Conecta con nosotros

2024

Ya son seis los precandidatos de Va X México que se “bajan”; quedan 12

El exlíder de la cúpula empresarial Gustavo de Hoyos y el exgobernador de Oaxaca Alejandro Murat Hinojosa se convirtieron en el quinto y sexto aspirantes presidenciales de la oposición, respectivamente, que se bajan de la contienda interna, la mayoría por no estar de acuerdo con el método pactado entre las dirigencias partidistas y las organizaciones de la sociedad civil que integran el Frente Amplio por México.

En videos publicados en redes sociales, ambos personajes expusieron los motivos que los llevaron a tomar esta decisión, a dos días del inicio del periodo de registro de los interesados en la candidatura presidencial opositora.

El expresidente de la Coparmex afirmó que los mecanismos establecidos en la competencia interna hacen inviable una candidatura ciudadana, como la que pretendía encabezar.

“Paradójicamente, la exigencia ciudadana para estructurar el proceso con prontitud ha determinado que el mecanismo tenga imperfecciones, así como riesgos jurídicos y políticos. En mi valoración el método hace extremadamente difícil el éxito en la participación de perfiles ciudadanos sin militancia partidista y que no cuenten con cargos públicos previos”, expuso.

De Hoyos Walther consideró que lograr cientos de miles de apoyos digitales en menos de un mes “es una barrera difícil de franquear para un aspirante de extracción ciudadana que no tiene a su servicio estructuras políticas formales. Es es un claro desbalance competitivo, incluso para una persona con amplio liderazgo social, pero que no ha ocupado cargos públicos, compararse desde el inicio del proceso con los niveles de conocimiento que acumula a lo largo de años un político tradicional.

“Debo decir con claridad que a pesar de contar con amplia trayectoria en la sociedad civil, las reglas definidas hacen inviable el éxito de mi aspiración, no obstante ser el único aspirante de extracción totalmente apartidaria”, expresó.

El exgobernador de Oaxaca Murat Hinojosa explicó que por congruencia no puede estar de acuerdo en un método que deja más dudas que certezas, por lo que prefiere bajarse de la carrera presidencial de la alianza.

“Hoy reconozco que ya hay un método y siempre que se avance en la democracia México gana, pero también, congruente con mis convicciones y mis principios, debo de reconocer que este método deja más dudas que certezas, es por eso que por respeto a todos los partidos políticos, incluyendo el mío, y a las mexicanos que participan en este proceso, quiero informarles que he decidido no participar”, subrayó.

El priista aclaró que seguirá aportando ideas y trabajando por las mejores causas de México para construir la grandeza que todos queremos para el país.

Destacó que lo que importa en las decisiones públicas no es la política o los políticos sino los ciudadanos, sus problemas

Murat Hinojosa y De Hoyos Walther se suman a otros personajes opositores que desde hace algunos días se bajaron de la competencia por la candidatura presidencial en las oposición: el senador del Grupo Plural Germán Martínez, la senadora del PAN Lilly Téllez, y la senadora Claudia Ruiz Massieu, quien también abandona su militancia priista. Todos cuestionaron la legalidad del método y los mecanismos previstos en la contienda interna.

El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, es otro que renunció a la posibilidad de participar en el proceso de la coalición Va por México, pero él no atribuyó su decisión al método, sino a la responsabilidad que tiene de concluir su mandato en 2024.

Otro panista, el senador Damián Zepeda, ha expresado su intención de ser presidente de la República, pero también se descartó para participar en la contienda, aunque nunca estuvo entre los interesados en competir, puesto que desde un principio se ha manifestado en contra de que Acción Nacional establezca una alianza electoral con el PRI y el PRD.

Hasta hoy quedan 12 aspirantes de la oposición a la candidatura presidencial del Frente Amplio por México: el presidente de la Cámara de Diputados, Santiago Creel; la senadora de la fracción del PAN, Xóchitl Gálvez; el expresidente del Senado, Jorge Luis Preciado; el exgobernador de Guanajuato Juan Carlos Romero Hicks; el exgobernador de Tamaulipas Francisco Javier García Cabeza de Vaca; el diputado panista Gabriel Quadri; la expresidenta del PRI Beatriz Paredes; el exsecretario de Economía Ildefonso Guajardo; el exsecretario de Turismo Enrique de la Madrid; el exsecretario general de la OCDE José Ángel Gurría; el exgobernador de Michoacán Silvano Aureoles, y el exjefe de Gobierno capitalino Miguel Ángel Mancera.

2024

Xóchitl Gálvez revela que Marko Cortés sí le gritó por felicitar a Sheinbaum

En medio de las polémicas poselectorales y después una intensa jornada, Xóchitl Gálvez, la ex contendiente de la oposición en las elecciones presidenciales de este 2024, ha desatado una controversia al relatar un acalorado momento con Marko Cortés, presidente del Partido Acción Nacional (PAN). El motivo que desencadenó este altercado, se dio a una llamada telefónica que Gálvez hizo a Claudia Sheinbaum parafelicitarla por su triunfo, lo que Cortés consideró una traición política por no consultarlo antes.

En una entrevista dada al periodista Carlos Loret de Mola, Gálvez detalló cómo un gesto de cortesía hacia Sheinbaum, la vencedora según el conteo rápido, provocó una agresiva reacción del dirigente del PAN. «Marko Cortés me reclamó de manera muy agresiva y fuera de lugar», contó Gálvez, aún asombrada por la intensidad del enfrentamiento. La senadora explicó que su llamada fue un acto personal y no representaba a la coalición opositora.

Según Gálvez, el presidente del PAN la acusó, sugiriendo que el triunfo de Sheinbaum fue producto de una «elección de Estado». En palabras de Xóchitl, «Marko se enoja, me reclama con demasiado tono alto. No sé si a los hombres en general les gusta gritar, pero se pueden resolver los problemas o dialogar sin gritar y sí, sí levantó la voz. Me dijo que era indigno de mi parte felicitar a Claudia porque había sido una elección de Estado».

Xóchitl defendió su acción como un reflejo de madurez democrática. «En una democracia es importante saber ganar y perder», afirmó, insistiendo en que su llamada fue un simple acto de cortesía, no una validación del proceso electoral. Además, criticó la demora en el anuncio oficial de los resultados por parte del INE, sugiriendo que hubo irregularidades que deben ser investigadas.

De la misma forma, Gálvez anunció su intención de impulsar una reforma en el Senado para penalizar la intervención indebida en procesos electorales por parte del presidente de la República. A pesar de reconocer que no busca anular la elección, enfatizó la necesidad de sancionar cualquier acto ilegal que pueda empañar la integridad del proceso electoral.

Por su parte, Marko Cortés no se quedó callado. El líder del PAN admitió públicamente su desacuerdo con la felicitación de Gálvez, argumentando que era inapropiado felicitar a quien no ganó «a la buena». «Cuando Xóchitl habló esa noche para felicitar a Claudia, todavía se estaban contando los votos en buena parte del país», expresó Cortés. «Felicitas a alguien que ganó a la buena, pero no cuando te pisotean, cuando te avientan todo el Estado mexicano, cuando te difaman».

La controversia entre Gálvez y Cortés también puso al descubierto las tensiones internas dentro de la coalición opositora. Max Cortázar, ex coordinador de campaña de Gálvez, se unió a la refriega acusando una falta de recursos adecuados durante la campaña. Cortés, sin embargo, defendió la estrategia del partido, subrayando que el PAN destinó el 67% de los spots a la candidatura presidencial, más de lo acordado en el convenio de coalición.

«El convenio de coalición que firmamos era que 50 por ciento de los spots se entregaran a la candidatura presidencial y en el PAN entregamos el 67 por ciento», explicó Cortés. «Lo que falló en los spots fue el impacto que causaron, si generaban simpatía, convicción, si el mensaje era potente, el correcto o no era».

Las divisiones internas solo sirven para debilitar su posición frente a un partido gobernante que ha demostrado ser altamente efectivo en consolidar su poder. Para Gálvez, Cortés y sus colegas, el reto será encontrar una manera de reconciliar sus diferencias y presentar un frente unido que pueda competir efectivamente en las próximas contiendas electorales.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto