Conecta con nosotros

Salud y Bienestar

Descubren nuevo virus en Japón que se transmite por las garrapatas

Científicos de Japón identificaron un nuevo virus previamente desconocido capaz de infectar a los seres humanos y causar enfermedades, llamado Yezo.

Se trata de un nuevo virus infeccioso que se transmite por la picadura de garrapatas, y causa una enfermedad caracterizada por fiebre y disminución de plaquetas y leucocitos en sangre.

Los estudios realizados hasta el momento sugieren que el nuevo virus japonés, Yezo, es un tipo de orthonairovirus, el cual se transmite entre animales y humanos a través de las garrapatas, causando fiebre y otros síntomas en los humanos.

Reportes de investigación señalan que se tiene registro de al menos siete personas infectadas con este nuevo virus en Japón desde 2014, y no se ha confirmado ninguna muerte.

El virus Yezo se descubrió después de que un hombre de 41 años ingresara en el hospital en 2019 con fiebre y dolor en la pierna, luego de ser mordido por un artrópodo que, se cree, es una garrapata mientras caminaba por un bosque local en Hokkaido.

Tras dos semanas de tratamiento, fue dado de alta; sin embargo, las pruebas mostraron que no había sido infectado con ningún virus conocido que se transmitiera por garrapatas en la región.

Al año siguiente, un segundo paciente se presentó con síntomas similares después de una picadura de garrapata.

El análisis genético de virus aislados de muestras de sangre de los dos pacientes encontró un nuevo tipo de orthonairovirus, que es una clase de nairovirus, que incluye patógenos como el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo.

De acuerdo con los expertos, el nuevo virus Yezo se encontró más estrechamente relacionado con el virus Sulina y el virus Tamdy, detectados en Rumania y Uzbekistán, respectivamente, el último de los cuales, según se informa, causó fiebre aguda en humanos recientemente en China.

El descubrimiento fue realizado por investigadores de la Universidad de Hokkaido y publicado en la revista especializada Nature Communications.

Fue llamado “Yezo” en honor al nombre histórico japonés de Hokkaido, una gran isla en el norte del país donde se descubrió el virus.

Los científicos revisaron muestras de sangre recolectadas de pacientes del hospital que mostraban síntomas similares después de las picaduras de garrapatas desde 2014. Al analizar los resultados se encontraron muestras positivas adicionales de cinco pacientes.

Los pacientes, incluidos los dos primeros, tenían los síntomas asociados al nuevo virus de Japón:

  • Fiebre
  • Reducción de plaquetas
  • Reducción de leucocitos en sangre
  • Función hepática anormal

Salud y Bienestar

Declaran al talco como probablemente cancerígeno para los humanos

La Organización Mundial de la Salud (OMS)clasificó al talco como “probablemente cancerígeno” para los humanos, de acuerdo con un informe del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, dependiente de ese organismo internacional, (CIRC/IARC) que fue publicado en la revista The Lancet Oncology.

En el mismo informe se incluyó al acrilonitrilo —un compuesto orgánico que se utiliza principalmente en textiles y plásticos— al que clasificó como “cancerígeno”.

El talco, un mineral natural extraído en diversas regiones del mundo, ha sido asociado con un riesgo aumentado de cáncer de ovario en estudios parciales en seres humanos y pruebas suficientes en animales de laboratorio. La exposición al talco se da principalmente en entornos laborales durante su extracción, molienda o procesamiento, así como en la fabricación de productos que lo contienen.

Para la población en general, el uso de cosméticos y polvos corporales que contienen talco representa la principal fuente de exposición. Sin embargo, no se puede descartar la posible contaminación del talco con amianto —un producto calificado como cancerígeno— en varios estudios humanos.

Por este motivo, los expertos no descartan ciertos sesgos en los estudios que han mostrado un aumento en la incidencia de cáncer.

En un comunicado de prensa, la OMS informó respecto de la evaluación realizada sobre el talco: “Después de revisar exhaustivamente la literatura científica disponible, el grupo de trabajo de 29 expertos internacionalesclasificó el talco como probablemente cancerígeno para los seres humanos (Grupo 2A) basándose en una combinación de pruebas limitadas para el cáncer en humanos (para el cáncer de ovario), evidencia suficiente para el cáncer en animales de experimentación y fuertes evidencia mecanicista de que el talco exhibe características clave de carcinógenos en células primarias humanas y sistemas experimentales”.

La OMS clasifica al talco como "probablemente cancerígeno" para los humanos
La OMS clasifica al talco como «probablemente cancerígeno» para los humanos

Aclaró, seguidamente, que “la clasificación del Grupo 2A es el segundo nivel más alto de certeza de que una sustancia puede causar cáncer”.

De esta forma, los expertos señalaron que “hubo numerosos estudios que mostraron consistentemente un aumento en la incidencia de cáncer de ovario en humanos que informan sobre el uso de talcos corporales en la región perineal. Aunque la evaluación se centró en el talco sin contener amianto, la contaminación del talco con amianto no pudo excluirse en la mayoría de los estudios de humanos expuestos”.

El informe también menciona que en junio, la farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson (J&J) llegó a un acuerdo con la justicia de 42 estados en Estados Unidos en un caso relacionado con el talco, acusado de causar cánceres. A pesar de ello, una síntesis de estudios publicada en enero de 2020, basada en 250.000 mujeres en Estados Unidos, no encontró un vínculo estadístico entre el uso de talco en las partes genitales y el riesgo de cáncer de ovario.

En la década de 1970, surgió preocupación por la contaminación del talco con amianto, un mineral a menudo encontrado cerca de las fuentes de talco. Subsecuentes estudios indicaron un mayor riesgo de cáncer de ovario en las usuarias de talco.

La OMS advirtió que “también se observó cáncer de ovario en estudios que analizaban la exposición ocupacional de mujeres expuestas al talco en el industria de la celulosa y el papel. Sin embargo, no se puede excluir la confusión por la coexposición al asbesto. El aumento de la tasa se basó en un pequeño número de cánceres de ovario en esos estudios ocupacionales”.

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más visto