Conecta con nosotros

Resto del mundo

Alertan sobre WhatsApp Pink, una nueva ‘app’ maliciosa: ¿cómo funciona y cómo protegerse de ella?

Varios expertos en seguridad informática avisaron la pasada semana de que detrás de la nueva ‘app’ WhatsApp Pink, que promete cambiar el color de la interfaz de la plataforma de mensajería a rosa, se esconde un ‘malware’.

Rajshekhar Rajaharia, investigador de ciberseguridad, detalló en su cuenta de Twitter que el programa malicioso se distribuye a través de mensajes en los chats de WhatsApp para Android, en los que aseguran que es una actualización oficial de la aplicación y tiene un enlace de descarga de un archivo con extensión ‘.apk’.

Al descargarla, los usuarios recibirán un troyano y podrán perder por completo el control de su ‘smartphone’, afirmó el especialista y añadió que el programa se oculta automáticamente de la pantalla principal después de ser instalada.

Por su parte, el investigador de la compañía eslovaca de seguridad informática ESET, Lukas Stefanko, explicó al portal WeLiveSecurity que este programa es una variante de un ‘malware’ con características de ‘gusano’, que fue detectado el pasado mes de enero.

El experto declaró que la nueva versión «no envía respuestas automáticas solo a los mensajes que llegan de WhatsApp, sino también a los mensajes recibidos en otras aplicaciones de mensajería instantánea», como WhatsApp Business, Signal, Skype, Viber o Telegram.

¿Cómo estar a salvo del virus de WhatsApp Pink?

Para desinstalar el ‘malware’ es necesario acceder a los ajustes del teléfono móvil y encontrar la sección de ‘Almacenamiento’ o ‘Aplicaciones’, dependiendo del modelo del dispositivo, y revisar la lista de aplicaciones instaladas. Allí se pueden desinstalar todas las ‘apps’ ocultas, explica Rajaharia.

Además, recomendó desconectar todos los dispositivos de Whatsapp Web; borrar la caché del navegador; comprobar los permisos que tienen todas las aplicaciones; y si se encuentra algún permiso sospechoso para alguna aplicación, hay que anularlo.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Resto del mundo

Monje budista se corta la cabeza con una guillotina para complacer a Buda y reencarnarse en un «ser espiritual superior»

Thammakorn Wangpreecha, un monje budista de 68 años, fue encontrado muerto el pasado 15 de abril en el templo Wat Phu Hin en la provincia de Nong Bua Lamphu, en el noreste de Tailandia, luego de haberse autodecapitado con una guillotina con el aparente objetivo de reencarnarse en un «ser espiritual superior», informan medios locales.

El sobrino del monje, Booncherd Boonrod, descubrió el cuerpo y aseguró que los planes de su tío quedaron inscritos en una placa de mármol.

«En la carta decía que cortarse la cabeza era su forma de alabar a Buda y que había estado planeándolo durante cinco años«, relató Boonrod. «Su deseo era ofrecer su cabeza y su alma para que el Señor pudiera ayudarlo a reencarnarse en un ser espiritual superior en la próxima vida».

Supuestamente, el monje colocó una guillotina improvisada junto a la estatua de una deidad budista de tal forma que su cabeza, una vez cortada, pareciera estar siendo sostenida por la figura religiosa.

Más de 300 devotos participaron en el rito funerario. El cuerpo de Wangpreecha fue colocado dentro de un ataúd y su cabeza dentro de un frasco. Luego, los restos fueron llevados hasta un bosque, donde fueron incinerados.

«Cumplió su objetivo y encontró la luz», dijo uno de los seguidores del monje, quien sirvió en Wat Phu Hin durante once años.

No obstante, pese a que algunos alaban la decisión tomada por Wangpreecha, la Oficina Nacional de Budismo pidió ayuda al gobierno local para explicar a los residentes del área que ese tipo de prácticas no es fomentada por la religión.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

‘Maradonosky’, ‘EvitaCovid’ o ‘Cristiputnik’: las redes estallan con propuestas para rebautizar la vacuna Sputnik V producida en Argentina

La confirmación de que Argentina será el primer país de América Latina en producir la vacuna rusa Sputnik V provocó una catarata de propuestas en redes sociales para rebautizarla con un nombre «nacional y popular», eslogan que remite al peronismo que representan el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El ganador de las sugerencias fue Diego Armando Maradona, el mejor futbolista de la historia argentina que falleció de manera inesperada en octubre pasado, a los 60 años de edad, y cuyo mito se acrecienta con el paso del tiempo.

Además de poner su nombre completo, las postulaciones para renombrar la Sputnik V incluyeron variaciones como «DAM 10», ya que ese fue el número que siempre usó en la Selección nacional; «DAM 1986», por el año en que ganó el Mundial en México; «D10S», como también se le identificaba; «Dalmagianinna», por los nombres de dos de sus hijas; o simplemente «Diegote», «La Diego», «Maradutnik», «Vacunadona» o «Maradonosky».

También se planteó un «Sputnik 10», porque ese número, en Argentina, siempre remitirá a Maradona. Y siguiendo en tono futbolero, se propuso «La albiceleste», como se suele denominar a la Selección de fútbol.

Otra referencia popular se centró en Fernández de Kirchner, el kirchnerismo y la relación con el gobierno ruso que encabeza Vladímir Putin. De ahí que algunos usuarios propusieran nombres como «Putin K«, «CFK Love«, «Sputnik K«, «Kristina», «La Peronista», «La Peronia», «Cristiputnik V» o «La Yegua», como suelen decirle los detractores a la vicepresidenta, a modo de insulto.

No faltó, por supuesto, el recuerdo a Eva Perón, ya que se propuso bautizar la vacuna como «Evita Covid» o de plano el clásico «Viva Perón».

El juego de letras es funcional a las derivaciones políticas, ya que la letra V, que ya viene incluida en el nombre de la Sputnik, es uno de los símbolos por excelencia del peronismo, al igual que el choripán, el clásico sándwich que forma parte de los asados y que se vende en las movilizaciones populares.

Si de comida se trata, un usuario inventó la «Milanevac», en alusión a la milanesa, plato nacional, mientras que otros optaron por mencionar a Natalia Oreiro, la artista uruguaya-argentina que es una ídola en Rusia. «La Oreiro», «Nasha Natasha» y «La Veneno» (nombre de una de sus canciones) fueron algunas de las propuestas para sustituir el nombre de la Sputnik.

Con menos adhesiones, en redes sociales se propusieron nombres como «Busqued», por el recientemente fallecido escritor Carlos Busqued; «La Vizzotti», por la ministra de Salud, Carla Vizzotti; «Piazzolnik», por el legendario músico Astor Piazzolla.

Algunos más apostaron por la ciencia y propusieron que la Sputnik V se llame como los premios Nobel argentinos de medicina Bernardo Houssey o César Milstein; el inventor y cardiocirujano René Favaloro o el primer ministro de Salud que hubo en el país, Ramón Carrillo.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto