Conecta con nosotros

Revista

A los 48 años, así luce Monica Belluci.

Published

on

La actriz, que acaba de cumplir 48 años y no intenta ocultarlo, no tiene miedo al paso del tiempo: «Convertirte en mayor es increíble, me encanta. Tienes menos miedo, pierdes la belleza natural de la juventud, pero hay algo muy interesante que sale de ti».

Mito erótico, modelo e intérprete de largo recorrido y papeles cada vez más arriesgados. A sus 48 años y después de haber tenido dos hijas, Monica Bellucci se ha convertido en una de las actrices europeas más cotizadas. Vanity Fair ha tenido acceso a la diva italiana en su casa de París donde les ha contado abiertamente cómo ser una mujer libre, como es su relación con (el también sexy y también actor) Vincent Cassel y sobre su vida nómada entre Londres, Roma y Brasil.

La actriz considerada la heredera de Sofía Loren, recuerda como llegó a ser actriz: «Vengo de una familia muy estable de una ciudad pequeña. De niña me sentía muy protegida y muy cómoda, pero era muy aburrido. Una vida tan simple, todo igual, vacaciones en verano, escuela en invierno», y añade: «Tuve una educación fantástica, muy protectora, y mi actitud fue: ‘gracias por todo, pero necesito lo opuesto, ser libre». Monica, que empezó su carrera trabajando como modelo, asegura: «Nunca sentí que me trataran como un objeto cuando era modelo».

seguir leyendo

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Revista

SocialMediaCUU explica porqué las redes sociales son trascendentales en las elecciones

Published

on

By

Los datos que proporciona el INE respecto de la lista nominal, es decir, la lista de personas que ya tienen credencial para votar, muestra un porcentaje muy amplio de gente joven que votará por primera vez. Entre sus principales características está el hecho de que utilizan principalmente medios digitales para informarse y, por su número, representan un valioso mercado para todos los partidos políticos.


 

En la lista nominal se cuentan poco más de 98 millones de personas, al corte de febrero de 2024. Así, en el país existen poco más de 15 millones de personas inscritas entre los 18 y 24 años; es decir, primovotantes, lo que representa el 15% del total.

Si sumamos a la población millennial y centennial, es decir, todas las personas de 18 a 39 años inscritas, tenemos a casi 47 millones, que representan al 48%, es decir, prácticamente la mitad del universo de votantes.

Las cifras son claras: 15 millones de personas que no han participado jamás en un proceso electoral presidencial (y posiblemente en ningún otro) y que, estadística e históricamente, no tienen una preferencia política definida, pueden inclinar la balanza a favor de cualquier candidata o candidato; y casi la mitad de la lista nominal utiliza Internet y medios digitales para enterarse de las propuestas de las y los actores políticos.

De acuerdo con los últimos datos disponibles de la Encuesta Nacional Sobre Disponibilidad Y Uso De Tecnologías De La Información En Los Hogares (ENDUTIH), en el país existen 93 millones de internautas, siendo la franja de edad de los 18 a los 34 años, la que más se conecta a la red. Por otro lado, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) muestra que las audiencias de radio han bajado a un 8.9% del universo de personas que pueden recibir una señal y las de televisión, a 14.1%. Para radio, las audiencias principales se encuentran en el rango de edad de 35 a 44 años, y las de TV se sitúan en 45 años o más.

Y es en este sentido en donde se plantea la problemática de las leyes electorales, ya que se tienen medios tradicionales como la televisión, la prensa impresa y la radio sobrerregulados, que incluso llevaron al INE a convertirse en una especie de central de medios gracias a la excesiva espotización; no obstante, los medios digitales, los más consultados por un enorme segmento de la población, no fueron tomados en cuenta en las normativas actuales.

Las plataformas digitales se convierten en una especie de tierra sin ley que permite a partidos y actores políticos realizar prácticas no éticas sin temor a sanción alguna ya que no solo no se contemplan acciones de comunicación política digital o fiscalización adecuada, además las normativas vigentes solo son aplicables a autoridades, actores y partidos políticos, no obstante, cualquier persona puede hacer una campaña electoral utilizando redes sociales y plataformas digitales.

De ahí la necesidad de crear marcos legales que permitan que las y los ciudadanos puedan elegir de manera libre, autónoma y sin cohesión a sus gobernantes, ya que tal y como se encuentra el panorama normativo electoral, la posibilidad de crear estrategias al marco de la ley para favorecer o entorpecer las campañas es muy alta, frente a un riesgo prácticamente nulo.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto