Conecta con nosotros

Slider Principal

«El Pelotón de la Muerte», el letal escuadrón de Felipe Calderón para exterminar narcos

Era el año 2008. Militares mexicanos desfilaban con la cabeza alta, y el fusil colgado del hombro. Ese fusil, que aún estaba caliente, había sido parte de un espectáculo sangriento en Ojinaga, Chihuahua.

En aquella región —que en ese tiempo sería nombrada como la urbe más violenta de México— operaba el grupo conocido como el “Pelotón de la Muerte”, cuya misión se realizaba a las sombras del Operativo Conjunto Chihuahua.

Todos los días de su cuartel, salían elementos con la encomienda de exterminar civiles, así como robar botines al crimen organizado y guardar una parte de lo hurtado —armas y drogas— para sembrarlo a los detenidos, a quienes no habían podido ejecutar.

El “Pelotón de la Muerte” tenía una macabra puesta en escena. Al civil se le incineraba después de largas torturas, y se usaba gasolina como materia prima del “trabajo”.

Circularían muchos rumores, historias, después de los sucesos. El periodista Óscar Balderas, da voz al testimonio del mayor, Alejandro Rodas Cobón, a quien el destino lo colocó en un pelotón de ejecución.

Desde la prisión militar número 5 en Mazatlán, Sinaloa, donde se encuentra recluido Rodas Cobón desde hace 11 años, acusado por el propio Ejército mexicano de pertenecer al “Pelotón de la Muerte”, su historia le persigue.

Los hechos dictan que el mayor Alejandro Rodas, un veterano en las Fuerzas Armadas del país, entró al Ejército mexicano en 1984 a través del Heroico Colegio Militar. A partir de entonces escaló en el directorio de la Secretaría de la Defensa Nacional hasta llegar a la categoría de Jefe y ganarse una estrella dorada, el símbolo de un Mayor.

En diciembre de 2006, con la llegada de Felipe Calderón a la presidencia (2006-2012), lo sorprendió la estrategia guerra contra el narcotráfico. Asombrado, vio como el entonces mandatario enviaba 4,000 soldados a Michoacán para asumir las tareas de la policía local, una misión para la cual los militares no estaban preparados.

Un mes más tarde sería su turno. En enero de 2007 fue enviado a la Tercera Compañía de Infantería No Encuadrada en Chihuahua, donde el Cártel de Sinaloa se disputaba el control de la entidad con el de Juárez.

De acuerdo con Balderas, durante todo ese año, el mayor y sus 219 compañeros golpearon al crimen organizado sin que se presentara una sola queja ante organismos de derechos humanos. Sin embargo, todo cambió drásticamente el siguiente año, cuando Felipe Calderón ordenó el envío de 2,000 militares al norte del país para iniciar el Operativo Conjunto Chihuahua.

El entonces secretario de la Sedena, Guillermo Galván Galván, nombró al general Felipe de Jesús Espitia Hernández como coordinador de esa táctica. Espitia removió a viejos liderazgos en el Ejército para poner a sus subalternos, quienes tenían como instrucción dar resultados a toda costa.

Antes de la operación, el ex titular de la Sedena giró órdenes precisas: “hay que abatir a los miembros del narcotráfico”. El mayor Rodas aseguró a Balderas que la política perversa tenía el visto bueno del presidente.

Por años, esta estrategia del terror ha sido conocida como “limpieza social”, que consiste en asesinar a presuntos miembros del crimen organizado para evitar procesos y llevar resultados positivos en la guerra las drogas.

La limpieza social en 2008 empezó por las supuestas denuncias de los ciudadanos. Los militares recorrían Chihuahua animando a la población a denunciar anónimamente a miembros del crimen organizado mediante una línea telefónica segura.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Slider Principal

Morena buscaría que 2021 sea el Año de las Fuerzas Armadas

La bancada del Movimiento Regeneración Nacional en el Senado buscaría en comisiones que 2021 sea considerado como el Año de las Fuerzas Armada de México, de acuerdo con los datos revelados por El Universal.

El medio informó que Lucía Meza, senadora que representa a Morena ante el Congreso, aseguró que la institucionalidad y lealtad de las Fuerzas Armadas, así como su actuar o protocolos en caso de desastre, emergencia o combate al crimen organizado, gozan de “un elevado reconocimiento social”.

Dicho proyecto se presentó el 15 de septiembre cuando se celebraba en nuestro país un aniversario más de la Independencia de México, aunque los festejos tuvieron un tinte diferente por los protocolos sanitarios en medio de una pandemia de COVID-19.

El documento, de acuerdo con el reportero Juan Arvizu, ya fue turnado a las comisiones de Defensa Nacional y de Estudios Legislativos, donde se encargarán de elaborar el dictamen que deberá llegar al pleno. Hasta el momento no se han dado fechas concretas de dicho procedimiento.

Lucía Virginia Meza Guzmán, graduada de la licenciatura en Administración Pública por la Universidad Latinoamericana, es senadora por la LXIV Legislatura elegida por mayoría relativa en la entidad de Morelos, en representación del Movimiento Regeneración Nacional.

Actualmente se desempeña como presidenta de la comisión de Juventud y Deporte, además de tener funciones en la Segunda Comisión de Trabajo: Reaciones Exteriores, Defensa Nacional y Educación Pública.

También es integrante de las comisiones de Administración, Defensa Nacional, Hacienda y Crédito Público, Justicia, Seguridad Pública, Federalismo y Desarrollo Municipal, Trabajo y Previsión Social, así como del Comité Técnico del Fideicomiso de Inversión y Administración para Apoyar la Construcción y Equipamiento del Nuevo Recinto de la Cámara de Senadores.

En su trayectoria legislativa destaca que fue diputada local en la L legislatura del Congreso de Morelos, diputada local en la LII legislatura en el mismo estado, así como diputada federal en la LXIII legislatura.

También formó parte del PRD desde 1998 hasta 2017. Fungió como delegada nacional del partido, consejera estatal, candidata a la presidencia de Cuautla, Morelos, secretaria de la Mujer del Comité Ejecutivo Municipal, entre otros puestos.

Fuente: Infobae

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Slider Principal

Así se baila en las bodas por “nueva normalidad”

Debido a la pandemia de la COVID-19 muchas situaciones de la vida cotidiana han cambiado por completo, entre ellas, las celebraciones matrimoniales por lo que ahora, durante el festejo de una boda en Nuevo León se implementó que las parejas de baile solo ocuparan un pequeño recuadro para mantener la sana distancia entre ellas.

Por medio de un video compartido en redes se mostró la celebración de una boda en Nuevo Léon, luego de que el 4 de septiembre las autoridades del estado autorizará la apertura de los negocios de entretenimiento.

La grabación muestra como en el piso del salón pequeños son marcados los espacios correspondientes para que las parejas salgan a bailar manteniendo una distancia de 1.5 metros.

Durante el baile, los invitados portan su cubrebocas y se muestra que el aforo del lugar es limitado al 30 por ciento.

Las celebraciones de bodas en México se hará con la aplicación de una serie de protocolos para garantizar que los eventos cumplan todas las medidas y recomendaciones marcadas por las autoridades sanitarias, según las empresas del sector.

Las parejas se preparan y ajustan sus planes a una situación que hace unos meses no habrían podido imaginar y que ahora es obligada para evitar los riesgos de contagios, de acuerdo a una encuesta de Bodas.com.mx.

Entre las medidas tanto de las empresas de banquetes como proveedores de todo tipo destacan la capacitación y el equipamiento de su personal, así como la adaptación creativa de las medidas para demostrar que las bodas pueden ser sanas y emotivas.

En las bodas de la “nueva normalidad” será habitual ver cubrebocas, filtros sanitarios, tapetes sanitizantes y estaciones de gel hidroalcohólico para la desinfección de calzado y manos.

Fuente: Sin Embargo

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Salud y Bienestar

Revelan que participante de vacuna de AstraZeneca sufre trastorno neurológico sin explicación

La farmacéutica AstraZeneca ha informado que un segundo participante en los ensayos de la vacuna contra la Covid-19 mostró «síntomas neurológicos sin explicación».

Ante eso, AstraZeneca detalló que una «revisión independiente» determinó que en ambos casos «se consideró poco probable que estas enfermedades estuvieran asociadas con la vacuna».

Según el diario New York Times, el doctor Paul Offit, profesor de la Universidad de Pensilvania y miembro del comité asesor de vacunas de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EU, considera que no está claro cómo la empresa, o el Gobierno del Reino Unido, determinó que el segundo caso no estaba relacionado con la vacuna.

Hace un par de semanas, AstraZeneca anunció la suspensión de la tercera fase de los ensayos debido a que un paciente sufrió una reacción sospechosa, mielitis transversa.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más visto