Conecta con nosotros

Resto del mundo

Detienen en España a un hombre por contagiar de covid a 22 personas

España.- Un hombre de 40 años ha sido detenido en la localidad mallorquina de Manacor por un presunto delito de lesiones por supuestamente haber contagiado de coronavirus a 22 personas. Ocho de ellas contrajeron el virus tras el contacto directo con el detenido en su lugar de trabajo y en el gimnasio al que acudía y otras 14 de forma indirecta. El arrestado fue a su puesto con 40 grados de fiebre y se paseó sin mascarilla por el establecimiento, amenazando con contagiar el coronavirus a sus compañeros, según ha informado la Policía Nacional de Baleares. El individuo fue puesto a disposición judicial el viernes y quedó en libertad, investigado por un presunto delito de lesiones, tras comparecer en el juzgado de guardia de Manacor.

Ayuso anuncia que la Policía podrá acceder en Madrid a los datos de Salud Pública para controlar las cuarentenas
Según ha informado la Policía Nacional, la investigación comenzó en el mes de enero, cuando se detectó un brote de coronavirus en Manacor con varios contagiados en un mismo centro laboral, un conocido establecimiento de alimentación de la localidad.

Algunos de los trabajadores alertaron de que un compañero había podido ocultar la enfermedad y le apuntaron como la persona que podría haber iniciado el brote en el establecimiento. Las pesquisas revelaron que el sujeto había presentado síntomas de coronavirus y había continuado acudiendo al trabajo como si nada. Sus compañeros habían empezado a preocuparse unos días antes porque el detenido tenía una fuerte tos, pero se negaba a irse a su casa.

Uno de los días, al terminar la jornada laboral y viendo que su salud no mejoraba, el hombre se presentó en un centro médico para someterse a una prueba PCR. Sin embargo, en vez de permanecer en su domicilio guardando cuarentena a la espera del resultado, como establece el protocolo, decidió ir al día siguiente al trabajo y después al gimnasio para practicar deporte. Tanto sus compañeros como el encargado del establecimiento le ordenaron que se marchara a su casa en reiteradas ocasiones porque estaba esperando los resultados de la prueba y por precaución tenía que permanecer aislado. No les obedeció.

Durante la investigación, algunos de los empleados del local manifestaron que ese día el detenido tenía 40 grados de fiebre y se paseaba por el establecimiento con la mascarilla bajada, tosiendo fuertemente y diciendo “os voy a contagiar de covid a todos”. Los empleados declararon que trataban de alejarse de él cuando se lo cruzaban porque tenían la certeza de que tenía la enfermedad. A última hora de ese día, el centro médico le comunicó que había dado positivo por coronavirus.

Los trabajadores del establecimiento fueron puestos en cuarentena y sometidos a una prueba PCR después de conocerse el positivo del detenido. Cinco empleados estaban contagiados según las pruebas y, a su vez, transmitieron la enfermedad a varios familiares, entre los que había tres bebés de apenas un año. En el gimnasio al que el hombre acudió durante esos días se infectaron otras tres personas, que a su vez también expandieron el virus a gente de su entorno. El balance final fue de 22 contagiados, ocho de forma directa en el trabajo y el gimnasio y 14 de forma indirecta. Ninguno de ellos tuvo que ser ingresado.

Tras pasar el viernes a disposición judicial, el hombre quedó en libertad, acusado de un presunto delito de lesiones. Para el doctor en Derecho y especialista en Derecho Penal Jaime Campaner, se le podría imputar por cada uno de los afectados un delito de lesiones dolosas por dolo eventual (que sabía el posible resultado de su comportamiento aunque no lo buscara) o un delito de lesiones imprudentes. “A nivel técnico, el título de imputación en este caso podría ser el dolo eventual, es una figura que consiste en no querer un resultado, no querer lesionar o contagiar una enfermedad.

No hay dolo directo, pero para el sujeto se representa como altamente probable que pueda suceder, aunque le resulta indiferente que pueda llegar a producirse y no atiende a las condiciones sanitarias que debería guardar”, señala. Para poder atribuirle un delito de lesiones, los infectados tienen que haberse sometido, además, a un tratamiento médico, explica este experto, por lo que en un caso de contagio asintomático la imputación podría quedar en cuestión.

Coincide el abogado especialista en Derecho Penal Alberto García, que también señala que no cabe atribuirle otro delito que no sea el de lesiones. “De lo único que hay jurisprudencia semejante es de casos de contagio de hepatitis o de VIH, que podían ir por la vía de homicidio al tratarse de una enfermedad mortal en muchos casos”. Recalca que para que exista el delito de lesiones tiene que haber menoscabo físico de algún modo. “Si eres asintomático sería relativo” concluye.

Fuente: El País

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Resto del mundo

Hacen públicos expedientes de miembros del KKK en Colorado

DENVER.- La sociedad History Colorado inauguró esta semana un archivo en línea de mil 300 páginas con los expedientes originales de miembros del Ku Klux Klan de 1924 a 1926, documentos que estuvieron antes en exhibición pública en el Centro de Historia de Colorado en Denver.

History Colorado digitalizó los libros de contabilidad del grupo, que incluyen 30 mil personas, para dejar manifiesto el amplio racismo incrustado en la historia política y cultural de la ciudad, según The Denver Post.

La organización recibió un donativo de 5 mil dólares de la Junta Asesora de Expedientes Históricos de Colorado para que digitalizara los documentos, dijo la directora de operaciones de History Colorado, Dawn DiPrince.

Los recursos se destinaron a costos de mano de obra, señaló en un comunicado el portavoz John Eding.

Algunas personas francamente se sorprenden de esta historia, y me parece que existe interés en una reconciliación con estas verdades”, señaló DiPrince. “Siempre nos gusta decir que hay mucho que adorar en la historia de Colorado. Pero eso tiende a opacar algunos de los capítulos más oscuros”.

El Ku Klux Klan es un grupo de odio que se organizó en el sur después de la Guerra Civil para pregonar el supremacismo blanco, y a menudo ha utilizado la violencia contra personas negras, judías y de la comunidad LGBTQ. El medio digital Denverite informó que el número de miembros registrados en Denver a mediados de la década de 1920 representaba una tercera parte de los 107.000 hombres adultos blancos que vivían en la ciudad en aquel entonces.

“Recordar a la gente que esto también es parte de nuestra historia es esencial para avanzar”, aseguró DiPrince. “Tienes que ser honesto con las verdades duras, así como lo hacemos con las cosas que amamos y celebramos”.

Los libros de contabilidad incluyen lugares, personas e instituciones específicas, como History Colorado, el Capitolio estatal, el departamento de bomberos de la ciudad y el hospital estatal.

“Hemos trabajado con asesores comunitarios para tener la certeza de que no hemos estado simplemente lanzando esto al mundo”, declaró DiPrince. “Eso podría ser traumático, o podría haber formas en las que pareciera que se está celebrando el supremacismo blanco. Hemos tenido la intención de brindar un contexto más amplio”.

Como resultado, DiPrince dijo que el archivo fue publicado en línea con enlaces a historias de personas que se resistieron al KKK en ese entonces, como el doctor Joseph Westbrook. Westbrook se infiltró en el KKK mucho antes de que el detective encubierto Ron Stallworth los detuviera en Colorado Springs en la década de 1970. Esa historia fue llevada al cine en la película “BlacKkKlansman”, dirigida por Spike Lee, ganadora de un Oscar en 2018 y basada en el libro de memorias “Black Klansman” de Stallworth.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Alcalde francés condenado por violación sigue gobernando desde su celda y llueven críticas de grupos feministas y partidos de la oposición

Georges Tron, alcalde de la localidad francesa de Draveil –que el pasado febrero fue sentenciado a prisión por violación y agresión sexual a una funcionaria subalterna– ha sido criticado por grupos feministas y la oposición por continuar dirigiendo la localidad desde su celda.

El político considera su encarcelamiento «un impedimento» y sigue gobernando el municipio, de 30.000 personas, comunicándose con su equipo a través de cartas. «Les voy a leer unas palabras del alcalde», así comenzó la reunión del Consejo Municipal de este miércoles, donde el diputado Laurent Rousset leyó un mensaje con las instrucciones vinculadas con el presupuesto de Draveil. «Les invito con toda mi determinación a que, incluso con la crisis, sigamos haciendo crecer la ciudad», citó a Tron, provocando el enfado de los seis concejales de la oposición, informa Le Nouvel Observateur.

Ante esta «dramática situación para la democracia», el grupo municipal opositor Transition Démocratique, Écologique et Sociale intentó presentar una moción para «destituir» al alcalde, de 63 años. «La gravedad de los hechos de los que es culpable Georges Tron lo priva indiscutiblemente de la autoridad moral necesaria para el ejercicio de sus funciones«, afirmó Gabrielle Boeri-Charles, miembro de esa organización política, recoge el periódico Ouest-France.

Por su parte, grupos feministas protestaron en las calles con una maqueta que representaba al alcalde encerrado detrás de las rejas. Los manifestantes señalaron que su negativa a renunciar era «escandalosa» y «repugnante».

Como el mandato de Tron puede ser retirado por decreto del Consejo de Ministros francés, los grupos feministas Osez le féminisme! (‘¡Atrévanse al feminismo!’, en español) y la Asociación Europea contra la Violencia de Género en el Trabajo crearon hace dos meses una petición en línea a través de la plataforma Change.org, en la que llamaron al Gobierno francés a promulgar un decreto para retirar al político de su cargo.

Se señala que es «inconcebible que un hombre condenado por violación conserve plenos poderes en un ayuntamiento, por consiguiente, las atribuciones de un funcionario del Registro Civil, de un agente de la Policía judicial».

El alcalde fue condenado a 5 años de prisión, pero tras el hecho de que el tribunal cito? «la restricción moral» que tenía sobre la empleada en un papel subordinado, 2 años de la sentencia fueron suspendidos. Tron negó las acusaciones y presento? una apelación ante el Tribunal Supremo.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto