Conecta con nosotros

Revista

Angelina Jolie necesita un transplante de hígado

Published

on

Tras su última aparición pública en un campamento de refugiados en Turquía, donde pudimos ver a una Angelina Jolie con ojeras, rostro pálido y cansado, diversos medios de comunicación han informado que la actriz requiere de un transplante de hígado.

En su viaje, Angelina acudió a consulta con el doctor Yaman Tokat, cirujano experto en trasplantes de órganos, que tiene su consultorio en Ankara, aseguró la revista In Touch.

A la pareja del también actor Brad Pittse le diagnosticó desde 2007 Hepatitis C, una enfermedad infecciosa que le está afectando gravemente su hígado.

La revista National Enquirer publicó en su portada la noticia y dio a conocer los dichos de un supuesto allegado a la familia de la pareja de Brad Pitt: «Está mostrando signos de hepatitis C. Tememos que pueda necesitar un trasplante de hígado. Creemos que se contagió del virus por su conducta imprudente durante sus salvajes días de juventud, que incluían el abuso de cocaína»

Si finalmente Angelina decide operarse tendrá que cambiar su ritmo de trabajo, llevar una vida más tranquila y tomar medicación cada día. Una nueva situación para la que poco a poco se va preparando ya que ella misma asegura: “he pasado momentos difíciles, oscuros, y he sobrevivido”.

Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Revista

SocialMediaCUU explica porqué las redes sociales son trascendentales en las elecciones

Published

on

By

Los datos que proporciona el INE respecto de la lista nominal, es decir, la lista de personas que ya tienen credencial para votar, muestra un porcentaje muy amplio de gente joven que votará por primera vez. Entre sus principales características está el hecho de que utilizan principalmente medios digitales para informarse y, por su número, representan un valioso mercado para todos los partidos políticos.


 

En la lista nominal se cuentan poco más de 98 millones de personas, al corte de febrero de 2024. Así, en el país existen poco más de 15 millones de personas inscritas entre los 18 y 24 años; es decir, primovotantes, lo que representa el 15% del total.

Si sumamos a la población millennial y centennial, es decir, todas las personas de 18 a 39 años inscritas, tenemos a casi 47 millones, que representan al 48%, es decir, prácticamente la mitad del universo de votantes.

Las cifras son claras: 15 millones de personas que no han participado jamás en un proceso electoral presidencial (y posiblemente en ningún otro) y que, estadística e históricamente, no tienen una preferencia política definida, pueden inclinar la balanza a favor de cualquier candidata o candidato; y casi la mitad de la lista nominal utiliza Internet y medios digitales para enterarse de las propuestas de las y los actores políticos.

De acuerdo con los últimos datos disponibles de la Encuesta Nacional Sobre Disponibilidad Y Uso De Tecnologías De La Información En Los Hogares (ENDUTIH), en el país existen 93 millones de internautas, siendo la franja de edad de los 18 a los 34 años, la que más se conecta a la red. Por otro lado, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) muestra que las audiencias de radio han bajado a un 8.9% del universo de personas que pueden recibir una señal y las de televisión, a 14.1%. Para radio, las audiencias principales se encuentran en el rango de edad de 35 a 44 años, y las de TV se sitúan en 45 años o más.

Y es en este sentido en donde se plantea la problemática de las leyes electorales, ya que se tienen medios tradicionales como la televisión, la prensa impresa y la radio sobrerregulados, que incluso llevaron al INE a convertirse en una especie de central de medios gracias a la excesiva espotización; no obstante, los medios digitales, los más consultados por un enorme segmento de la población, no fueron tomados en cuenta en las normativas actuales.

Las plataformas digitales se convierten en una especie de tierra sin ley que permite a partidos y actores políticos realizar prácticas no éticas sin temor a sanción alguna ya que no solo no se contemplan acciones de comunicación política digital o fiscalización adecuada, además las normativas vigentes solo son aplicables a autoridades, actores y partidos políticos, no obstante, cualquier persona puede hacer una campaña electoral utilizando redes sociales y plataformas digitales.

De ahí la necesidad de crear marcos legales que permitan que las y los ciudadanos puedan elegir de manera libre, autónoma y sin cohesión a sus gobernantes, ya que tal y como se encuentra el panorama normativo electoral, la posibilidad de crear estrategias al marco de la ley para favorecer o entorpecer las campañas es muy alta, frente a un riesgo prácticamente nulo.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto