Conecta con nosotros

Opinión

¿A quién enviará Biden a México? Por Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Caleb Ordóñez T.

Aunque muchos lo duden, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, esperaba la llamada de López Obrador entre los países aliados para felicitarle por su presidencia, desde que se conoció su contundente triunfo a unos días de la elección del pasado noviembre de 2020. Cuando se le notificó que el presidente mexicano no saludaría su triunfo hasta que fuera “totalmente legal”, las embajadas de ambas naciones sufrieron una ruptura como pocas veces se había vivido.

Para demostrar que algo se habían roto, fue la exembajadora mexicana en EEUU Martha Bárcena Coqui quien puso su renuncia en la mesa el 21 de diciembre.

Hoy sabemos de su propia voz que “hubo presiones en un escenario político impredecible”. Mucho se ha comentado sobre la buena relación que mantuvo AMLO con Donald Trump, hasta el último día como presidente de la nación más poderosa del mundo.

Algo sucedió en esa amistad y la caída del magnate, que orilló a Bárcena Coqui no solo a dejar la embajada, sino renunciar a toda una carrera en el servicio exterior, luego de 43 años de trayectoria en la diplomacia mexicana, habiendo sido la primera embajadora de la historia en la nación norteamericana…

CONTINUAR LEYENDO HACIENDO CLICK

Publicidad

Opinión

No se trata de ellos. Por Caleb Ordóñez T.

“Había más recato”, lo dice sonriendo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador se confiesa ante el país, nos delata que solía hablar con el exministro presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, para que interviniera en ciertos procesos judiciales.

Caleb Ordóñez T.

Pareciera que López Obrador habla en un mundo al revés. Para el ejecutivo, las órdenes disfrazadas de acuerdos hacia el presidente del tribunal no solo deben de ser toleradas, sino ejecutadas con elegancia. Como si estuviéramos en los años 60’s.

Confiesa sin recato: “(Ahora) Los jueces ordenan que se libere a un delincuente en horas, no 72 horas, en 24 horas, y un sábado y tenemos que andar pendientes para ver si no tiene otras órdenes de aprehensión, en algunos casos sí y ya no salen, pero cuando se daban estos hechos y estaba Zaldívar, se hablaba con él y él podía, respetuoso de las autonomías de los jueces, pero pensando en el interés general, pensando en la justicia, en proteger a los ciudadanos ante el crimen, hablaba con el juez y le decía ‘cuidado con esto’”. Refiriéndose a la prisión domiciliaria del empresario Emilio Lozoya.

El presidente no solo muestra su resentimiento a la ministra Norma Piña por las puertas cerradas la corte que ostenta. También envía un mensaje que retrata su confianza de culminar el sexenio con un profundo poder ejercido, lo cual, a su parecer, debe de ser aplaudido por sus múltiples seguidores. Pretende que lo recuerden como un gobernante “todopoderoso”.

Sus números de aprobación quizá lo hacen sentir tan cómodo que convierte de un pésame por la muerte de un excolaborador, en un reclamo airado contra su oposición, que ya da algunas señales de vida.

El síndrome del administrador

Todos tenemos un pequeño dictador por dentro. Si no, pregúntele a su administrador de algún grupo de WhatsApp al que pertenezca.

Seguir leyendo haciendo click aquí 

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto