sicarios en Sonora

Agentes mexicanos derribaron una puerta para ingresar al escondite de un grupo criminal, pero salieron huyendo al comprobar que un tigre de Bengala custodiaba la propiedad, ubicada en el municipio de Pitiquito, en el estado de Sonora (noroeste), informaron este jueves las autoridades.

Vecinos de la comunidad, dedicada a la pesca, relataron a la agencia Efe que los agentes de la Fiscalía General de Justicia en Sonora investigaban un incidente en el que traficantes de combustible presuntamente incendiaron la única estación de servicio de gasolina en la región para eliminar a la “competencia”.

Según informes, la diligencia ocurrió entre lunes y martes en una vivienda ubicada en el centro de la localidad de Puerto Libertad, en Pitiquito, y en la acción las autoridades decomisaron cuatro vehículos, un arma larga y otra corta, cargadores, cartuchos de alto poder, radios de comunicación, equipo táctico y al tigre de Bengala.

Al ejecutar la orden, los policías fueron ahuyentados por el enorme felino, que estaba atado con cadenas en una de las habitaciones. Se trata de una hembra sana de aproximadamente dos años, de acuerdo con los especialistas que participaron en la captura.

El animal quedó bajo cuidado y custodia del personal del Centro Ecológico, en las instalaciones de la ciudad de Hermosillo, capital del estado de Sonora, por lo que también acudió personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para investigar el origen del felino.

De acuerdo con el portal de la Profepa, en México para tener en casa un animal exótico se debe solicitar una autorización.Además el manejo de este tipo de animales solo se podrá llevar a cabo en condiciones de confinamiento.

Los vehículos, armas, cargadores y cartuchos quedaron a disposición del Ministerio Público, que continuará con las investigaciones ya que hasta el momento no se ha reportado la detención de ninguna persona relacionada con estos hechos.

Domesticación de animales, una afición heredada

Los capos colombianos pusieron el ejemplo. En los años 80, Pablo Escobar montó un zoológico en su hacienda Nápoles, de Puerto Triunfo. Había de todo: elefantes, jirafas, rinocerontes, antílopes, canguros, cacatúas negras de Indonesia, gallinetas de Nueva Guinea, cisnes blancos de Europa, faisanes, grullas reales y loras de colores que lo fascinaban.

De aquella colección que Escobar llamaba su “Arca de Noé” sobrevivió la leyenda de los famosos hipopótamos que llevó de Africa a su país, y que pasaron desapercibidos durante el aseguramiento de sus propiedades. Eran dos que al reproducirse se convirtieron en más de 50 y hoy son un problema para las autoridades colombianas, que no saben qué hacer con ellos.

Los narcos colombianos trajeron a México su afición por los animales. El primer caso que llamó la atención porque ocurrió en la Ciudad de México y tuvo mucha repercusión en medios fue el allanamiento de una lujosa residencia en el poniente de la capital, en una zona boscosa conocida como el Desierto de los Leones.

Allí, el 20 de octubre de 2008 las autoridades federales llevaron a cabo un operativo en el que detuvieron a 15 narcotraficantes, la mayoría colombianos vinculados con el cártel de los Beltrán Leyva. Entre ellos estaba Teodoro Mauricio Fino Restrepo, el Gaviota, su enlace con el cártel colombiano del Norte del Valle.

En la lujosa finca, construida con mármol y maderas finas, había alberca, jacuzzi y estancias equipada con muebles lujosos, donde los narcos colombianos y mexicanos organizaban fiestas cada fin de semana.

Pero lo que más sorprendió fue el zoológico instalado en el amplio jardín, donde estaban enjaulados dos leones africanos, dos tigres (uno blanco y otro albino) y dos panteras negras, que es una especie en peligro de extinción.

A propósito de ese episodio, María Elena Sánchez, entonces presidenta de la organización civil Teyeliz, dijo: “(esos animales) son como símbolos de poder, fuerza y valentía, de una serie de cosas que buscan este tipo de personas que se dedican al narcotráfico y eso también obedece a que tienen tanto dinero que lo pueden gastar perfectamente en eso y en otras cosas suntuosas”.

A partir de ese episodio, aparecieron en México otros casos de aseguramiento de casas, fincas, ranchos y residencias donde los narcotraficantes albergaban animales de todo tipo.Incluso corrió la versión de que Heriberto Lazcano, líder de los Zetas y conocido como El Verdugo, alimentaba a sus “mascotas” –leones y tigres– con sus víctimas. Los militares lo mataron en 2012.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad Caleb Ordoñez 

México

El negocio de Carlos Slim con el que inició su imperio a los 10 años

El empresario mexicano Carlos Slim Helú, de origen libanés, pues sus padres migraron de aquel país asiático a México durante los primeros años del siglo XX, es el hombre más rico de México, y a nivel mundial se encuentra en la posición 16.

Slim es dueño de un sinfín de empresas, por algo cuenta con una fortuna valuada, según la revista estadounidense Forbes, en USD 55,930 millones. Sin embargo, Slim no siempre fue dueño de las prominentes empresas que hoy tiene, pues empezó en el mundo de los negocios a los 10 años, con un pequeño puesto de dulces debajo de las escaleras de su casa, cuando vivía en el barrio de Polanco, al poniente de la Ciudad de México, muy cerca del parque Lincoln. Los dulces los vendía entre sus tíos y primos.

Aparte de eso, Slim aprendió a administrar su dinero de manera eficaz desde muy pequeño, pues su padre le dio una libreta a él y a cada uno de sus hermanos para que en ella anotara cuánto gastaba y cuánto recibía. De esta manera, Slim aprendió en qué gastar y en qué no.

También es destacable que, a los 12 años, Slim logró abrir su primera chequera y comprar acciones del Banco Nacional de México. Posteriormente, ya con más edad, Slim entró a estudiar la carrera de Ingeniería Civil en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Slim, mientras era alumno, también hacía el papel de maestro, pues también daba clases en la universidad sobre álgebra y programación lineal.

El primer negocio de Slim fue un puesto de dulces debajo de las escaleras de su casa, a los 10 años. EFE/José Méndez/Archivo 
El primer negocio de Slim fue un puesto de dulces debajo de las escaleras de su casa, a los 10 años. EFE/José Méndez/Archivo

Se puede decir que Slim ingresó a los negocios de manera formal, cuando comenzó a invertir en la compra de ellos, algo que le aprendió a su padre, Julián Slim Haddad, un migrante libanés que llegó a México desde muy joven, en 1902, y que en nuestro país logró tener negocios que le dieron una solvencia económica muy buena.

Con tan solo 25 años, en 1965, Slim comenzó a fincar lo que sería el inicio del ahora conocido como Grupo Carso, pues fundó Inversora Bursátil y se convirtió en el presidente de su Consejo de Administración.

En 1966 constituye la inmobiliaria Carso, tres meses antes de casarse con Soumaya Domit. En 1967 funda y preside las empresas Promotora del Hogar, S.A. dedicada a comercializar viviendas, y GM Maquinaria, en el giro de compra, venta y renta de equipo de construcción. Más tarde, en 1968 adquiere y dirige Mina el Volcán SSG Inmobiliaria, S.A.

Ese mismo año funda y preside las empresas Promotora del Hogar, S.A. dedicada a comercializar viviendas. En el 69 Inician operaciones tres nuevas empresas: Bienes Raíces Mexicanos, S.A., Nacional de Arrendamientos, e Invest Mentor Mexicana. Para 1976 adquiere el 60% de la impresora de etiquetas y calendarios Galas de México, mejorando notablemente su operación.

El empresario mexicano abrió su primera cuenta de cheques a los 12 años. 
FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COMEl empresario mexicano abrió su primera cuenta de cheques a los 12 años. FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

En 1980 se crea Grupo Galas, hoy Grupo Carso, cuyas actividades principales entonces eran la Industria, la construcción, minería, comercio, alimentos y el tabaco. Para 1982, cuando el país atravesaba una severa crisis, Slim y su Grupo Carso comenzaron a invertir de forma intensa y activa, y adquieren Cigatam, Hulera el Centenario, Bimex, Reynolds Aluminio, entre otras. Posteriormente se concretaría la compra de Seguros de México, conformando así el Grupo Financiero Inbursa.

En 1985 Grupo Carso adquiere Artes Gráficas Unidas, Fábricas de Papel Loreto y Peña Pobre, así como la mayoría de Sanborns y su filial Dennys. En 1990, adquiere TELMEX, en sociedad con SBC y France Telecom, al año siguiente la cadena de Hoteles Calinda (hoy, OSTAR Grupo Hotelero), entre varias más.

Slim Helú, recibió la Medalla de Honor al Mérito Empresarial de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México en 1985. En 1986 se crea la Fundación Carso A.C., actualmente Fundación Carlos Slim, organismo filantrópico sin fines lucrativos con el propósito de servir a la sociedad mexicana: contribuir al desarrollo y formación de capital humano a través de programas permanentes de alto impacto y cobertura.

Al adquirir Telmex, lo hizo conjuntamente con Southwestern Bell y France Telecom, posteriormente se constituye Carso Global Telecom, holding de Telmex. Se crea también la marca Telcel, a partir de Radiomóvil Dipsa, S.A. de C.V. De ahí en adelante, Slim ha adquirido varias empresas que le han ayudado a lograr lo que hoy tiene.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

México

El indignante caso de Don Sergio, el abuelito encarcelado por robar dos chocolates

México es un país de contrastes y más si hablamos de temas de derechos humanos y justicia. Mientras que la actriz Inés Gómez Mont y su esposo Víctor Álvarez se encuentran prófugos por ser acusados de desviar 3000 mil millones de pesos, un hombre identificado como Sergio Armando, de 82 años, se encuentra preso en el Reclusorio Oriente por robar dos barras de chocolate con un valor de 30 pesos.

La detención se hizo el pasado martes a las afueras de una tienda departamental ubicada en Calzada de Tlalpan y Sillón de Mendoza, en la colonia Toriello Guerra en la alcaldía Tlalpan.

De acuerdo con información de El Universal, periódico que tuvo acceso a la carpeta de investigación FITLP/TLP3/UI3, el hombre de la tercera edad fue detectado por elementos de seguridad tomando dos barras de chocolate sin pagar, por lo que al salir de la tienda departamental fue detenido.

Don Sergio fue detenido por elementos de la Secretaría de Seguridad (SSC) y trasladado al Ministerio Público de Tlalpan 3 donde fue acusado del delito de robo a negocio sin violencia por dos chocolates.

Tiempo después, fue movido al Reclusorio Oriente donde espera que se lleve a cabo su proceso.

La detención se hizo el pasado martes a las afueras de una tienda departamental ubicada en Calzada de Tlalpan y Sillón de Mendoza, en la colonia Toriello Guerra en la alcaldía Tlalpan. 
FOTO: ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COMLa detención se hizo el pasado martes a las afueras de una tienda departamental ubicada en Calzada de Tlalpan y Sillón de Mendoza, en la colonia Toriello Guerra en la alcaldía Tlalpan. FOTO: ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COM

Robar por tener hambre y no tener dinero para comprar comida mantiene en prisión a 7 mil personas en México. La mayoría de los presos que cometieron estos robos por necesidad son mujeres. El 90 por ciento de los denunciantes de este delito son representantes de tiendas afiliadas a la ANTAD (Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales).

Este tipo de delito se le denomina como “hurto famélico” y principalmente es realizado por gente de escasos recursos que no pueden satisfacer sus necesidades básicas.

Hay presos que hurtaron una fruta, un yogurt o medio kilo de tortillas y esa es la razón por la que enfrentan procesos judiciales que amenazan con mantenerlos en prisión por hasta 10 años.

Las condiciones que enfrentan en prisión los presos que cometieron el delito de tener hambre, son las más extremas. La falta de recursos económicos – que a veces les impide pagar una fianza para alcanzar la libertad obliga a someterse a otros reos, para ser el eslabón más débil en la cadena de corrupción que prevalece dentro de las prisiones, señala Rosendo Tamayo Solís, penalista de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El 97 por ciento de los procesos penales que se instruyen contra presos que cometieron el delito de robar alimentos, son acusados por alguna de las tiendas que pertenecen a la Asociación Mexicana de Tiendas Departamentales y de Autoservicio (AMDA), una asociación que mantiene una política inflexible, que no permite otorgar el perdón legal contra los usuarios que sustraen alimentos de sus instalaciones.


FOTO: ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COMFOTO: ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COM

Resulta inaudito e incomprensible que la sanción impuesta es mucho mayor al daño ocasionado por un delito y en particular a este delito donde la necesidad, la enfermedad, la familia o el hambre lo llevo a delinquir por no contar con los medios suficientes para sufragar sus necesidades primarias.

PANORAMA COVID-19

La Secretaría de Salud (SSa) anunció a través del Informe Técnico Diario sobre COVID-19 en México que, hasta el corte de las 17:00 horas de este jueves 23 de septiembre, en el país se han confirmado 3,608,976 casos totales acumulados desde el inicio de la pandemia. Además, la cifra de defunciones totales por la enfermedad de coronavirus asciende a los 274,139 fallecimientos.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto